Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021

Volver Atrás

Memorias de la esplendidísima coronación

de la milagrosa imagen de Nuestra Señora de Zapopan

8ª parte

 

Fray Luis del Refugio de Palacio[1]

 

El gestor eminente y cronista puntual

de la Coronación Pontificia de Nuestra Señora de Zapopan

nos sigue ofreciendo todo lo que se practicó, en lo jurídico,

para alcanzar hace un siglo esa distinción.

Incluye, además, una controversia hasta el presente no resuelta.[2]

 

 

 

·      Otra al mismo Prelado[3]

 

v. i. m. i. y Fr. Ilustrísimo y Reverendísimo Señor Doctor y Maestro

Don Francisco Orozco y Jiménez

 

Padre mío, Prelado y Señor muy querido y venerado:

 

Acompaño esta segunda carta, con el carácter de secretario de la Provincia, y de acuerdo con mi P[adre] Provincial, por otro asunto relacionado en parte con la coronación de N[uestra] S[eñora] de Zapopan, necesario para su rezo canónico como Patrona, aun entre nosotros, y que en su parte principal depende de V[uestra] S[eñoría] I[lustrísima] y R[everendísima] como Ordinario. Paso a exponerlo.

La reforma general del rezo canónico trajo la particular para las órdenes religiosas, y la nuestra ya obtuvo la aprobación del Calendario perpetuo general; mas, para la aprobación del Calendario perpetuo de cada Provincia y Casa, mandaron pedir los necesarios informes a todos los conventos […].

Pues bien, I[lustrísimo] S[eñor], el punto relativo a Patrona del Lugar no deja de engendrar alguna duda y confusión, que si estuviera la cosa expresa en el cuadernillo de la Arquidiócesis, sería para nuestro convento de Zapopan cosa llana y resuelta, ateniéndonos a él. Mas como no es costumbre que consten los Patronos todos, ni sería posible por / lo dispendioso, no tenemos cosa alguna en que apoyarnos este punto.

Mas, sabedor (con inefable alegría de mi alma) de que V[uestra] S[eñoría] I[lustrísima] y Reverendísima, aun contra lo propuesto por el Señor Maestro de Ceremonias, quiso y mandó conservar a N[uestra] S[eñora] de Zapopan con su fiesta y oficio para toda la Arquidiócesis, me parece que el asunto debe darse por arreglado si V[uestra] S[eñoría] I[lustrísima] y R[everendísima], con la eficacia que lo caracteriza, llevado del amor a N[uestra] S[eñora] de Zapopan, y poniendo de por medio su autoridad y, en caso necesario, su influencia, se digna tan solo fijar en él su atención y tomarlo por su cuenta, como yo en verdad creo que corresponde.   

 

Respecto, pues, del Patronus Loci, informaba yo a Roma en aquesta manera:

 

Como se puede ver en “Acta Fratrum Minorum”, el Venerable Padre Antonio de Segovia fundó en la religión a este Pueblo, en el año 1541, bajo el nombre “de Nuestra Señora de la Concepción de Zapopan”, donando al mismo tiempo una pequeña Estatua, que ahora veneramos, para que los indios le rindieran veneración como celestial Patrona. Así lo refiere la Informatio Iuridica hecha en el año 1641, por mandato del Obispo, y después en escritos en el año 1653, la que conservamos original en nuestro archivo. En ella consta que el día 8 de diciembre se celebraba la fiesta de la Patrona. Pero el mismo Obispo, el Señor Juan Ruiz Colmenero, ordenó trasladar la solemnidad (sin cambio alguno en el título de la Concepción) para el día 18 de diciembre, en el que ya era celebrada por el Clero secular como el español la Expectación del Parto de la Beatísima Virgen María. Esta traslación se realizó en el mismo año 1653, y se conserva hasta ahora. Y así, suavemente sin sentir, el título de la Expectación pasó a la Imagen de la misma Patrona. ___ Por eso, acerca de los efectos litúrgicos se puede plantear una duda: si es acaso suficiente para la fiesta de la Patrona celebrar la fiesta de la Inmaculada Concepción con la Iglesia universal (el día 8), o si, en cambio, sea necesario que también el Clero secular celebre la fiesta de la Expectación (el día 18). Hasta ahora, en esta Arquidiócesis no se encuentra indicado nada acerca de los Patronos de los Lugares fuera de la ciudad Arzobispal, sino que se deja a la discreción de los Párrocos, y éstos en muchos casos se quedan en suspenso. ___ En relación con nosotros, la fiesta de la Patrona encaja ya sea con la fiesta Titular o con la fiesta de la Concepción. En el caso, la Imagen Milagrosa de la Beatísima Virgen María  “de Zapopan”,  en custodia con nosotros, es la razón tanto del título de nuestra Iglesia como del Patronato del Lugar; pero ahora, sin que nadie haya quitado a la Venerable Imagen el título de la Concepción, al menos expresa y autorizadamente, se venera y se le rinde culto bajo el título de la Expectación, cuya fiesta el pueblo honra con gran celebridad el día 18 de diciembre, y, conducido sólo por su devoción, movido por el ejemplo de los antepasados, también la guarda casi absteniéndose de los trabajos serviles.[4]

 

***

 

El finado Señor Cura Don Manuel Portillo publicó unos Apuntes sobre el Departamento de Zapopan, más bien dicho, los formó,[5] y el Ayuntamiento de esta villa los publicó, sin censura ni licencia eclesiástica, y en ellos se desconoce todo patronato de Nuestra Señora de Zapopan, y se asegura que sólo es titular del Santuario, y que San Pedro es patrón de toda la Parroquia. No son, por cierto los patronos de las parroquias los que gozan privilegios litúrgicos, sino los que lo son de los lugares, naciones, etcétera, ni son cuestiones que se deciden /sino en Roma. A mí se me hace que lo que hay en esa obrita no lleva camino; a más de que he podido darme cuenta, con la evidencia que cabe en lo humano, del criterio que en ella presidió: apasionado. Por lo cual me permito adjuntar el pobre estudio que hice sobre este punto; por si V[uestra] S[eñoría] I[lustrísima] y R[everendísima] gustare servirse de él, disimulando los defectos y perdonándome tanto atrevimiento; pues espero del amor tan grande que V[uestra] S[eñoría] I[lustrísima] y R[everendísima]  muestra hacia nuestra Santísima Prelada me dará lugar en su grande caridad e indulgencia.

Me atrevo, pues, a suplicar a V[uestra] S[eñoría] I[lustrísima] y R[everendísima]  se sirva averiguar o disponer lo que debe hacerse en la Villa de Zapopan por el Venerable Clero, lo cual nos servirá de norte a los religiosos custodios del Santuario; y hará gran peso en lo que por parte de nuestra Orden se haga con aprobación del particular Calendario de esta santa Casa.

Besa los pies de V[uestra] S[eñoría] I[lustrísima] y R[everendísima] y postrado espera su bendición su pobre hijo y humilde s[iervo] y cap[ellán].

 

Fray Luis del Refugio de Palacio

Secretario de Provincia

 

El trabajo a que se alude, relativo al patronato del lugar, es decir, que Nuestra Señora de la O de Zapopan es no sólo titular del Santuario, sino –y sobre todo– Patrona principal de la Villa (o bien en su primera advocación, o bien, en la actual, sobre cuyo punto se trata de que Roma decida) está en la Recopilación… etcétera, parte ii, libro iii, capítulos i y ii.[6]

 



[1] Franciscano tapatío (1868-1941), compuso una copiosa bibliografía, inédita casi toda, con temas historiográficos relacionados con los Hermanos Menores.

[2] Paleografía: Aldo Mendoza Serrano.

[3] Don Francisco Orozco y Jiménez, Arzobispo de Guadalajara de 1912 a 1936.

[4] Uti in Acta Fratrum Minorum videri potest, oppidum hunc in religione fundavit V. P. Antonius de Segovia, anno 1541, sub nomine “Dominae Nostrae Conceptionis de Zapopan”, simul donando parvan statuam, auqm nunc veneramus, ut Indii suam caeletem Patronam venerarentur. Ita referet “Informatio jurídica”, inssu Episcopi, anno 1641, facta, et in scriptis poste anno 1653, quam originalem in archivio nostro asservamus. In ipsa constat, die 8 Decembris fuisse festum Patronae celebratum. Sed ipsemet Episcopus D. D. Joannes Ruiz Colmenero, iussise solemnitatem transferri (obsque ulla tituli Conceptionis immutatione) ad diem 18 Decembris, quo iam celebrasensim sine sensu titulus Exspectationis seu “de la O” ad Imaginem ipsius Patronae transiit. “__” Ideo circa efectus lithurgicos dubium potest moveri: utrumne pro festo Patronae stis sit celebrare vero opporteat un etiam clerus saecularis celebret festum Exspectationis (die 18). Hucusquie in hac Archidioecesi nihil indicatum invenitur de Patronis tu de Patronis locorum extra Civitatem Archiepiscopalem, sed disesesi”. “Relate adn nos convenit festum Patronae, vel cum festo Titulario, vel cum festo Conceptionis. In casu, Imago miraculosa b. m. v. ‘de Zapopan’, apud nos custodita, causa est, et tituli nostrae Ecclesiae, et Patronatu Loci; nun autem, absque eo quod aliquis titulum Conceptionis V. Imagini detulerit, saltem expresse et aucthoritative, veneratur e colitur sut titulo Excpectationis, cuius festum magna celebritate, die 18 Decembris, populus cohonestat, et sua tantum ductus devotione, exemplo permotus meiorum, fere servat etiam a servilibus abstinendo. (N. B. la traducción de este párrafo la hizo, a ruego de este Boletín, el Ilustrísimo Señor don Primitivo López Alonso, a quien se agradece su absoluta disposición para ello).

[5] Aquí se pone el dedo en la llaga en torno a un asunto que nunca se ha resuelto de forma satisfactoria: si el culto de Nuestra Señora de Zapopan nació anclado a su custodia por parte de la Diócesis a través del párroco, qué competencia jurisdiccional tiene sobre él el cura de la parroquia de San Pedro Apóstol de Zapopan. Don Manuel Portillo, en defensa de sus intereses, dio a la luz pública unos Apuntes histórico-geográficos del Departamento de Zapopan con el subtítulo “Historia del origen y culto de la imagen de Nuestra Señora de la Expectación o de Zapopan e Historia del Colegio Apostólico de Misioneros de la misma Villa”, que hizo publicar en Guadalajara, en la tipografía de Manuel Pérez Lete, en 1889, 270 pp., y a la que Fray Luis impugnará esta y todas las veces que vengan a cuento en sus escritos. La cuestión de fondo, hasta el presente, sigue esperando una solución institucional, que, como aquí se insinúa, sólo tendrá competencia para resolverla la Sede Apostólica.

[6] De nuevo alude el autor a la magna obra de su vida que sólo en mínima parte se ha publicado: la Recopilación de noticias y datos que se relacionan con la milagrosa imagen de Nuestra Señora de Zapopaan y con su Colegio y Santuario, cuyo manuscrito original está en el Archivo Histórico de la Curia de la Provincia de los Santos Francisco y Santiago de México, en Zapopan.





Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2020 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis