Lectura del Día

Lecturas



3 Mayo del 2019

3 viernes
Rojo

Fiesta, LA SANTA CRUZ
MR p. 708 [727] / Lecc. I p. 1012.

En la Iglesia universal la fiesta de la Santa Cruz se celebra el 14 de septiembre, al día siguiente de la dedicación de la “Iglesia de la Resurrección”, levantada en Jerusalén sobre el sepulcro de Jesucristo. Antes de la reforma litúrgica del Vaticano II esta fiesta se llamaba “La exaltación de la Santa Cruz”. Entonces también se celebraba otra fiesta, la del “Hallazgo de la Santa Cruz”, el día 3 de mayo. Dado que en México la celebración de la Santa Cruz en este día está muy arraigada, sobre todo en el sector de la construcción, el Episcopado Mexicano pidió autorización a la Santa Sede para seguirla celebrando el 3 de mayo en vez del 14 de septiembre, con lo cual siempre cae dentro del Tiempo Pascual. Ciertamente la cruz es el trofeo de la victoria pascual de Cristo sobre la muerte.

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Gal 6, 14

Que nuestro único orgullo sea la Cruz de nuestro Señor Jesucristo, porque en Él tenemos la salvación, la vida y la resurrección, y por Él hemos sido salvados y redimidos. Aleluya. Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Señor Dios, que quisiste que tu Unigénito sufriera la cruz para salvar al género humano, concédenos que quienes conocimos su misterio en la tierra, merezcamos alcanzar en el cielo el premio de su redención. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA

[Si alguno era mordido y miraba la serpiente de bronce quedaba curado.]
Del libro de los Números 21, 4-9
En aquellos días, el pueblo se impacientó y murmuró contra Dios y contra Moisés, diciendo: “¿Para qué nos sacaste de Egipto? ¿Para qué muriéramos en el desierto? No tenemos pan ni agua y ya estamos hastiados de esta miserable comida”. Entonces envió Dios contra el pueblo serpientes venenosas, que los mordían y murieron muchos israelitas. El pueblo acudió a Moisés y le dijo: “Hemos pecado al murmurar contra el Señor y contra ti. Ruega al Señor que aparte de nosotros las serpientes”. Moisés rogó al Señor por el pueblo y el Señor le respondió: “Haz una serpiente como ésas y levántala en un palo. El que haya sido mordido por las serpientes y mire la que tú hagas, vivirá”. Moisés hizo una serpiente de bronce y la levantó en un palo; y si alguno era mordido y miraba la serpiente de bronce, quedaba curado. Palabra de Dios.
O bien:
[Cristo se humilló a sí mismo, por eso Dios lo exaltó sobre todas las cosas]
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los filipenses 2, 6-11
Cristo Jesús, siendo Dios, no consideró que debía aferrarse a las prerrogativas de su condición divina, sino que, por el contrario, se anonadó a sí mismo tomando la condición de siervo, y se hizo semejante a los hombres. Así, hecho uno de ellos, se humilló a sí mismo y por obediencia aceptó incluso la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo exaltó sobre todas las cosas y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre, para que, al nombre de Jesús, todos nombren la rodilla en el cielo, en la tierra y en los abismos, y todos reconozcan públicamente que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 77, 1-2. 34-35. 36-37. 38

R. No olvidemos las hazañas del Señor. Escucha, pueblo mío, mi enseñanza; presten oído a las palabras de mi boca. Abriré mi boca y les hablaré en parábolas; anunciaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo. R. Cuando Dios los hacía morir, lo buscaban y madrugaban para volverse hacia Él. Se acordaban de que Dios era su auxilio; el Dios altísimo, su redentor. R. Lo adulaban con su boca, le mentían con su lengua; su corazón no era sincero con él ni eran fieles a su alianza. R. Pero Él sentía lástima de ellos, les perdonaba su culpa y no los destruía. Muchas veces dominó su ira y apagó el furor de su cólera. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO

R. Aleluya, aleluya. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos, porque con tu santa cruz redimiste al mundo. R. Aleluya.

EVANGELIO

[El Hijo del hombre tiene que ser levantado.]
Del santo Evangelio según san Juan 3, 13-17
En aquel tiempo, Jesús dijo a Nicodemo: “Nadie ha subido al cielo sino el Hijo del hombre, que bajó del cielo y está en el cielo. Así como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en Él tenga vida eterna. Porque tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salvara por Él”. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • Al buscar los orígenes de esta celebración tan popular de la «Cruz de Mayo» –primero en España y luego en sus Colonias– hay que referirse necesariamente a las fiestas paganas en torno a un simbólico «árbol», que representaba lo exuberante de la Naturaleza, y que se celebraban desde muy antiguo en el mes de mayo, a mitad de la primavera. Como sucedió con otras fiestas y otros ritos similares, la Iglesia buscó pronto darle un nuevo contenido y una diferente orientación a estas celebraciones. Para ello se valió, sobre todo, del célebre episodio de la supuesta visión del emperador Constantino antes de enfrentar a los bárbaros el 12 de octubre de 312 a orillas del Danubio en una desigual batalla. Las palabras aparecidas en el cielo: «In hoc signo vinces» (“Con este signo vencerás”) fueron muy efectivas y vinieron a cambiar radicalmente la vida del monarca, quien luego de hacerse bautizar envió a su madre, santa Elena, a Jerusalén en busca de la verdadera Cruz de Cristo… • Después de la reforma del Vaticano II, en atención a una bien entendida religiosidad popular –y sobre todo mirando al sufrido mundo de los trabajadores de la construcción– nuestros Pastores pidieron mantener en esta fecha tradicional, lo que a nivel de Iglesia universal se festeja como: “La Exaltación de la Santa Cruz”, el 14 de septiembre… • El uso litúrgico que pide siempre una Cruz cercana al altar cuando se celebra la Santa Misa, hace referencia a la figura bíblica de la serpiente de bronce que Moisés enarboló en el desierto. San Juan entendió muy bien este simbolismo en el relato de la Pasión cuando, citando al profeta Zacarías 12, 10, escribió: «Mirarán al que traspasaron» (Jn 19, 37). Teniendo en cuenta a los tantos “crucificados” de esta tierra, celebremos con fe gozosa este memorable Signo de nuestra Redención.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Te rogamos, Señor, que este sacrificio, que en el altar de la cruz borró el pecado del mundo entero, nos purifique de todas nuestras ofensas. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO: La victoria de la Cruz gloriosa.
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno. Porque has puesto la salvación del género humano en el árbol de la Cruz, para que, de donde tuvo origen la muerte, de allí resurgiera la vida; y el que en un árbol venció, fuera en un árbol vencido, por Cristo, Señor nuestro. Por él, celebran tu majestad los ángeles, te adoran las dominaciones, se estremecen las potestades. Te celebran, unidos en la alegría, los cielos, las virtudes celestiales y los bienaventurados serafines. Permítenos asociarnos a sus voces cantando humildemente tu alabanza: Santo, Santo, Santo...
Se puede decir también el prefacio I de la Pasión del Señor, p. 497 [498].

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 12, 32

Cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí, dice el Señor. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor nuestro, Jesucristo, fortalecidos con este alimento santo, te pedimos que conduzcas a la gloria de tu resurrección a quienes redimiste por el madero vivificante de la cruz. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Felicidades a nuestros Sacerdotes Ávila Bañuelos Jorge Luis ·

Lectura de día



Lectura del sábado,
25 de mayo de 2019

Agenda Litúrgica 2019



Agenda litúrgica 2018-2019 en PDF

Visitas de la Virgen



Ver más...

CEM



Conferencia del Episcopado Mexicano

Circulares y Comunicados

1.Com. Notificación
2.Com. Estadística Anual
3.Com. Jornada Mundial del Enfermo
4.Com. Preseminarios 2018

Ingresos Diocesanos

Ingresos Diocesanos

Directorio - Horario de Misas



Directorio - Horario de misas

Eventos



Ver más...

Ministros Extraordinarios



Ingresa...


Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2018 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis