Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021

Volver Atrás

El Colegio Mexicano de Roma en la pandemia del coronavirus

1ª parte

Francisco Valentín Zárate Pérez[1]

 

Siendo Italia el país más afectados por la pandemia de covid-19,

se publica una crónica de esa experiencia por parte de un testigo presencial,

presbítero del clero de Guadalajara.[2]

 

Exordio

 

A finales de febrero de este año, la aparición en el norte Italia de múltiples casos del nuevo coronavirus era el tema principal de los noticieros y periódicos italianos, y también de las conversaciones de los estudiantes de las universidades pontificias. Las autoridades comenzaron a tomar medidas cada vez más restrictivas respecto a la movilidad y en favor del confinamiento en las zonas donde la epidemia golpeaba más.

La comunidad sacerdotal del Pontificio Colegio Mexicano en Roma también se enfrentó con esta crisis sanitaria, que culminó en el cierre de la institución y la repatriación hasta el momento de 79 de sus miembros.

El Colegio Mexicano contó en en el presente año lectivo (2019-2020) con 121 miembros, todos sacerdotes, todos mexicanos, todos diocesanos, que estudian licenciaturas o doctorados en las universidades de Roma. Diez religiosas de la congregación de las Hermanas de los Pobres Siervas del Sagrado Corazón, forman otra comunidad dentro de la casa, que apoya con su servicio al funcionamiento del colegio; de ellas, tres estudian también en las universidades de Roma. La casa brinda un ambiente favorable para los sacerdotes estudiantes, que todos los días nos trasladábamos a las diferentes casas de estudios para recibir clases, y retornábamos al colegio que nos brinda habitación, comida, servicios, lugares de deporte, biblioteca y capilla para la vida litúrgica de la comunidad.

Comenzando el mes de marzo, el ambiente en Italia se tornó más sombrío y las medidas restrictivas impuestas por el gobierno se fueron endureciendo y extendiendo a cada vez más regiones del país, mientras el número de contagios aumentaba. El miércoles 4 de marzo por la tarde, un decreto suspendió las clases presenciales en todos los niveles en todo el territorio de Italia durante diez días (posteriormente esto se alargaría indefinidamente). A partir de entonces comenzó un esfuerzo en las universidades por brindar clases a distancia.

Puesto que el número de contagiados siguió aumentando, a partir del lunes 9 de marzo se impuso una cuarentena obligatoria y generalizada, y a partir de esa fecha (salvo pocos casos necesarios) ya no hubo salidas de los padres del colegio.

El jueves 12 de marzo toda la comunidad tuvimos una reunión para tomar algunos acuerdos preventivos y para organizarnos durante el tiempo de encierro. Los padres directivos del colegio hablaron de la necesidad de tomar medidas aun entre nosotros para evitar contagios (en el supuesto caso de que alguno estuviera infectado y eso todavía no se hubiera manifestado). Algunas de las medidas fueron las siguientes:

·      Cuidar la distancia de un metro entre nosotros

·      Quienes tuvieran síntomas de gripe (cuatro casos leves) se aislarían en sus cuartos hasta la desaparición de los síntomas.

·      Para evitar aglomeraciones, se hicieron dos turnos para comida, cuando normalmente comemos todos al mismo tiempo; y en vez de misa diaria en dos horarios se puso una tercera misa a mediodía; evitar darnos la paz con el saludo de mano.

·      Se nos pidió no aglomerarnos en espacios reducidos.

·      Pensando también en los trabajadores del colegio y en sus familias, les hemos pedido que permanecieran en sus casas, y nosotros asumimos sus tareas, distribuyéndonos el trabajo en equipos.



[1] Jalisciense (Tepehuaje, 1986), presbítero del clero de Guadalajara (2014),  ha sido vicario parroquial en San Pedrito y en San Enrique Emperador, donde colaboró en el Colegio Fray Pedro de Gante. Cursa a la fecha la licenciatura en Historia de la Iglesia en la Universidad Gregoriana de Roma.

[2] Este Boletín agradece al autor su inmediata disposición para componer esta crónica.



Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2020 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis