Lectura del Día

Lecturas



5 septiembre del 2018

5 miércoles
Verde / Blanco

Feria o SANTA TERESA DE CALCUTA
Oraciones propias / Lecc. II p. 753

Nació en Skopje en 1910 de padres albaneses. Habiendo viajado como misionera a la India, trabajó muchos años como profesora antes de sentir la “llamada dentro de la llamada” a saciar la sed de amor de Jesús y de salvar las almas, fundando las Misioneras de la Caridad, dedicándose a servir a los más pobres entre los pobres. Se convirtió en un símbolo internacional del amor de Dios y en una verdadera madre para todos los no amados y los desheredados. Después de mucho sufrimiento murió el 5 de septiembre de 1997 en Calcuta, donde está enterrada. Fue proclamada beata por el papa Juan Pablo II el 19 de octubre de 2003 y canonizada por el papa Francisco el 4 de septiembre de 2016.

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Mt 25, 34-35

Vengan, benditos de mi Padre, dice el Señor: tuve sed y me dieron de beber; por eso, ahora yo les voy a dar de beber del agua de la vida eterna.

ORACIÓN COLECTA

Oh Dios, que llamaste a santa Teresa de Calcuta, virgen, a corresponder al amor de tu Hijo, sediento en la cruz, con una extraordinaria caridad hacia los más pobres de entre los pobres, te pedimos nos concedas, por su intercesión, servir al mismo Cristo en los hermanos necesitados o afligidos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA

[Nosotros somos colaboradores de Dios, y ustedes, campo de Dios y construcción de Dios.]
De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios 3, 1-9
Hermanos: Anteriormente no pude hablarles como a hombres movidos por el Espíritu Santo, sino como a individuos sujetos a sus pasiones. Como a cristianos todavía niños, les di leche y no alimento sólido, pues entonces no lo podían soportar. Pero ni aun ahora pueden soportarlo, pues sus pasiones los siguen dominando. Porque, mientras haya entre ustedes envidias y discordias, ¿no es cierto que siguen sujetos a sus pasiones y viviendo en un nivel exclusivamente humano? Cuando uno dice: “Yo soy de Pablo”, “yo soy de Apolo”, ¿no proceden ustedes de un modo meramente humano? En realidad, ¿quién es Apolo y quién es Pablo? Solamente somos servidores, por medio de los cuales ustedes llegaron a la fe, y cada uno de nosotros hizo lo que el Señor le encomendó. Yo planté, Apolo regó, pero fue Dios quien hizo crecer. De modo que ni el que planta ni el que riega tienen importancia, sino sólo Dios, que es quien hace crecer. El que planta y el que riega trabajan para lo mismo, si bien cada uno recibirá el salario conforme a su propio trabajo. Así pues, nosotros somos colaboradores de Dios y ustedes son el campo de Dios, la casa que Dios edifica. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 32, 12-13. 14-15. 20-21

R. Dichoso el pueblo escogido por Dios.
Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, dichoso el pueblo que escogió por suyo. Desde el cielo el Señor, atentamente, mira a todos los hombres. R.
Desde el lugar de su morada observa a todos los que habitan en el orbe. Él formó el corazón de cada uno y entiende sus acciones. R.
En el Señor está nuestra esperanza, pues Él es nuestra ayuda y nuestro amparo; en el Señor se alegra el corazón y en Él hemos confiado. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Lc 4, 18

R. Aleluya, aleluya.
El Señor me ha enviado para anunciar a los pobres la buena nueva y proclamar la liberación a los cautivos. R. Aleluya.

EVANGELIO

[También a los otros pueblos tengo que anunciarles el Reino de Dios, pues para eso he sido enviado.]
Del santo Evangelio según san Lucas 4, 38-44
En aquel tiempo, Jesús salió de la sinagoga y entró en la casa de Simón. La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le pidieron a Jesús que hiciera algo por ella. Jesús, de pie junto a ella, mandó con energía a la fiebre, y la fiebre desapareció. Ella se levantó enseguida y se puso a servirles. Al meterse el sol, todos los que tenían enfermos se los llevaron a Jesús y él, imponiendo las manos sobre cada uno, los fue curando de sus enfermedades. De muchos de ellos salían también demonios que gritaban: “¡Tú eres el Hijo de Dios!”. Pero Él les ordenaba enérgicamente que se callaran, porque sabían que él era el Mesías. Al día siguiente se fue a un lugar solitario y la gente lo andaba buscando. Cuando lo encontraron, quisieron retenerlo, para que no se alejara de ellos; pero Él les dijo: “También tengo que anunciarles el Reino de Dios a las otras ciudades, pues para eso he sido enviado”. Y se fue a predicar en las sinagogas de Judea. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • Después de contraponer una vez más la sabiduría humana a la divina, el Apóstol vuelve a los problemas concretos de la comunidad de Corinto, tan dominada por «criterios puramente mundanos». Sin andarse con rodeos –y mientras ubica su propia misión y la de Apolo– pasa luego a tachar de “inmaduros” e “infantiles” a los agentes de divisiones y discordias. A tales hombres «carnales» se les olvida que no es al que planta o al que riega a quien, en última instancia, hay que reconocer el mérito, sino a Aquel que «hace crecer» y da fecundidad a la semilla… • Este pasaje de San Lucas concluye la intensa “Jornada de Cafarnaúm”, apenas vivida por Jesús. Está ligado íntimamente a lo que vendrá en seguida, cuando veamos al Señor ampliando el horizonte de su misión a otras comarcas, después de realizar la curación de la servicial suegra de Pedro. La actividad apostólica de la Iglesia –como fue la de Jesús– ha de estar fundada en dos pilares firmes e inseparables: el alivio físico en favor de la humanidad sufriente y la predicación de la única Palabra salvadora.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Señor, nuestras humildes ofrendas en la conmemoración de santa Teresa para que, al participar en este sacramento, seamos inflamados en la caridad y consumados por el celo de la salvación de las almas. Por Jesucristo nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 25, 40

En verdad les digo que cada vez que lo hicieron con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicieron, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor Dios nuestro, los santos misterios que hemos recibido, incrementen en nosotros el ardor de la caridad con el que santa Teresa gozosamente amó y sirvió a tu Hijo Jesucristo en los pobres. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Felicidades a nuestros Sacerdotes Aguirre Solís Eduardo · Álvarez Mayoral Adrián · García Zamora Jesús · García Zavala Ramiro · González Hermosillo Renato · Silva Pérez Daniel ·

Lectura de día



Lectura del martes,
18 de septiembre de 2018

Agenda Litúrgica



Agenda litúrgica 2017-2018 en PDF

Visitas de la Virgen



Ver más...

CEM



Conferencia del Episcopado Mexicano

Circulares y Comunicados

1.Com. Notificación
2.Com. Estadística Anual
3.Com. Jornada Mundial del Enfermo
4.Com. Preseminarios 2018

Ingresos Diocesanos

Ingresos Diocesanos

Directorio - Horario de Misas



Directorio - Horario de misas

Eventos



Ver más...

Ministros Extraordinarios



Ingresa...


Aviso de privacidad
Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2018 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis