Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021

Volver Atrás
Circulares


CIRCULAR 19/2018

Fallecimiento del Ilustrísimo Señor Canónigo don Guillermo Gutiérrez Espinoza

A toda la comunidad diocesana:

Les saludo cordialmente, mis hermanos sacerdotes, y les deseo que gocen de la misericordia y del amor de Dios, nuestro Padre. El Eminentísimo Señor Cardenal don José Francisco Robles Ortega me encomienda notificarles que el Señor Jesús llamó de este mundo al Señor Canónigo don Guillermo Gutiérrez Espinoza, y en él se cumple la promesa del Evangelio: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt. 5,7).
El Ilustrísimo Señor Guillermo Gutiérrez Espinoza nació el 7 de noviembre de 1928 en la capital de México; vivió ahí hasta 1947, y el 20 de noviembre de ese año ingresó al Seminario Diocesano de Guadalajara. Desde el 5 de septiembre de 1951 estudió la Filosofía y la Teología en el Seminario de Montezuma, Nuevo México. Recibió el Orden Sacerdotal el 11 de febrero de 1958 y estudió en el Pontificio Colegio Pío Latino Americano hasta mediados de 1961.
Al su regreso a México fue asignado como Vicario Cooperador a la parroquia de Jalostotitlán, Jalisco. Más tarde fue nombrado profesor y padre espiritual del Seminario, y trabajó en el Menor, la Casa de Tapalpa y el Mayor en diferentes momentos. Por entonces fue también capellán de las siguientes casas religiosas y colegios: Hermanas del Sagrado Corazón Siervas de los Pobres, Colegio Guízar Valencia, Colegio Guadalupano Martínez Negrete, Orfanatorio de las Siervas del Corazón de Jesús y de los Pobres, Maternidad Catalina de las Carmelitas de México, Hermanas del Corazón de Jesús Sacramentado, Colegio de la Vera Cruz, Colegio Matel de las Religiosas de la Congregación del Verbo Encarnado y Colegio Libertad. Se desempeñó también como Capellán del Seminario Mayor en 1979. Fungió como Responsable de las capellanías de El Rodeo, Poncitlán y Cedros, en la Parroquia de Ixtlahuacán de los Membrillos. Fue Párroco de San Andrés, Tlaquepaque. Fue nombrado Decano del decanato de San Andrés, Vicario Episcopal de la zona Periferia Oriente y organizador de la Peregrinación Diocesana al Tepeyac. Colaboró en la Formación Permanente del Clero y fue Miembro de la Comisión de las Causas de Canonización. Asimismo, fungió como director espiritual del Seminario Redemptoris Mater, del Movimiento Neocatecumenal. Resultó electo el 14 de noviembre de 1998 como Canónigo de la Catedral Metropolitana donde fue Capellán de la capilla de la Inmaculada Concepción y representante del Ilustre Cabildo ante el Consejo Presbiteral.
Ha sido llamado a la Casa de Padre y al descanso eterno el 23 de mayo de 2018 en el Trinitario Sacerdotal de Guadalajara, a los 89 años de edad y 60 de un fecundo ministerio sacerdotal.
El Señor Canónigo don Guillermo fue un sacerdote de sólida formación, alegre, sensible, generoso, cortés, franco y sincero en su trato. Hombre inteligente, de buen talento y empeñoso en su formación, sacerdote de profunda oración y piedad sincera. Fue un buen Pastor, celoso del bien de las almas y activo en ministerio. Se dedicó a las labores del Seminario con sentido de responsabilidad e iniciativa. Don Guillermo afirmaba: “Traté a los alumnos por parejo como amigos, hasta con bromas y afecto, nunca tuve ninguna dificultad con nadie; busqué hablar con todos y compartir de lo que tienes, siempre con Cristo y María”. Se distinguió por ser un presbítero con un criterio doctrinal bien equilibrado y un sacerdote abierto a la acción del Espíritu Santo en la Iglesia. Sobrellevó valientemente algunas enfermedades como diabetes, hipertensión y la insuficiencia renal que le ocasionó muchas dificultades. Ofrezcamos los sacerdotes Misas por nuestro querido hermano y pidamos todos por su eterno descanso, en especial las comunidades que fueron beneficiadas con su ministerio. Que Cristo resucitado transforme a nuestro hermano el don Guillermo Gutiérrez Espinoza a semejanza de su cuerpo glorioso y le dé parte en su felicidad.

Guadalajara, Jalisco, a 4 de junio del 2018

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 20/2018

Colecta: Óbolo de San Pedro. Domingo 24 junio del 2018

A toda la comunidad diocesana:

Reciban un afectuoso saludo y el deseo de que vivan alegremente unidos en la fe.
El Vicario de Cristo ha manifestado su solicitud amorosa hacia todos los hombres de nuestro tiempo mediante el “Ministerio de la Caridad”, que ejerce ampliamente al disponer de los recursos necesarios para los que más sufren, respondiendo al mandato de Cristo: “Cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis” (Mt 25, 40).
La palabra óbolo, del griego obolós, designaba en la antigüedad una moneda pequeña y poco práctica (respecto a otras en su tiempo) que quisieron seguir utilizando en Esparta para desalentar la búsqueda de la abundancia. Aquí es donde encontramos su primer símbolo: la perspectiva de la caridad no es sólo la búsqueda del bien del otro, sino la garantía de la libertad del corazón sobre las cosas terrenales que pueden llegan a opacar la esperanza de los bienes eternos. De suyo, en la historia de la antigüedad el óbolo era puesto debajo de la lengua o sobre los ojos de los difuntos, a fin de asegurar el paso hacia la eternidad; aquí descubrimos un segundo símbolo: el óbolo de la caridad será también parte de los tesoros acumulados en la cuenta de la vida eterna: “Vengan benditos de mi Padre y tomen posesión de la herencia preparada para ustedes desde la creación del mundo, porque tuve hambre y me dieron de comer…” (Mt 25,34). Es por ello que el Óbolo de san Pedro es un signo de comunión con el Papa, de solicitud por las necesidades de los hermanos y signo de la libertad necesaria para entrar en el Reino eterno.
Como es costumbre, en la solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, o en el domingo más cercano, celebramos el Día del Papa, y se le hace un obsequio económico que se denomina “el Óbolo de San Pedro”, con el fin de unirnos a sus intenciones y colaborar en la ayuda que el Papa ofrece a los más desprotegidos en el mundo. Este año la colecta especial será, Dios mediante, el domingo 24 de junio. Recordemos que el Óbolo de San Pedro no es una dádiva al Papa Francisco, sino un signo concreto de cómo la Iglesia se hace consciente de una responsabilidad en la atención a las necesidades de todo hermano que sufre.
Que Jesucristo, el Buen Pastor, nos ilumine para saber vivir en comunión con el Sucesor de San Pedro, nuestro Papa Francisco.

Guadalajara, Jalisco, a 8 de junio del 2018

+ José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 21/2018

Visita de Nuestra Señora de Zapopan a Chapala, 8 y 9 de julio de 2018

A toda la comunidad diocesana:

Los saludo con afecto y deseo que el Espíritu Santo los renueve con sus dones.
Como es ya una tradición cada año, en el segundo domingo del mes de julio la Venerada Imagen de Nuestra Señora de Zapopan visita el Lago de Chapala, y es la ocasión para pedir a Dios un buen temporal, por la recuperación del Lago, e implorar su bendición para las familias que se benefician del agua del Lago de Chapala.
Exhorto a los Párrocos y Rectores de templos que inviten a sus fieles a peregrinar a Chapala en esta pequeña romería en compañía de la bendita Imagen, y a hacer oración al Señor, por intercesión de la Virgen María.
El Programa del domingo 8 de julio comienza a las 9 hrs. con la salida de la Basílica de Zapopan. A las 11 hrs. será la recepción de la Venerada Imagen a la Parroquia de San Francisco de Asís, en Chapala y procesión. A las 12 hrs., solemne concelebración Eucarística. A las 13:30 hrs. bendición del Lago de Chapala, de las 16 a las 22 hrs. eventos Culturales en el atrio parroquial. El lunes 9 de julio las actividades serán: a las 9:30 hrs. bendición del Lago y Eucaristía en la Isla de los Alacranes. A las 13 hrs. Eucaristía para los enfermos en el templo parroquial. A las 15 hrs., rosario y Eucaristía, a las 16 hrs. canto de la Salve y retorno a Zapopan.

Que la Virgen María sea nuestro modelo de confianza en Dios, Padre Celestial, que hace caer la lluvia sobre sus hijos y fecunda así los campos para el sostenimiento de la vida y el bienestar de todos.

Guadalajara, Jalisco, a 11 de junio del 2018

+ José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2020 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis