Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019

Volver Atrás


Libro de Visita de fray Antonio Alcalde, 1776

7ª parte

 

Una de las poblaciones que más pujanza tuvo en la Diócesis de Guadalajara en el último tercio del siglo xviii fue la de Aguascalientes, cuyo estado se nos describe, en lo tocante a la cura de almas. Sorprende el copioso número

de eclesiásticos avecindados en ella[1]

 

Villa de Nuestra Señora de la Asunción de Aguascalientes

 

En el día miércoles veinte y uno de febrero de mil setecientos setenta y seis años: como a las siete horas de la mañana salió Su Señoría Ilustrísima de la villa de Santa María de los Lagos, en prosecución de su actual y general visita, para la hacienda de los Sauces, de la misma jurisdicción, distante diez leguas de razonable camino, acompañado del licenciado don José Reyes Gómez de Aguilar, Cura propio y Vicario juez eclesiástico de ella, y como a las once del día llegó a la citada hacienda, donde comió; y a la tarde de este día celebró el Santo Sacramento de la Confirmación en la capilla de ella, y lo confirió a setecientas veinte y una personas. Y el día siguiente, jueves veinte y dos de febrero, como a las siete y media // de la mañana, salió Su Señoría Ilustrísima de dicha hacienda acompañado del doctor don Vicente Antonio Flores Alatorre, Cura propio y Vicario juez eclesiástico de la villa de Aguascalientes, para la hacienda de San Bartolomé, perteneciente al licenciado Fernando Rincón Gallardo, distante de la antecedente cuatro leguas de buen camino, y llegó a ella como a las nueve y media de la mañana, e inmediatamente celebró el Santo Sacramento de la Confirmación y lo confirió a ochenta y cuatro personas; y habiendo comido y tomado un rato de siesta, a las tres de la tarde del mismo día salió de dicha hacienda para la villa de Aguascalientes, distante cinco leguas también de buen camino, y como a las cinco de la tarde llegó a ella, a cuya entrada fue recibido por el señor Alcalde Mayor, alcaldes ordinario, justicia y regimiento, por el clero secular, prelados regulares y // vecinos principales de la citada villa, quienes salieron a cumplimentar a Su Señoría Ilustrísima y le acompañaron hasta la iglesia parroquial, y en la puerta de ella fue recibido por el dicho Cura beneficiado y Vicario juez eclesiástico en la forma dispuesta por el Ritual Romano; y habiendo entrado y hecho oración, dio su bendición al pueblo, y luego se retiró a la casa dispuesta para su hospedaje y habitación.

 

Auto general de visita

 

En la villa de Nuestra Señora de la Asunción de Aguascalientes, en veinte y tres días del mes de febrero de mil setecientos setenta y seis años: Su Señoría Ilustrísima y Reverendísima, el Señor Ilustrísimo don fray Antonio Alcalde, del Sagrado Orden de Predicadores, Obispo de Guadalajara, Nuevo Reino de la Galicia y de León, Provincias del Nayarit, Californias, Coahuila y Texas, del Consejo su Majestad, etcétera, mi Señor; estando en su actual y general visita, para proceder a la visita local de la iglesia parroquial de esta villa, pasó a ella acompañado del doctor don Vicente Antonio Flo-- // --res Alatorre, Cura propio y Vicario Juez Eclesiástico, de la clerecía, y de los señores Alcalde Mayor, alcaldes ordinarios, y demás del cabildo, justicia y regimiento de esta dicha villa, y habiendo entrado y hecho oración, se revistió de medio pontifical y celebró el Santo Sacrificio de la Misa, la cual acabada, en presencia de todo el concurso, revestido con capa negra, dio la conmemoración a los fieles difuntos y responsos acostumbrados; y con capa blanca visitó el Sagrario y depositó el Santísimo Sacramento, donde halló un vaso con formas, la custodia y el rural, todo con mucho aseo y en conveniente forma; dio a adorar al pueblo a Su Divina Majestad, y lo volvió a depositar en el mismo Sagrario. Visitó la lámpara que está delante del Santísimo Sacramento, y la halló ardiendo con aceite de Castilla. Visitó el Altar mayor y todos los de la iglesia, con sus aras, retablos y // demás paramentos, y todos se hallaron decentemente adornados y en conveniente forma. Visitó el bautisterio y en él la pila bautismal, que halló con su concha de plata y sus buenas cerraduras, y en una alacena las crismeras de plata, bien proveídas y en conveniente forma. Visitó la Sacristía y en ella los ornamentos, ropa blanca y alhajas de plata y demás paramentos sagrados, y halló todos los necesarios para la celebración de los divinos oficios, con la debida decencia y en conveniente forma, con lo cual se retiró a la pieza para su hospedaje y habitación.

 

Personal del Cura beneficiado y Vicario Juez eclesiástico

 

Inmediatamente el expresado doctor don Vicente Antonio Flores Alatorre presentó sus títulos de Cura beneficiado y Vicario Juez Eclesiástico, despachados en la forma regular por el Ilustrísimo Señor doctor don Diego Rodríguez Rivas de Velasco, de buena memoria, Obispo que fue de esta Diócesis; y refrendado el de Vicario Juez Eclesiástico por Su Señoría Ilustrísima, por lo cual se dieron por visitados y se le devolvieron para su resguardo.

 

Libros parroquiales

 

Presento los libros que a su administración conviene // a saber en que se asientan los que se bautizan, casan y entierros que se hacen, así en esta iglesia parroquial como en la de la hacienda de la Purísima Concepción de Ciénega de Rincón de Mata, como ayuda de parroquia de este Curato; y reconocidas sus partidas por menor desde la última visita hasta la presente, se hallaron con las expresiones necesarias, por lo cual mandó Su Señoría Ilustrísima que haciéndose en las de entierros de esa cabecera mención del ministro que lo hace, en lo demás se continúe el buen orden que hasta aquí se ha observado. Igualmente presentó el libro de informaciones matrimoniales de libertad y soltura de indios de pueblo que se casan en este Curato, y reconocidas por menor, mandó Su Señoría Ilustrísima que en lo de adelante los testigos determinen con individualidad el tiempo que tienen de conocimiento de los contrayentes, y en lo demás se continúe como // hasta aquí.

Así mismo presentó el libro de gobierno en que se contienen las Constituciones Sinodales de este Obispado, los aranceles común para toda esta diócesis y el de indios de pueblo que no dan tasación, y el de roturas de tierras; y así mismo los edictos, cartas pastorales y otros despachos de los Ilustrísimos Señores Obispos de esta Diócesis: dotaciones y legados píos pertenecientes a esta iglesia parroquial, que componen la cantidad de veinte y tres mil quinientos cincuenta y cinco pesos, y patronato que reside en los Curas de esta villa de las capellanías fundadas en ella; todo lo cual dio Su Señoría Ilustrísima por visitado, por haberlo encontrado en conveniente forma.

 

Padrón de 21 123 personas

 

Presentó igualmente el padrón de todas las personas de que se compone este Curato entre chicas y grandes, que componen el número de veinte y un mil ciento veinte y tres personas; y una lista puntual de todos los pueblos, haciendas, ranchos y puestos de que se compone esta feligresía, con expresión de las distancias y vientos en que se // hallan de la cabecera, y número de personas que las habitan, y mandó Su Señoría Ilustrísima que poniendo oportunamente certificación al pie de dicho padrón, de si cumplieron o no con el precepto anual de nuestra Santa Madre Iglesia, y quedándose con una copia de él, remita el original a la Secretaria de Cámara y Gobierno de Su Señoría Ilustrísima, y lo mismo se ejecute en cada un año, como se previene en las Constituciones Sinodales.

 

Informaciones matrimoniales de españoles y demás castas

 

Asimismo presentó varios legajos de los pliegos e informaciones matrimoniales de españoles, mestizos, mulatos y otras castas, las cuales reconocidas, sólo se advierte que en las informaciones declaraciones de los testigos no se determina e individualiza el tiempo que ha que conocen a los pretendientes, ni en las de los viudos se asienta si vieron morir a sus consortes, o con qué motivo les consta la viudez; y en los demás se hallaron en conveniente forma, y con la expresión y formalidades correspondientes, por lo cual mandó Su Señoría Ilustrísima se // hagan las dichas expresiones.

            Juntamente presentó una lista de las Capillas que hay en las haciendas de esa feligresía, con razón de las licencias con que se erigieron, y de los bienes, alhajas, y demás paramentos que les pertenecen; y por sus respectivos dueños presentaron las licencias de decir Misas en ellas, conviene a saber, la de la hacienda de San Nicolás de la Cantera, la de San José de Guadalupe, la del puesto nombrado San Miguel que es ayuda de parroquia, la del Señor del Encino, también ayuda de parroquia, sita en el barrio de Triana de esta villa, la de San Juan Nepomuceno sita en el barrio de la Tenería, la de Nuestra Señora de Guadalupe sita en el barrio de Arellanos, la de la villita de la Encarnación, donde reside ministro como ayuda de parroquia, la de la hacienda de Cañadahonda, la de ayuda de parroquia de Ciénega de Mata, y la de la hacienda de San Isidro de Peñuelas, y con vista de los inventarios en que se hacer ver el adorno con que se hallan // las citadas capillas, las dio Su Señoría ilustrísima por visitadas para que se use de ellas según su expresión y forma con la condición de que se explique la doctrina cristiana, en la conformidad que se previene en el despacho general de cordillera librado por Su Señoría Ilustrísima, y otra lista de los clérigos vecinos de estas villas y su partido, con expresión de sus órdenes, del título con que se promovieron y de sus ministerios y ocupaciones.

Y subsecuentemente se presentaron por el bachiller don Miguel Feliciano de Castañeda sus licencias de decir Misas y así mismo de predicar y confesar hombres y mujeres en lengua castellana, absoluta, y un título de capellán de la capellanía de 2 000 pesos impuestos sobre casas de esta villa, y sobre una labor nombrada Morcinique, que fundaron don Francisco de Mendoza y doña Magdalena de Villalobos, con obligación de 25 Misas rezadas; otro de la que fundó el bachiller don // Vicente Castañeda, de dos mil pesos impuestos, los un mil sobre una casa y una huerta en la villa, en la calle de Tacuba; setecientos sobre otra casa de dicho bachiller, y trescientos sobre la de don Marcelino Carrión , con obligación de 12 Misas rezadas: otro de la que mandó fundar don Francisco de Mendoza, de 500 pesos de principal, impuestos sobre casas de don Antonio López de Villacorta, con obligación de 6 Misas rezadas; y otro de la que mandó fundar don Marcos Pérez Montalvo, de 2 200 pesos de principal, impuestos sobre cinco pares de casas en esta villa, que fueron del fundador y su mujer doña María Gallardo, con obligación de diez y ocho Misas.

El bachiller don Juan Manuel Rincón Gallardo, del Arzobispado de México, presentó su licencia de residir en esta Diócesis, la que tiene de decir Misa, y asimismo de predicar, confesar y administrar sacramentos, absolutas; e igualmente un título de capellán propietario de la que fundó don Juan Altamirano, como albacea del capitán don Nicolás Gallardo, de 2 000 pesos de principal, impuestos sobre la hacienda de Guacaxco en jurisdicción de Juchipila, con cargo de 33 Misas; otro de la que fundó // el mismo don Nicolás Gallardo de 3 mil pesos, impuestos en dicha hacienda con cargo de 50 Misas; otro de la fundó el bachiller don Juan Rincón de Vivar, de 2 000 pesos de principal, impuestos sobre la hacienda nombrada El Rincón, con cargo de 50 Misas.

El bachiller don Francisco Gerónimo Ruiz de Esparza presentó sus licencias de decir Misa y asimismo de predicar, confesar y administrar sacramentos, absolutas, y un título de capellán propietario de la capellanía a cuyo título se ordenó de 2 000 pesos de principal, de que están concursados 1 350 pesos, y de ellos no se le han pagado sus correspondientes réditos, sin cuyo embargo, juró in verbo sacerdotis haber cumplido con las Misas que tiene de pensión.

El licenciado don Francisco Flores de Robles presentó sus licencias de decir Misa y asimismo de predicar y confesar, absolutas; y un título de capellán propietario de la que mandó fundar don Agustín // Delgado, de 1 790 pesos, 6 reales, los cuales se completaron a 2 000, con cargo de 5 Misas rezadas; y otro testimonio de un patrimonio de 2 000 pesos de principal, con que se le completó la congrua a cuyo título se ordenó, y juró haber dicho las Misas.

El licenciado don Juan Antonio de Ortega presentó sus licencias de decir Misa, y asimismo de predicar y confesar generalmente hombres y mujeres, por el tiempo de la voluntad; un título de capellán propietario de la que fundó doña Isabel Méndez Tobar Hidalgo de 4 mil pesos, impuestos sobre las haciendas de Santa María y Santa Ana en la jurisdicción del Saltillo, y sobre las tierras y casas de don Bartolomé de Lizarrarás, con cargo de 50 Misas; y otro de la que mandó fundar el bachiller don Buenaventura Méndez Tobar, de 280 pesos impuestos sobre una casas en la ciudad de Guadalajara, con cargo de cuatro Misas rezadas, jurando haber celebrado las correspondientes a dichos dos ramos.

El bachiller don Andrés Martínez Sotomayor, Sacristán Mayor, presentó sus licencias corrientes de decir Misa y asimismo de predicar, confesar y administrar sacramentos; su // título de Sacristán Mayor, y otro de capellán propietario de la que fundó don Antonio Martínez Sotomayor, de 4 mil pesos impuestos sobre la hacienda de Santiago de Guadalupe en esta jurisdicción, con cargo de doce Misas rezadas, que juró tener celebradas anualmente.

El bachiller don Francisco Xavier Flores Alatorre presentó sus licencias de decir Misas y asimismo de predicar y confesar, absolutas; un título de capellán propietario de la que fundó don Diego López de Nava, de 50 pesos de principal impuestos sobre tierras nombradas los Ocotes y cerro en jurisdicción del Valle de Huejúcar, con cargo de 5 Misas rezadas; y un testimonio de patrimonio de 4 mil pesos a cuyo título se ordenó.

El bachiller don Francisco Xavier Díaz Fiscareño presentó sus licencias de decir Misa y asimismo de predicar y confesar, corrientes; un título de capellán propietario de la // que fundó don Pedro Gutiérrez de 200 pesos impuestos sobre un sitio y labor en el puesto nombrado Apozol, con cargo de 3 Misas rezadas; otro de la que mandó fundar el bachiller don Diego de Torres de 1300 pesos de principal impuestos sobre casas de la ciudad de Zacatecas, con obligación de 34 Misas; otro de la que fundó el capitán Juan de Medrano de un mil pesos, los 500 en plata, que reconoce doña Rosa de Castro sobre una casa en el pueblo de Tonala, y quinientos sobre casas en la ciudad de Guadalajara, que fueron de Nicolás Sarmiento; otro de la que fundaron los albaceas del padre Francisco de León, de 1 000 pesos de plata, sobre una labor de trigo, que fue de don José Domingo Morillo en jurisdicción de Jerez; y otro de un patrimonio de 1 800 pesos de principal, que le fundó su padre.

El bachiller don Juan José Nieto Corona, presentó sus licencias de decir Misas y asimismo de predicar y confesar, absolutas; un título de capellán propietario de la que fundó don Pedro Alonso de los Hinojos de 2 000 pesos de principal im-- // --puestos sobre una labor nombrada de Peñuelas en esta jurisdicción con cargo de 50 Misas rezadas; y otro de la fundó don Pedro Rincón de Ortega de 400 pesos impuestos sobre la hacienda de san Nicolás en jurisdicción de Lagos, con cargo de 10 Misas rezadas.

El bachiller don Agustín José de Emazabel presentó su licencia de decir Misa, un título de capellán propietario de la que fundó don Nicolás Cardona de 1 000 pesos de principal impuestos sobre un mesón contiguo a las Casas Reales, con cargo de cuatro Misas rezadas, otro de la que mandó fundar doña Margarita Fernández de Palos de 500 pesos de principal sobre la casa de que fue de su morada, con cargo de seis Misas rezadas; otro de la que fundó don Juan Paulino Emazabel de 500 pesos de principal impuestos sobre una casa de esta villa que fue de Lorenzo Luévana, con cargo de 5 Misas rezadas; otro de la que fundó don Salvador // Fernández de Palos de 2 mil pesos de principal impuestos sobre todos los bienes del fundador, con cargo de 24 Misas rezadas, con todas las cuales juró haber cumplido.

El bachiller don Francisco Miguel Cardona presentó sus licencias para decir Misa y asimismo de predicar y confesar, corrientes; y un título de capellán propietario de la que fundó don Buenaventura de Arze y Castilla como albacea de don Pedro Medina, de 2 000 pesos impuestos sobre la hacienda nombrada el Ojocaliente en esta jurisdicción, con cargo de 25 Misas rezadas, que expresa haber celebrado, y que aunque otra de 4 000 pesos se halla concursado el principal en el concurso de don Nicolás Cardona, y otros 1 000 pesos que hallan depositados en la Clavería.

El bachiller don José Ignacio Delgadillo presento sus licencias de decir Misa y asimismo de predicar, confesar y administrar sacramentos, cuyo término se cumple el día 22 de abril de este año; y por ser actual marzo, mandó Su Señoría Ilustrísima se le refrendasen por el tiempo de ____ //

El bachiller don Francisco Ruiz Narváez presentó sus licencias de predicar, confesar y administrar sacramentos.

El bachiller don Vicente Ramos, actual teniente de Cura de esta villa, presentó sus licencias corrientes de decir Misa y asimismo de predicar, confesar y administrar sacramentos, y un título de capellán propietario de la que mandó fundar doña Juana de la Rosa Aguirre, de cuatro mil pesos de principal que hoy se hallan depositados en las arcas de la clavería de la Santa Iglesia Catedral de Guadalajara, con obligación de veinte Misas rezadas, con las cuales juró haber cumplido hasta el día en que se redimió el principal.

El bachiller don Salvador Martínez de Sotomayor presentó sus licencias de decir Misa y asimismo predicar, confesar y administrar sacramentos, cuyo término se cumple el día siete de abril de este año, por lo cual y habiendo sido examinado y aprobado, se le refrendaron para // que use de ellas el tiempo de _____.

El bachiller don Manuel Antonio Flores de Robles presentó su licencia de decir Misa y un título de capellán propietario de la que mandó fundar doña Catarina de Acosta de cuatro mil pesos de principal impuestos sobre la hacienda nombrada las Peñuelas en esta jurisdicción con cargo de 25 Misas rezadas, que bajo de juramento aseguró haber celebrado.

El bachiller don Mariano Xavier Pérez Maldonado presentó sus licencias de decir Misa y asimismo de predicar, confesar y administrar sacramentos, y mandó Su Señoría Ilustrísima se le refrendasen para use de ellas en toda esta Diócesis, por el tiempo de la voluntad de Su Señoría Ilustrísima y sin perjuicio del derecho parroquial.

El bachiller don Juan José Flores presentó asimismo un título de capellán propietario de la que fundó el bachiller don Domingo de Garay de dos mil pesos de principal impuestos sobre tierras en jurisdicción de Charcas pertenecientes a don Santiago y doña María Bernal Lobo, con cargo de // 24 Misas, con que ha cumplido; y otro del patrimonio de 2 mil pesos que fundó su padre don José Eusebio Flores.

El bachiller don Juan Manuel Flores Alatorre presentó un título de capellán propietario de dos capellanías de a 2 000 pesos, impuestas ambas sobre la hacienda nombrada Señor San José de Guadalupe, que fundaron don Nicolás Flores Alatorre y doña Bárbara González de Hermosillo, con obligación de 40 Misas, que bajo de juramento, aseguró haber celebrado y estar corriente el principal; no presentó sus licencias de decir Misa y confesar por haberlas remitido ha muchos días a la ciudad de Guadalajara para su refrenda.

El bachiller don Rafael Rincón Gallardo presentó sus licencias de decir Misa y asimismo de predicar y confesar generalmente hombres y mujeres en lengua castellana, con su término corriente; y asimismo un título de capellán propietario de la que mandaron fundar don Manuel Rincón Gallardo y doña Mi--// --caela de 2 mil pesos impuestos sobre la hacienda nombrada San Bartolomé en esta jurisdicción, un mil y quinientos; y los quinientos sobre la nombrada los Albarradones, con cargo de 25 Misas. Otra de la que manó fundar don Agustín Rincón de 3 mil pesos, impuestos sobre la hacienda nombrada Ciénaga de Mata, con cargo de dos Misas rezadas cada semana en la parroquia de Teocaltiche; y otro de capellán interino de la que fundó don Juan Valentín de la Peña de 6 mil pesos, impuestos sobre la hacienda de Trujillo, con obligación de la Misa rezada a la hora de las doce los días festivos del año en esta iglesia parroquial, con cuyas obligaciones juró haber cumplido enteramente.

El bachiller don Ignacio Rincón Gallardo presentó su licencia de decir Misa, absoluta, y juntamente un título de capellán propietario de la que mandaron fundar don Santiago García de Rojas, y doña Feliciana González, de 6 mil pesos impuestos sobre la hacienda nombrada San Juan de los Herreras, con cargo de 75 mis-- // --as rezadas; otro de la que fundó el bachiller don Antonio García de Rojas de 1 mil pesos impuestos sobre los bienes de don Antonio Colaso Feijoo, con cargo de 10 Misas, otro de la que fundó don Fernando García de Rojas de 3 mil pesos impuestos sobre la hacienda del Espíritu Santo, con obligación de 50 Misas; otro de la que fundó el mismo don Fernando, también de 3 mil pesos, impuestos sobre las haciendas nombradas San Juan de Suarez y Jalpilla en feligresía de Lagos, con cargo de 50 Misas rezadas; y otro de la que fundó don Francisco Xavier Rincón Gallardo de 4 mil pesos, impuestos 2 mil pesos sobre la hacienda de la Deseada y los otros 2 mil sobre la de la Cantera, en esta jurisdicción, con cargo de 20 Misas; jurando en debida forma haber cumplido con las obligaciones correspondientes a ellas, y a la que fundó don Juan Veles de la Torre // de 3 mil pesos impuestos sobre la hacienda de Ojuelos, según consta en un testimonio que presentó por no tener en su poder título en forma, el cual expuso halarse en la Secretaría de Cámara y Gobierno de Su Señoría Ilustrísima.

El bachiller don José Mariano Tello de Lomas presentó un título de capellán propietario de la que mandó fundar don Manuel Gonzales de Escalante de 2 200 pesos impuestos sobre la hacienda nombrada Santiago de Guadalupe, en esta jurisdicción,   con cargo de 27 Misas; otro de la que mandó fundar don Antonio Ruiz de Escamilla, por doña Lucia de Otadui y Avendaño de 10 715 pesos, 3 reales, de principal, impuestos los 9 715 pesos, 3 reales, en la hacienda nombrada los Tres Mezquites y sitio de Cañada Honda, en esta jurisdicción, y los 1 mil restantes sobre una casa en la plaza de esta villa perteneciente a don Francisco Suria, con la obligación de seis Misas rezadas en cada año; y otro de la que mandó fundar don Carlos de Andrade y Sotomayor de 1 mil pesos, im-- // --puestos sobre un sitio de ganado mayor nombrado la Noria, en esta feligresía, con cargo de tres Misas rezadas en cada un año, expresando hallarse corrientes los referidos principales, y haber cumplido con las obligaciones respectivas a todas.

El bachiller don Juan José Trillo presentó sus licencias de decir Misa, y asimismo de predicar y confesar, corrientes en su término, y un título de capellán propietario de la que mandó fundar el bachiller don Felipe Trillo de 1750 pesos impuestos sobre una casa en esta villa, que fue del bachiller don Nicolás Guerrero, 600 sobre una labor nombrada la Barranca y Panzacola, y sobre una casa de Juan Antonio Jiménez, con cargo de una Misa rezada en todos los domingos de diciembre y enero, con las cuales juró haber cumplido, como también con las que tiene de pensión otra capellanía que goza de dos mil y más pesos // cuyo título se le quedo en la Secretaría de Cámara y Gobierno de la ciudad de Guadalajara.

El bachiller don José Mariano Guerrero presentó su título de capellán propietario de la que mandó fundar don Pedro de Mendoza, de 2 mil pesos impuestos sobre la hacienda nombrada de Santa Rosa, en esta jurisdicción, y sobre casas en esta villa que fueron de doña María Gallardo, con obligación de 50 Misas; otro de la que fundó Juan de Loeza de 1 mil pesos impuestos sobre la hacienda nombrada San Pedro Piedra Gorda, en esta jurisdicción, con cargo de 12 Misas rezadas en cada un año; y asimismo presentó sus licencias de decir Misa, y asimismo de predicar, confesar y administrar sacramentos en lengua castellana, corrientes en su término, jurando haber cumplido con las obligaciones anexas de dichas capellanías, y estar declaro capellán propietario de otro ramo, para cuya colación ocurrirá por medio de apoderado al Señor Gobernador de este Obispado.

El bachiller don José Alejandro Fernández de Palos presentó un título de capellán propietario de la que mandó fundar don Hernán Gómez de la Peña, de 500 pesos, impuestos sobre la hacienda nombra-- // --da los Cuisillos, en jurisdicción de Lagos, con cargo de las Misas que correspondan a la renta a razón de dos pesos por cada una, con los recibos que acreditan haberlas mandado celebrar; otro de la que fundaron Andrés Alvares de la Torre y su esposa María López del Castillo, de 2 mil pesos impuestos sobre casas en esta villa, con cargo de una Misa rezada cada mes, que también se han celebrado según aparece en los recibos que presenta; otro de la que fundaron don José y don Onofre Ferriz de Castro, de 1 mil pesos impuestos sobre las haciendas del Cuidado y San Miguel, en jurisdicción de Jerez, con cargo de 10 Misas rezadas en cada un año, y otro de la que mandó fundar Hernán Guerra de Colio, de 500 pesos en plata impuestos sobre la hacienda del Cuisillo, en jurisdicción de Tala, con cargo de 23 Misas rezadas, las cuales y las anteriores no se han celebrado por no haber cobrado los réditos // correspondientes, por lo que mandó Su Señoría Ilustrísima que dicho bachiller, como capellán propietario de ambas y también interino, solicite el cobro de los réditos, y cuanto antes haga constar haber mandado celebrar las Misas correspondientes, presentando para ello los recibos necesarios.

El bachiller don Ignacio Matías Trillo presentó sus licencias de decir Misa, y asimismo de predicar y confesar, cuyo término se cumple el día siete de abril próximo venidero; todas cuales licencias y títulos las dio Su Señoría Ilustrísima por visitadas, y mandó se devolviesen a los respectivos interesados para su resguardo, como en efecto se les devolvieron.

 

Título de Mayordomo de Fábrica

 

Don José Piero y Verdad presentó su título de Mayordomo de la fábrica espiritual de la iglesia parroquial de esta villa, despachado en conveniente forma por Su Señoría Ilustrísima, quien lo dio por visitado. Presentó igualmente los libros y cuentas de la fábrica que ha corrido a su cargo, y reconocido el cargo y data consta haber recibido y entrado en su poder de obvenciones a la fábrica, y los cuartos novenos 301 pesos, 4 reales, y gastado // 1 651 pesos, 7 ½ reales, por lo que resulta el alcance de 1 349 pesos, 4 ½ reales a favor de la fábrica y contra dicho mayordomo, los cuales se hallan depositados en el arca de tres llaves; y tiene de fondo 3 275 pesos en varios principales, de que se deben de réditos 551 pesos, 1 real, y declarando Su Señoría Ilustrísima el citado alcance por legitimo, dio las gracias al citado Mayordomo por su celo y aplicación, encargándole que con la misma procure el cobro de lo que se debe a la fábrica, sin omitir diligencia alguna, ni dar lugar a que las fincas vengan a disminución o deterioro y con eso se dificulte el cobro de principales y réditos. Y por cuanto el Cura beneficiado y Vicario Juez Eclesiástico representó que la iglesia parroquial necesita para su servicio ordinario un ornamento morado entero con planetas y todo lo necesario, y cinco casullas sueltas para el uso diario; otro dicho negro con cinco casullas más, y todos sus necesarios; otro dicho // encarnado con capa y dos o tres casullas; tres o cuatro casullas blancas para todos los días, y un ornamento verde entero con cuatro casullas más; concedió Su Señoría Ilustrísima su licencia para que sacando lo necesario para los precisos gastos, el sobrante que tiene la fábrica haga los ornamentos que refiere necesitar la iglesia, llevándose la cuenta y razón correspondiente para darla cuando convenga a Su Señoría Ilustrísima o a su Vicario General.

 

Cofradías

 

Visitó Su Señoría Ilustrísima el libro de cuentas de cargo y el de data de la archicofradía del Santísimo Sacramento sita en la iglesia parroquial de esta villa, presentados por su actual mayordomo bachiller don Andrés Martínez, de la cual se hallan depositados en el arca 240 pesos, 6 reales y tiene de fondo 2347 pesos, 3 reales en varios principales. Los libros y cuentas de la Cofradía de Ánimas presentados por bachiller Pedro Ignacio Narváez, su Mayordomo, quien el último ajuste resultó alcanzado en 63 pesos, los mismos que se hallan depositados // en la arca de tres llaves de la cofradía, y ésta tiene de fondo 2 200 pesos impuestos sobre diversas fincas. Los de la cofradía de San Homobono, fundada en dicha iglesia parroquial, cuyo mayordomo Nicolás García salió alcanzado en las últimas cuentas en 11 pesos, 3 ½ reales, a favor de la cofradía, la cual no tiene otros fondos más que las limosnas con que contribuyen los fieles para las festividades que en honor del santo y a beneficio de los cofrades. Los de la cofradía de la Purísima Concepción de Nuestra Señora, sita y fundada en la iglesia del pueblo de San Marcos de esta feligresía, cuyos fondos son solamente dos casas de terrado, la una dentro de esta villa y la otra en el citado pueblo, y dos solares de tierra de pan llevar en las orillas de Triana y Panzacola, y catorce burros, y el último mayordomo, Leandro Turriaga, resultó alcanzado // en 135 pesos, 2 ½ reales, y con ellos se hallan depositados en el arca 148 pesos, 5 ½ reales. Los de la cofradía de San Nicolás, sita en la iglesia parroquial, sin más fondo que las limosnas que junta el mayordomo para función que celebra en cada un año, y el que lo es actual, alcanza a la cofradía en 8 pesos, 4 ½ reales. La de Nuestra Señora del Rosario, sita en esta iglesia parroquial, cuyo mayordomo, don Félix Díaz de León, en la cuenta que ha llevado desde la última visita hasta la presente alcanza a la cofradía en 2 032 pesos, 3 reales, y solo tiene de fondo 1 500 pesos con dos principales impuestos sobre finca segura. Y los de la cofradía de la Santísima Humildad y Paciencia de Cristo Señor Nuestro, cuyos fondos son 405 cabezas de ganado menor, y el mayordomo de ella, que es don Manuel Tello de Lomas, alcanzado de dicha cofradía en 232 pesos, 3 reales. Y reconocidos los ajustes y liquidaciones que se han hecho de dichas cuentas en cada un año por los Vicarios Jueces eclesiásticos que han sido de esta jurisdicción, los aprobó Su Señoría Ilustrísima, y declaró por // legítimos los alcances, que quedan relacionados, dando las gracias a los mayordomos que sido de ellas por la exactitud con que se han manejado, y encargando a los nuevamente electos el cobro de lo que consta estarse debiendo por varios inquilinos censatarios, y por cuanto algunos principales se hallan sin la correspondiente escritura de obligación y únicamente con vales o papeles simples, que en caso de concursarse las fincas servirían de poco o nada para su cobro, mandó Su Señoría Ilustrísima que los enumerados mayordomos, con la necesaria intervención del Vicario, soliciten ante todas cosas que se otorguen por los deudores las escrituras respectivas, cuya antigüedad se ha de entender desde el día en que les fue entregado el principal, y en que consiguientemente debieron proceder a su celebración, a cuyo fin así se expresen en las que se otorgaren, y los testimonios que de ellas deberán entregar, se guarden y custodien para su mayor seguri-- // --dad en las arcas de tres llaves de cada cofradía, poniéndose razón en el libro de entrada e igualmente cuando se saca, y para qué fin, a efecto de que no suceda lo que con los doscientos pesos que a favor de la archicofradía del Santísimo Sacramento reconocía don Andrés López, que por haberlos redimido y entregado al mayordomo don Francisco Gómez con 50 de réditos, se ha dificultado su cobro de los bienes de éste, y por tanto mandó Su Señoría Ilustrísima que las redenciones de estos o iguales principales se hagan ante el Vicario Juez Eclesiástico; y que los mayordomos no den lugar a que las fincas vengan a disminución o deterioro, sino que por los interesados se mantengan reparadas para el mayor seguro, omitiendo todo gasto superfluo y sujetándose a sólo los precisos, y que sean útiles a la cofradía y al mayor aumento de sus fondos, con el cual podrían lograr el del culto del Dios Nuestro Señor, su Santísima Madre y Santos titulares.

 

Testamento

 

Visitó Su Señoría ilustrísima el testamento socuya disposición falleció doña María de la Encarnación Acosta vecina que fue de esta villa // instituyendo por sus albaceas a don Cosme Damián Antonio y a don Vicente Cid de Escobar y al licenciado don Juan Antonio de Ortega, y por herederos a sus hijos legítimos. El que otorgó doña María Rita de Ortega, instituyendo por sus albaceas a don Vicente Cid de Escobar, su esposo, y al bachiller don Andrés Martínez, y por herederos a sus hijos legítimos. El de don José Antonio Macías, instituyendo por sus albaceas a su esposa, doña Sabina Samudio, y a don Ignacio Samudio su hermano, y a éste por heredero. El que otorgó don Antonio Rodríguez, instituyendo por su albacea al licenciado don Francisco Flores de Robles, y también por su heredero. El que otorgó Marcos Marcelino Guerrero instituyendo por sus albaceas a Patricio Alejandro Guerrero, su hermano, y a su esposa María Teresa, y por herederos a sus hijos. El que otorgó don José Antonio Palacio, instituyendo por sus albaceas al // licenciado don Juan Antonio de Ortega, a don Félix y a don Manuel Díaz de León, y por herederos a sus hijos legítimos. El que otorgó don José Gregorio Palacio, instituyendo por sus albaceas a don Félix Díaz de León, a doña Josefa Goitia y a don Manuel Goitia, y por heredera a doña maría Josefa Goitia, su esposa. El de doña María Dolores de Medina, en que instituyó por sus albaceas al licenciado don José Antonio de Ortega y a don Manuel Díaz de León, y por herederas a sus hijas. El de doña Inés Guerra Rodríguez, instituyendo por sus albaceas a don Juan de Dios José y doña Beatriz Díaz del Castillo, y por herederos a sus hijos legítimos. El de don José González de Hermosillo, en que instituyó por su albacea a don Nicolás Fernando Flores y por heredera a Petra, su hija natural. El que otorgó don Nicolás Ortega, instituyendo por sus albaceas al doctor don Vicente Antonio Flores y al bachiller don Ignacio Delgadillo, a quien dejó por heredero. El de don Antonio Rodríguez, donde instituyó por su albacea al licenciado don Francisco Flores de Robles, y también por su heredero. El que otorgó don Cristóbal Romo de // Vivar, instituyendo por sus albaceas a su esposa doña María Muñoz de la Barba, a su hijo don Antonio y a don Vicente Mazón, y por herederos a su hijos. El que otorgó doña María Muñoz de la Barba, instituyendo por sus albaceas y herederos a sus hijos don José y don Antonio Romo del Vivar. El de doña María Ignacia de Esparza, en que instituyó por su albacea y heredero a su esposo don Juan López de la Cerda. El de don Cristóbal de Esparza, en que instituyó por sus albaceas a don Dimas Durán y a don José Miguel de Guzmán y Prado, y por heredera a doña María Ignacia de Esparza, su hija legítima. El que se otorgó por don Francisco Fiscareño, en virtud de poder de don Luis Fiscareño, su hermano, y también a don Cristóbal y don Juan y a los hijos de su hermano don José. Y el que otorgó // doña Gertrudis de Acosta, mujer legítima de don Cosme Damián, quien le confirió poder para ello, instituyéndola por su albacea, y por herederos a sus hijos legítimos; y reconocidas las cláusulas de cada uno, y los recibos presentados por sus albaceas, los declaró Su Señoría Ilustrísima por cumplidos y pagados en cuanto toca a la jurisdicción eclesiástica, mandando se les devolviesen, como se les devolvieron para su resguardo.

El bachiller don Esteban Ruiz de Esparza clérigo presbítero domiciliario de este obispado y vecino de esta villa, presentó sus licencias de decir Misa, y asimismo de predicar y confesar generalmente hombres y mujeres en lengua castellana, por el tiempo de la voluntad de Su Señoría Ilustrísima, un título de capellán propietario de la capellanía que fundó doña Clara Hipólita de Abarca de 4 mil pesos, impuestos sobre un sitio y tres cordeles en términos de esta villa, sobre una casa en ella, y sobre otro sitio nombrado la Barranca, con obligación de cinco Misas rezadas con sus responsos en cada un año; y otro de la que fundó don Miguel López de Lizarde y Beatriz Cano, de 2 mil pesos, impuestos sobre la labor nombrada San Antonio, en esta jurisdicción, con cargo de 31 Misas reza-- // --das en cada un año, y por haber asegurado estar corrientes ambos principales y tener celebradas las Misas correspondientes sin falta alguna, los dio Su Señoría Ilustrísima por visitados y mandó se devolviesen para su resguardo.

 

Visita de ornamentos del pueblo de San Marcos

 

Y habiéndose visitado los ornamentos, alhajas de plata, ropa blanca y demás paramentos correspondientes a la iglesia ayuda de parroquia del pueblo de San Marcos, se hallaron muy decentes y en conveniente forma.

Y habiéndole conferido Su Señoría Ilustrísima comisión y facultad en bastante forma al Muy Reverendo Padre Presentado Fray Rodrigo Alonso, del sagrado Orden de Predicadores, para que visitase la iglesia y hospital de esta villa, pasó a él hoy día domingo cuatro de marzo, acompañado del presente Notario Mayor y de Gobierno, y en la puerta de su capilla fue recibido por el Reverendo Padre Fray Bernandino Juan de Dios de Cabrera en la forma dispuesta por el Ritual Romano, por el Reverendo Padre Prior, y demás religiosos del Orden de San Juan de Dios y moradores en dicho hospital, y habiendo entrado dentro se revistió y // con capa blanca visitó el Sagrario y depósito del Santísimo Sacramento, colocado en el altar mayor, en donde halló un vaso con formas con la decencia debida. Visitó la lámpara que arde delante de dicho Sagrario, y la halló ardiendo con aceite de coacoyule en conveniente forma. Visitó igualmente dicho Reverendo Padre el vaso o ampolleta del santo óleo para los enfermos, la cual halló bien proveída. Inmediatamente se revistió con capa negra y dio la conmemoración a los fieles difuntos y responsos acostumbrados. Luego pasó a la enfermería del mismo hospital y en ella halló ocho camas, las dos vacías, en las otras seis enfermos a quienes hizo dicho Reverendo Padre una breve platica exhortándoles a la tolerancia y paciencia en sus trabajos y dolencias, y que se conformen con la Divina voluntad, procurando disponerse como es debido para que la hora de la muerte no los coja descuidados, sino que puestos en gracia de Dios, pasen a alabar a su Divina Majestad y gozar premio eterno de sus buenas obras. //

Visitó Su Señoría Ilustrísima el testamento socuya disposición falleció Pedro Márquez, instituyendo por su albacea al doctor don Vicente Antonio Flores Alatorre, y por heredera a su alma. El que otorgó don Francisco Gómez Granada, instituyendo por sus albaceas a don Pedro Gutiérrez de Velasco y a don Ignacio Narváez, y por herederos a sus hijos y nietos. El de doña Antonia Manuela Macías, en que instituyó por su albaceas a don Ignacio Narváez, y por herederos a sus padres legítimos, y en el tercio a su marido don Miguel de Torres. La memoria nuncupativa socuya disposición falleció Juana de Dios Montañés, instituyendo por sus albaceas a Francisco Castañeda, su marido, y a su hijo José Patricio, y por herederos a sus hijos; y reconocidas las cláusulas y recibos presentados, los declaró Su Señoría Ilustrísima por cumplidos y pagados en cuanto toca a la jurisdicción eclesiástica. Y en cuanto al que otorgó // doña Gertrudis de Barragán por medio de poder que a don Félix Díaz de León, a don Ignacio de Acosta y a doña Ana María de Velacortes, atento a haber expresado el albacea estarse entendiendo en la facción de inventarios de los bienes de la susodicha, por lo que no se ha dado cumplimiento a sus piadosas disposiciones, sin cuyo embargo ha pagado varias Misas, mandó Su Señoría Ilustrísima que el referido albacea solicite la conclusión de dichos inventarios y dé entero cumplimiento a lo que dispuso la testadora, sobre que le encarga gravemente la conciencia y que afectado dé cuenta para que se declare por cumplido.

 

Licencia a los cantores para vestir hábitos clericales

 

Asimismo concedió Su Señoría Ilustrísima su licencia a los cantores de la capilla de esta iglesia parroquial para que, dentro de ella tan solamente, puedan vestir hábitos clericales en las funciones que oficiaren, y también en los entierros a que asistieren.

Igualmente mandó Su Señoría Ilustrísima que el Cura beneficiado // y Vicario Juez Eclesiástico de esta villa los días jueves de cada semana o los que fueren menos ocupados y a la hora que más cómoda tiene haga juntar y congregar a todos los eclesiásticos de esta villa a una conferencia moral, haciendo que se propongan y resuelvan las dudas que se les ofrecieren, presidiendo dicha conferencia el expresado Cura y en sus ausencias o enfermedades el bachiller don Miguel de Castañeda, o en su defecto la presida el bachiller don Andrés Martínez de Sotomayor, Sacristán Mayor de esta iglesia parroquial.

Juntamente refrendo Su Señoría Ilustrísima al actual Cura y Vicario la facultad que tiene concedida para poder imponer a réditos de cinco por ciento sobre fincas seguras y equivalentes los principales de la fábrica y cofradías de este Curato hasta en cantidad de quinientos pesos cada principal, la cual se entiende por // el tiempo de la voluntad de Su Señoría Ilustrísima.

 

Confirmaciones a 1 257 personas

 

Y habiendo celebrado Su Señoría Ilustrísima el Santo sacramento de la Confirmación en los más de los días que estuvo en esta villa, lo confirió a 1 257 personas de todas castas, que se asentaron en un cuaderno, el cual firmado de Su Señoría Ilustrísima se le entregó al citado Cura y Vicario.

 

Últimamente se procedió a la visita particular y secreta, de que no resultó cosa digna de especial corrección o reforma, antes sí muchos motivos de dar al citado Cura y Vicario muchas gracias por su exactitud en el cumplimiento de su obligación.

 

Indulgencia plenaria

 

Y usando Su Señoría Ilustrísima de sus facultades, solicitó que por el tiempo de diez años le ha conferido su Santidad, concedía y concedió Indulgencia plenaria a todas personas que, confesadas y comulgadas y verdaderamente arrepentidasm hiciesen la oración acostumbrada en esta iglesia parroquial, el día del Señor San José; asimismo y en la misma conformidad la concede para el día de San Pedro Apóstol, e igualmente // el primer día de carnestolendas , atendiendo a la frecuencia de Sacramentos que según está informado Su Señoría Ilustrísima se experimenta en esta villa. Y para la observancia de todo lo contenido en este auto, mandó Su Señoría Ilustrísima se le notifique al Cura beneficiado y se ponga testimonio de él en el libro de Gobierno. Y así lo proveyó, mandó y firmó.

 

Fray Antonio, Obispo de Guadalajara. [Rúbrica]

 

Ante mí.

Joseph de Frutos [Rúbrica]

Secretario de visita

 

En la villa de Aguascalientes a cinco de marzo de mil setecientos setenta y seis años, Yo el infrascrito Notario Mayor y de visita notifiqué el auto antecendente al doctor Vicente Antonio Flores Alatorre, Cura y Vicario Juez Eclesiástico de esta villa y en-- // --tendido de su contenido, dijo lo oye y obedece, y que cumplirá con lo que se le manda, y lo firmó, de lo que doy fe.

 

Blas de Silva [Rúbrica]

Notario Mayor //



[1] Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Guadalajara, Sección Gobierno, Serie Visitas Pastorales, caja 6. La paleografía la hizo Antonio Gutiérrez Cruz.



Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2018 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis