Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021

Volver Atrás
Circulares


CIRCULAR 1/2021

Fallecimiento del Señor Presbítero don Ramón Mora López (1972-2020)

A toda la comunidad diocesana:
La gracia de nuestro Señor Jesucristo los anime en medio de esta cuarentena.
Les notifico del fallecimiento del Señor Presbítero don Ramón Mora López, quien ha sido llamado a la Pascua del Señor habiendo hecho experiencia de vida el lema que eligió para su ordenación sacerdotal: “Todo lo puedo en Aquel que me conforta” (Filip 4,13).
El Señor Presbítero don Ramón Mora López nació en Guadalajara, Jalisco, el 25 de abril de 1972. Ingresó al Seminario Auxiliar de San Martín en 1986. Recibió la Ordenación Sacerdotal el 3 de junio de 2001 en el Auditorio Benito Juárez. Desempeñó su ministerio como Vicario Cooperador en las parroquias de los Santos Crispín y Crispiniano en Oblatos y Nuestra Señora del Rayo en Miravalle. Fue nombrado Párroco en Santa Cruz de la Huertas en Tonalá y después fue Vicario Parroquial en Santa Eduviges, en mayo de 2018, donde conjugó el apostolado con el ofrecimiento de su propia enfermedad. Falleció en las manos de Jesús Niño de Belén, como era una de sus devociones, el 25 de diciembre de 2020, a los 48 años de vida y 19 años de ministerio sacerdotal.
El Padre Ramón fue un sacerdote alegre, piadoso, honesto, congruente, equilibrado, servicial. Fue un sacerdote muy estimado en el Presbiterio, disponible y cercano en la atención de la gente, abierto al trato con todos y con gran capacidad para trabajar en fraternidad y comunión. Tuvo grandes dotes musicales que puso al servicio de celebraciones muy bien preparadas para ayuda espiritual de los fieles. Se le recordará por su calidez en la atención de familias y también en su intensa labor en la pastoral diocesana con los adolescentes, que realizó con responsabilidad y creatividad. Descubrió en la Providencia de Dios el objetivo de su ministerio sacerdotal, viviendo la misión también desde su cama y su enfermedad; comprendió que Cristo ha de ser anunciado con gozo y con fuerza, pero principalmente con el testimonio de la propia vida (cfr. Ecclesia in America, 67). Con frecuencia alentaba el trabajo de los compañeros sacerdotes ofreciendo el sacrifico de sus padecimientos.
Que Cristo resucitado reciba en la Asamblea de los Santos a nuestro hermano sacerdote don Ramón Mora López y le otorgue el premio de los servidores leales. Les invito, hermanos sacerdotes, a celebrar la Santa Eucaristía en favor de nuestro hermano, y a toda la comunidad diocesana a elevar sus plegarias con la misma intención.

Guadalajara, Jalisco, a 12 de enero del 2021

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 2/2021

Fallecimiento del Señor Presbítero don Rufino Gutiérrez Cárdenas (1933-2020)

A toda la comunidad diocesana:
Les saludo fraternalmente y les deseo la paz de Jesucristo.
Les comunico el fallecimiento del Señor Presbítero don Rufino Gutiérrez Cárdenas, quien ha participado del ministerio de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote; nosotros ahora mantenemos la esperanza, como lo expresa la Sagrada Escritura: “Dichosos los que mueren en el Señor… Que descansen ya de sus fatigas, pues sus obras los acompañan” (Ap 14, 13).
El Señor Presbítero don Rufino Gutiérrez Cárdenas nació en Temastián, Jalisco, el 19 de julio de 1933. Recibió la Ordenación Sacerdotal el 22 de diciembre de 1962. Desempeñó su ministerio como Vicario Cooperador en las parroquias de Chimaltitán, de Valle de Guadalupe y del Inmaculado Corazón de María en Santa Margarita; fue Capellán de las Siervas del Sagrado Corazón y Hermanas de los Pobres. Se desempeñó también como Capellán de El Molino, Huejotitán, y Vicario Cooperador Zapotitán de Hidalgo, así como Capellán de Santa Cruz del Valle y Vicario de Toluquilla para trámites matrimoniales.
Fue el Primer Párroco de Santa Cruz del Valle, Jalisco, y Párroco de La Quinta Aparición de la Virgen de Guadalupe. Estuvo adscrito a Santa Rosa de Lima (Decanato de Talpita), y después en Zapotitán de Hidalgo. Estudió en Roma y fue formador en el Seminario Menor y el Seminario Auxiliar de La Barca, así como Párroco de la Santa Cruz en El Salto, Jalisco. El 26 de diciembre de 2020 nos enteramos de su fallecimiento a la edad de 87 años y a los 58 de ministerio sacerdotal.
El Padre Rufino fue un sacerdote inteligente, de sólida piedad, entregado a su ministerio, creativo, trabajador, obediente, responsable en sus labores buscando la mayor gloria de Dios, con lo que se ganaba la estimación de sus compañeros sacerdotes y del Pueblo de Dios en las comunidades donde sirvió. Fue un gran devoto de la Santísima Virgen María y activo promotor de la evangelización y catequesis.
Que Jesucristo, Rey de misericordia, haga recrearse en la contemplación eterna del Amor Verdadero a nuestro hermano don Rufino Gutiérrez Cárdenas, presbítero, para que, unido a los santos en el cielo, alabe por siempre al Cordero inmolado por nuestra salvación. Les invito, hermanos sacerdotes, a ofrecer sus intenciones de Misa, y a las comunidades religiosas y a todos los fieles, sus oraciones por nuestro hermano sacerdote.

Guadalajara, Jalisco, a 12 de enero del 2021

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 3/2021

Fallecimiento del Señor Presbítero don José Guadalupe García Arrezola (1943-2021)

A toda la comunidad diocesana:
Les envío un cordial saludo deseándoles la alegría y la paz del Señor.
Les escribo para comunicarles del sensible fallecimiento del Señor Presbítero don José Guadalupe García Arrezola, quien ha muerto en el Señor y participa de la vida nueva en Cristo resucitado: “Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás” (Jn. 11, 25).
El Señor Presbítero don José Guadalupe García Arrezola nació en Lagos de Moreno, Jalisco, el 6 de noviembre de 1943. Recibió el Orden Sacerdotal el 2 de abril de 1972. Desempeñó su ministerio sacerdotal como Vicario Cooperador y Ecónomo en las parroquias de Florencia (Zacatecas), de Jamay, de Zapotlanejo, de La Santa Cruz, de Santiago Apóstol en Tonalá, de Santa Margarita María Alacoque, de San Tarcisio y de la Purísima Concepción. Fue nombrado Decano Suplente en el Decanto de Analco. Estudió en la UNIVA con buenos resultados académicos. Fue Vicario Parroquial de San Pío X. La Providencia de Dios ha llamado a la Vida eterna a nuestro hermano sacerdote, José Guadalupe García Arrezola al comenzar el presente año, el 3 de enero, a los 77 años de edad y 48 de ministerio sacerdotal.
El Señor Presbítero don José Guadalupe fue un sacerdote responsable, reflexivo, de trato amable y de talento intelectual; sincero, emotivo, dócil, sencillo, puntual y servicial. Sostuvo una intensa formación permanente, ya fuese en la UNIVA o en talleres de formación, semanas de estudio y una constante preparación personal. Tuvo que compaginar sus enfermedades con la atención a su ministerio. Se esmeraba en la preparación de sus homilías y en los temas de formación para los agentes de pastoral; fue un pastor asiduo y disponible para el sacramento de la confesión.
Que Jesucristo Resucitado conceda a nuestro hermano don José Guadalupe García Arrezola, presbítero, la contemplación de la belleza y gloria de Dios, para que, unido a los Santos en el cielo, alabe para siempre al Cordero inmolado en la liturgia celestial. Les invito, hermanos sacerdotes, a ofrecer sus intenciones de Misa; y a las comunidades religiosas y a toda la comunidad diocesana, sus oraciones, por nuestro hermano.

Guadalajara, Jalisco, a 12 de enero del 2021

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 4/2021

Fallecimiento del Señor Presbítero don Francisco Mendoza Villa (1945-2021)

A toda la comunidad diocesana:

Les saludo fraternalmente en el amor de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
Les informo sobre el fallecimiento del Señor Presbítero don Francisco Mendoza Villa, quien ha participado del triunfo de Cristo, como recuerda el Apóstol San Pablo: “Nosotros somos ciudadanos del Cielo, de donde esperamos que venga nuestro Salvador Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo frágil en cuerpo glorioso como el suyo, en virtud del poder que tiene para someter a su dominio todas las cosas” (Filip. 3, 20-21).
El Señor Presbítero don Francisco Mendoza Villa nació en Huejotitán, Jocotepec, Jalisco, el 11 de diciembre de 1945. Recibió el Orden Sacerdotal el 30 de marzo de 1975. Desempeñó su ministerio como Vicario Cooperador en la parroquia de Amatlán de Cañas y fue Párroco de La Yesca, Nayarit y Decano del V Decanato Foráneo. Se desempeñó como Capellán de San Antonio Matute y Vicario Cooperador de Apóstol Santiago en Ameca. Fue representante ante el Consejo Presbiteral por el IX Decanato Foráneo. Se le nombró Párroco de Buenavista y representante diocesano de la Pastoral Campesina y de la Región Pastoral de Occidente, trabajando con el Ilustrísimo Señor Obispo don Maclovio Vázquez. También fue Vicario parroquial de San Antonio en El Zalate, primer Párroco de Nuestra Señora de la Reconciliación, Vicario Parroquial de Santiago Apóstol del Decanato de Atemajac, Capellán y posteriormente primer Párroco de Cristo Rey, en la colonia Nuevo Vergel de Zapopan y Decano suplente del Decanato de Santiago Apóstol, así como Vicario Parroquial de Nuestra Señora del Rosario en Zapotlanejo. Falleció el 7 de enero de 2021 a los 75 años de edad y 45 de ministerio sacerdotal.

El Señor Presbítero don Francisco fue un sacerdote responsable, abnegado, servicial, eficaz en sus encomiendas, de trato cordial y dedicado a su ministerio sacerdotal tanto en el cuidado de las celebraciones litúrgicas como en la atención del Pueblo de Dios. Fue un sacerdote mesurado y maduro en sus opiniones y que procuró la permanente formación sacerdotal siguiendo las directrices del Magisterio de la Iglesia.

Que Cristo resucitado reciba en la Asamblea de los Santos a nuestro hermano el Señor Presbítero don Francisco Mendoza Villa y le otorgue el premio de los servidores leales. Les invito, hermanos sacerdotes, a celebrar la Santa Eucaristía en favor de nuestro hermano, y a toda la Comunidad Diocesana a elevar sus plegarias con la misma intención.

Guadalajara, Jalisco, a 13 de enero del 2021

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 5/2021

Fallecimiento del Señor Presbítero don Francisco Javier Gutiérrez Pérez (1969-2021)

A toda la comunidad diocesana:
La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo los anime en sus actividades diarias.
Les notifico que el Señor Presbítero don Francisco Javier Gutiérrez Pérez ha participado de la Pascua del Señor, como nos dice Jesús en el Evangelio: “Os aseguro que, si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. El que tiene apego a su vida la perderá; y el que no está apegado a su vida en este mundo, la conservará para la Vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde yo esté, estará también mi servidor” (Jn 12, 24-26).

El Señor Presbítero don Francisco Javier Gutiérrez Pérez nació en Guadalajara, Jalisco, el 15 de agosto de 1969. Fue ordenado sacerdote el 30 de mayo de 2004. Desempeñó su ministerio sacerdotal como Vicario parroquial en San Antonio de Padua en Tlajomulco de Zúñiga, Cuasipárroco de Nuestra Señora de Talpa en el Salto, representante ante el Consejo Presbiteral del Decanato de San Pedrito, Párroco de Santa Inés, Adscrito en San Juan Macías y Nuestra Señora de Guadalupe, en la colonia Constitución, y Capellán Auxiliar de Jesús de la Divina Misericordia desde el 8 de junio de 2014. El Padre Celestial ha llamado a su hijo sacerdote Francisco Javier, quien sobrellevó su ministerio sacerdotal con algunos periodos de enfermedad, el 8 de enero de 2021, a sus 51 años de edad y sus 16 de su ordenación sacerdotal.

El Padre Francisco Javier Gutiérrez Pérez fue un sacerdote sencillo, jovial, de buen corazón, alegre y generoso; supo aceptar su enfermedad y las consecuencias de ella, como la ceguera, lo que no le impidió celebrar devotamente la Santa Misa; mantuvo una actitud de esperanza ante sus padecimientos.
Que Jesucristo Salvador del mundo reciba en la Asamblea Celestial al Presbítero don Francisco Javier Gutiérrez Pérez y le otorgue el don de la Vida eterna destinada a los hijos de Dios. Les invito, hermanos sacerdotes, a celebrar la Santa Eucaristía y ofrecer sus oraciones en sufragio de nuestro hermano, y a todos, a tenerlo presente en sus oraciones.

Guadalajara, Jalisco, a 26 de enero del 2021

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 6/2021

Fallecimiento del Señor Presbítero don Alberto Miramontes Serrano (1954-2021)

A toda la comunidad diocesana:

Con gran afecto les saludo, deseándoles el bienestar y la paz.
Les escribo con ocasión del fallecimiento del Señor Presbítero don Alberto Miramontes Serrano, quien ha muerto en el Señor, y así como en este mundo participó de los Divinos Misterios, con la consagración de su vida, esperamos que goce ahora del Banquete eterno, como nos dice Jesús en el Evangelio: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él” (Jn 6, 54-56).

El Señor Presbítero don Alberto Miramontes Serrano nació en Totatiche, Jalisco, el 13 de diciembre de 1954. Recibió la Ordenación Sacerdotal el 26 de mayo de 1985. Desempeñó su ministerio como Vicario Cooperador en las Parroquias de El Salto, Jalisco, San Ramón Nonato y El Dulce Nombre de Jesús. Fue representante ante el Consejo Presbiteral por el Decanato de Nuestra Señora de la Paz y Vicario Parroquial de El Tepeyac en la Colonia Guadalupana. Se le nombró Decano de Mezquitán y fue Vicario Parroquial de la Purísima en San Pedrito, de Atemajac del Valle y de Jocotán. También se desempeñó como Capellán de San Juan Evangelista, Vicario Parroquial de San José de Analco y Capellán y Confesor de las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús, Casa de las Hermanas Mayores. En septiembre de 2016 fue nombrado Capellán de Nuestra Señora de las Mercedes, en el centro de Guadalajara. Falleció el 10 de enero del 2021, a los 66 años de vida y 35 de ministerio sacerdotal.

El Padre Alberto fue un sacerdote amable, paciente, comprensivo, servicial y piadoso en el rezo del breviario, con una edificante vida espiritual. Fue puntual en sus compromisos y asiduo al confesionario, estudioso y con gusto por la lectura. El Padre Beto supo salir adelante, a pesar de su carácter nervioso, siempre con espíritu de fe y en la docilidad para recibir la ayuda fraternal. Que Jesucristo, Rey de misericordia, haga recrearse a nuestro hermano don Alberto Miramontes Serrano, Presbítero, en la contemplación eterna del Amor Verdadero y alabe para siempre al Cordero inmolado por nuestra salvación. Les invito, hermanos sacerdotes, a ofrecer sus intenciones de Misa, y a los institutos religiosos y a toda la comunidad diocesana, sus oraciones por nuestro hermano.

Guadalajara, Jalisco, a 26 de enero del 2021

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 7/2021

Fallecimiento del Señor Presbítero don Antonio Ortiz Gaspar (1937 -2021)

A toda la comunidad diocesana:
Les envío un cordial saludo a través de esta Circular, y les informo sobre el fallecimiento del Señor Presbítero don Antonio Ortiz Gaspar, quien ha participado de la Pascua de Cristo, como nos lo recuerda el Apóstol: “Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así que, ya vivamos, ya muramos, del Señor somos. Porque Cristo murió y volvió a la vida precisamente para ser Señor de muertos y vivos” (Rm 14, 8-9).
El Señor Presbítero don Antonio Ortiz Gaspar nació en Juchitlán, Jalisco, el 1° de diciembre de 1937 e ingresó al Seminario el 2 de noviembre de 1937. Realizó los estudios sacerdotales en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, además de otros cursos en el Instituto Superior de Pastoral en Madrid. Recibió la Ordenación Sacerdotal el 19 de diciembre de 1973. Desempeñó su ministerio sacerdotal como Vicario Cooperador de El Salvador y de Villa Corona, en Jalisco. Fue llamado a colaborar en el Seminario de Guadalajara, en el Seminario Menor de Tapalpa y en el Seminario Mayor, en el Rancho de Nestipac, y a la vez en la Secretariado Diocesano de Evangelización y Catequesis. Fue Capellán de la Plaza de Toros y Vicario Parroquial de Santo Niño de Atocha. En agosto de 1995, en la Fiesta de la Asunción de María, fue nombrado primer Párroco de Nuestra Señora de los Remedios. Se desempeñó como Decano de Santa Rosa de Lima, abogado para causas matrimoniales, Párroco de El Señor de la Ascensión, en Huentitán el Bajo, y se le eligió como Decano Suplente de Huentitán. Asimismo, fue Vicario Parroquial de Santa Teresita del Niño Jesús, y Capellán auxiliar y Penitenciario en Nuestra Señora de las Mercedes. El Señor lo llamó a su Presencia el 12 de enero de 2021, a los 83 años de edad y 47 de ministerio sacerdotal.

El padre Toño fue un sacerdote, amable, piadoso, austero, prudente, equilibrado y responsable. Fue un formador ejemplar, siempre disponible y edificante en la vida del Seminario, eficiente en sus labores, de buen ánimo, piadoso y humilde. Fue un Pastor de carácter firme y criterio recto, modesto, apostólico, sencillo, sociable, caritativo, ordenado y trabajador. Fue un sacerdote con mucho amor por la Iglesia a la que sirvió y un presbítero fortalecido en la oración.

Que Cristo resucitado reciba en la Asamblea de los Santos a nuestro hermano sacerdote don Antonio Ortiz Gaspar y le otorgue el premio de los servidores leales. Les invito, hermanos sacerdotes, a celebrar la Santa Eucaristía en su favor, y a toda la comunidad diocesana a elevar sus plegarias con la misma intención.

Guadalajara, Jalisco, a 27 de enero del 2021

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 8/2021

Fallecimiento del Señor Presbítero don Román Reynoso Ramírez (1935-2021)

A toda la comunidad diocesana:
Los saludo fraternalmente deseando que la amistad de Cristo les vivifique.
Por este comunicado les informo del deceso del Señor Presbítero don Román Reynoso Ramírez, quien ha llegado al término de su peregrinación por este mundo, como nos lo recuerda el autor sagrado: “no tenemos aquí morada permanente, sino que buscamos la futura. Por medio de Él, ofrezcamos sin cesar un sacrificio de alabanza” (Hb 13, 14-15).

El Señor Presbítero don Román Reynoso Ramírez nació en Jalostotitlán, Jalisco, el 23 de febrero de 1935. Recibió la Ordenación Sacerdotal el 17 de marzo de 1962. Desempeñó su ministerio sacerdotal como Vicario Cooperador de las parroquias de Tala, Atotonilco el Alto, Tototlán y San Isidro. Fue asistente de Cursillos de Cristiandad y Capellán de la iglesia de San Eugenio, de la que fue nombrado primer Párroco el 11 de diciembre de 1975. También trabajó como Capellán del Noviciado de las Hermanas del Corazón de Jesús Sacramentado, Notario del Tribunal Eclesiástico Regional y Promotor de Justicia. Fungió como Vicepostulador de las causas de canonización de los 17 Mártires Mexicanos introducida por la Arquidiócesis de Guadalajara el 22 de julio de 1980.
Asimismo, se desempeñó como Capellán del Colegio Cervantes Colomos, Decano de Santa Rosa de Lima, Abogado del Tribunal Regional de Occidente, Vicario Parroquial de El Señor Grande y Decano de Nuestra Señora de Lourdes, así como Administrador Parroquial de María Reparadora y Párroco de Nuestra Señora de las Victorias, Decano suplente de San Juan Bautista. Más tarde fue adscrito a San Andrés Apóstol y a María Madre de Cristo. Prestó sus servicios como asesor del Obispo Diocesano y como Capellán del Trinitario Sacerdotal. Falleció el 14 de enero de 2021.

El Padre don Román se dedicó en cuerpo y alma a su ministerio sacerdotal y tuvo gran interés por su preparación espiritual e intelectual. Fue buen promotor del apostolado de los laicos, invitándolos a una participación convencida y apostólica.

Que Jesucristo, Rey de misericordia, haga recrearse en la contemplación eterna del Amor a don Román, para que, unido a los santos en el cielo, alabe por siempre al Cordero inmolado. Les invito, hermanos, a ofrecer sus intenciones de Misa y oraciones por nuestro hermano sacerdote.

Guadalajara, Jalisco, a 27 de enero del 2021

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 9/2021

Fallecimiento del Señor Presbítero don José Eulalio Gómez Rodríguez (1921-2021)

A toda la comunidad diocesana:
Los saludo fraternalmente, en la paz de Cristo Resucitado.
Hermanos, les notifico que el Señor Presbítero Eulalio Gómez Rodríguez ha participado del triunfo de Cristo, como recuerda San Pablo: “Porque si hemos sido injertados en él por una muerte semejante a la suya, también lo estaremos por una resurrección semejante” (Rm 6, 5).

El Señor Presbítero Eulalio Gómez Rodríguez nació en Teocaltiche, Jalisco, el 12 de febrero de 1921. Fue Ordenado Sacerdote en la Solemnidad de Todos los Santos, 1° de noviembre, de 1951. Desempeñó su ministerio como auxiliar de la Ciudad de los Niños, Capellán de Agua Caliente y Camichines, en Cocula, Jalisco y fue Vicario fijo de Ahuisculco en Tala, Jalisco. Después se le nombró Párroco de Ixtlahuacán del Río, del 24 de septiembre de 1971 hasta mayo de 1984, e igualmente por casi 13 años fue Párroco de Toluquilla, hasta el mes de agosto de 1997. Fungió como Asesor Diocesano de Talleres de Oración y Administrador Parroquial de Santa Cruz del Valle. Adscrito a San Roberto Abad, fue Capellán de las capellanías especiales, Asilos y Hospitales. Fue nombrado Vicario Parroquial en Santa Cruz del Valle el 2 de mayo de 2017. Ahora ha sido llamado a la eternidad el 14 de enero de 2021, a casi un mes de cumplir su centuria de edad y 69 años de ministerio sacerdotal.

El Señor Presbítero don Eulalio fue un sacerdote incansable por su labor espiritual y evangelizadora, pastoral y de construcción en todos los lugares donde prestó sus servicios. Por mencionar algunos ejemplos: instaló el Santo Viacrusis en el Cerro del Tepe en Agua Caliente, Jalisco en 1960; otro Viacrusis en el Cerro de la Cruz al noroeste de Ixtlahuacán del Río después de 1971, y uno más en el Cerro del Cuatro, durante su estancia en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario en Toluquilla, el cual recorría cada Viernes Santo con la comunidad de fieles; además, se encargó de la edificación y remodelación de numerosas capillas e instalaciones de pastoral. Don Eulalio fue para muchos un gran ejemplo de fidelidad en su ministerio; citaba definiendo su vida las palabras del salmista: “Señor, escribe en tu libro mi vida errante; y recoge mis lágrimas en tu odre, Dios mío” (Sal 56,9).

Que Cristo Resucitado reciba en la Asamblea de los Santos al señor Presbítero Eulalio Gómez Rodríguez, le otorgue el descanso eterno y la contemplación del amor del Padre. Invito a todos los sacerdotes de la Arquidiócesis a ofrecer la Sagrada Eucaristía en sufragio de nuestro querido hermano sacerdote, y a todos los fieles a rezar por él.

Guadalajara, Jalisco, a 28 de enero del 2021

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


Circular 11/2021

Fallecimiento del Señor Presbítero don Fernando Barajas Magdaleno (1951-2021)

A toda la comunidad diocesana:
Los saludo fraternalmente en la esperanza de Cristo Resucitado.
Les informo que el Señor Presbítero don Fernando Barajas Magdaleno ha participado del triunfo de Cristo, ha entrado a gozar del banquete eterno del Reino de Dios, como lo ha dicho el Señor: “¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor” (Mt 25, 21).

El Señor Presbítero don Fernando Barajas Magdaleno nació en Guadalajara, Jalisco, el 26 de enero de 1951. Fue ordenado sacerdote el 7 de junio de 1981. Realizó sus estudios en Filosofía en la Universidad Pontificia de México de 1987 a 1990. Desempeñó su ministerio sacerdotal como Vicario cooperador en la parroquia de San Francisco de Asís en Tala, Jalisco. Fue llamado a desempeñarse como Secretario del Seminario de Guadalajara en el Menor, y Prefecto del Instituto de Vocaciones Adultas (IVA) desde el mes de septiembre de 1982. Durante todo el tiempo como formador tuvo diversos encargos: Capellán de la Visitación y Colaborador en Polanquito, Capellán del Hospital Santa María Chapalita, Capellán de Nestipac, Colaborador en Virgen de Guadalupe Reina del Tepeyac y en Tonalá, Capellán de la Religiosas del Colegio Alberici, Capellán de las Religiosas del servicio del Seminario Menor, Vicario Parroquial de Santa María Reina, Colaborador en El Batán, Capellán de las Catequistas de Jesús Crucificado, Capellán de las Misioneras Guadalupanas. Posteriormente fue también formador del Seminario Mayor. El 26 de julio de 2013 es nombrado Párroco de la Divina Providencia, en Arcos de Zapopan. Por designio de la Providencia fue llamado a compartir la vida sobrenatural el 15 de enero de 2021, pocos días antes de cumplir 70 años de edad y en sus 39 de ministerio sacerdotal.

El Padre Fernando fue un sacerdote dotado de gran inteligencia, piadoso, sencillo y de trato amable. Dedicado a su ministerio, era un hombre metódico, austero y ordenado en su carácter sacerdotal. Numerosas generaciones en el presbiterio de la Arquidiócesis de Guadalajara lo recordaremos por su manera de enseñar, manteniendo una lógica de pensamiento precisa en un discurso que retaba a comprender la realidad de lo trascendente. Agradecemos profundamente sus 31 años de servicio a las vocaciones en el Seminario de Señor San José. Que Jesucristo, la trascendencia revelada a la humanidad, haga recrearse en la contemplación de la belleza eterna a nuestro hermano don Fernando Barajas Magdaleno, Presbítero, para que, unido a los santos en el cielo, alabe por siempre al Cordero inmolado por nuestra salvación. Les invito, hermanos sacerdotes, a ofrecer sus intenciones de Misa, a las Comunidades Religiosas y a todos los fieles, sus oraciones por el Padre Fernando.

Guadalajara, Jalisco, a 28 de enero del 2021

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 12/2021

Fallecimiento del Señor Presbítero don Ramón Orozco Orozco (1952-2021)

A toda la comunidad diocesana:

Reciban un cordial saludo en la esperanza de este tiempo de Cuaresma.
Les notifico que el Señor Presbítero don Ramón Orozco Orozco ha participado de la Pascua de Cristo, según nos asegura la Escritura: “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, de la misma manera Dios se llevará consigo a quienes murieron en Jesús” (1 Tes 4, 14).

El Señor Presbítero don Ramón Orozco Orozco nació en la Capilla de Guadalupe, Jalisco, el 25 de marzo de 1952. Ingresó al Seminario en el curso 1965-1966 y fue ordenado sacerdote el 8 de diciembre de 1981. Desempeñó su ministerio como Vicario Cooperador de San Pedro Analco, de San Martín Hidalgo y Santa Clara de Asís. Fue Asesor Eclesiástico de la Pía Unión de los Sagrados Calvarios, miembro del Consejo Presbiteral por el Decanato de Santa Rosa de Lima, Vicario Parroquial de La Experiencia y el Dulce Nombre de Jesús. También prestó sus servicios como Capellán del Hospital de la Trinidad, Vicario Parroquial de la Familia de Nazaret, en la colonia Nuevo México, y confesor ordinario de las religiosas del Hospital de la Vista San José. Fue miembro del Consejo Presbiteral por el Decanato de Santiago Apóstol, y posteriormente también, por el Decanato de La Visitación, Vicario Parroquial de la Visitación, Tabachines; de Nuestra Señora Refugio de Pecadores en Lomas de Zapopan, y de Nuestra Señora del Refugio en La Experiencia. Recientemente, en noviembre de 2018, fue adscrito a Jesús Nuestra Pascua. El Señor le ha llamado a su presencia el 15 de enero de 2021, a sus 68 años de edad y 39 de ministerio sacerdotal. El Padre Ramón fue un sacerdote piadoso, ordenado, reflexivo, con buena capacidad intelectual y con gran gusto por la música; acostumbraba estar bien informado sobre filosofía, teología y liturgia. Gozó de una capacidad extraordinaria para estar al pendiente y en conocimiento de la situación del Presbiterio Diocesano.

Que Cristo Resucitado reciba en la Asamblea de los Santos al Señor Presbítero don Ramón Orozco Orozco, y le otorgue el descanso eterno y la contemplación del amor del Padre por toda la eternidad. Invito a todos los sacerdotes de la Arquidiócesis a ofrecer la Sagrada Eucaristía y a los fieles sus orciones en sufragio de nuestro querido Padre Ramón.

Guadalajara, Jalisco, a 29 de enero del 2021

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 22/2021

Semana de Cáritas Diocesana (8 al 13 de marzo) colecta anual (domingo 14 de marzo)

A toda la comunidad diocesana:

Que el amor misericordioso de nuestro Padre Dios nos impulse a ser testimonio sirviendo a nuestros hermanos en este tiempo de pandemia.
La Semana de Cáritas y la Colecta anual 2020 no se pudieron llevar a cabo ante la llegada de la pandemia por Covid-19. Sin embargo, a pesar de no contar con los recursos que ofrece la colecta, Cáritas Diocesana de Guadalajara durante el 2020 realizó un servicio fundamental para la Iglesia Diocesana y la Provincia Eclesiástica de Guadalajara al coordinarse con distintos sectores eclesiales, sociales y gubernamentales, sumando esfuerzos para atender la insuficiencia alimentaria consecuencia del cierre de amplias actividades económicas, y permaneció solícita brindando sus servicios a nuestros hermanos con necesidades de salud urgentes durante todos los meses que ha durado la pandemia. Como cada año, solicito a los señores párrocos, rectores de templos y a toda la comunidad diocesana realizar la Semana de Cáritas del 8 al 13 de marzo, utilizando el material de la Semana de Cáritas 2020 que se entregó para sensibilizar a las comunidades en la fraternidad como fundamento y camino para la paz, y de forma especial que organicen la Colecta Anual de Cáritas 2021 el domingo 14 de marzo. Convoquen a los fieles a colaborar con su cooperación económica en la atención de necesidades urgentes de quienes acuden a Cáritas esperanzados que se les tienda la mano.

“Tiende tu mano al pobre”, nos dice el Papa Francisco: la mano tendida hacia al pobre no llegó de repente. Ella ofrece el testimonio de cómo nos preparamos a reconocer al pobre para sostenerlo en el tiempo de la necesidad. Uno no improvisa instrumentos de misericordia. Es necesario un entrenamiento cotidiano... (Mensaje para la IV Jornada Mundial de los Pobres 2020).
Entrenemos a nuestras comunidades en el servicio de la Caridad y sostengamos esta obra diocesana, que es un puente que acerca a los hermanos en esta comunidad. Lo que se recabe se entregará en la caja del Arzobispado o en la caja de Cáritas Diocesana de Guadalajara. Las parroquias y capellanías que cuenten con grupo de Cáritas pueden disponer del 25% de la colecta para promover sus actividades. Este año no podemos cancelarla. Les pido su solidaridad para garantizar que se lleve a cabo.

Guadalajara, Jalisco, a 28 de enero del 2021

+José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cuevas
Secretario Canciller


CIRCULAR 26/2021

Nuevas disposiciones de apertura a partir del 13 de febrero de 2021

A toda la comunidad diocesana:

Les saludo en la esperanza que nos trae la presencia de Jesucristo en nuestra vida.
Entre los diversos testimonios de la vida de los primeros cristianos, cuya fe hemos recibido, aparece uno particularmente apropiado para recordarnos cuál es nuestro lugar en las responsabilidades del mundo. La Carta a Diogneto, datada hacia la mitad del siglo II, así lo describe: “Los cristianos no se distinguen de los demás hombres, ni por el lugar en que viven, ni por su lenguaje, ni por sus costumbres. Ellos, en efecto, no tienen ciudades propias, ni utilizan un hablar insólito, ni llevan un género de vida distinto... Obedecen las leyes establecidas, y con su modo de vivir superan estas leyes” (cap. V).

Este tiempo de casi un año ha sido una tormenta, como dice el Papa Francisco: “nos sorprendió una tormenta inesperada y furiosa. Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados; pero, al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos” (oración extraordinaria con bendición Urbi et Orbi, 27 de marzo de 2020).

Hemos seguido de cerca y muy puntualmente las indicaciones emanadas por la Mesa de Salud para toda la sociedad, a fin de colaborar en la protección de la población del Estado de Jalisco y de nuestra Arquidiócesis de Guadalajara. Sin embargo, junto al peligro del contagio y complicación del cuidado de los casos extremos, hemos llegado al punto en que una ausencia más de participación a la vida comunitaria y celebrativa podría minar el sentido mismo de la vida que se funda en la fe. Por ello, es impostergable la participación de los fieles en las celebraciones.

Esta misma preocupación lleva al Papa Francisco a reforzar esta convicción: “No debemos pasar por alto que la dimensión religiosa constituye un aspecto fundamental de la personalidad humana y de la sociedad que no puede ser cancelado; y que, aun cuando se está buscando proteger vidas humanas de la difusión del virus, la dimensión espiritual y moral de la persona no se puede considerar como secundaria respecto a la salud física (...) Por otra parte, la libertad de culto no constituye un corolario de la libertad de reunión, sino que deriva esencialmente del derecho a la libertad religiosa, que es el primer y fundamental derecho humano. Por eso es necesario que sea respetada, protegida y defendida por las autoridades civiles, como la salud y la integridad física. Además, un buen cuidado del cuerpo nunca puede prescindir del cuidado del alma” (Discurso al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede, 8 de febrero de 2021).

Por eso, les comunico que cumplido el plazo establecido por las Autoridades Sanitarias, dispongo que los fieles católicos de la Arquidiócesis de Guadalajara puedan acceder a las celebraciones y los sacramentos en las diversas iglesias parroquiales y demás templos de esta Iglesia local, a partir del sábado 13 de febrero de 2021.

Esta disposición debe ser asumida en la responsabilidad, ya que las condiciones actuales de ninguna manera nos permiten bajar la guardia en el cuidado y la observancia de los medios de prevención. La regularización del culto permite, además del sostenimiento de la esperanza de los fieles de salir de esta pandemia, el poder acompañar y mantener las medidas de cuidado, vacunación y solidaridad indispensables para el encuentro con el bienestar y la paz, sin haber disminuido la fe. La acción de caridad de esta misma fe debe movemos con más interioridad y creatividad a cuidar a los demás, especialmente a los más frágiles y débiles.

De este modo, se mantienen vigentes las medidas ya conocidas de higiene de los espacios y prevención de contagio entre las personas. Respecto al aforo, será del 50% de la capacidad del templo, como era antes de la última restricción. Estamos aprendiendo un nuevo modo de mejorar los hábitos de higiene y respeto personal, familiar y social que nos ayuden a combatir el riesgo de contagio. Pongamos en las manos de la Santísima Virgen María, Nuestra Señora de Zapopan, la esperanza de bien espiritual y corporal para todos. Aunque somos ciudadanos del Cielo, no olvidemos que no nos es lícito desertar de la elección de Dios que nos llama a laborar en su Viña. Es este trabajo, de ser germen del Reino en esta tierra, nuestra verdadera carta de identidad. A todos les envío mi bendición.

Dado en la sede de la Curia Arzobispal, martes 9 de febrero de 2021, Memoria litúrgica de san Miguel Febres Cordero.

+José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cuevas
Secretario Canciller


CIRCULAR 27/2021

Día del Seminario de Guadalajara en dos fechas de colecta. Primera fecha: 17 y 18 de abril de abril de 2021 (con visita previa el 10 y 11 de abril). Segunda fecha: 1º y 2 de mayo de 2021 (con visita previa el 24 y 25 de abril)

A toda la comunidad diocesana:

Aprovecho la ocasión para enviar un cordial saludo pidiendo para ustedes de parte del Señor Jesús el bienestar y la paz.
La historia de la Arquidiócesis de Guadalajara va acompañada con el caminar del Seminario Diocesano, que es el pulso y el corazón de la espiritualidad de esta Iglesia. En la vocación de los jóvenes notamos la bendición de Dios, porque en ellos se rejuvenece la vida eclesial. En medio de una contingencia como la que estamos viviendo, tengo la certeza de que las vocaciones a la vida consagrada seguirán surgiendo como la respuesta de Dios, providente y misericordioso, que no abandona a sus hijos que claman a Él.

De aquí que se vuelve más apremiante una formación sacerdotal que sustente una consistente vida espiritual bajo un realismo impregnado de valores cristianos, a fin de que el sacerdote sea agente de comunión y profeta de esperanza. Este año 2021, el Día del Seminario llevará por lema “Sé parte de nuestra historia”, y se realizará la colecta en dos fechas, a fin de que se haga presente al menos un seminarista mayor y lograr una mejor representación del Seminario Diocesano en cada comunidad parroquial, para mostrar así el testimonio de los seminaristas como una ocasión de promoción vocacional.

• Distribución para la colecta 2021

1ª fecha, 17-18 de abril, decanatos:
Cocula, Ameca, Tala, Poncitlán, Magdalena, Tlajomulco, Juchipila, Nochistlán, Zapotlanejo, Ahualulco, El Teúl, Ixtlahuacán del Río, Chapala, Temastián, Jocotepec, La Barca, Ocotlán, San Pío de Pietrelcina, Tesistán, San José del Castillo, Tonalá, San Pedrito, San Pedro, San Isidro, Toluquilla, Zalatitán, Tetlán, Santa Ana Tepetitlán, Jesucristo Rey del Universo.
Total de decanatos: 29. Total de parroquias y capellanías: 346.

2ª fecha, 1º-2 de mayo, decanatos:
Sagrario Metropolitano, Zapopan, Analco, La Paz, Dulce Nombre de Jesús, San Felipe, San Andrés, Lourdes, La Luz, Talpita, Atemajac, Getsemaní de la Cruz, Zapopan Estadio, Santa Cecilia, Guadalupe Chapalita, San Ildefonso, Polanco, Santa Cruz, Miravalle, Huentitán, Santa Rosa de Lima, Nuestra Señora del Refugio, San Juan Bautista, Jesucristo Obrero, La Visitación.
Total de decanatos: 25. Total de parroquias y capellanías: 276.

Observaciones:
* Los seminaristas en año de servicio harán la colecta en la parroquia donde están de servicio y en la fecha señalada por el decanato del que ésta forme parte.
* Los cursantes de 5º de teología harán la colecta en la primera de las fechas aquí señaladas, en la parroquia de su destino.
* Los alumnos del Curso Introductorio de Tapalpa irán como encargados de la colecta en la primera fecha señalada; en la segunda, irán como acompañantes.

Pido a todos los párrocos y rectores de templos que promuevan de manera diligente la jornada del Día del Seminario. Lo recabado se entregará directamente al Seminario a través de los alumnos que harán la colecta. Se pide acompañar a los seminaristas al banco a depositar o entregarles un cheque con la cantidad acumulada.
Que la Santísima Virgen María, Nuestra Señora de Zapopan, acompañe con su intercesión la formación de los futuros sacerdotes.

Guadalajara, Jalisco, a 19 de febrero del 2021

+ José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


Circular 28/ 2021

Solicitud de Confirmaciones

A todos los Párrocos y Rectores de Templos:
Que la fortaleza del Espíritu Santo inunde su vida y su ministerio pastoral.
Cuando expresamos que recibimos el don del Espíritu Santo, es importante recordar la etimología de la palabra "don", que significa obsequio, algo que recibimos gratuitamente : “cuando venga el Consolador, que Yo os enviaré de parte del Padre, el Espíritu de verdad que procede del Padre, Él dará testimonio de Mí” (Jn 15,26).

La Iglesia, al otorgar el Sacramento de la Confirmación, implora la bendición del Espíritu Santo, don inmerecido, dado sólo por la misericordia del Padre, que revelará en nuestros corazones la verdad de Jesucristo, el Señor. En el Sacramento de la Confirmación es fundamental permanecer en comunión con el Espíritu Santo, que manifieste la fe de la Iglesia que ora y la sencillez del agradecimiento. Al mismo tiempo que la recepción de los sacramentos, junto con una bien preparada liturgia, debe dar espacio para que el misterio teológico se haga visible a través de los signos, en medio de una esmerada organización parroquial.

A fin de dar continuidad a los proyectos pastorales de las comunidades cristianas, dentro de esta normalidad social condicionada por el escenario de la cuarentena, así como anuncié en el mensaje de Cuaresma de este pasado 10 de febrero, quiero informar el modo como se otorgarán las fechas de Confirmaciones de acuerdo con las solicitudes enviadas, de la siguiente manera:

1. Se enviará a la Cancillería, dirigida a su servidor, la petición de Confirmaciones cuando menos con un mes de antelación, con el nombre de la comunidad, con la fecha propuesta, el horario y el número de confirmandos.

2. Una vez que se les ratifique por escrito el nombre del ministro celebrante, se pondrán en contacto con él para afinar los detalles de la visita.

3. Las Confirmaciones deberán dejar un tiempo suficiente para la sanitización del lugar si en el día hay más de una ceremonia.

4. El aforo del templo no deberá rebasar el 50 por ciento, teniendo en cuenta todas las indicaciones sanitarias.

Guadalajara, Jalisco, a 26 de febrero del 2021

+ José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 29/ 2021

Disposiciones pastorales para la Semana Santa, del domingo 28 de marzo al domingo 4 de abril de 2021

A toda la comunidad diocesana:
Que la Pascua del Señor nos reconforte en la tribulación y renueve con el poder de su Resurrección a la humanidad entera.
Recordemos que las celebraciones de la Semana Santa propiciarán mayor afluencia de fieles, por lo que será oportuno mantener eficientemente las medidas de prevención por la emergencia sanitaria. Entreguemos con respeto un valioso testimonio de confianza y de esperanza frente muchos que han perdido a un ser querido, y a otros hermanos nuestros que en su enfermedad han unido sus sufrimientos a la pasión del Señor.

La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos nos indica en la Nota para las celebraciones de semana santa 2021 que las normas contenidas en los libros litúrgicos concebidas para tiempos normales no pueden ser enteramente aplicables en tiempos excepcionales de crisis como éstos, (http://www.cultodivino.va/content/ cultodivino/it/documenti /note/nota­ settimana-santa-202.html). Por lo cual, con vistas a la Semana Santa y el Triduo Pascual de este año, expongo las Indicaciones Pastorales para la Celebración de la Semana Santa para la Arquidiócesis de Guadalajara, bajo las siguientes condiciones:

El tiempo cuaresmal prepara a los fieles entregados más intensamente a oír la Palabra de Dios y a la oración para que celebren el Misterio Pascual, dando particular relieve en la liturgia y en su catequesis (cfr. SC 109). Penitencia, conversión, y bautismo (recuerdo del bautismo, preparación del bautismo) son también importantes guías y temas de la liturgia y de los textos bíblicos de este tiempo de preparación pascual.

I. CELEBRACIÓN DE LA SEMANA SANTA

a. Domingo de Ramos en la Pasión del Señor (28 de marzo)
“La Semana Santa comienza con el Domingo de Ramos, que comprende a la vez el presagio del triunfo real de Cristo y el anuncio de la Pasión” (MP 28). La celebración litúrgica diocesana de Domingo de Ramos con la bendición de los ramos, en la Catedral Metropolitana será a las 12:00 h., en la que se proclama la Pasión del Señor.

b. Jueves Santo: Misa Crismal (1º de abril)
“La Misa Crismal, en la cual el Obispo que concelebra con su Presbiterio consagra el Santo Crisma y bendice los demás óleos, es una manifestación de la comunión existente entre el Obispo y sus presbíteros en el único y mismo sacerdocio y ministerio de Cristo” (MP 35).

La Misa Crismal se celebrará en la Iglesia Catedral este Jueves Santo a las 10 horas. A esta celebración de Renovación de las Promesas Sacerdotales convoco a los Vicarios Episcopales, Decanos, a algunos sacerdotes por sus aniversarios de ordenación, y una representación de fieles, salvaguardando el aforo establecido, siempre y cuando, considerando el estado de salud de cada uno, vean prudente asistir, y que todos observemos puntualmente las indicaciones sanitarias para la participación en esta Asamblea. La Renovación de las Promesas Sacerdotales la realizarán frente a la comunidad cristiana a la que sirven los sacerdotes que no asistan a esta celebración en Catedral. El Crisma y los Santos Óleos se entregarán en fechas posteriores, ordenadas por Vicarías Episcopales y Decanatos. Se entregarán a los sacerdotes o a los representantes que se identifiquen con carta sellada y firmada por el sacerdote responsable. Hay que cuidar que los recipientes sean dignos y seguros, bien aseados, y apropiados en tamaño y material, que se depositen en el templo en un lugar especial, limpio y adecuado para su conservación.

c. EL TRIDUO PASCUAL

“La Iglesia celebra cada año los grandes misterios de la redención de los hombres desde la Misa vespertina del jueves en la Cena del Señor hasta las Vísperas del domingo de Resurrección”. Este periodo se denomina justamente el “Triduo del Crucificado, Sepultado y Resucitado”; se llama también Triduo Pascual porque en su celebración se hace presente y se realiza el misterio de la Pascua, es decir el tránsito del Señor de este mundo al Padre” (MP 38).
a. Jueves Santo: Misa vespertina de la Cena del Señor (1º de abril) “Con esta Misa, que se celebra en las horas de la tarde del Jueves Santo, la Iglesia comienza el Sagrado Triduo Pascual, y se esfuerza vivamente por renovar aquella última Cena, mediante la cual el Señor Jesús, en la noche en que iba a ser entregado, amó hasta el fin a los suyos que estaban en el mundo, ofreció su Cuerpo y su Sangre a Dios Padre bajo las especies del pan y de vino, se los dio a los Apóstoles para que los consumieran, y a ellos y a sus sucesores en el sacerdocio les mandó que los ofrecieran” (Ceremonial de los Obispos 297). La celebración de la Misa de la Cena del Señor será a las 18 h. en la Catedral Metropolitana de Guadalajara.
Toda la atención del alma debe dirigirse a los misterios que en esta Misa principalmente son recordados, es decir la institución de la Eucaristía, del Orden Sacerdotal y el Mandamiento del Señor de la Caridad Fraterna. Todo esto debe ser explicado en la homilía (MP 45). En esta ocasión, les pido que sea suprimido el signo del Lavatorio de los pies.
Tras la oración después de la Comunión tiene lugar la solemne Procesión en la cual es llevado el Santísimo Sacramento al lugar de la reserva. Este lugar sea adornado convenientemente para que pueda facilitar la oración; se recomienda tener la sobriedad que conviene a la liturgia de estos días, evitando todo abuso contrario. Si el Sagrario está colocado en una capilla separada de la nave central, deberá estar suficientemente ventilada, manteniendo las recomendaciones de sanidad y el distanciamiento social. El Sacramento sea custodiado en un sagrario cerrado. No se puede hacer la exposición con la custodia. Terminada la Misa es desnudado el altar de la celebración. No pueden ser encendidas luces ante las imágenes de los santos (cfr. MP 57).

b. Viernes Santo de la Pasión del Señor (2 de abril)
“Este día, en que ha sido inmolado Cristo, nuestra Pascua, lo que por largo tiempo había sido prometido en misteriosa prefiguración se ha cumplido con plena eficacia: el Cordero verdadero sustituye a la oveja que lo anunciaba, y con el único Sacrificio se termina la diversidad de las víctimas antiguas” (Ceremonial de los Obispos 312).

• Celebraciones litúrgicas

La Celebración de la Pasión y Muerte del Señor será, Dios mediante, en la Catedral de Guadalajara a las 17:00 h.
En la mañana del Viernes Santo se puede organizar la recitación comunitaria del Oficio de Lectura y Laudes. La Celebración de la Pasión del Señor se debe tener después del mediodía. La celebración de la Comunión está prevista en los nuevos libros litúrgicos como una parte integrante de la liturgia del Viernes Santo y comprende tres partes: a) Servicio de la Palabra; b) Veneración de la Cruz; c) Celebración de la Comunión.

• En la Oración Universal

Se utilizará la fórmula habitual, añadiendo la intención especial que la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos publicó el año pasado, a saber:

POR QUIENES SUFREN EN TIEMPO DE PANDEMIA: “Oremos también por todos los que sufren las consecuencias de la pandemia actual: para que Dios Padre conceda salud a los enfermos, fortalezca al personal sanitario, dé consuelo a las familias y la salvación a todas las víctimas que han muerto”.
Oración en silencio. Luego prosigue el sacerdote:
“Dios todopoderoso y eterno, singular protector en la enfermedad humana, mira compasivo la aflicción de tus hijos que padecen esta pandemia; alivia el dolor de los enfermos, da fuerza a quienes los cuidan, acoge en tu paz a los que han muerto y, mientras dura esta tribulación, haz que todos puedan encontrar alivio en tu misericordia.
Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.”
En el momento de la Adoración de la Cruz, pido evitar el beso a la Cruz; se podrá hacer más bien la reverencia profunda y un momento de silencio.

• El ayuno pascual

El ayuno pascual del Viernes Santo es importante, puesto que nos lleva al origen de las mismas celebraciones de preparación a la Pascua en las que la Iglesia ayuna “porque el Esposo le ha sido arrebatado”. Este día hay que observar y recomendar el ayuno y la abstinencia, pidiendo al Señor el final de la pandemia, y se recomienda que se guarde también el Sábado Santo, “a fin de que la Iglesia pueda llegar con espíritu ligero y abierto a la alegría del Domingo de Resurrección” (MP 39).

De modo particular deseo recordar que la moderación del alimento material está en función de la verdadera penitencia como libertad, mansedumbre y frugalidad para nutrirse más abundantemente de la Palabra de Dios. Para facilitar esta proyección teológica del ayuno, conviene que en nuestras comunidades se provea oportunamente de prácticas de oración y meditación como la Lectio Divina para los fieles.

• Ejercicios de piedad

Este día, Viernes Santo, en la Catedral Metropolitana se celebrará el Oficio de lectura y laudes solemnes a las 9:30 h., el Viacrucis meditado a las 12 h. dentro de la Catedral; el Oficio de las Siete Palabras a las 14:00 h., el Rosario del Pésame a la Santísima Virgen María a las 20 h.
Los ejercicios de piedad (Viacrucis, Oficio de las Siete Palabras, Rosario de Pésame, etcétera) se han de organizar siguiendo en fidelidad a los principios y orientaciones del “Directorio sobre la Piedad Popular y la Liturgia” (DPPL), de la Congregación para el Culto Divino y los Sacramentos, del 17 de diciembre de 2001(cfr. 138-156), y pueden ser de tal manera programados que no vengan en detrimento del objeto central de la Liturgia, que supera todas estas prácticas piadosas, como es la Celebración de la Pasión y Muerte del Señor (cfr. MP 72).

• Colecta anual para los Santos Lugares (Viernes Santo, 2 de abril)


En este día, todos los católicos se solidarizan con los cristianos de Tierra Santa, muy especialmente con los sacerdotes y laicos que sirven en los Santos Lugares, a causa de los sufrimientos a que están sometidos por la situación sociopolítica que afrontan. La Congregación para las Iglesias Orientales ha insistido sobre la importancia de esta colecta; por esto, pido a los párrocos y rectores de los templos que en la celebración litúrgica se dé a conocer la importancia de esta ayuda solidaria. Lo que se recabe se enviará a la Caja del Arzobispado.

c. Sábado Santo (3 de abril)

El Sábado Santo, a temprana hora, es muy conveniente que se recite en las comunidades el Oficio de Lectura y Laudes, en la Catedral Metropolitana será a las 9:30 hrs.
En el Sábado Santo la Iglesia descansa junto al sepulcro del Señor, meditando su Pasión y Muerte, el Descenso al Seno de Abraham y la espera de la Resurrección, en la oración y en el ayuno. Pueden ser expuestas en los templos para la veneración de los fieles la imagen de Cristo crucificado o yacente en el sepulcro, o una imagen de su descenso a los infiernos que ilustre el misterio del Sábado Santo, o bien la imagen de la Virgen Dolorosa (PS 73-74). También para expresar el luto de toda la Iglesia por la muerte del Esposo, se recomienda organizar “la Hora de la Madre”, ya que la Virgen María, junto al sepulcro de su Hijo, “es imagen de la Iglesia virgen que vela junto a la tumba de su Esposo en espera de celebrar su Resurrección” (DPPL 147).

d. Vigilia Pascual y Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor

Deus cuius antiqua miracula etiam nostris temporibus coruscare sentimus, dum, quod uni populo a persecutione Pharaonis liberando dexterae tuae potentia contulisti, id in salutem gentium per aquam regenerationis operares...
(Señor, también ahora vemos brillar tus antiguas maravillas, y lo mismo que en otro tiempo manifestabas tu poder al librar a un solo pueblo de la persecución del Faraón, hoy aseguras la salvación de todas las naciones, haciéndolas renacer por las aguas del bautismo...)

Los sacerdotes celebren esta Solemne Vigilia Pascual en sus cuatro partes, como se encuentra en los libros litúrgicos; no se debe reducir a una Misa vespertina de sábado. Elegirán la hora más oportuna, entrada ya la noche, teniendo en cuenta las necesidades pastorales de los fieles.
En este año 2021, presidiré con gran gozo la Solemne Celebración de la Vigilia Pascual en la Catedral Metropolitana de Guadalajara, si Dios quiere, este sábado 3 de abril a las 20:30 h.

d. TIEMPO PASCUAL

Las celebraciones del Domingo de Resurrección en la Catedral de Guadalajara serán en los siguientes horarios: 9:30, 10:30, 12:00, 14:00, 17:00, 18:00 y 19:00.
“La celebración de la Pascua se continúa durante el tiempo pascual. Los cincuenta días que van del Domingo de Resurrección al Domingo de Pentecostés se celebran con alegría, como un solo día festivo; más aún, como el Gran Domingo” (MP 100).
El tiempo de la Cuaresma, que preparó debidamente a las comunidades, ha de culminar con la celebración del Tiempo Pascual como una gran fiesta prolongada. La Iglesia nos sugiere algunas iniciativas para este tiempo:
• Celebrar los Domingos de Pascua con especial solemnidad.
• Resaltar la Vigilia de Pentecostés, sábado 22 de mayo por la noche. Se recomienda la celebración prolongada de la Misa de la Vigilia de Pentecostés, que no tiene un carácter bautismal como la Vigilia de Pascua, sino más bien de oración intensa, según el ejemplo de los apóstoles y discípulos que perseveraban unánimemente en la plegaria, junto con María, la Madre de Jesús, esperando el don del Espíritu (cfr. MP 107).
• Fomentar todas vocaciones y orar por la santidad de los sacerdotes, sobre todo el 25 de abril, IV Domingo de Pascua, en la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.
Rogamos la intercesión de la Bienaventurada Virgen María, Madre de Dios, a fin de que el Misterio Pascual de Cristo renueve con su fuerza la fe, la esperanza y la caridad en todos los fieles.

Guadalajara, Jalisco, a 23 de marzo del 2021

+José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller




Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2020 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis