Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020

Volver Atrás

Libro de Visita de fray Antonio Alcalde, 1776.

23ª parte

 

He aquí la situación de uno de los pueblos de indios frontera

con la Mesa del Nayar a finales del siglo xviii,

y de otro que sin estar ya bajo este rubro nació en el mismo contexto:

el apaciguamiento de la guerra del Mixtón.[1]

 

Visita a Totatiche[2]

 

En el pueblo de San Luis Colotlán, en veinte y un días del mes de abril de mil setecientos setenta y seis años: Su Señoría Ilustrísima y Reverendísima el Señor Maestro don fray Antonio Alcalde del Sagrado Orden de Predicadores, //[3] Obispo de Guadalajara, Nuevo Reino de la Galicia y de León, del Consejo de Su Majestad, etcétera, mi Señor; estando en su actual y general visita, compareció el bachiller don Isidro Espino, Cura propio y Vicario Juez Eclesiástico del pueblo de Totatiche, a efecto de ser visitado conforme a lo mandado por Su Señoría Ilustrísima en los despachos de visita librados por cordillera, para lo cual presentó el Real Título y Provisión de su presentación a dicho Beneficio, la colación a su consecuencia se le confirió y los títulos consiguientemente se le despacharon de Cura Beneficiado y de Vicario Juez Eclesiástico del referido pueblo, sus términos y jurisdicciones, los cuales reconocidos se hallaron en conveniente forma, y refrendado el de Vicario por Su Señoría, quien los dio por visitados y pasados en esta general, y mandó se le devolviesen originales para su resguardo, como se le devolvieron.

Presentó los //[4] libros parroquiales de su administración en que se dejan ver las partidas de los que se bautizan, casan y entierran en la iglesia parroquial de aquel curato, y reconocidas por menor, advertidos algunos defectos, se proveyeron para su reforma los autos correspondientes; como también en el de las informaciones matrimoniales de los indios de pueblo que se casan en dicho curato, y mandó Su Señoría que en las declaraciones de los testigos de las mismas informaciones, y de las de los españoles, mestizos y demás castas que presentó, y también se reconocieron, se exprese e individue el tiempo prefijo que ha que conocen a los pretendientes, y que en las de los viudos se exprese el tiempo y lugar de su viudez, y la Iglesia en que //[5] se sepultó el cuerpo del difunto, y los testigos den razón de su dicho, declarando de qué suerte les consta la viudez, si de vista o por oídas, de manera que no declarando de vista a lo menos dos de los testigos, no se proceda a la celebración del matrimonio hasta que se justifique la viudez con certificación autentica de la partida de entierro del marido o la mujer.

Y en cuanto a los de fuera, aunque tengan cuatro o más años de vecindad en dicha jurisdicción, una vez que por sus declaraciones conste haber salido de su patria en edad competente para contraer matrimonio u otro impedimento canónico, libre requisitorio para que sean amonestados en la Parroquia de su origen, y siendo ésta en ajeno obispado, dé cuenta con las diligencias a Su Señoría o a su Vicario General para providencia que convenga.

Presentó el libro de Gobierno en que se copian //[6] los edictos, cartas pastorales y otros despachos superiores, y asimismo las Constituciones Sinodales de este obispado; y otro del despacho general de cordillera en que se contienen los aranceles común del obispado, y el de roturas de tierra con sus declaraciones hechas por el Ilustrísimo Señor Parada, de buena memoria, lo cual dio Su Señoría Ilustrísima por visitado, y mandó que el enunciado Cura, sacando una copia del referido despacho y firmado de su puño y autorizado por su Notario, lo ponga en la iglesia, por estar roto y borrado el que ha exhibido, para que sus feligreses vean lo que deben pagarle por su obvenciones.

Juntamente presentó el padrón de sus feligreses de confesión y comunión, //[7] que componen el número de 1 470 personas en 525 familias, sin inclusión de los párvulos, y mandó Su Señoría Ilustrísima que quedándose con una copia del padrón que formará en cada un año, remita el original a la Secretaría de Cámara y Gobierno de Su Señoría Ilustrísima, como se previene en las Constituciones Sinodales de este obispado, con su certificación al pie de si cumplieron o no lo que debieron con el precepto anual de confesión y comunión.

 

Fábrica [Al margen]

 

Presentó juntamente los libros y cuentas de la fábrica espiritual, y reconocidas sus cuentas con las que han sido de cargo del mismo Cura desde su ingreso en aquel curato, que fue el 3 de julio de 765, resultan de alcance a favor de la fábrica 302 pesos, 5 reales, los cuales mandó Su Señoría Ilustrísima se depositen en el arca de tres llaves, que por el despacho general de cordillera librado en 17 de junio de 774 está mandado hacer, dándole las //[8] gracias al citado Cura por el esmero y exactitud con que ha solicitado el aumento del culto Divino y encargándole continúe del mismo modo, y que solicite el cobro de lo que se debiere a la fábrica.

Visitó el libro y cuentas de la cofradía del Santísimo Sacramento, fundada en aquella iglesia parroquial, cuyo último Mayordomo que lo fue don Antonio de Breña salió alcanzado en 62 pesos, 3 reales, a favor de la fábrica, y su fondos existentes son 117 reses de fierro arriba, 4 bestias caballares, 4 mulares y 18 fanegas de maíz.

El de la cofradía de la Purísima Concepción de Nuestra señora, fundada en la misma iglesia parroquial, cuyos fondos son 67 reses sin incluirse el herradero, 7 bestias caballares, 3 burros, y 7 fanegas de maíz, y Sebastián Romero su último Mayor–/[9]/–domo salió alcanzado en sólo 2 pesos, 3 reales.

El de la cofradía de Nuestra Señora de la Concepción, del mismo pueblo de Totatiche, la cual tiene de fondos 156 cabezas de ganado mayor, 24 bestias caballares, 4 burros y 24 fanegas de maíz.

El de la cofradía de Nuestra Señora de la Concepción del pueblo de Acaspulco, cuyo mayordomo Juan Francisco salió alcanzado en 22 pesos, 6 reales, a favor de la cofradía, la cual tiene de fondos 760 reses, 45 bestias caballares, 8 burros y 3 machos.

Y el de la cofradía de Nuestra Señora de la Concepción fundada en la iglesia del pueblo de San Lorenzo Ascaeltan,[10] de la misma feligresía, cuyo último Mayordomo, que lo fue Francisco López, fue alcanzado en 6 pesos, quedándole de fondos a esta cofradía 775 reses de fierro arriba, 48 bestias caballares, 9 burros y 2 mulas.

Y reconocidos los ajustes y liquidaciones que de sus respectivas cuentas ha hecho el dicho bachiller don Isidro de Espino, y //[11] los demás Vicarios sus antecesores, los aprobó Su Señoría Ilustrísima, declarando por legítimos los alcances que quedan relacionados, y encargando al expresado Cura ponga muy particular esmero en que no se disipen por los mayordomos y caporales los bienes de las citadas cofradías, sino que procure su conservación y aumento; y a este fin mandó que solicite el que los caporales y Mayordomos se nombren a su satisfacción, y que la elección se verifique en sujetos de buena conducta y arreglados procederes.

Juntamente presentó el inventario de las alhajas, ornamentos y ropa blanca de aquella iglesia parroquial, del cual aparece tener los necesarios para la celebración de los divinos oficios.

Asimismo mandó Su Señoría Ilustrísima que se observe y guarde lo mandado en los autos de visita // de los Ilustrísimos Señores Obispos sus antecesores en cuanto a la enseñanza de la Doctrina cristiana y oraciones a los indezuelos e indezuelas todos los días por medio del Fiscal; y también en cuanto a que se administre en el rural a los enfermos de fuera de la cabecera el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, por viatico, sin que sea necesario que lo pidan cuando llamaren. E igualmente en cuanto a que no se permita que algún eclesiástico secular o regular diga misa en enramada.

Y últimamente en cuanto a que así el actual Vicario Juez Eclesiástico como sus sucesores cuiden de cobrar y recaudar la limosna correspondiente a las misas de cuarta funeral de testamento o memorias, las cuales por derecho tocan a la Mitra; y la importancia de lo que colectare la remita oportunamente a manos de Su Señoría Ilustrísima.

Y para la observancia, guarda y cumpli –/[12]/ –miento de todo lo contenido en este auto, mandó Su Señoría Ilustrísima se le notifique al Cura Beneficiado, y se ponga testimonio de él en su libro de bautismos. Y así lo proveyó, mandó y firmó.

 

Fray Antonio, Obispo de Guadalajara [rúbrica]

 

Ante mí,

Joseph de Frutos [rúbrica]

Secretario de visita

 

En el pueblo de Colotlán, a veinte y dos de abril de mil setecientos setenta y seis años. Notifiqué el auto que antecedente al bachiller don Isidro Espino, Cura Vicario Juez Eclesiástico del pueblo de Totatiche, quien entendido de su contenido dijo lo oye, obedece y que cumplirá con lo que se le manda, y lo firmó, de que doy fe.

 

Isidro Espino [rúbrica]

 

Blas de Silva [rúbrica]

Notario mayor //[13]

 

 

Visita a Santiago de Jalpa[14]

 

[En el pue –]–blo de San Luis Colotlán, en veinte y uno de abril de mil setecientos setenta y seis años, Su Señoría Ilustrísima y Reverendísima el Señor Maestro don fray Antonio Alcalde del Sagrado Orden de Predicadores, Obispo de Guadalajara, Nuevo Reino de la Galicia y de León, del Consejo de Su Majestad, etcétera, mi Señor; compareció el bachiller don Francisco Tomás Maldonado y Aguilar, Cura propio y Vicario Juez Eclesiástico del pueblo de Santiago de Jalpa, a efecto de ser visitado conforme a lo prevenido en la carta y despachos generales de cordillera, y para ello presentó sus títulos Real y Eclesiástico de Cura Beneficiado de dicho pueblo, la colación que se le dio del mismo beneficio, y el de Vicario Juez Eclesiástico de él, sus términos y jurisdicciones, to  –/[15]/ –dos despachados en conveniente forma y refrendado el de Vicario Juez Eclesiástico por Su Señoría Ilustrísima, quien los dio por visitados y pasados en esta visita general.

Presentó igualmente su libro de Gobierno donde se copian los edictos, cartas pastorales y demás despachos superiores, y así mismo un testimonio del Arancel común del obispado y el de Indios de pueblo, lo que asimismo dio Su Señoría Ilustrísima por visitado, y mandó que sacando una copia a la letra, autorizada y firmada, la ponga en su iglesia parroquial a la vista de todos sus feligreses, para que sepan lo que deben pagarle por sus obvenciones, entendido de que la omisión que en esto tuviere //[16] le sería gravemente castigada. Expresó el citado Cura, que aunque tiene copia de las constituciones sinodales de este obispado, se le quedaron en su curato.

 

Libros parroquiales [Al margen]

 

Presentó asimismo los libros de su administración, en que se han asentado los partidas de bautismos, casamientos y entierros, y el de las informaciones matrimoniales de los indios del pueblo que se casan en aquel curato, y reconocidas sus partidas por menor desde la última visita hasta la presente, las dio Su Señoría Ilustrísima por visitadas, y proveyó en cada uno de los citados libros los autos correspondientes.

 

Libro y cuentas de la fábrica [Al margen]

 

Presentó el libro y las cuentas de la fábrica espiritual de aquella iglesia parroquial, que han corrido a cargo desde 1º de agosto del año pasado de 770, y reconocidas sus cuentas por menor, sale alcanzado //[17] a la fábrica en 44 pesos, 3 reales, de que mandó Su Señoría Ilustrísima se descargue en la primera partida de sus siguientes cuentas, para que se le pasen en data en las que diere, procurando no haber gasto alguno extraordinario cuyo costo exceda los veinte pesos sin que para ello impetre la licencia necesaria de Su Señoría Ilustrísima, informando del sobrante que a la sazón tuviere la fábrica, y solicite su mayor aumento.

 

Padrón [Al margen]

 

Presentó asimismo el Padrón de sus feligreses de confesión y comunión, con un plan o un mapa de los lugares, ranchos y puestos de que se compone su feligresía y número de personas que los habitan, que componen el número de 2 460 individuos, los 1 452 de gente de razón y los 1 008 de indios; y mandó Su Señoría Ilustrísima que //[18] quedándose el citado Cura en cada un año una copia del padrón que formare, los originales remita a la Secretaría de Cámara y Gobierno de Su Señoría Ilustrísima, con certificación de si cumplieron o no los que debieron con el precepto anual de Nuestra Santa Madre Iglesia, como está prevenido en la décima de las Constituciones Sinodales.

 

Archicofradía del Santísimo [Al margen]

 

Visitó los libros y cuentas de la Archicofradía del Santísimo Sacramento, fundada en la iglesia parroquial de aquel curato, cuyo último Mayordomo, que lo fue don Bartolomé de Miramontes, alcanzó a la cofradía 20 pesos, 7 ½ reales, y tiene de fondos existentes 654 reses de fierro arriba, 70 caballos, 10 mulas mansas y 306 yeguas rejegas.

El de la cofradía de Nuestra Señora y el Arcángel San Miguel, cuyo Mayordomo José Antonio Reyes en sus últimas //[19] cuentas alcanzó a la cofradía en 6 pesos, 1 real, la cual tiene de fondos 235 reses de fierro arriba, 3 yeguas, 5 caballos y 3 mulas.

El de la cofradía del Apóstol Santiago, fundada extramuros del dicho pueblo de Jalpa, cuyos fondos son 305 reses de fierro arriba, y 90 cabezas de ganado mayor, y el último Mayordomo Juan de Ortega la alcanzó en cinco reales en sus últimas cuentas.

Y el de la cofradía de Nuestra Señora de la Concepción, fundada en el pueblo de Jalpa, cuyo Mayordomo la alcanzó en 67 pesos, y tiene de fondos 797 reses de fierro arriba y 66 bestias caballares.

Y reconocidos los ajustes y liquidaciones de cuentas, y se han hecho así por dicho bachiller don Francisco Antonio //[20] Aguilar, Cura y Vicario, y por los demás Vicarios sus antecesores, declarando por legítimos los alcances que en los últimos resultan, y en atención de haberse advertido notable disminución en las más de ellas, por causa de dar sus Mayordomos en descargo crecido número de ganado muerto y comido de lobo, mandó Su Señoría Ilustrísima que el referido Vicario no les admita semejantes descargos, sino que los justifiquen en bastante forma, y que no permita se mate, venda o enajene alguna cabeza sin su especial licencia in scriptis del mismo Vicario, pues en otra manera no se les han de pasar en data, ni menos los gastos excesivos que hicieren, para que restablezcan y logren su conservación y mayor aumento, y a ese fin mandó que los Mayordomos y Caporales se nombren a satisfacción //[21] del Vicario, por quien se procure sean de buena conducta y de temor de Dios, para que no disipen los bienes de las cofradías sino que procuren su mayor aumento y conservación.

 

Pliegos matrimoniales [Al margen]

 

Y en cuanto a los pliegos e informaciones matrimoniales que se han reconocido de los españoles, mestizos mulatos y demás castas, mandó Su Señoría Ilustrísima que en lo de adelante los testigos determinen e individuen el tiempo que ha que conocen a los pretendientes, y siendo éstos viudos, se refiera dónde y qué tiempo ha que fallecieron sus consortes, justificando uno y otro con testigo de vista, de suerte que no declarando en esa conformidad a lo menos dos de los testigos, no se proceda a la celebración //[22] del matrimonio ínterin no se hiciere constar la viudez con certificación autentica de la partida de entierro del marido o la mujer.

 

Inventario [Al margen]

 

Igualmente presentó una lista o inventario de las alhajas, ornamentos, ropa blanca y demás paramentos de su Iglesia parroquial, de que consta tener los necesarios para celebrar con decencia los Divinos oficios.

Juntamente mandó Su Señoría Ilustrísima que se observe y guarde prevenidos en los autos de visita de los Ilustrísimos Señores sus predecesores en cuanto a la enseñanza de la Doctrina cristiana y oraciones a los indezuelos e indezuelas todos los días por medio del Fiscal; y asimismo en cuanto a que se administre el Santísimo Viatico a los enfermos de fuera de la cabecera, sin que sea necesario que lo pidan cuando llamaren. Igualmente sobre que no permita a ningún eclesiástico secular ni regular que diga misa en enramadas. Y que así el actual Vicario como sus substitutos cuiden de colectar y recaudar la limosna //[23] correspondientes a las misas de cuarta funeral de testamentos o memorias, que éstas por derecho tocan a la Sagrada Mitra, y la importancia de lo que colectare lo remita oportunamente a manos de Su Señoría Ilustrísima. Y para el cumplimiento de todo mandó Su Señoría Ilustrísima que este auto se le notifique al mencionado Cura y Vicario, y se ponga testimonio de él en el libro de Gobierno. Y así lo proveyó, mandó y firmó.

 

Fray Antonio, Obispo de Guadalajara [rúbrica]

 

Ante mí,

Joseph de Frutos [rúbrica]

Secretario de visita

 

En el pueblo de San Luis de Colotlán, a veinte y dos de abril de mil setecientos setenta y seis años. Noti–//[24]–fiqué el auto que antecede al bachiller don Francisco Tomás Maldonado y Aguilar, Cura Beneficiado y Vicario Juez Eclesiástico del pueblo de Jalpa, quien entendido de su contenido dijo lo oye, obedece y que cumplirá con lo que se le manda, y lo firmó, de que doy fe.

 

Francisco Tomás Aguilar [rúbrica]

 

Blas de Silva [rúbrica]

Notario



[1] Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Guadalajara, Sección Gobierno, Serie Visitas Pastorales, ff. 254v-265r, caja 6. La versión paleográfica es del licenciado en historia Antonio Gutiérrez Cruz.

[2] Cabecera del municipio de este nombre, al norte de Jalisco; hoy lo habitan unas 4 500 almas y abarca una superficie de 542.98 km2. La etimología aceptada de Totatiche es el término náhuatl Totatzintzin, “lugar de nuestros padres reverenciados” o “lugar de nuestros amados padres”, pues se emplaza al pie de un promontorio (el Petacal) que hasta la fecha honran los indios como lugar sagrado. El pueblo lo fundó el capitán Miguel Caldera en 1595 con indios tepehuanes y fue la cimiente para lo que terminará siendo, a la vuelta de un siglo, la Doctrina de Santiago Apóstol de Totatiche.

[3] f. 254

[4] f. 255r°

[5] f. 255vª

[6] f. 256r°

[7] f. 256vª

[8] f. 257r°

[9] f. 257vª

[10] Hoy Azqueltán.

[11] f. 258r°

[12] f. 259r°

[13] f. 259vª

[14] Santiago de Xalpa, hoy simplemente Jalpa, es un municipio y su cabecera, al sur de Zacatecas, con una superficie de 733 km², a 1390 metros sobre el nivel del mar, en promedio. Hoy lo habitan unos 85 500 vecinos. En náhuatl Xali significa “en la arena” o “lugar sobre arena”. Antes de existir como tal, formó parte de la encomienda de Diego Hernández de Proaño (1540), luego de la guerra del Mixtón (1542), se fundó allí –con tlaxcaltecas, huejotzingas, purépechas y caxcanes–, Santiago de Xalpa.

[15] f. 260r°

[16] f. 260vª

[17] f. 261r°

[18] f. 261vª

[19] f. 262r°

[20] f. 262vª

[21] f. 263r°

[22] f. 263vª

[23] f. 264r°

[24] f 264vª

Felicidades a nuestros Sacerdotes Aguayo González José Dolores · Barbosa Magaña Eduardo · Ramírez Mercado J. Rosario · Ramírez Salazar Aarón de Jesús ·


Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2020 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis