Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019

Volver Atrás

Libro de Visita de fray Antonio Alcalde, 1776

8ª parte

 

La relevancia de nuevas fundaciones urbanas en los alrededores de la parroquia de Aguascalientes a fines del siglo xviii puede palparse de forma notoria en los datos recogidos durante su visita pastoral por el Obispo de Guadalajara fray Antonio Alcalde, al comenzar el último tercio de esta centuria.[1]

 

Comparecencia del párroco de San José de Gracia[2]

 

En el Villa de Nuestra Señora de la Asunción de Aguascalientes, en veinte y seis de febrero de mil setecientos setenta y seis años: ante Su Señoría Ilustrísima y Reverendísima el señor maestro don fray Antonio Alcalde, del Sagrado Orden de Predicadores, Obispo de Guadalajara, Nuevo Reino de Galicia y de León, del Consejo de su Majestad etcétera, mi señor; estando en su actual y general visita, compareció el bachiller don Pablo Romo de Vivar, Cura Beneficiado y Vicario Juez Eclesiástico del mismo beneficio Curado del pueblo de San José de Gracia, alías Pueblo Nuevo, a efecto de ser visitado, para cuyo efecto presentó el Real título y Provisión de presentación, y el que en virtud de ella se le despachó por lo tocante a la Jurisdicción Eclesiástica, y el de Vicario Juez Eclesiástico del mismo pueblo, los cuales se hallaron despachados en conveniente forma, se dieron por visitados, y mandó Su Señoría Ilustrísima se le devolviesen originales para su resguardo, como se le devolvieron.

 

Libros parroquiales

Presentó igualmente los libros parroquiales de su administración, conviene a saber de bautismos, casamientos y entierros, y reconocidas sus partidas desde el ingreso de dicho Cura al //  expresado nuevo Curato, solo se encontró el defecto de no expresarse en las de entierros el nombre del ministro que hace el entierro, por lo cual mandó Su Señoría Ilustrísima que expresándose en lo de delante, se continúe el buen orden observado hasta aquí.

 

Libro de informaciones de indios

Juntamente presentó el libro de informaciones de Indios de Pueblo, y reconocidas mandó  Su Señoría Ilustrísima que en lo de adelante en las declaraciones de los testigos se haga expresión de tiempo que ha que conocen a los pretendientes, y en cuanto a las informaciones de los viudos: asimismo los testigos den razón de su dicho expresado si vieron morir a sus consortes, en qué lugar, y qué tiempo a que los sepultaron, si no es que se presente la partida de entierro del marido o la mujer.

 

Libro de Gobierno

Asimismo presentó el libro de Gobierno en que se copian los edictos, cartas pastorales y demás despachos superiores, en que asimismo se contienen lo aranceles común del obispado y de Indios de Pueblo //  y las constituciones sinodales; asimismo los legados y capellanías cuyo patronato obtienen los Curas de dicho pueblo, lo que se dio por visitado.

 

Padrón de 2207

Juntamente exhibió el padrón de todos sus feligreses de confesión y comunión, y chicos, de dicho Curato, y una lista puntual de todos los puestos, haciendas y ranchos de que se compone, con expresión de las distancias y vientos en que se hallan y número de personas que los habitan, y hacen dos mil doscientos siete personas en cuatrocientos ochenta y una familias, y mandó Su Señoría Ilustrísima que poniendo anualmente el expresado Cura certificación al pie de dicho padrón, de si cumplieron o no los que debieron con el precepto de Nuestra Santa Madre Iglesia, remita el original a la Secretaría de Cámara y Gobierno de Su Señoría Ilustrísima, quedándose con una copia del expresado padrón, como está mandado en las constituciones sinodales.

 

Fábrica

Igualmente presentó los libros y cuentas de la fábrica espiritual de la iglesia parroquial de dicho pueblo, que ha corrido a cargo del //  mismo Cura desde 31 de agosto de 769 hasta presente, en cuyo tiempo ha tenido de recibo 1 314 pesos y de gasto 711 pesos, 0½ reales de que resultó alcanzado en 602 pesos, 7½ reales a favor de la fábrica, cuyo alcance aprobó Su Señoría Ilustrísima y declaró por legítimo, y dándole las gracias al Cura por la exactitud con que se ha manejado en esta administración. Y por cuanto el expresado Cura representó hallarse la iglesia parroquial con necesidades de unas dalmáticas encarnadas, un ornamento entero blanco y otros ornamentos necesarios para el uso y ejercicios de los divinos oficios, aplicó Su Señoría Ilustrísima los 602 pesos, 7½ reales sobrantes a la fábrica para, sacando lo necesario para los precisos gastos, lo demás pueda gastar en los ornamentos y demás utensilios de los que estuviere más necesitada la iglesia, y fueren mas pre-- //  --cisos para el culto de ella y celebración de los Divinos oficios, llevando la cuenta y razón correspondiente, para darla cuando convenga, y que cobre del bachiller don José Mariano Tello de Lomas los 34 pesos 7 reales en que resulta alcanzado de la cuenta que siguió en el tiempo que fue interino de aquel Curato.

 

Cofradía de Nuestra Señora de la Concepción

Visitó Su Señoría Ilustrísima los libros y cuentas de la cofradía de la Purísima Concepción de Nuestra Señora, sita y fundada en la iglesia parroquial de aquel pueblo, cuyo mayordomo Isidro López de Lizarde salió alcanzado en 18 pesos a favor de esta cofradía, la cual tiene de fondos 337 cabezas de fierro arriba de ganado mayor, 7 yuntas de bueyes, 11 novillos, 81 becerros de herradero, 293 cabezas de ganado menor y 13 cabezas de ganado de palo.

Y los de la cofradía del Señor de la Coronación, que se venera en la misma iglesia parroquial, cuyos fondos son 44 reses de fierro arriba, 3 yuntas de bueyes, 75 cabezas de ganado menor, 16 // de palo, 3 yeguas, un garañón, un potro de 2da, un burro y una mula mansa; y su mayordomo Julián Rodríguez en las últimas cuentas resultó alcanzado en 9 pesos ½ reales; y reconocidos los ajustes y liquidaciones hechas por los Vicarios de dicha feligresía, los aprobó Su Señoría Ilustrísima, declarando por legítimos los alcances que quedan mencionados, dándoles las gracias por el celo y exactitud con que se ha manejado en el servicio de dichas cofradías, y encargándoles soliciten su mayor aumento, omitiendo todo gasto superfluo o extraordinario y sujetándose a sólo los precisos y necesarios, los cuales no se le pasarán en data siendo excesivos, ni menos los bienes que enajenaron sin especial licencia in scriptis del expresado Cura y vicario; quien asimismo presentó una lista de los legados que hay fundados en la //  iglesia parroquial de su Curato, uno de 300 pesos fundado por Anselmo Antonio, otro de 500 pesos fundado por don Ginés Carrión; y otro de 1 mil pesos para el aceite de la Lámpara; y respecto a expresar que de los dos últimos no tienen otorgadas los individuos que reconocen dichos principales las correspondientes escrituras de reconocimiento, mandó Su Señoría Ilustrísima que el enunciado Cura y Vicario solicite él que cuanto antes se celebren y otorguen para la mayor seguridad de los principales y sus réditos, cuyo cobro solicite valiéndose de todos los medios más oportunos y convenientes.

 

Licencias y títulos de capellanía

Del mismo modo presentó las licencias de decir misa, predicar, confesar y administrar sacramentos del bachiller don Pedro Romo de Vivar, corrientes en su término, y un título de capellán propietario de la capellanía que fundó Francisco Muñoz de Castillo, de 2 mil pesos impuestos sobre la labor nombrada Buenavista, en la Jurisdicción de Teocaltiche //  con obligación de 20 misas rezadas.

Las licencias de decir misa y asimismo de confesar generalmente hombres y mujeres en lengua castellana, pertenecientes al bachiller don José Mariano Alejo Espino, corrientes en término, un título de capellán propietario de la que mandó fundar el licenciado don Isabel de los Santos, sobre el valor de dos casas suyas propias en la plaza principal de la ciudad de Zacatecas, deducidos 1 500 pesos que tienen de gravamen a favor del Santo Tribunal de la Inquisición; con cargo de las misas que corresponden a la renta a razón de 20 reales por cada una; otro de la que fundó el bachiller don José Correa por doña Isabel Pérez de Covarrubias, sobre el valor de una casa que dejó la susodicha, en la calle alta del Colegio  que fue de la extinta Compañía, que va para el convento de San Francisco de la //  ciudad de Zacatecas, con obligación de las misas respectivas a la venta de dicha casa, y de otros 700 pesos que a la fundadora debían el alférez Juan de Herrera Salazar y su esposa doña Teresa de Sales, quienes hipotecaron otra casa contigua a la de la instituyente, a razón de 3 pesos de limosna por cada misa;  y otro de la que mandó fundar  Cristóbal Espino, de 1 mil pesos impuestos sobre las haciendas de Troncoso Santiago y de San Pedro, de los herederos de don José Beltrán, con cargo de 12 misas.

Las licencias de decir misa, predicar y confesar del bachiller don Hipólito Casiano Carrión, corrientes en su término; un título de patrimonio de dos mil pesos, y otro de la capellanía que fundó el licenciado don Carlos de Andrade Sotomayor, impuestos sobre la hacienda de Ciénega de Mata con cargo de 10 misas rezadas. Y en atención a constar en la relación que presentó el citado Cura //  que los nominados han cumplido con las obligaciones respectivas a las mencionadas capellanías, dio Su Señoría Ilustrísima por visitados los referidos títulos y licencias, y mandó se les devolviesen originales para su resguardo, como se les devolvieron; como también las licencias de decir misa en las capillas de las haciendas nombradas San Blas del Pabellón, Rincón de Ramos, y Santiago, sitas en aquella jurisdicción, y el título de Notario Público de ella, que presentó don Domingo María Gómez, por haberse hallado todo en conveniente forma, y por cuanto están para cumplirse las licencias de decir misa, predicar, confesar y administrar del bachiller don Juan Miguel Pérez, teniente de Cura de aquel pueblo, habiendo sido examinado y aprobado, mandó Su Señoría Ilustrísima se le refrendasen, como se le refrendaron, para que use de ellas según su expresión y forma por el //  tiempo de diez y ocho meses, y sin perjuicio del derecho parroquial.

 

Doctrina cristiana

Igualmente mandó Su Señoría Ilustrísima que se observe lo prevenido en los autos de visita de los Ilustrísimos Señores Obispos, en cuanto a la enseñanza de la doctrina cristiana y oración a los indezuelos e indezuelas todos los días por medio del Fiscal; y en cuanto a que se administre el Santísimo Sacramento de la Eucaristía por viático en el rural a los enfermos de fuera de la cabecera, sin que sea necesario que lo pidan cuando llamasen, y también sobre que no permita que ningún eclesiástico secular o regular diga misa en enramada; y que así el actual vicario como sus sucesores cuiden de cobrar y recaudar la limosna correspondiente a las misas de cuarta funeral de testamentos y memorias, las cuales por derecho tocan a la Sagrada Mitra; y la importancia de lo que colectase la remita oportunamente a manos de Su Señoría Ilustrísima.

Últimamente mandó Su Señoría Ilustrísima que el arancel constante en el libro de Gobierno ponga una copia autorizada en la iglesia o sacristía de la parroquia, para que sus feligreses sepan lo que deben pagarle por sus obvenciones.

 

Visita secreta

Y habiéndose procedido a la visita secreta, no resultó cosa digna // de especial corrección o reforma, y mandó Su Señoría Ilustrísima que para el puntual cumplimiento de todo lo contenido en este auto, se le notifique al Cura y se ponga testimonio de él en el libro de Gobierno. Y así lo proveyó, mandó y firmó.

 

Fray Antonio, Obispo de Guadalajara [rúbrica]

 

Atentamente

Joseph de Frutos [rúbrica]

Secretario de visita

 

En la villa de Aguascalientes, a primero de marzo de mil setecientos setenta y seis años. En conformidad en lo mandado en el auto antecedente: Yo el infrascrito Notario mayor  y de visita hice saber el contenido de dicho auto al bachiller don Pablo Romo del Vivar, Cura beneficiado y Vicario juez eclesiástico del Pueblo Nuevo, quien entendido de su efecto, dijo: lo oye, obedece y que cumplirá con lo que se le manda; esto dio por su respuesta que firmó, de que doy fe.

 

Bachiller Pablo Romo de Vivar [rúbrica]

 

Blas de Silva [rúbrica]

Notario mayor

 

 

Comparecencia del párroco de Calvillo[3]

 

Auto general de visita de Huejúcar

 

En la villa de Nuestra Señora de la Asunción de Aguascalien-- //  --tes, en veinte y siete días del mes de febrero de mil setecientos setenta y seis años: ante Su Señoría Ilustrísima y Reverendísima el señor maestro don fray Antonio Alcalde, del Sagrado Orden de Predicadores, Obispo de Guadalajara, Nuevo Reino de la Galicia y de León, del Consejo de su Majestad etcétera, mi señor; estando en su actual y general visita, compareció el bachiller don José Buenaventura Gómez García, Cura propio y Vicario juez eclesiástico del nuevo beneficio curado del Valle de Huejúcar, a efecto de ser visitado, para lo cual presentó sus títulos Real y Eclesiástico de dicho beneficio curado, y el de Vicario juez eclesiástico, despachados ambos por Su Señoría Ilustrísima, en cuya  conformidad los dio por visitados, y mandó se devolviesen al citado Cura para su resguardo, a quien se le devolvieron.

 

Libros parroquiales

Presentó así mismo los libros parroquiales de su administración donde se asientan las partidas de bautismos, casamientos y entierros, y reconocidas por menor desde la erección de dicho Curato, mandó Su Señoría Ilustrísima, que ante todas cosas se folien los citados libros, y en cada una de las citadas partidas se haga expresión del nombre del ministro que hace el bautis-- //  --mo, casamiento o entierro, y que en las de éstos se exprese si los contenidos hicieron o no testamento, y habiéndolo hecho se ponga el día, mes y año de su otorgamiento, ante quién, quiénes quedaron de albaceas, y las capellanías, legados y demás obras pías que hubieren dejado, por haberse advertido faltar estas necesarias circunstancias y expresiones.

Igualmente presentó el libro de gobierno donde se copian los edictos, cartas pastorales y otros despachos de los Ilustrísimos Señores Obispos, una copia del actual arancel del Obispado, hecho por el Ilustrísimo Señor don Fray Francisco Rivera, y otra de las constituciones sinodales de esta Diócesis, autorizadas por el mismo Cura, y mandó Su Señoría Ilustrísima que de dicho arancel ponga en la misma conformidad una copia en la iglesia o sacristía de su curato, para que todos sus feligreses sepan lo que deben pagar por sus obvenciones.

Juntamente presentó el padrón de todos sus feligreses  de confesión y comunión, con su certificación al pie, de que en el año próximo pasado de setecientos setenta y cinco, cumplieron con el precepto anual de confesión y comunión; asimismo una lista de todos los puestos, haciendas y ranchos de que se compone su feligresía, con expresión de las distancias y vientos en que se hallan de la cabecera, y número de personas que las habitan, componiéndose el todo de 2 005 personas en 434 familias, y mandó Su Señoría Ilustrísima, que quedándose una copia del padrón que formase en cada un año, remita el original a la Secretaria de Cámara y Gobierno de Su Señoría Ilustrísima, con su certificación al pie de si cumplieron o no los que debieron con el precepto anual de Nuestra Santa Madre Iglesia, como se previene en las constituciones sinodales de este Obispado.

 

Fábrica

Asimismo presentó el libro y cuentas de la fábrica espiritual de la iglesia parroquial de su Curato, que ha corrido a su cargo desde el día 5 de marzo de 772, y reconocidas, consta haber recibido la cantidad de 705 pesos, 6 reales, y gastado la de //  177 pesos, 1 real, por lo que resulta el alcance de 528 pesos, 5 reales a favor de la fábrica, y contra el citado Cura, quien representó según el inventario de los ornamentos, necesita incensario, misal, manual, alba y otros paramentos para su adorno, pero que con mayor urgencia necesita fomento para su construcción material, porque respecto de ser el vecindario muy corto y pobre, no ha podido acabarla, y que la capilla que sirve de parroquia es muy estrecha y pequeña, en vista de lo cual Su Señoría Ilustrísima concedió su licencia para el referido sobrante ayude al citado Cura con lo que se necesitase para la construcción material de dicha iglesia, sacando antes lo necesario para los precisos gastos de la fábrica espiritual.

Presentó las licencias de decir misa y asimismo de predicar, confesar y administrar sacramentos del bachiller don José Gabino López de Nava, con su término corriente; y su títu-- //  --lo capellán propietario de la que fundó don Juan Fernández Mayorga sobre el valor de unas casas suyas en la ciudad de Zacatecas, en la calle de Tacuba, que hoy tiene el valor de 1 083 pesos, 4 reales, y la pensión de 28 misas, que el referido capellán declaró juramentado en debida forma haber celebrado sin falta alguna, y estar corriente el dicho principal.

La licencia de decir misa del bachiller don Joaquín Calvillo, corriente, y de sus capellanías, el uno de la que mandó fundar don Hilario González de 4 mil pesos de principal impuestos sobre la hacienda nombrada San José de Paredes, sita en esta jurisdicción, con cargo de 50 misas rezadas, que según se expresa tiene celebradas dicho capellán; los cuales títulos y licencias dio Su Señoría Ilustrísima por visitados, y mandó se devolviesen a los interesados para que usen de ellos según su expresión y forma; como también las licencias de decir misa en las capillas de las haciendas de Nuestra Señora de la Concepción, del Ojocaliente, San Juan del Salitre y Santa Bárbara, sitas en jurisdicción del Valle de Huejúcar, mandando se use de ellas con la condición que se previene en el despacho general de cordillera //  librado por Su Señoría Ilustrísima.

 

Testamento

Visitó el testamento, que en virtud de poder de don Pedro López de Nava, vecino de aquel Valle, otorgó el bachiller don José Gabino López de Nava, a quien instituyó por su albacea, y por herederos a sus hijos legítimos, y reconocidas sus cláusulas y recibos presentados, lo declaró Su Señoría Ilustrísima por cumplido y pagado en cuanto toca a la jurisdicción eclesiástica; como también el que otorgó don Miguel López de Nava, vecino que fue del mismo Valle, instituyendo por sus albaceas a su esposa doña Rosalía y a don Carlos López de San Pedro, y por herederos a la dicha su esposa y a su hija doña María Trinidad de la Becerra, mandando se devolviesen a dichos albaceas para su resguardo.

 

Que se administre el Sagrado Viatico

Igualmente mandó Su Señoría Ilustrísima que se observe lo prevenido en los autos de visita de los Ilustrísimos Señores Obispos en cuanto a que se administre en el rural el Santísimo Sacramento de la Eucaristía a los enfermos de fuera de la cabecera, sin que sea necesario que lo pidan cuando llamaren; y también en cuanto a que no se permita //  a ningún eclesiástico secular o regular que diga misa en enramada; y que así el actual Vicario como sus sucesores cuiden de recaudar la limosna correspondiente a las misas de cuarta funeral de testamentos, que ésas por derecho tocan a la Sagrada Mitra, y la importancia de lo que colectare la remita oportunamente a manos de Su Señoría Ilustrísima.

 

Visita secreta

Últimamente se procedió a la visita secreta, de que no resultó cosa digna de reparo o especial corrección. Y para que lo contenido en este auto tenga su debido cumplimiento mandó Su Señoría Ilustrísima se le notifique al Cura, y se ponga testimonio en el libro de Gobierno. Y así lo proveyó, mandó y firmó.

 

Fray Antonio, Obispo de Guadalajara. [Rúbrica]

 

Ante mí.

 

Joseph de Frutos [Rúbrica]

Secretario de Visita

 

En //  la Villa de Aguascalientes, a primero de marzo de mil setecientos setenta y seis años. En conformidad de lo mandado en el auto que antecede; Yo, el infrascrito Notario mayor y de visita, hice saber su contenido al bachiller don Buenaventura Gómez García, Cura y Vicario juez eclesiástico del Valle de Huejúcar, quien entendido de su efecto, dijo: lo oye, obedece y que cumplirá con lo que se le manda, y lo firmó de que doy fe. 

 

José Buenaventura Gómez García [Rúbrica] 

Blas de Silva [Rúbrica]

Notario mayor



[1] Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Guadalajara, Sección Gobierno, Serie Visitas Pastorales, caja 6. La transcripción es de Antonio Gutiérrez Cruz.

[2] Hoy en día es uno de los once municipios del estado de Aguascalientes y su cabecera municipal lleva también ese nombre. Se localiza al noroeste de esa entidad, a 57 kilómetros de su capital. Está a una altura de 2 050 metros sobre el nivel del mar y limita al norte con los municipios de Calvillo y Jesús María; al sur con los de Pabellón y Rincón de Romos; al oriente y poniente con el estado de Zacatecas. Tiene de superficie 2 050 kilómetros cuadrados y se asienta en una parte de la Sierra Madre Occidental denominada macizo de la Sierra Fría. En el censo de población del año 2010 reportó 8 443 habitantes.

[3] El municipio de Calvillo, al suroeste del estado de Aguascalientes, alcanza una altura de 1 630 metros sobre el nivel del mar. Tiene una extensión de 932.62 kilómetros cuadrados, casi toda como parte de la Sierra Madre Occidental, y su población en el 2010 era de casi 20 000 habitantes. La fundación rememora una congregación de indios que se quiso llamar San José de Huejúcar (este topónimo significa en náhuatl lugar de sauces), por el valle de ese nombre, que no prosperó, hasta que el propietario de la hacienda de San Nicolás, don José Calvillo, donó de su heredad la tierra necesaria para fundar y dotar al pueblo, con la licencia del Gobernador de la Mitra de Guadalajara, don Manuel Colón de Larreategui, el 18 de noviembre de 1771. Cuando alcanzó el rango de municipio, en 1848, cambió el nombre de Valle de Huejúcar por el de Calvillo en recuerdo de su benefactor.

Felicidades a nuestros Sacerdotes Coronado Flores Rigoberto · Díaz López José · Hernández Valle Hipólito · Torres Solís Fernando ·


Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2018 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis