Lectura del Día

Lecturas



7 Marzo del 2019

7 jueves
Morado

FERIA DESPUÉS DE CENIZA o SANTAS PERPETUA Y FELÍCITAS, Mártires
MR pp. 197 y 687 [206 y 703] / Lecc. I p. 699

Perpetua era catecúmena, cuando la arrestaron. Tenía 22 años y un hijito. Felicitas estaba embarazada y dio a luz una niña en la cárcel. Conservaron siempre una santa fortaleza, y el 7 de marzo del año 203 fueron conducidas al teatro de Cartago y juntas las dos y de la mano fueron destrozadas por un toro bravo.

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 54, 17-20, 23

Invoqué al Señor, y Él escuchó mi voz; me libró de los que me atacaban. Encomienda al Señor lo que te agobia y Él te sustentará.

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso, que con la fuerza de tu amor hiciste a las santas mártires Perpetua y Felicitas intrépidas ante el perseguidor e invencibles ante los tormentos de la muerte, concédenos, por su intercesión, crecer siempre en tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA

[Hoy pongo delante de ti la bendición y la maldición.]
Del libro del Deuteronomio 30, 15-20
Esto dice el Señor: “Mira: Hoy pongo delante de ti la vida y el bien o la muerte y el mal. Si cumples lo que yo te mando hoy, amando al Señor tu Dios, siguiendo sus caminos, cumpliendo sus preceptos, mandatos y decretos, vivirás y te multiplicarás. El Señor, tu Dios, te bendecirá en la tierra donde vas a entrar para poseerla. Pero si tu corazón se resiste y no obedeces, si te dejas arrastrar y te postras para dar culto a dioses extranjeros, yo te anuncio hoy que perecerás sin remedio y que, pasado el Jordán para entrar a poseer la tierra, no vivirás muchos años en ella. Hoy tomo por testigos al cielo y a la tierra de que les he propuesto la vida o la muerte, la bendición o la maldición. Elige la vida y vivirás, tú y tu descendencia, amando al Señor tu Dios, escuchando su voz, adhiriéndote a Él; pues en eso está tu vida y el que habites largos años en la tierra que el Señor prometió dar a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob”. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 1, 1-2. 3. 4. 6

R. Dichoso el hombre que confía en el Señor.
Dichoso aquel que no se guía por mundanos criterios, que no anda en malos pasos ni se burla del bueno, que ama la ley de Dios y se goza en cumplir sus mandamientos. R.
Es como un árbol plantado junto al río, que da fruto a su tiempo y nunca se marchita. En todo tendrá éxito. R.
En cambio los malvados serán como la paja barrida por el viento. Porque el Señor protege el camino del justo y al malo sus caminos acaban por perderlo. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Mt 4, 17

R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
Arrepiéntanse, dice el Señor; porque ya está cerca el Reino de los cielos. R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

EVANGELIO

[El que pierda su vida por mí, la salvará.]
Del santo Evangelio según san Lucas 9, 22-25
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Es necesario que el Hijo del hombre sufra mucho, que sea rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, que sea entregado a la muerte y que resucite al tercer día”. Luego, dirigiéndose a la multitud, les dijo; “Si alguno quiere acompañarme, que no se busque a sí mismo, que tome su cruz de cada día y me siga. Pues el que quiera conservar para sí mismo su vida, la perderá; pero el que la pierda por mi causa, ése la encontrará. En efecto, ¿de qué le sirve al hombre ganar todo el mundo, si se pierde a sí mismo o se destruye?”. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • Nos encontramos ante la conclusión del último gran discurso atribuido a Moisés. La figura de los «dos caminos» –que pone siempre en contraste la fidelidad o la rebelión, la bendición o la maldición, la vida o la muerte– es un tema muy recurrente y apreciado en el libro del Deuteronomio. En un momento tan decisivo de su historia, antes de entrar en la tierra prometida, y frente al Señor, el gran legislador emplaza al pueblo a una abierta e inequívoca elección entre el bien y el mal... • San Lucas nos muestra a Jesús al momento de tomar la trascendental decisión de emprender el gran viaje hacia la ciudad santa de Jerusalén, en donde deberá «sufrir mucho y ser condenado a muerte», para llegar a la gloria de la resurrección. El discípulo de Cristo no puede pensar en seguir una ruta diferente. También él tendrá, como bautizado, que llevar «su cruz cada día», prolongando en sí mismo la pasión del Señor. Sólo así –y a través de esta riesgosa elección– podrá «conservar su vida» y salvarse a sí mismo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Mira favorablemente, Señor, las ofrendas que presentamos en tu altar, para que nos alcancen tu perdón y den gloria a tu nombre. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Prefacio I-V de Cuaresma, pp. 492-496 [493-497]. Durante todas las Ferias de Cuaresma.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Sal 50, 12

Señor, crea en mi un corazón puro, y renuévame por dentro con espíritu firme.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Habiendo recibido la bendición del don celestial, te rogamos, Dios todopoderoso, que este mismo don se convierta para nosotros en fuente de perdón y de salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO

Dios todopoderoso, que has dado a conocer a tu pueblo la senda de la vida eterna, te rogamos que, por el mismo camino, nos hagas llegar hasta ti, que eres la luz sin ocaso.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Felicidades a nuestros Sacerdotes Aranda De Alba Hermión · Barba Orozco Francisco Javier · Chávez Aguayo Guillermo Ricardo · Díaz Orozco José ·

Lectura de día



Lectura del viernes,
22 de marzo de 2019

Agenda Litúrgica 2019



Agenda litúrgica 2018-2019 en PDF

Visitas de la Virgen



Ver más...

CEM



Conferencia del Episcopado Mexicano

Circulares y Comunicados

1.Com. Notificación
2.Com. Estadística Anual
3.Com. Jornada Mundial del Enfermo
4.Com. Preseminarios 2018

Ingresos Diocesanos

Ingresos Diocesanos

Directorio - Horario de Misas



Directorio - Horario de misas

Eventos



Ver más...

Ministros Extraordinarios



Ingresa...


Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2018 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis