Lectura del Día

Lecturas



28 septiembre del 2018

28 viernes
Blanco

Feria o SANTOS LORENZO RUIZ y Compañeros Mártires, o SAN WENCESLAO, Mártir,
MR pp. 801 y 879 [832 y 918] / Lecc II p. 832

En el siglo XVII, en la ciudad de Nagasaki, del Japón, dieciséis mártires derramaron su sangre por Cristo. Era un grupo formado por misioneros provenientes de Europa y de Asia, que en diferentes años y circunstancias, predicaron la fe cristiana en las Islas Filipinas, Formosa y en el Japón. En una forma maravillosa manifestaron la universalidad de la fe cristiana, y con el ejemplo de su vida y de su muerte esparcieron la semilla para los futuros trabajos misionales de la Iglesia.

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Apoc 7, 14; Dn 3, 95

Estos son los que han pasado por la gran persecución, y han lavado su túnica con la sangre del Cordero. Entregaron sus cuerpos a los suplicios por Dios y obtuvieron una corona eterna.

ORACIÓN COLECTA

Te rogamos, Señor Dios, que nos concedas la constancia de tus santos mártires Lorenzo Ruiz y compañeros en el servicio a ti y al prójimo, porque en tu reino son felices los que sufren persecución por causa de la justicia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA

[Hay un tiempo para cada cosa.]
Del libro del Eclesiastés (Cohélet) 3, 1-11
Hay un tiempo para cada cosa y todo lo que hacemos bajo el sol tiene su tiempo. Hay un tiempo para nacer y otro para morir; uno para plantar y otro para arrancar lo plantado. Hay un tiempo para matar y otro para curar; uno para destruir y otro para edificar. Hay un tiempo para llorar y otro para reír; uno para gemir y otro para bailar. Hay un tiempo para lanzar piedras y otro para recogerlas; uno para abrazarse y otro para separarse. Hay un tiempo para ganar y otro para perder; uno para retener y otro para desechar. Hay un tiempo para rasgar y otro para coser; uno para callar y otro para hablar. Hay un tiempo para amar y otro para odiar; uno para hacer la guerra y otro para hacer la paz. ¿Qué provecho saca el que se afana en su trabajo? He observado todas las tareas que Dios ha encomendado a los hombres para que en ellas se ocupen. Todo lo ha hecho Dios a su debido tiempo y le ha dado el mundo al hombre para que reflexione sobre él; pero el hombre no puede abarcar las obras de Dios desde el principio hasta el fin. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 143, la y 2abc. 3-4

R. Bendito sea el Señor, mi fortaleza. Bendito sea el Señor, mi roca firme; Él adiestró mis manos y mis dedos para luchar en lides. R. Él es mi amigo fiel, mi fortaleza, mi seguro escondite, escudo en que me amparo, el que los pueblos a mis plantas rinde. R. Señor, ¿qué tiene el hombre para que en él te fijes? ¿Qué hay en él de valor, para que así lo estimes? El hombre es como un soplo; sus días, como sombra que se extingue. R. ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Mc 10, 45 R. Aleluya, aleluya. Jesucristo vino a servir y a dar su vida por la salvación de todos. R. Aleluya.

EVANGELIO

[Tú eres el Mesías de Dios. - Es necesario que el Hijo del hombre sufra mucho.]
Del santo Evangelio según san Lucas 9, 18-22
Un día en que Jesús, acompañado de sus discípulos, había ido a un lugar solitario para orar, les preguntó: “¿Quién dice la gente que soy yo?”. Ellos contestaron: “Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, que Elías; y otros, que alguno de los antiguos profetas, que ha resucitado”. Él les dijo: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?”. Respondió Pedro: “El Mesías de Dios”. Entonces Jesús les ordenó severamente que no lo dijeran a nadie. Después les dijo: “Es necesario que el Hijo del hombre sufra mucho, que sea rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, que sea entregado a la muerte y que resucite al tercer día”. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • Nos encontramos ahora ante el célebre “catálogo” de las más ordinarias actividades humanas. En la historia de cada hombre todo está ligado a un tiempo determinado, como a una cita fija, de acuerdo a un orden establecido. «Todo lo ha hecho Dios a su debido tiempo». Así piensa, con toda naturalidad, quien hace de la voluntad del Señor su habitual norma de conducta. De esta forma, cualquier evento o experiencia de la vida –aunque no sean precisamente agradables– serán sobrellevados no sólo resignadamente, sino con paciencia y con serenidad… • Ni siquiera Pedro entiende a fondo lo que apenas ha reconocido tan espontáneamente, pero su profesión de fe es muy importante y Jesús rogará para que él pueda luego «confirmar a sus hermanos» (Lc 22, 31-33). Entre las muchas opiniones de los hombres acerca de la identidad y de la misión de Jesús, sólo el verdadero discípulo va a lo esencial, confesándolo como «el Mesías de Dios». La fe del creyente no es completa si no se está incluso dispuesto a aceptar como algo propio la pasión redentora de Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Que te sea grata, Señor, la ofrenda que te presentamos en la celebración de este glorioso martirio para que, además de purificarnos de nuestros pecados, haga aceptables ante ti las oraciones de tus siervos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Lc 12, 4

Yo les digo a ustedes, amigos míos: No teman a aquéllos que los matan.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Alimentados con el pan del cielo y hechos un solo cuerpo en Cristo, concédenos, Señor, que nunca nos apartemos de su amor y que, a ejemplo de los santos mártires san Lorenzo Ruíz y compañeros, lo superemos todo con valentía por Él, que tanto nos amó. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Felicidades a nuestros Sacerdotes Villanueva Ramírez Marcos ·

Lectura de día



Lectura del miércoles,
19 de septiembre de 2018

Agenda Litúrgica



Agenda litúrgica 2017-2018 en PDF

Visitas de la Virgen



Ver más...

CEM



Conferencia del Episcopado Mexicano

Circulares y Comunicados

1.Com. Notificación
2.Com. Estadística Anual
3.Com. Jornada Mundial del Enfermo
4.Com. Preseminarios 2018

Ingresos Diocesanos

Ingresos Diocesanos

Directorio - Horario de Misas



Directorio - Horario de misas

Eventos



Ver más...

Ministros Extraordinarios



Ingresa...


Aviso de privacidad
Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2018 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis