Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020

Volver Atrás

Circulares

 

Circular 10/ 2019[1]

 

Día de la Catequesis. Domingo 16 de junio del 2019

 

A toda la comunidad diocesana:

Les saludo con paternal aprecio, deseando que cada familia sea semillero de alegría evangelizadora.

La Arquidiócesis de Guadalajara tiene la experiencia de la catequesis como una acción fundamental e imprescindible para que nuestras comunidades tengan vida. Por ello, es esencial en el año celebrar el Día de la Catequesis como la oportunidad de poner en medio de la vida de la comunidad la acción eclesial e inaplazable de ser discípulos y misioneros del Reino.

En este año 2019, el Día de la Catequesis será, Dios mediante, el domingo 16 de junio, bajo el lema “La Catequesis: iniciación a la vida cristiana”, como ya el Documento de Aparecida nos indicó: “sentimos la urgencia de desarrollar en nuestras comunidades un proceso de iniciación en la vida cristiana que comience por el kerygma, guiado por la Palabra de Dios, que conduzca a un encuentro personal, cada vez mayor, con Jesucristo... y que lleve a la conversión, al seguimiento en una comunidad eclesial y a una maduración de fe” (DA 289). En este día memorable, es necesario motivar a la comunidad con momentos de intensa espiritualidad discipular ante Jesús Sacramentado, espacios de reflexión y formación para los agentes de pastoral, confiar en las Celebraciones Eucarísticas de dicho domingo la fuerza transformante de la catequesis. Para facilitar estos momentos les invito a emplear el apoyo de los subsidios que difundirá el sedec.

Les pido a mis hermanos sacerdotes que, después de sensibilizar a la comunidad, realicen una Colecta Especial. Les recuerdo que, de lo obtenido, la mitad se destinará para la promoción de las acciones catequísticas de cada comunidad, como para la formación de los catequistas; y la otra parte será entregada a la Sección de Evangelización y Catequesis (sedec) o a la caja del Arzobispado para seguir impulsando los proyectos de la catequesis diocesana.

Que la Madre de Dios afiance y fortalezca su servicio para la gloria de Dios y sostenga a cada uno y a sus comunidades en el anuncio de la Buena Noticia.

 

Guadalajara, Jalisco, a 26 de marzo del 2019

            + José Francisco Card. Robles Ortega

                        Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva

Secretario Canciller

 

 

Circular 17/ 2019[2]

 

Fallecimiento del Señor Presbítero don Luis Francisco Aguilar Aréchiga (1949-2019)

 

A toda la comunidad diocesana:

 

La paz, la caridad y la fe de parte de Dios Padre y de Jesucristo, el Señor, les asista en sus labores pastorales.

Envío esta carta para notificar sobre el fallecimiento de nuestro hermano sacerdote Luis Francisco Aguilar Aréchiga, y así como celebró los Divinos Misterios, esperamos que participe del banquete eterno, como nos dice el Señor: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él” (Jn 6, 54-56).

El Señor Presbítero don Luis Francisco Aguilar Aréchiga nació en Ameca, Jalisco, el 26 octubre de 1949. Ingresó al Seminario de Guadalajara el 7 de noviembre 1972 y recibió la Ordenación Sacerdotal por manos del Eminentísimo Señor Cardenal don José Salazar López el 31de octubre de 1977.

Desempeñó su ministerio sacerdotal como vicario parroquial en Florencia, Zacatecas; capellán de Santa María de la Paz, vicario parroquial del Señor de la Misericordia en Ocotlán y en Jamay, Jalisco, en San Eugenio y la Preciosa Sangre de Cristo. En 1990 fue nombrado párroco de San Isidro Mazatepec y de Virgen de Guadalupe en la Venta del Astillero. Aceptó salir de misiones sirviendo en San Diego en Escuintla, Guatemala. Fue vicario parroquial de Santa Inés. De nuevo fue nombrado párroco de Nuestra Señora de Lourdes, y posteriormente de Santa Lucía en Tesistán. En el mes de octubre de 2012 fue enviado como misionero al vicariato de San José de Amazonas, en el Perú, por más de tres años. A su resgreso a México fue enviado como vicario cooperador en la Sagrada Familia, en la colonia Agua Blanca Industrial. Fue llamado al a la presencia del Señor el día 22 de abril de 2019, a los 69 años de edad y 41de ministerio sacerdotal.

El padre Luis Francisco fue un sacerdote con gran espíritu apostólico, disponible y responsable en sus actividades pastorales. Tuvo desde niño la inquietud por la vida sacerdotal y contó siempre con un ánimo misionero que lo llevó a desempeñar su ministerio fuera de la Arquidiócesis en diversas ocasiones. Fue un hombre franco, abierto, con gran capacidad de iniciativa e independiente.

Sea Jesucristo, Sacerdote eterno, quien reciba en la Asamblea de los Santos a nuestro hermano Luis Francisco Aguilar Aréchiga, presbítero, y le otorgue el premio de los servidores leales que hicieron de su vida una donación, y de su ministerio un instrumento de salvación en Cristo. Invito a los sacerdotes de la Arquidiócesis a celebrar la Santa Eucaristía en favor de nuestro hermano, y a todos les pido ofrecer nuestras oraciones con esta intención.

 

Guadalajara, Jalisco, a 6 de mayo de 2019

Pbro. Javier Magdaleno Cueva

Secretario Canciller

 

Circular 23[3]

 

Colecta del Óbolo de San Pedro: domingo 30 de junio de 2019

 

A toda la comunidad diocesana:

 

            Que los dones del Espíritu Santo fortalezcan su vida y sus labores cotidianas.

En la Solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, el 29 de junio, las Iglesias de Oriente y de Occidente celebran el Día del Papa; por ello, el domingo más cercano se realiza la colecta especial del Óbolo de San Pedro.

El Papa Francisco, Sumo Pontífice, Obispo de Roma y Sucesor de San Pedro, es el principio y fundamento, visible y perpetuo, de unidad (cfr. Catecismo de la Iglesia 882). El Vicario de Cristo hace presente la caridad, como amor visible y solícito por los más necesitados, a través de muchos medios y formas; uno de ellos con los bienes recaudados en la colecta del Óbolo de San Pedro. Esta ofrenda que recibe Su Santidad la destina a los hijos de Dios en las situaciones humanas más apremiantes en todo el mundo.

Solicito a los párrocos, a los rectores de los templos, a los formadores del seminario y capellanes de las casas de religiosos y religiosas que celebren el Día del Papa el próximo domingo 30 de junio. Les pido que renovemos en la Iglesia diocesana de Guadalajara la conciencia y la responsabilidad de orar permanentemente por el Santo Padre Francisco y sus intenciones en el mundo.

Realícese la colecta económica, y lo que se recabe se enviará íntegramente a la Caja del Arzobispado como signo de esta comunión eclesial.

Que Jesucristo, el Buen Pastor, nos ilumine para saber vivir unidos en comunión con el Sucesor de San Pedro, nuestro querido Papa Francisco.

 

Guadalajara, Jalisco, a 18 de junio del 2019

+ José Francisco Card. Robles Ortega

            Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva

Secretario Canciller

 

Circular 29/2019

 

Fallecimiento del Señor Presbítero don Eliezer Valladolid Valladolid (1939-2019)

 

A toda la comunidad diocesana:

Los saludo fraternalmente, deseando que la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión con el Espíritu Santo impulsen su ministerio sacerdotal.

Les comunico que el Señor Presbítero don Eliezer Valladolid Valladolid ha llegado al término de su peregrinación por este mundo, como nos lo recuerda el autor sagrado: “Pues no tenemos aquí morada permanente, sino que buscamos la futura. Por medio de Él, ofrezcamos sin cesar un sacrificio de alabanza” (Hb 13, 14-15).

Don Eliezer Valladolid Valladolid nació en San Antonio de Rivas, perteneciente a La Barca, Jalisco, el día 1º de marzo de 1939. Fue ordenado Sacerdote el día 30 de marzo de 1975. Recién ordenado recibió la invitación para desempeñar su ministerio pastoral en la diócesis de Campeche, donde permaneció por más de 22 años y fue muy querido por su intensa labor y caridad pastoral. Al regresar a la Arquidiócesis de Guadalajara estuvo adscrito a la parroquia de San Rafael del Parque, fue vicario parroquial de San José Esposo Fiel y primer párroco de San Miguel Febres Cordero a partir de diciembre de 2002. Posteriormente trabajó como vicario parroquial de Nuestra Señora del Favor. Falleció el día lunes 15 de julio del 2019, a la edad de 80 años y cumpliendo 44 años de ministerio sacerdotal.

El padre Eliezer fue un sacerdote entregado a su ministerio en una fiel labor de trabajo sencillo y abnegado. Desde su ordenación tuvo la inquietud misionera, llena de generosa disposición para atender a todas las personas. No obstante el accidente en la mitad de su ministerio (caer de un segundo piso en construcción), mantuvo en su vida el deseo de servir como sacerdote con disposición y alegría.

Que Cristo resucitado reciba en la Asamblea Celestial a nuestro hermano sacerdote

Eliezer Valladolid Valladolid y le otorgue el premio de los servidores fieles. Les invito, hermanos sacerdotes, a celebrar la Santa Eucaristía por él y a ofrecer sus oraciones en favor de nuestro hermano, y a las Comunidades Religiosas a tenerlo presente en sus oraciones.

 

Guadalajara, Jalisco, a 18 de julio del 2019

Pbro. Javier Magdaleno Cueva

Secretario Canciller

 

 

Circular 30/ 2019

 

Fallecimiento del Señor Presbítero don José María Armas Sandoval (1929-2019)

 

A toda la comunidad diocesana:

Los saludo fraternalmente, deseándoles la paz de Cristo.

Les comunico que el Señor Presbítero don José María Armas Sandoval ha participado de la Pascua de Cristo, como lo creemos y esperamos: “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, de la misma manera Dios llevará consigo a quienes murieron en Jesús” (1Tes 4, 14).

Don José María Armas Sandoval nació en Nochistlán, Zacatecas, el 22 de julio de 1929 y recibió la ordenación sacerdotal el 22 de junio de 1957. Desempeñó su ministerio como vicario parroquial en Juchipila, Zacatecas y luego fue nombrado párroco de San Martín de Bolaños. Fue vicario coadjutor y posteriormente párroco de Santa Ana Acatlán, Jalisco. Más tarde fue elegido párroco de San Juanito. Fue representante ante el Consejo Presbiteral por el x Decanato Foráneo. Fue párroco de la Paz de Ordaz y se le nombró primer capellán de Nuestra Señora del Rosario en Toyahua, Zacatecas. En 2004 quedó adscrito a la parroquia de Nochistlán, Zacatecas.

Falleció el martes 23 de julio de 2019, a los 90 años y un día de vida, y 62 años de ministerio sacerdotal.

El padre José María fue un hombre trabajador, responsable y respetuoso. Se recuerdan estas palabras al final de su servicio pastoral y que nos hablan de su convicción sobre las razones por las que había entregado toda su vida: “Quiero servir a mi Dios y a la Iglesia hasta lo último de mi vida sacerdotal, pues estoy infinitamente agradecido por el don tan sublime del sacerdocio”.

Sea Jesucristo, Sacerdote eterno, quien reciba en la Asamblea de los Santos a nuestro hermano José María Armas Sandoval, presbítero, y le otorgue el premio de los servidores leales que hicieron de su vida un don y de su ministerio un instrumento de salvación en Cristo. Invito a los sacerdotes a celebrar la Santa Eucaristía en favor de nuestro hermano, y a todos a ofrecer nuestras oraciones por su eterno descanso.

 

Guadalajara, Jalisco, a 26 de julio del 2019

Pbro. Javier Magdaleno Cueva

Secretario Canciller

 

Circular 31/ 2019

 

Fallecimiento del Señor Presbítero don Pablo García Pelayo (1941-2019)

 

A toda la comunidad diocesana:

Reciban la paz que Jesucristo resucitado nos ha ganado con su Sangre.

Les escribo para informar sobre el fallecimiento del Señor Presbítero don Pablo García Pelayo, quien ha sido llamado a recibir el premio de la vida perdurable, como nos dice Jesús en el Evangelio: “En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. El que ama su vida, la pierde; y el que odia su vida en este mundo, la guardará para una vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde Yo esté, estará también mi servidor” (Jn 12, 24-26).

Don Pablo García Pelayo nació en Santa Rosalía, Ayutla, Jalisco, el 26 de enero de 1941. Habiendo iniciado la vida de Seminario en la Casa de San Martín, decide abandonar los estudios eclesiásticos y hacer su servicio militar en el Cuartel Colorado, en Guadalajara. Fue ordenado sacerdote el 14 de abril de 1968. Desempeñó su ministerio sacerdotal en la diócesis de Tijuana, y posteriormente se traslada con el Ilustrísimo Señor Obispo don Juan Jesús Posadas Ocampo a Cuernavaca, y luego a la Arquidiócesis de Guadalajara. Al llegar aquí fue nombrado vicario parroquial del Señor de la Misericordia (junto a la antigua penal). Después sirvió como párroco de San Juan Crisóstomo. Fue representante ante el Consejo Presbiteral por el decanato de San Ildefonso. Sirvió también como abogado para las Causas Matrimoniales. Trabajó como párroco de San Antonio de Padua, en las colonias Zalate y Campesina, durante casi 11 años. Después fue vicario parroquial de Nuestra Señora del Rosario, del decanato del Sagrario Metropolitano. Falleció el sábado 27 de julio de 2019, a los 78 años de edad y con 51 años de haber recibido el don del sacerdocio.

El padre Pablo fue un sacerdote de gran vida espiritual, eucarística y mariana. Ya de la mano de su familia, vivió una gran devoción a la Santísima Virgen María. Fue un Pastor entregado a realizar el bien del rebaño que Cristo le confió a través de la Iglesia. Vivió como un sacerdote amable y de buen carácter, alegre y paciente con todos.

Que Cristo resucitado reciba en la Asamblea Celestial a nuestro hermano sacerdote Pablo García Pelayo y le otorgue el premio de los servidores fieles. Les invito, hermanos sacerdotes, a celebrar por él la Sagrada Eucaristía y a ofrecer sus oraciones en favor de nuestro hermano, y a las Comunidades Religiosas a tenerlo presente en sus oraciones.

 

Guadalajara, Jalisco, a 29 de julio del 2019

Pbro. Javier Magdaleno Cueva

Secretario Canciller

 

Circular 34/ 2019

 

Fallecimiento del Señor Presbítero don Ignacio Pelayo Corona (1927-2019)

 

A toda la comunidad diocesana:

La paz, la caridad y la fe de parte de Dios les conforten en todas sus labores.

Envío esta Carta Circular con el propósito de notificarles que el Señor Presbítero don Ignacio Pelayo Corona ha muerto en el Señor; y así como en este mundo celebró los Divinos Misterios, esperamos que participe del Banquete eterno: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día” (Jn 6, 54-56).

Don Ignacio Pelayo Corona nació en El Palmar, Jalisco, el 10 de julio de 1927. Fue ordenado sacerdote el 1º de noviembre de 1952 por la diócesis de Autlán. Fue incardinado por Su Eminencia don José Francisco Robles Ortega a esta Arquidiócesis el 3 de abril de 2012. Desempeñó su ministerio sacerdotal en Colima, Autlán y Fresno, California. Aquí en Guadalajara fue capellán del Hospital de la Trinidad, ejerció su ministerio por espacio de once años en el Templo Expiatorio, fue capellán del Asilo de María Auxiliadora y capellán auxiliar en Nuestra Señora de la Soledad. Estuvo adscrito a la parroquia de Mexicaltzingo, donde últimamente concelebraba la misa de 13:00 hrs. Falleció en la ciudad de Guadalajara el 4 de agosto de 2019, fiesta de San Juan María Vianney, el Santo Cura de Ars, a los 92 años de vida y 66 de ministerio sacerdotal.

El padre Ignacio fue un sacerdote puntual, responsable, honesto, con un buen sentido del humor, asiduo al trabajo ministerial, especialmente para otorgar el sacramento de la Reconciliación, y celebrante diligente en la liturgia. En la caridad de Cristo sostuvo a sus hermanas enfermas, de quienes estuvo al pendiente con diligencia y disponibilidad. En su natal comunidad del Palmar, Jalisco, realizó varias obras de caridad como una escuela, un asilo y ayudó para que llevaran el agua potable, entre otras cosas. Sobrellevó con sencillez el peso de los años y la pérdida progresiva del sentido del oído. Fue un pastor estimado por los fieles que vivó haciendo de su ministerio la prioridad de su vida.

Que Cristo Resucitado reciba en la asamblea de los Santos al Señor Presbítero don Ignacio Pelayo Corona y le otorgue el premio de los servidores leales. Les invito a elevar plegarias por su eterno descanso y a celebrar la Santa Eucaristía para pedir a Cristo, Buen Pastor, le reciba en el Banquete eterno.

 

Guadalajara, Jalisco, a 29 de agosto del 2019

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva

Secretario Canciller

 

 Circular 35/ 2019

 

Fallecimiento del Señor Presbítero don J. Jesús Madrid Torres (1938-2019)

 

A toda la comunidad diocesana:

El Señor Jesús, que dirige nuestros corazones para que amemos a Dios, permanezca siempre con ustedes.

Les notifico que el Señor Presbítero don J. Jesús Madrid Torres ha muerto en el Señor. Tenemos la firme esperanza de que nuestro hermano resucitará en el último día, como nos dice Jesús en el Santo Evangelio: “En verdad, en verdad os digo que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, allí queda solo; pero si muere, da mucho fruto” (Jn 12, 24).

Don J. Jesús Madrid Torres nació en Compostela, Nayarit, el 20 de diciembre de 1938. Ingresó al Seminario de Guadalajara en 1954 y después fue enviado al Pontificio Colegio Pío Latino Americano a estudiar la Teología. Tuvo ahí dos contactos muy significativos, la Espiritualidad del Prado y los Hermanos de Foucault, que marcarían toda su vida personal y pastoral. Incluso como seminarista ayudó con sus propias manos en la construcción de la Casa de las Hermanitas en Roma. Fue ordenado Sacerdote el 10 de enero de 1971 en su natal Compostela. Desempeñó su ministerio sacerdotal como profesor del Seminario, capellán de las Siervas del Señor de la Misericordia, vicario fijo en Tecualtitán y vicario cooperador en Nuestra Señora de Guadalupe, Chapalita. Formó parte del equipo de redacción del Boletín Eclesiástico y desde el 6 de septiembre de 1973 fue enviado como vicario parroquial a la parroquia del Señor del Perdón, en Talpita. En el año de 1996 fue nombrado adscrito ahí mismo. Falleció en la ciudad de Guadalajara el 13 de agosto de 2019, a los 80 años edad y 48 de ministerio sacerdotal.

El padre Jesús Madrid fue un sacerdote abnegado que en su vida ministerial se movió por principios espirituales y criterios sobrenaturales. Un hombre que se convirtió en profeta de nuestro tiempo, uno de ésos que parecen no darse cuenta del impacto de sus acciones, porque no tuvo ambiciones de poder. Poseyó un genio crítico que en ocasiones lo llevó a posiciones radicales, en estrecha coherencia evangélica y con un alto sentido de solidaridad humana, tanto concreta y diocesana como universal. El Cuate, como él llamaba a los jóvenes, fue un hombre que se dejó animar por el ejemplo de aquella religiosa que conoció en su temprano ministerio en la comunidad del Señor del Perdón, la Hermana Ester Pérez Rivera, quien dedicaba sus esfuerzos a atender a los jóvenes de los barrios. En la Casa Nazareth, fundada en 1987, desahogó su impulso de calidez cristiana al crear un estilo propio de ayudar a los jóvenes con adicciones; estaba convencido de que podemos reeducarlos favoreciendo su inserción en el mundo, la sociedad, la familia y Dios.

Fue un hombre tímido, pero inquieto y perseverante; de vida sencilla pero nada superficial. Decía que la alegría y la felicidad no consisten en hacer un papel bonito en la sociedad, sino recuperar los vínculos que sostienen a las familias y volver a tener confianza. Recordamos con respeto al güero Madrid, que pasó su vida haciendo el bien: como un sacerdote que vivió la liturgia del tiempo con toda seriedad, un profeta que vivió y amó la verdad y que habló y luchó por la justicia, y un servidor con un sentido muy fino de la caridad.

Que Nuestro Señor Jesucristo, Pastor y Redentor, acepte a nuestro querido hermano

J. Jesús Madrid Torres, Presbítero, en la Casa del Padre, le conceda poder contemplar el Amor perdurable y reciba la corona de victoria de quienes buscaron la gloria de Dios haciendo el bien a sus hermanos. Invito a todos los presbíteros a celebrar la Santa Eucaristía con estas intenciones, y a todos a ofrecer nuestras oraciones en favor del padre Madrid.

 

Guadalajara, Jalisco, a 29 de agosto del 2019

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva

Secretario Canciller

 

Circular 36/ 2019

 

Fallecimiento del Señor Presbítero don Juan Nepomuceno Gaitán Zárate (1921-2019)

 

A toda la comunidad diocesana:

Les saludo fraternalmente deseando que la gracia de Jesucristo en sus corazones. Por medio de la presente les comunico que el Señor presbítero don Juan Nepomuceno Gaitán Zárate ha llegado al término de su peregrinación por este mundo, como nos lo recuerda el autor sagrado: “Pues no tenemos aquí morada permanente, sino que buscamos la futura. Por medio de Él, ofrezcamos sin cesar un sacrificio de alabanza” (Hb 13, 14-15).

Don Juan Nepomuceno Gaitán Zárate nació en Jesús María, Jalisco, el 16 de octubre de 1921. Se formó en el Seminario de Guadalajara y recibió el presbiterado el 1º de noviembre de 1950. Administró las parroquias de Tequila, Tepatitlán y Jesús María, en Jalisco. Al nacer la diócesis de San Juan de los Lagos, permaneció en ella, que se separó de la de Guadalajara, hasta que con el visto bueno del Señor Arzobispo don José Salazar López él y su hermano, también Presbítero, don José, pidieron incardinarse en Guadalajara. Se les destinó a la parroquia del Corazón Eucarístico de Jesús, de donde pasaron a la de San Francisco de Asís en Zoquipan, en agosto de 1985 y enero de 1986, respectivamente.

Don Juan quedó incardinado de manera definitiva a la Arquidiócesis de Guadalajara el 14 de abril de 1988 y desempeñó su ministerio pastoral como párroco de San Francisco de Asís en Zoquipan poco más de 12 años. Ya jubilado, desde 1998 estaba adscrito a la parroquia del Santo Cura de Ars.

Falleció en Guadalajara hoy, 30 de agosto del 2019, a los 97 años de edad y 68 de ministerio sacerdotal.

Don Juan Nepomuceno fue un sacerdote entregado a su ministerio, modesto, humilde, obediente y servicial; un presbítero responsable y trabajador, que vivió con fidelidad a su ministerio, el cual le permitió acercar a muchas personas a Dios y a la Iglesia. Estuvo al pendiente de su hermano sacerdote don José, a quien brindó apoyo y solidaridad. Fue un sacerdote que supo construir la Iglesia desde el aspecto espiritual con la evangelización, la catequesis y la devoción a la Santísima Virgen María; y en el aspecto material fue un buen constructor, embelleciendo o construyendo los templos parroquiales.

Que Jesucristo, Buen Pastor, reciba a nuestro querido hermano Juan Nepomuceno Gaitán Zárate en la Casa del Padre y conceda el descanso eterno y la corona de gloria a quien sirvió con alegría y anunció con vigor y esperanza el Reino de los Cielos.

Invito a mis hermanos sacerdotes a celebrar la Santa Eucaristía con estas intenciones, y a todos a ofrecer nuestras oraciones en favor de nuestro hermano.

 

Guadalajara, Jalisco, a 30 de agosto del 2019

            Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva

Secretario Canciller

 

Circular 37/ 2019

 

Domingo Mundial de las Misiones (domund). Domingo 20 de octubre de 2019

 

A toda la comunidad diocesana:

Queridos hermanas y hermanos, reciban un fraternal saludo y mi deseo de paz y bienestar.

El próximo 20 de octubre celebraremos el Domingo Mundial de las Misiones, domund, con el lema “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”. En conmemoración del centenario de la promulgación de la Carta Apostólica Maximum Illud del Papa Benedicto xv (30 de noviembre de 1919), es la ocasión para preparar un tiempo misionero extraordinario cada comunidad parroquial.

La celebración de un tiempo extraordinario de misión, como lo señala el Santo Padre, nos ayudará a volver a encontrar el sentido misionero de nuestra adhesión a Jesucristo, porque nuestra pertenencia filial a Dios no es un acto individual sino eclesial. Es esencial en la Iglesia estar en misión en el mundo: la fe en Jesucristo nos da la dimensión justa de todas las cosas haciéndonos ver el mundo con los ojos y el corazón de Dios; la caridad, que pregustamos en los sacramentos y en el amor fraterno, nos conduce hasta los confines de la tierra (cfr. Mi 5,3; Mt 28,19; Hch 1,8; Rm 10,18). Una Iglesia en salida hasta los últimos confines exige una conversión misionera constante y permanente, una apertura ilimitada en salida misericordiosa, tal como un impulso urgente del amor y fruto de su intrínseca lógica de sacrificio y de gratuidad. Porque ha de ser hombre de Dios quien a Dios tiene que predicar (cfr. Maximum Illud, en el Mensaje del Papa Francisco para el domund del 2019).

Exhorto a los párrocos y Rectores de los Templos a llevar a cabo esta Jornada del domund y el Tiempo Extraordinario de Misión en las comunidades parroquiales de toda la Arquidiócesis de Guadalajara. Téngase en cuenta la posibilidad de realizar misiones en el mes de octubre, cursos sobre las misiones tomado en cuenta la Carta Apostólica Maximum Illud, entre otras acciones pastorales. Se realizará una colecta especial para ayudar a la Misión Ad Gentes y los lugares donde se dispensa su ayuda: leprosarios, hospitales, hogares para huérfanos y ancianos, dispensarios, colegios... Su labor no es fácil, se les presentan muchas dificultades a vencer para lograr transmitir la Palabra de vida. Necesitan de nuestra ayuda espiritual, humana y material.

Que María, icono sublime de la humanidad redimida y modelo misionero para la Iglesia, nos enseñe ser instrumentos de misericordia entre las personas, la sociedad y la cultura.

 

Guadalajara, Jalisco, a 9 de septiembre de 2019.

+ José Francisco Card. Robles Ortega

            Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva

Secretario Canciller

 

Circular 38/ 2019

Peregrinación Diocesana a la Montaña de Cristo Rey. Lunes 18 de noviembre de 2019

 

 

A toda la comunidad diocesana:

Les envío un cordial saludo y les deseo todo bien en el Señor Jesús.

Este año será la Peregrinación Anual de la Arquidiócesis de Guadalajara a Cristo Rey en el cerro del Cubilete el lunes 18 de noviembre, con el propósito de agradecer por los 100 años de la Adoración Nocturna Tapatía, que se cumplirán el 31de marzo del 2020, porque celebrar esta efeméride es actualizar la memoria de providencia y fidelidad que enciende en esas horas de encuentro con el misterio eucarístico en vela, su plegaria por las necesidades de la humanidad, y después pasar las horas del descanso nocturno ante el Señor, reintegra a la vida cotidiana como testigos dignos a varones y mujeres portadores de esperanza.

La montaña del templo Expiatorio nacional, ubicada en el municipio de Silao, Guanajuato, está reconocida oficialmente por la Comisión Geodésica de Guanajuato y por la Comisión de Geografía y Estadística Mexicana, como el Centro Geográfico de México. Es decir, el monumento a Cristo Rey descansa sobre en el corazón geográfico de la República Mexicana y espiritualmente en el corazón de todos los fieles de este país.

Pido a los párrocos y rectores de templos, que inviten a participar en la peregrinación de la Arquidiócesis de Guadalajara a su feligresía, para poner las necesidades de México bajo la Providencia de Dios en ese altar.

Invito a los presbíteros a facilitar el sacramento de la reconciliación a los peregrinos, a fin de que puedan participar de la comunión eucarística.

La cita será en la explanada del Santuario a las 10:30 a.m. para el rezo del Rosario y un momento de Adoración; y a las 12 hrs. la Solemne Eucaristía. Al finalizar, se renovará el Acto de Consagración de la Nación Mexicana a Cristo Rey.

He encomendado la coordinación de esta peregrinación al Ilmo. Mons. Francisco Casillas Navarro.

Más información se puede solicitar en el templo Expiatorio de Guadalajara, en el número telefónico 38253410.

Que María, la Madre del Redentor, interceda por ustedes en todo momento. Guadalajara, Jalisco, a 17 de septiembre del 2019

+ José Francisco Card. Robles Ortega

Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva

Secretario Canciller

 

Circular 39/2019

 

105 Jornada Mundial del Migrante y Refugiado. Domingo 29 de septiembre de 2019

 

A toda la comunidad diocesana:

Los saludo con fraternal afecto y deseo que la gracia de Dios esté con ustedes.

Les escribo con motivo de la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, a celebrarse, Dios mediante, el 29 de septiembre de 2019, con el lema: “No se trata sólo de Migrantes ... Se trata de los Lázaros de nuestro tiempo”.

La realidad de la migración en el mundo es un hecho que no tiene una sólo causa, y que provoca un gran número de consecuencias. La movilidad humana ha podido desarrollar, históricamente, tanto la Evangelización como la economía y los mercados; aunque también reconocemos que ha producido graves estragos en la salud pública y el desarrollo social, porque al abandonar la natal residencia se aventuran en un sueño, que no pocas veces parece más una pesadilla hundida en una ensoñación absurda por falta de humanidad, dejando, por otro lado, en cierta debilidad la capacidad de progreso de los propios pueblos. Existe una “globalización de la indiferencia”, nos comenta el Santo Padre, donde las personas migrantes, refugiadas, desplazadas y las víctimas de trata se han convertido en el emblema de la exclusión, además han tenido que soportar la crítica pública ya que se les culpa abiertamente de los males sociales. · Estas actitudes hacia ellos son señales de alarma, de cuánto hemos perdido la coherencia de la fe, decimos creer y amar a Dios, pero descartamos al “pobre Lázaro” que está en la puerta          de nuestra vida careciendo de lo que a nosotros nos sobra.

Les pido organizar la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado dando a conocer el mensaje del Papa Francisco para esta ocasión, y a utilizar las moniciones que se les envía junto con este Comunicado.

Con María y el señor san José, piadosos peregrinos, podamos creer en las promesas que Dios nos ha hecho, a quienes son capaces de ver la presencia de Cristo en todo ser humano.

Guadalajara, Jalisco, a 6 de septiembre del 2019

Pbro. Lic. Jesús García Zamora

Vicario General

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva

Secretario Canciller

 

Circular 40/ 2019

 

Gran Marcha en Favor de la Vida, la Familia y la Libertad. Sábado 21de septiembre de 2019

 

A toda la comunidad diocesana:

Les saludo con aprecio y les deseo bienestar y paz en sus actividades diarias.

La alegría del amor, que se vive en las familias, es también el júbilo de la Iglesia. Frente al debilitamiento del tejido social de nuestra sociedad jalisciense, similar en otros lugares del país, la Iglesia posee la certeza de su misión, de proponer el mensaje del Evangelio de Jesucristo como opción de vida y camino de plenitud, de cara a la inseguridad, al miedo, a la pérdida de valores morales y a la falta de justicia, paz y felicidad que mantiene a muchos, hombres y mujeres, en una amargura cotidiana.

La Iglesia es y ha sido para la Nación Mexicana animadora de esperanza, porque en ella han servido muchos agentes de pastoral dedicados al bien de sus hermanos, en hospitales, leprosarios, escuelas y universidades, asilos, centros de atención psicológica, y una ingente ayuda caritativa de tantos movimientos eclesiales. Sin embrago, entre todo esto, la custodia de la vida y de la familia representa una certeza en el corazón de la Iglesia, porque si queremos ayudar a nuestra sociedad, estamos a tiempo, de revitalizar la familia como su tejido más íntimo y lleno de solidez según el proyecto de Dios.

Por ello, la Arquidiócesis de Guadalajara mira con beneplácito los esfuerzos por la defensa de la vida y la familia de forma consiente y pacífica. En razón de esto, no dudo en invitar a todos los miembros de la comunidad diocesana de Guadalajara a la Gran Marcha En Favor de la Vida, la Familia y la Libertad, que se realizará en nuestra ciudad este próximo sábado 21 de septiembre a las 5: 00 p.m., desde la Glorieta Minerva a la avenida Chapultepec. Es lícito, como cristianos, expresar nuestras convicciones pacíficamente, y salir a las calles para manifestar el tipo de sociedad, en propuesta de vida, de familia, y de sociedad que tenemos. Es urgente la intervención de todos quienes creemos en Cristo, en la valiente manifestación de los valores, que emergen de la Historia de Salvación plasmada en la Revelación Bíblica, y que compartimos con muchas otras personas creyentes o no.

Que la protección de la, Santísima Virgen María, Madre de Dios, acompañe esta marcha en favor de la familia.

 

Guadalajara, Jalisco, 12 de septiembre del 2019

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva

Secretario Canciller

 



[1] Se publica de forma extemporánea.

[2] Se publica de forma extemporánea.

[3] Se publica de forma extemporánea.

Felicidades a nuestros Sacerdotes González Rangel Alonso Yasmani · Gutiérrez Ruiz Ramón Bricio · Herrera Kavil José Concepción · Orozco García Javier · Rodríguez González Pedro ·


Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2020 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis