Lectura del Día

Lecturas


13 diciembre del 2017

13 miércoles
Rojo

Memoria, SANTA LUCÍA, Virgen y Mártir
MR pp. 852 y 891 [889 y 931] / Lecc I p. 378

Muere en Siracusa (Sicilia) en el tiempo de la sangrienta persecución desatada por el emperador Diocleciano (304). Imagen de la luz y patrona de los ciegos, Lucía es venerada en todo el mundo, gracias a los incansables sicilianos.

ANTÍFONA DE ENTRADA

Ya sigue al Cordero crucificado por nosotros, la virgen llena de valor, ofrenda de pudor y víctima de castidad.

ORACIÓN COLECTA

Te rogamos, Señor, que nos ayude la gloriosa intercesión de santa Lucía, virgen y mártir, para que, quienes celebramos su fiesta en la tierra, podamos contemplar su gloria en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA

[El Señor da vigor al fatigado.]
Del libro de profeta Isaías 40, 25-31
“¿Con quién me van a comparar, que pueda igualarse a mí?”, dice el Dios de Israel. Alcen los ojos a lo alto y díganme quién ha creado todos aquellos astros. Él es quien cuenta y despliega su ejército de estrellas y a cada una la llama por su nombre; tanta es su omnipotencia y tan grande su vigor, que ninguna de ellas desoye su llamado. ¿Por qué dices tú, Jacob, y lo repites tú, Israel: “Mi suerte se le oculta al Señor y mi causa no le preocupa a mi Dios?”. ¿Es que no lo has oído? Desde siempre el Señor es Dios, creador aun de los últimos rincones de la tierra. Él no se cansa ni se fatiga y su inteligencia es insondable. Él da vigor al fatigado y al que no tiene fuerzas, energía. Hasta los jóvenes se cansan y se rinden, los más valientes tropiezan y caen; pero aquellos que ponen su esperanza en el Señor, renuevan sus fuerzas; les nacen alas como de águila, corren y no se cansan, caminan y no se fatigan. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 102, 1-2. 3-4. 8 y 10

R. Bendice al Señor, alma mía.
Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga su santo nombre. Bendice al Señor, alma mía, y no te olvides de sus beneficios. R.
Él perdona tus pecados y cura tus enfermedades; Él rescata tu vida del sepulcro y te colma de amor y de ternura. R.
El Señor es compasivo y misericordioso, lento para enojarse y generoso para perdonar. No nos trata como merecen nuestras culpas, ni nos paga según nuestros pecados. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO

R. Aleluya, aleluya.
Ya viene el Señor para salvar a su pueblo. Dichosos los que estén preparados para salir a su encuentro. R. Aleluya.

EVANGELIO

[Vengan a mí, todos los que están fatigados.]
Del Evangelio según san Mateo 11, 28-30
En aquel tiempo, Jesús dijo: “Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga, y yo los aliviaré. Tomen mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que yo soy manso y humilde de corazón, y encontrarán descanso, porque mi yugo es suave y mi carga, ligera”. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • No obstante las repetidas promesas de los profetas, a muchos israelitas les era difícil creer que sus sufrimientos estaban a punto de concluir. Por eso –y después del gozoso inicio del capítulo 40– Isaías trata de reforzar la vacilante confianza de sus compatriotas exiliados, recordándoles el poder del Dios creador y soberano del universo. Él conoce íntimamente a cada uno y, por eso, vendrá a comunicarles su fuerza, afianzándolos en sus debilidades y confortándolos en sus muy comprensibles cansancios o abatimientos… • Los misterios del Reino –rechazados por los engreídos letrados– son revelados más bien a los «pequeños», es decir, a aquellos que los reciben con corazón sencillo. Ellos son los «discípulos» (Mt 11, 25), los «pobres de espí- ritu» (Mt 5, 3) los «fatigados y agobiados por la carga» (Mt 11, 28), liberados por Jesús del “peso” de la Ley y de las observancias farisaicas (Cfr. Hech 15, 10). Él les asegura, además, que sus mandamientos no son excesivamente “gravosos” (Cfr. 1 Jn 5, 3), y que quienes se esfuercen por observarlos fielmente encontrarán en ellos descanso y alivio.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Te pedimos, Señor, que los dones que te presentamos en la celebración de santa Lucía, por tu gracia, te sean agradables, así como te fue grato el combate de su martirio. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Apoc 7, 17

El Cordero, que está en el trono, los conducirá a las fuentes del agua de la vida.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor Dios, que coronaste entre los santos a la bienaventurada santa Lucía, por la doble victoria de su virginidad y de su martirio, concédenos, por la eficacia de este sacramento, que, venciendo valerosamente todo mal, consigamos la gloria del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Felicidades a nuestros Sacerdotes

Lectura de día



Lectura del sábado,
16 de diciembre de 2017

Agenda Litúrgica



Agenda litúrgica 2017-2018 en PDF

Visitas de la Virgen



Ver más...

CEM



Conferencia del Episcopado Mexicano

Circulares y Comunicados

36.Cir.Promoción Vocacional 2017-2018
37.Cir.Asamblea Bíblica Diocesana
38.Cir.Escuelas Bíblicas Parroquiales
39.Cir. DOMUND

Ingresos Diocesanos

Ingresos Diocesanos

Horario de Misas



Entra ahora para ver el horario de misas...

Eventos



Ver más...

Ministros Extraordinarios



Ingresa...


Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2017 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by Powered by paxomnis