Lectura del Día

Lecturas



16 Marzo del 2019

16 sábado
Morado

FERIA DE CUARESMA
MR p. 207 [218] / Lecc. I p. 719

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 18, 8

La ley del Señor es perfecta y reconforta los corazones; el testimonio del Señor es veraz y vuelve sabios a los sencillos.

ORACIÓN COLECTA

Convierte a ti, Padre eterno, nuestros corazones, para que, buscando siempre lo único necesario y poniendo en práctica las obras de caridad, nos concedas permanecer dedicados a tu servicio. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA

[Serás un pueblo consagrado al Señor, tu Dios.]
Del libro del Deuteronomio 26, 16-19
En aquel tiempo, habló Moisés al pueblo y le dijo: “El Señor, tu Dios, te manda hoy que cumplas estas leyes y decretos; guárdalos, por lo tanto, y ponlos en práctica con todo tu corazón y con toda tu alma. Hoy has oído al Señor declarar que Él será tu Dios, pero sólo si tú caminas por sus sendas, guardas sus leyes, mandatos y decretos, y escuchas su voz. Hoy el Señor te ha oído declarar que tú serás el pueblo de su propiedad, como Él te lo ha prometido, pero sólo si guardas sus mandamientos. Por eso Él te elevará en gloria, renombre y esplendor, por encima de todas las naciones que ha hecho y tú serás un pueblo consagrado al Señor, tu Dios, como Él te lo ha prometido”. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 118, 1-2. 4-5. 7-8

R. Dichoso el que cumple la voluntad del Señor. Dichoso el hombre de conducta intachable, que cumple la ley del Señor. Dichoso el que es fiel a sus enseñanzas y lo busca de todo corazón. R. Tú, Señor, has dado tus preceptos para que se observen exactamente. Ojalá que mis pasos se encaminen al cumplimiento de tus mandamientos. R. Te alabaré con sincero corazón, cuando haya aprendido tus justos mandamientos. Quiero cumplir tu ley exactamente. Tú, Señor, no me abandones. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO 2 Cor 6, 2

R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús. Éste es el tiempo favorable, éste es el día de la salvación. R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

EVANGELIO

[Sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto.]
Del santo Evangelio según san Mateo 5, 43-48
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Han oído ustedes que se dijo: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo. Yo, en cambio, les digo: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y rueguen por los que los persiguen y calumnian, para que sean hijos de su Padre celestial, que hace salir su sol sobre los buenos y los malos, y manda su lluvia sobre los justos y los injustos. Porque, si ustedes aman a los que los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen eso mismo los publicanos? Y si saludan tan sólo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen eso mismo los paganos? Sean, pues, perfectos como su Padre celestial es perfecto”. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • La Alianza es, ante todo, una elección que tiene su origen en un designio divino. Es el amor lo que ha llevado al Señor a estrechar un singular pacto con Israel, por el que Él se compromete a ser «su» Dios. El pueblo elegido, por su parte, se ha comprometido también a considerar a su Señor y Creador como su «único» Dios, empeñándose así en observar fielmente sus mandamientos, en obedecer a sus sabios designios y en caminar por sus caminos con una adhesión libre y fiel… • El amor cristiano revela aquí su más alta y exigente dimensión al invitarnos a superar los límites de la mera justicia para elevarnos a la inalcanzable imitación del Padre celestial, que nos ama sin distinciones ni medidas. La práctica de la caridad evangélica no es algo fácil y requiere un verdadero heroísmo, ya que llega al extremo de amar, de hacer el bien e incluso de orar por quienes nos odian, nos calumnian, nos persiguen o dicen ser nuestros enemigos. Es este el más meritorio de los ayunos, el “ayuno del corazón”.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Te rogamos, Señor, que, por la gracia de este santo sacramento, seamos dignos de alcanzar la conversión. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 5, 48

Sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Acompaña, Señor, con eterna benevolencia a tu pueblo, al que fortaleces con estos divinos misterios, y, ya iluminado con tus celestiales enseñanzas, acompáñalo con el consuelo de tu salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO

Fortalezca, Señor Dios, a tus fieles tu anhelada bendición, para que nunca nos apartemos de tu voluntad y nos alegremos siempre de tus beneficios. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Felicidades a nuestros Sacerdotes Aranda De Alba Hermión · Barba Orozco Francisco Javier · Chávez Aguayo Guillermo Ricardo · Díaz Orozco José ·

Lectura de día



Lectura del viernes,
22 de marzo de 2019

Agenda Litúrgica 2019



Agenda litúrgica 2018-2019 en PDF

Visitas de la Virgen



Ver más...

CEM



Conferencia del Episcopado Mexicano

Circulares y Comunicados

1.Com. Notificación
2.Com. Estadística Anual
3.Com. Jornada Mundial del Enfermo
4.Com. Preseminarios 2018

Ingresos Diocesanos

Ingresos Diocesanos

Directorio - Horario de Misas



Directorio - Horario de misas

Eventos



Ver más...

Ministros Extraordinarios



Ingresa...


Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2018 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis