Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022

Volver Atrás

Libro de Visita de fray Antonio Alcalde. 1776. 4ª parte

 

Continúa en este número la trascripción paleográfica del libro de la visita pastoral que en 1776 emprendió el siervo de Dios fray Antonio Alcalde, obispo de Guadalajara, con 75 años a cuestas. Gracias a estas actas puede uno enterarse del estado material y espiritual de la parroquia y santuario de San Juan de los Lagos, ya en ese momento punto neurálgico de uno de los lugares de culto más vivos de la Nueva España y por ende, de las relaciones comerciales y culturales de la ruta de la plata y del camino de Tierra Adentro.[1]

 

La parroquia de San Juan de los Lagos

 

En el día martes seis de febrero de mil setecientos setenta y seis años, como a las ocho de la mañana, salió su señoría ilustrísima acompañado de su familia, del pueblo de Xalostotitlan para el de Nuestra Señora de San Juan que dista del antecedente seis leguas, por el camino de coche y a distancia de dicho pueblo salieron cumplimentar a su señoría ilustrísima el teniente de alcalde mayor de dicha jurisdicción, el bachiller don Antonio //  Vallarta, cura propio y vicario juez eclesiástico de ella, el capellán mayor del Santuario de Nuestra Señora y varios de los vecinos principales del expresado pueblo, a donde llegó como a las once del día y en la puerta de la iglesia parroquial fue recibido en la forma que previene el Ritual Romano y habiendo entrado a ella y hecho oración, dio su bendición al pueblo, y luego se retiró a la casa destinada para su hospedaje.

 

Auto general de visita

 

En el pueblo de Nuestra Señora de San Juan, en siete días del mes de febrero de mil setecientos setenta y seis años: su señoría ilustrísima y reverendísima, el señor maestro don fray Antonio Alcalde, del Sagrado Orden de Predicadores, obispo de Guadalajara, Nuevo Reino de la Galicia y de León del Consejo de su Majestad, etcétera, mi señor.

Habiendo llegado a este pueblo el día de ayer en prosecución de su actual y general visita para proceder a la local de la iglesia parroquial, hoy día de la fecha pasó a ella acompañado del bachiller don Antonio Vallarta cura //  beneficiado y vicario juez eclesiástico de este pueblo, del capellán mayor y tesorero del Santuario y de varios de los capellanes y habiendo entrado a ella y hecho oración, asistió a la misa que celebró rezada el muy reverendo padre presentado fray Rodrigo Alonso, del Sagrado Orden de Predicadores, la cual acabada, en presencia de todos los concurrentes, visitó el Sagrario y deposito del Santísimo Sacramento y habiendo dado a adorar al pueblo a su Divina Majestad y lo volvió a depositar en el mismo Sagrario, donde halló un vaso con formas, la custodia y el rural todo en conveniente forma y con la decencia necesaria. Visitó la lámpara, que está delante del Santísimo Sacramento, y la halló ardiendo con aceite de coacoyule. Visitó el altar mayor, y los demás de la iglesia, con sus aras coraterales y demás paramentos, y los halló en conveniente forma. Visitó el bautisterio, y en él la pila bautismal, concha y crismeras de plata, todo bien proveído, con buenas cerraduras y en conveniente //  forma y con capa morada dio la conmemoración a los fieles difuntos y responsos acostumbrados. Visitó la Sacristía, y en ella los ornamentos, alhajas de plata  y  ropa blanca, y halló tener lo necesario para la celebración de los Divinos oficios, y administración de los Santos Sacramentos, con lo cual se retiró a la pieza destinada para su hospedaje y habitación.

Y a la tarde de este día pasó su señoría ilustrísima a la iglesia y Santuario en que se halla la milagrosísima imagen de Nuestra Señora de San Juan, colocada en el altar mayor cuyo corateral es muy hermoso y la iglesia de hermosa fábrica; y habiendo hecho oración visitó el camarín que está preciosamente adornado de igual arquitectura a la iglesia, y luego la Sacristía en que están los ornamentos, alhajas y demás paramentos, cuya visita y reconocimiento por el inventario se reservó para //  otro día, y por tanto se retiró su señoría ilustrísima a la pieza de su hospedaje.

 

Personal del cura beneficiado

 

E incontinenti el bachiller don Antonio Vallarta, presentó su título y colación de cura beneficiado, y asimismo el de vicario juez eclesiástico de este pueblo y su jurisdicción, despachado en conveniente forma por el ilustrísimo señor Rivas[2] de buena memoria, los cuales se dieron por visitados y se le devolvieron para su resguardo.

 

Libros de administración. 

 

Igualmente hizo manifestación de los libros parroquiales de su administración, en que se asientan las partidas de los que bautizan, casan y entierran en esta iglesia parroquial, y así mismo el libro en que se asientas las informaciones de libertad y soltura de los indios de pueblo que se casan en este curato, y reconocidas por menor así las citadas partidas, como las informaciones matrimoniales de indios, desde la última visita hasta la presente, se halló en cuanto a las de entierro , que no en todas se hace expresión  de si hicieron o no testamento, y las más en conveniente forma, por lo cual mandó su señoría ilustrísima //  que se haga expresión de si otorgaron o no testamento, y habiéndolo hecho se asiente el día, mes y año de su otorgamiento, ante quien, quienes quedan de albaceas y si mandaron fundar una capellanía, legados u obras pías; y en lo demás continúe el citado cura el buen orden que ha observado hasta aquí, con arreglo a lo mandado en los autos de visita.

Presentó una copia autorizada de los aranceles común del obispado, y el de indios de pueblo, la cual se dio por visitada y mandó su señoría ilustrísima que de dichos aranceles se ponga una copia firmada por dicho cura y autorizada por su notario en la iglesia parroquial o sacristía de esta parroquia, a fin de que sus feligreses vean lo que deben pagarle de sus obvenciones, y por no haber presentado testimonio de las constituciones sinodales de este obispado, mandó su señoría ilustrísima que ocurra a la Secretaría de Cámara y Gobierno //  de su señoría ilustrísima a sacarlo para su dirección y buen gobierno.

Presentó igualmente el libro de gobierno en que se copian los edictos, cartas pastorales y otros despachos de los ilustrísimos señores obispos, y juntamente el padrón de sus feligreses de confesión y comunión, con una lista puntual de todos los lugares, haciendas, ranchos y puestos de que se compone esta feligresía, con expresión de las distancias y vientos a que se hallan de esta jurisdicción, que por todas componen el número de 7507 personas entre chicos y grandes; y mandó su señoría ilustrísima que como se previene en las constituciones sinodales de este obispado, quedándose con una copia del padrón que formare cada un año, remita los originales a la Secretaría de Cámara y Gobierno de su señoría ilustrísima con su certificación al pie de si cumplieron o no los que debieron con el precepto anual de Nuestra Santa Madre Iglesia.

 

Fábrica.

 

Últimamente presentó el libro y cuentas de la fábrica //  espiritual de esta iglesia parroquial, que ha corrido a cargo del citado cura, y reconocido el cargo y data desde primero de diciembre del año pasado de setecientos sesenta y nueve hasta 14 de enero de este corriente año resulta haber recibido 3088 pesos, 5 reales, purificados los hierros que se advirtieron, y gastado 2492 pesos, 4 reales, por lo que sale alcanzado en 596 pesos, 1 real, incluyéndose 102 pesos, 4 reales que se deben de los derechos correspondientes a la fábrica por varios inquilinos, cuyo alcance declaró su señoría ilustrísima declaró por legítimo, dándole las gracias al citado cura por el celo y actividad con que se ha manejado en esta administración  y encargándole procure el cobro de los 102 pesos, 4 reales que se deben a beneficio de la fábrica y para que se aumente el culto divino.

 

Cuentas del Santuario. 

 

Visitó su señoría ilustrísima los libros y cuentas pertenecientes al Santuario de Nuestra Señora que presentó el //  bachiller don Vicente Ferrer de Cuellar y Gonzales, capellán mayor y tesorero del referido Santuario, y reconocidas las que ha llevado desde el 16 de enero de 775 hasta 24 de enero de este corriente año, consta que por razón de las limosnas que ha colectado y réditos que ha cobrado, ha entrado en su poder la cantidad de 14138 pesos, 5 ½ reales de que da ganados así en lo preciso y necesario para el culto Divino, como en la fábrica del Hospicio, que con licencia de su señoría ilustrísima está haciendo, 12091 pesos,  6 ½ reales purificados los hierros que se reconocieron por lo que resulta el alcance de 2046 pesos, 7 reales a favor del Santuario, y contra dicho capellán mayor, y rebajados 837 pesos que ha gastado en el seguimiento de algunos pleitos y algunos materiales que ha pagado con anticipación, quedan existentes en la arca del Santuario 1209 pesos, 7 reales cuyo alcance declaró su señoría ilustrísima por legítimo, dándole al citado capellán las gracias por su arreglo y exactitud, encargándole procure la perfecta continuación del Hospicio //  sin mayor costo o consumo de las rentas del Santuario, para que aumentándose estas, sea mayor el culto de la Santísima Señora.

 

Cofradía de Ánimas.

 

Visitó el libro y cuentas de la cofradía de Ánimas, sita en esta iglesia parroquial que presento con otros dos pertenecientes a ella, su mayordomo don José María Pérez Francisco, el cual en las últimas cuentas resulta alcanzado en 67 pesos, 3 ½ reales a favor de la cofradía, y esta tiene de fondo 4296 pesos en varios principales impuestos sobre fincas seguras. Los libros y las cuentas de la cofradía de Santísima Humildad y Paciencia de Christo Señor nuestro, sita y fundada en esta iglesia parroquial que presento Manuel Navarro su mayordomo, quien en las últimas cuentas resulta alcanzado en 61 pesos, 1 real a favor de la cofradía, la cual tiene de fondo 1340 pesos impuestos sobre fincas seguras. Los libros y cuen– //  –tas de la cofradía del Dulcísimo nombre de Jesús, sita y fundada en la iglesia parroquial, cuyo mayordomo don José Antonio López de Heredia, en las últimas cuentas resultó alcanzado en 139 pesos, 2 ½ reales a favor de la cofradía, la cual tiene de fondos 2800 pesos en varios principales impuestos con suficiente resguardo. El libro y cuentas de la cofradía de Nuestra Señora de la Presentación de este pueblo fundada en la iglesia y hospital de él, cuyos fondos se componen de 147 cabezas de ganado mayor incluso el herradero, 21 bestias mulares y 44 caballares. Y el libro y cuaderno de las cuentas de la cofradía de Nuestra Señora del Purificación sita y fundada en la iglesia y hospital del pueblo de Mesquitic de esta jurisdicción, cuyos fondos son 53 cabezas de ganado mayor incluso el herradero, treinta y cinco cabezas de ganado menor y 20 burros. Y reconocidos los ajustes y liquidaciones que de dichas cuentas se han hecho anualmente por los vicarios //  jueces eclesiásticos que han sido de esta jurisdicción los aprobó su señoría ilustrísima y declaró por legítimos los alcances en ellos contenidos, dando las gracias a los respectivos mayordomos por el celo y exactitud con que han manejado en su administración, encargando a los nuevamente electos que procuren el cobro de lo que se está debiendo a las citadas cofradías, para que logren mayor aumento en sus fondos a beneficio del culto a Dios nuestro señor, su Santísima Madre y Santos titulares.

 

Licencias del capellán mayor y demás capellanes del santuario.

 

El bachiller don Vicente Ferrer de Cuellar, presbítero presentó sus licencias de decir misa y asimismo de predicar y confesar en lengua castellana, y su título de Capellán mayor, y tesorero del Santuario de Nuestra Señora; y por estar próximo a cumplirse el tiempo de sus licencias, sele refrendaron por el tiempo de la voluntad de su señoría ilustrísima.

El bachiller don Pedro José de Cuellar presentó su título de segundo capellán, y sus licencias de decir misa y asimismo de pre– //  –dicar y confesar hombres y mujeres, corriente su término, y un título de capellán propietario de dos ramos de capellanía, el uno que fundó doña Luisa Rodríguez Gallardo de 500 pesos de principal, y 25 de renta anual sobre unas casas, que fueron de la fundadora en la villa de Lagos, lindando por el sur calle Real en medio con las Casas Reales, con cargo de doce misas rezadas en cada un año en los días en que dicho título se expresan; y la otra que mandó fundar doña Nicolasa Rodríguez Gallardo vecina que fue de dicha Villa de 130 pesos de principal impuestos sobre una sala y cuarto destechado, que se regula por patio en la plaza de dicha villa mirando al oriente, con cargo de tres misas rezadas en cada un año; con cuyas obligaciones expresa haber  cumplido.           

El bachiller don Toribio Fernández de Ubiarco, presentó sus licencias de decir misa, predicar y confesar en lengua castellana, su título de capellán tercero del Santuario de Nuestra Señora y otro de capellán propietario de la capellanía que mando fundar el señor Maestre de Campo don //  Toribio Rodríguez de Solís, Presidente que fue de la Real Audiencia de este Reino, de 4000 pesos de principal, y 200 de renta anual impuestos hoy sobre el molino que fue del bachiller don Manuel de Victorias, en la ciudad de Guadalajara, con obligación de 50 misas rezadas en cada un año en las festividades que se expresan, declarando el citado bachiller que hasta ahora no ha percibido cosa alguna de sus réditos, por haberse concursado el citado molino, y que la capellanía está bien graduado.

El bachiller don Felipe Gallardo su título de cuarto capellán del santuario, sus licencias de decir misa y asimismo de predicar, confesar y administrar sacramentos, y un título de capellán propietario de la capellanía colativa de misas que mandó fundar doña Luisa de Rodas Hermosillo y fundó su albacea don Juan Crisóstomo Gallardo de 2000 pesos de principal impuestos sobre la hacienda //  de San Francisco Xavier de esta feligresía con cargo de 25 misas rezadas, la una en el altar mayor o camarín de Nuestra Señora por el alma más necesitada, y las demás en la parte y lugar que el capellán se hallare, con cuyas obligaciones ha cumplido. El bachiller don Rafael González presentó su título de quinto capellán del Santuario, y sus licencias corrientes de decir misa y asimismo de predicar, confesar y administrar sacramentos.

            El bachiller don Blas Pérez de Paredes presentó su título de sexto capellán y sus licencias de decir misa y asimismo de predicar y confesar, cuyo término se cumple hoy diez del corriente. El bachiller don Miguel del Portillo presentó su título de séptimo capellán del Santuario, su licencia de decir misa cumplida y las de predicar, confesar y administrar sacramentos en lengua castellana corrientes; y un título de capellán propietario de la capellanía colativa de misas que mandó fundar //  don Juan del Portillo, vecino que fue de este pueblo, de 5674 pesos de principal, y 283 pesos, 5 reales de renta anual impuestos sobre la hacienda nombrada Nuestra Señora de la Concepción de Alconero con cargo de 50 misas rezadas en cada un año en los días, parte y lugar que al capellán pareciere en la conformidad que en dicho título se expresa.

El bachiller don Pablo Rodríguez presentó su título de capellán del Santuario de Nuestra Señora, expresando hallarse sus licencias en la secretaria de Cámara y Gobierno, a donde las remitió pidiendo boleta para examinarse.

El bachiller don Francisco Thomas Aguilera presentó sus licencias de decir misa y asimismo de predicar, confesar y administrar sacramentos en lengua castellana por el tiempo de la voluntad de su señoría ilustrísima. Y el bachiller don José Ignacio Gutiérrez presentó su licencia de decir misa corriente solicitan– //  –do exponerse para confesor y predicador; y reconocidos los citados títulos y licencias los dio su señoría ilustrísima por visitados, como también las de decir misa en las capillas del Tercer Orden de San Francisco de este pueblo, la que llaman del Calvario en los muros de él, la de la hacienda de la Cajuela perteneciente a don José Marques, y la de la Cañada de don José María Pérez Franco, que se reconocieron refrendadas en conveniente forma, constando tener la decencia necesaria para la celebración de dicho Santo Sacrificio.

y mandó su señoría ilustrísima se refrendasen las licencias de los dichos bachilleres don Toribio Fernández de Ubiarco, don Blas Pérez y don Pablo Rodríguez, para usen de ellas según su expresión y forma; el primero por el tiempo de ___, el segundo por el de dos años, y el tercero por el de ___, y sin perjuicio del derecho parroquial, dando por visitadas las de los bachilleres don Simón Calvillo //  y don Manuel de Sotomaría, tenientes de cura de este pueblo, las cuales se hallaron corrientes y en conveniente forma, y mandó su señoría ilustrísima que a dicho bachiller don Ignacio Gutiérrez se le despachen licencias en la forma ordinaria de predicar y confesar en lengua castellana hombres y mujeres en lengua castellana por el tiempo d un año, sin perjuicio el derecho parroquial.

 

Testamentos.

 

Visitó su señoría ilustrísima el testamento so cuya disposición falleció doña María Theresa Marques, instituyendo por su albacea a Diego Marques, y por herederos a sus hijos. El de Diego Marques, quien instituyo por su albacea a doña María Nicolasa de Anda su esposa, y a Juan Mathias y Diego Francisco sus hijos. El del bachiller //  don Justo Espíritu Santo de la Espriella Arguelles, instituyendo por sus albaceas a don José Manuel Gallardo y a doña María de los Dolores Gutiérrez, y por heredera de su casa a doña María Ignacia Muñoz, y después de sus días, deja la casa al santuario de Nuestra Señora.

El de Julián María Valadez, vecino que fue de esta jurisdicción, en que instituyo por sus albaceas a su esposa doña Catharina Padilla y a don José Manuel Padilla, y por herederos a sus hijos legítimos. 

El de don Manuel de la Mota Padilla, vecino que fue de la jurisdicción de Jalostotitlan, en que instituyo por sus albaceas a don Francisco Muñoz de la Barba, a don Nicolás Padilla y a doña Josefa María Valadez, y por herederos a sus hijos, del cual se exhibieron doce recibos de las mandas forzosas.

El de don José Antonio Nicolás //  Martín del Campo, en que instituyó por sus albaceas a su esposa doña María Josefa Romo de Vivar, y por herederos a sus hijos legítimos.

El de doña Anna María Franco, cuyos albaceas son Juan José y José Mariano García, y herederos sus hijos legítimos.

El de doña Josefa de la Mota Padilla en que instituyó por su albacea a don Joachín Martín del Campo, y por herederos a sus hijos.

Y la memoria nuncupativa so cuya disposición falleció doña María Catharina de Lomelí, vecina que fue de esta jurisdicción, instituyendo por su albacea a don José Romo del Vivar su hermano, y por heredera a su hija doña María Feliciana.

Y reconocidas las cláusulas de todos y los recibos presentados, se declararon por cumplidos y pagados en cuanto a toca a la jurisdicción eclesiástica.

Visitó la memoria nuncupativa o testamento so cuya //  disposición falleció don José Romo del Vivar vecino que fue de este pueblo, instituyendo por sus albaceas testamentarios fidei comisarios y tenedores de bienes a don Manuel y don José Florentino Romo de Vivar, y por herederos a estos; y reconocidas sus cláusulas y recibos en que consta haberse celebrado trescientas misas, y exhibirse ciento de otras tantas correspondientes a la cuarta funeral, se declaró por cumplido y pagado en cuanto toca a la jurisdicción eclesiástica.

Y por cuanto se haya su señoría ilustrísima informado de que en la iglesia y santuario de Nuestra Señora se celebran los novenarios y misas de honras, de algunos que por devoción a la Santísima Señora, así lo disponen antes de su fallecimiento, o sus herederos lo ejecutan, no debiendo perjudicarse los derechos del párroco e iglesia matriz, mandaba y su señoría ilustrísima mandó que disponiéndose por algunos devotos, el que sus honras y novenarios se celebren en la iglesia del referido Santuario o cuando sus herederos lo determinen por sí, sea y se //  entienda sin perjuicio a los derechos parroquiales correspondientes al cura beneficiado y a la fábrica de su iglesia parroquial, los cuales se deberán satisfacer por los interesados según y en la misma conformidad que se acostumbra en las iglesias exentas.

 

Que se paguen a 2 pesos las misas de los lunes de Ánimas.

 

Y en atención a que el tiempo y a cuando se erigió la cofradía de Ánimas de esta iglesia parroquial, se asignó la limosna de doce reales por cada de las misas de los lunes; y que en el día tiene considerable aumento en sus fondos, mandaba y su señoría ilustrísima mandó que por ahora e ínterin se logra mayor aumento, se satisfaga y pague la limosna, y estipendio de dos pesos por cada una de las citadas misas de los lunes.

 

Caso de moral.

 

Igualmente mandaba y su señoría ilustrísima mandó, que el cura beneficiado cada quince días en el que él eligiere, y sea más //  commodo, para junte así a los capellanes de este Santuario, como a sus tenientes y demás eclesiásticos de esta jurisdicción, para que tengan conferencias morales, haciendo que propongan las dudas y dificultades que se les ofrecieren, para que las vayan resolviendo, cuyo caso y conferencia ha de presidir el dicho cura beneficiado, y por su ausencia o enfermedad el capellán mayor del Santuario, a quienes encarga su señoría ilustrísima procuren en este asunto la mayor permanencia para el aprovechamiento de todos los eclesiásticos de esta jurisdicción.

 

Memoria nuncupativa.

 

Visitó la memoria nuncupativa so cuya disposición falleció don Fernando Muñoz de Nava, vecino que fue de esta jurisdicción, instituyendo por sus albaceas al bachiller don Miguel del Portillo y a don Salvador Muñoz de Nava su hijo, y por herederos a sus hijos legítimos; mandando que sobre unas tierras que dejó quedase un legado de 100 pesos para que en cada un año se dijere una misa por su alma, sobre que expuso el albacea, que //  en los primeros años después del fallecimiento de su padre, mandó decir las misas protestando presentar los tres recibos y exhibió 25 pesos de los cinco años que han corrido; y reconocidas las cláusulas de dicha memoria, mandó su señoría ilustrísima, que el vicario cuide de que el citado albacea proceda a otorgar dentro del término que le asignare, escritura de obligación en forma por los cien pesos del referido legado, cuyos réditos se le han de entregar para que cuide de que se digan las misas, haciendo que se le exhiban los tres recibos que expresa el albacea, en cuya conformidad desde ahora para entonces se declaró por cumplido y pagado en cuanto a la eclesiástica jurisdicción toca.

Visitó la memoria nuncupativa so cuya disposición falleció el bachiller don Fernando Martínez de Alarcón, instituyendo por sus albaceas a don José Henri– //  –que Altamirano y a María Bernarda Gonzales, y por heredera a su alma, los cuales albaceas hicieron constar haber mandado decir más de 600 misas, y que el caudal de dicho bachiller importó 2341 pesos, 7.9 reales incluyendo la casa de su morada, que se avaluó en 1600 pesos y sobre la cual están impuestos 800 pesos de principal del Santuario Nuestra Señora, expresando no haber cobrado por no haber podido, varias dependencias activas que se incluyen en el caudal, y que no ha habido quien compre la casa; en cuya vista mandó su señoría ilustrísima, que dichos albaceas procuren por todos los medios posibles el cobro de las citadas dependencias, y que se venda la casa que dejó, para que con uno y otro producto hagan bien por su alma las misas correspondientes, encargándoles la conciencia, como también al vicario para que se cumpla, a cuyo fin se le haga saber.

            Últimamente reconocidos los pliegos e informaciones matrimoniales mandó su señoría ilustrísima, que en la de los viudos //  se tenga especial cuidado de que los viudos den testigos, den razón de su dicho expresando si vieron morir o enterrar al marido o la mujer, de manera de que estando sepultados en esta jurisdicción y no dando dos testigos fidedignos que declaren de vista, no se proceda a la celebración del matrimonio hasta que presenten la partida de entierro del marido o la mujer de quien son viudos, y aunque los de fuera tengan cuatro o más años de vecindad en esta jurisdicción, una vez que conste por las declaraciones que salieron de su patria en edad en que podían haber contraído impedimento canónico, libre requisitorio para que sean amonestados en la parroquia de su origen.

Últimamente se procedió a la visita secreta y no resultó cosa digna de especial corrección o reforma.

Celebró su señoría ilustrísima el Santo Sacramento de //  la confirmación, y lo confirió a 4481 personas que se asentaron en un cuaderno, el cual firmado por su señoría ilustrísima se le entregó al citado cura, a quien mandó se le notifique este auto para su cumplimiento, y que se ponga testimonio de él en el libro de bautismos. Y así lo proveyó, mandó y firmó.

 

Fray Antonio, Obispo de Guadalajara

 

Ante mí.

Joseph de Frutos

Secretario de visita

 



[1] Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Guadalajara, Sección: Gobierno, Serie: Visitas Pastorales, Caja: 5. La transcripción es de Antonio Gutiérrez Gutiérrez.

[2] Se refiere al antecesor inmediato de fray Antonio Alcalde en el episcopado, don Diego Rodríguez de Rivas y Velasco (1707-1770), que fue obispo de Comayagua (1750), antes de serlo de Guadalajara (1762), que gobernó hasta su muerte.



Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2022 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis