Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021

Volver Atrás
Circulares


CIRCULAR 15/ 2020

Visita anual de Nuestra Señora de Zapopan desde el 20 de mayo del 2020

A toda la Comunidad Diocesana:

En medio de este tiempo de contingencia sanitaria, aprovecho para enviarles un cordial saludo, estimados hermanos, y les deseo todo bien en el Señor.
La tradición de la visita anual de Nuestra Señora de Zapopan a Guadalajara nació de la experiencia de la salvación de Dios en un tiempo especialmente difícil y dramático: las epidemias e inundaciones de 1734, que estaban cobrado muchas vidas. Traer la Venerada Imagen desde su Santuario, para implorar la intercesión de la Virgen ante su Divino Hijo y recuperar la salud y la esperanza, como sucedió, tuvo como consecuencia tanto la gratitud como la promesa de traer a la Virgen cada año, en tiempos de aguas, para recordar el milagro ocurrido y alcanzar siempre la intercesión de la Madre del Señor.

En el presente año 2020, la comunidad local y mundial experimentan de nuevo los estragos de una pandemia que está ocasionando otra serie compleja de problemas que afectan la vida de todos, de ahí que la visita anual de la imagen de Nuestra Señora de Zapopan adquiera un especial significado y sea sin duda un símbolo de esperanza, de unidad y solidaridad ante el momento que vivimos. Sin embargo, dadas las normas vigentes de aislamiento social, he considerado oportuno establecer lo siguiente:

1. De acuerdo con la lista ya establecida y publicada, la visita de la Virgen comenzará el próximo 20 de mayo.

2. La camioneta que conduce a la Venerada Imagen recorrerá, a mediana velocidad, las calles de la parroquia, para que los fieles la puedan ver pasar desde sus casas, evitando todo acompañamiento, y por lo mismo, evitando que la camioneta se detenga en ningún punto.

3. Concluido este recorrido, la imagen de la Virgen regresará a su Santuario, para volver al día siguiente a la parroquia que corresponda y en el horario establecido.

4. En la medida que se supere la emergencia y podamos ir volviendo a la normalidad, se restablecerán los recorridos tradicionales con la permanencia de la Virgen en el templo parroquial que visite.

Debemos tener presente que estamos celebrando el Año Jubilar por el Primer Centenario de la Coronación Pontifica de la Santísima Virgen, que tuvo lugar en la Catedral de Guadalajara el 18 de enero de 1921, para que en los preparativos de la visita se tenga presente este significativo acontecimiento, y se dé a los fieles la catequesis correspondiente.

El próximo año, Dios mediante, todavía dentro del Año Jubilar, celebraremos el bicentenario del Patronato de Nuestra Señora de Zapopan sobre Jalisco. Conviene igualmente que los Vicarios Episcopales, Decanos y Párrocos relean las normas generales que se han establecido con motivo de esta visita, y asuman el compromiso de aplicarlas, considerando la importancia pastoral de esta venerable tradición. Se entregará una estampa con la imagen de Nuestra Señora de la Expectación de Zapopan y una oración de consagración a María Santísima para las familias en este tiempo de contingencia.

Que la visita de Nuestra Señora de la Expectación de Zapopan nos ayude a despertar en nosotros la fe y la esperanza en medio de esta cuarentena, porque sabemos que la Madre del Cielo no abandona a sus hijos que peregrinan en este mundo.

Guadalajara, Jal., a 9 de mayo de 2020

+José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cuevas
Secretario Canciller


CIRCULAR 16/ 2020


Disposiciones frente al COVID 19 a partir del 18 de mayo 2020

A toda la comunidad diocesana:

Gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo (1 Cor. 15, 56)

Queridos hermanos, como es de su conocimiento, las Autoridades del Estado han informado que a partir del lunes 18 de mayo comienza la apertura a la normalidad en su fase “cero”, que consiste en la incorporación gradual de actividades sociales prioritarias en la entidad. Las estadísticas nos indican que las medidas y estrategias tomadas en Jalisco contra esta epidemia han sido las adecuadas.

No puedo dejar de reconocer y animar a todas las familias, a los fieles laicos, a los presbíteros, religiosos y religiosas, que con su generosa y mortificada solidaridad han colaborado para que el número de contagios y muertes no se haya elevado exponencialmente, pues nuestra Comunidad Diocesana, junto a las Diócesis de la Provincia Eclesiástica, somos el 91.9% de la población jalisciense.

Es importante subrayar que estas medidas permiten la apertura de algunos sectores que no implican aglomeración. La gradualidad de este proceso de normalización depende directamente de que no se incremente el número de enfermos de coronavirus, lo cual implicaría regresar al confinamiento total.
Es indispensable, por tanto, la corresponsabilidad de todos los sectores.
En lo que toca a las actividades religiosas, las autoridades han reconocido la importancia de que los templos puedan abrirse, observando puntualmente las condiciones de sanidad. Esta disposición abre la posibilidad de una gradual normalización de nuestras celebraciones lo más pronto posible, si el nivel de contagios permanece contenido.
A este propósito les comunico las siguientes disposiciones:

1. Los templos podrán estar abiertos, pero sólo para visitas de manera personal, evitando la convocación grupal.

2. La celebración de la Eucaristía se realizará todavía sin la presencia de fieles. Pido a todos los sacerdotes que añadan a las intenciones de la Misa cotidiana pedir el auxilio y la fortaleza de Dios para todo el personal de salud y sus familias, que en este tiempo están donando su vida para salvar la salud de otros; así como para todos los enfermos de COVID 19 y sus familias.

3. En el transcurso de los siguientes días se examinarán los protocolos a seguir para cuando se autoricen las celebraciones eucarísticas, tomando en cuenta los lineamentos generales para la reapertura al culto que está dando la Dimensión Episcopal de Pastoral de la Salud del Episcopado Mexicano.

4. Los responsables de las comunidades, sigan desarrollando los mecanismos de limpieza cotidiana para proteger a las personas que visiten los templos.

5. A los presbíteros les pido evitar absolutamente cualquier convocación grupal física, las visitas a casas, así como toda actividad de interacción directa con múltiples personas en el templo parroquial o fuera de él. Recuerden que esta enfermedad puede transmitirse de forma asintomática, pero no menos contagiosa.

6. Como comunidad diocesana es decisivo seguir animando a los fieles laicos a la oración y a crear redes de apoyo entre los mismos vecinos de las diversas comunidades, respetando escrupulosamente las medidas sanitarias de cubrebocas y guantes, así como el uso de gel y lavado constante de manos.

Sigo encomendando a la Santísima Virgen María, Nuestra Señora de Zapopan, Patrona de nuestra Arquidiócesis de Guadalajara, que con su poderosa intercesión sostenga nuestra esperanza.

Dado en Guadalajara, Jalisco, a 15 de mayo del 2020, memoria de San Isidro Labrador

+José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cuevas
Secretario Canciller



Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2020 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis