Lectura del Día

Lecturas



31 julio del 2019

31 miércoles
Blanco

Memoria, SAN IGNACIO DE LOYOLA, Presbítero
MR p. 757 [783] / Lecc. II p. 619

Ignacio de Loyola, quien fundó la, Compañía de Jesús en París, en 1534, nació en las Provincias Vascongadas. Trabajó en Roma por difundir la Compañía de Jesús en Europa y por emprender grandes trabajos misioneros. Su vida es un ejemplo de una total sujeción al Papa y a la Iglesia. Sus Ejercicios Espirituales marcan el camino a aquellos que quieran consagrar su vida “a la mayor gloria de Dios” (1491-1556).

ANTÍFONA DE ENTRADA Flp 2, 10-11

Que al nombre de Jesús toda rodilla se doble, en el cielo, en la tierra, en los abismos, y que toda lengua proclame que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que suscitaste en tu Iglesia a san Ignacio de Loyola para extender la mayor gloria de tu nombre, concédenos que, luchando en la tierra, con su auxilio y a imitación suya, merezcamos ser coronados, con él, en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA

[Al ver el rostro de Moisés, tuvieron miedo de acercarse.]
Del libro del Éxodo 34, 29-35
Cuando Moisés bajó del monte Sinaí con las dos tablas de la alianza en las manos, no sabía que tenía el rostro resplandeciente por haber hablado con el Señor. Aarón y todos los hijos de Israel miraron a Moisés, y al ver que su rostro resplandecía, tuvieron miedo de acercársele. Pero Moisés los llamó, y entonces Aarón y todos los jefes del pueblo se acercaron y Moisés habló con ellos. A continuación se le acercaron también todos los israelitas y él les comunicó todo lo que el Señor le había ordenado en el monte Sinaí. Cuando Moisés acabó de hablar con ellos, se cubrió el rostro con un velo. Siempre que Moisés se presentaba ante el Señor para hablar con él, se quitaba el velo de su rostro, y al salir, comunicaba a los israelitas lo que el Señor le había ordenado. Ellos veían entonces que el rostro de Moisés resplandecía, y Moisés cubría de nuevo su rostro, hasta que entraba a hablar otra vez con el Señor. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 98, 5. 6. 7. 9

R. Santo es el Señor, nuestro Dios. Alaben al Señor, nuestro Dios, y póstrense a sus pies, pues el Señor es santo. R. Moisés y Aarón, entre sus sacerdotes, y Samuel, entre aquellos que lo honraban, clamaron al Señor y Él los oyó R. Santo es el Señor, nuestro Dios. Desde la columna de nubes les hablaba y ellos oyeron sus preceptos y la ley que les dio. R. Alaben al Señor, a nuestro Dios, póstrense ante su monte santo, pues santo es nuestro Dios. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 15, 15

R. Aleluya, aleluya.
A ustedes los llamo amigos, dice el Señor, porque les he dado a conocer todo lo que le he oído a mi Padre. R. Aleluya.

EVANGELIO

[El que encuentra un tesoro en un campo, vende cuanto tiene y compra aquel campo.]
Del santo Evangelio según san Mateo 13, 44-46
En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “El Reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en un campo. El que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va y vende cuanto tiene y compra aquel campo. El Reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una perla muy valiosa, va y vende cuanto tiene y la compra”. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • Moisés se ha acercado a Dios, ha hablado con Él. A partir de entonces la «gloria» del Señor se reflejará en su mensajero. Su rostro radiante –después de sus conversaciones con el Altísimo– hace tangible la capacidad transfigurante de la oración, cuando ésta es de verdad expresión de una profunda comunión con Dios. Esta luz divina será, por cierto, imagen de esa mucho más real de la que resplandecerá en el rostro de Cristo, rostro que sólo permanecerá «velado» para quienes lo rechacen (Cfr. 2 Cor 4, 6; Heb 1, 3; Col 1, 15)… • Las dos parábolas enfatizan el encanto del Evangelio, verdadero «tesoro» por descubrir y verdadera «perla» por la que vale la pena vender o pasar por alto incluso la más atractiva de las posesiones. El acento va puesto aquí en el sorpresivo y transformador «descubrimiento» de Cristo que exige, por consecuencia, el “despojo” de cualesquiera otros haberes, a fin de hacerse de los valores encontrados. Esta operación ha de llevarse a cabo, además, «con alegría» y «de prisa», pues quien logra hacer tan atinados cálculos es un comerciante no sólo “afortunado” sino también “sabio”.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Que te agraden, Señor Dios, las ofrendas que te presentamos en la celebración de san Ignacio, y concede que estos santos misterios en los que has puesto la fuente de toda santidad, nos santifiquen en la verdad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Lc 12, 49

He venido a traer fuego a la tierra, ¡y cuánto desearía que ya estuviera ardiendo!, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, que este sacrificio de alabanza, que te hemos ofrecido en acción de gracias en la celebración de san Ignacio, nos lleve a alabar perpetuamente tu gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Felicidades a nuestros Sacerdotes Acosta Aguila Javier Eduardo · Gómez González Víctor · Hernández Serrano Daniel Edauco · Orozco Espinoza Luis Fernando ·

Lectura de día



Lectura del domingo,
21 de julio de 2019

Agenda Litúrgica 2019



Agenda litúrgica 2018-2019 en PDF

Visitas de la Virgen



Ver más...

CEM



Conferencia del Episcopado Mexicano

Circulares y Comunicados

1.Com. Notificación
2.Com. Estadística Anual
3.Com. Jornada Mundial del Enfermo
4.Com. Preseminarios 2018

Ingresos Diocesanos

Ingresos Diocesanos

Directorio - Horario de Misas



Directorio - Horario de misas

Eventos



Ver más...

Ministros Extraordinarios



Ingresa...


Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2018 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis