Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020

Volver Atrás


Circulares


Circular 32/2018

Fiesta de los Beatos Anacleto González Flores y Compañeros Mártires.
Fiesta Litúrgica, martes 20 de noviembre.
Fiesta Popular y Colecta en los Templos, domingo 25 de noviembre, Día del Laico

A toda la Comunidad Diocesana:

Envío un cordial saludo en el amor de Jesucristo, Señor de la Historia.
“¡Viva Cristo Rey y viva la Virgen de Guadalupe!” Esta invocación, que se ha proclamado en la tierra de México y ha resonado en Iglesia universal, simboliza un credo histórico y una valiente confesión de fe firmada con sangre de testimonio y gallardía, que une la raíz más profunda de la espiritualidad y devoción cristiana: Jesús y María. En el palpitar de México y su historia están los corazones de Jesucristo Rey, y de María, la Virgen del Tepeyac, juntos como en las Bodas de Caná; la solicitud de María cuando se está acabando el vino, y el milagro del Señor que nos devuelve la alegría, y nos hace creer y confiar.

En aquellos tiempos de la historia de México, la Cristiada, el Siervo de Dios, y entonces Arzobispo de Guadalajara, don Francisco Orozco y Jiménez, fiel a sus convicciones, propuso a los católicos la resistencia pacífica y civilizada a los ataques del Estado contra la Iglesia. El mismo Beato Anacleto González Flores, en oración y comunión diaria, manifestó su voto con su propia sangre, tinta indeleble que dejó huella en la historia de México por la libertad religiosa.
En la madrugada del 1º de abril de 1927 fue aprehendido en el domicilio particular de la familia Vargas González. Se le trasladó al cuartel Colorado, donde se le infligieron crueles tormentos; le exigían, entre otras cosas, revelar el paradero del Arzobispo de Guadalajara. Los verdugos, bajo las órdenes del General Jesús María Ferreira, le desollaron las plantas de los pies y, a golpes, le desencajaron un brazo.

Antes de morir, dijo al General Ferreira: “Perdono a usted de corazón; muy pronto nos veremos ante el tribunal divino, el mismo Juez que me ha a juzgar, será su Juez, entonces tendrá usted, en mí, un intercesor con Dios”. El militar ordenó que lo traspasaran con el filo de una bayoneta.

Para fomentar y fortalecer la veneración a nuestros mártires, les pido que en todas las parroquias, los templos, casas del Seminario, comunidades de Vida Consagrada y Contemplativa, se celebre su fiesta litúrgica el día martes 20 de noviembre, y se celebre dentro de la Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo su fiesta popular y una colecta especial por el Santuario de los Mártires el domingo 25 de noviembre, con diferentes actividades pastorales, una especial mención en la homilía y en las intenciones de la Oración Universal de la Santa Misa.

El mismo domingo 25 de noviembre presidiré, Dios mediante, la Misa Solemne por el Día del Laico en la Capilla del Santuario de los Mártires, a las 12 horas; al término de la ceremonia habrá una convivencia general. También se ofrecerán las Misas de 10 am y 6 pm por la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, y por los Mártires Mexicanos. Emblema de los Beatos y Santos Mártires Mexicanos es su santuario en Guadalajara, donde el día 21 de abril de este año 2018 se celebraron las Ordenaciones episcopales de nuestros queridos Obispos auxiliares. La Solemnidad de Cristo Rey y la memoria de nuestros Mártires nos ofrecen dos medios para avanzar decididamente en la construcción del Santuario de los Mártires: la conciencia de que el 5% de la aportación parroquial es muy importante en esta obra diocesana, y la colecta especial el domingo 25 de noviembre en todos los templos de la Arquidiócesis para seguir impulsando la campaña “Cuadro a cuadro deja huella”, para continuar los cuadros del gran vitral, fondo escultural diseñado por Fray Gabriel Chávez de la Mora. Agradezco también a toda la Comunidad Diocesana por hacer llegar su colaboración para este importante baluarte, testigo de fe y corona de los Mártires Mexicanos.

Que Cristo Rey renueve el corazón de todos los creyentes para que, imitando a la Virgen María y a los Santos Mártires, comuniquemos la alegre noticia de que Cristo ha vencido a la muerte.

Guadalajara, Jalisco, a 1º de octubre del 2018, fiesta de Santa Teresa del Niño Jesús, Patrona de las misiones.

+ José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 33/2018

Fallecimiento del Señor Presbítero don J. Jesús Mederos Martín (1950-2018)

A toda comunidad diocesana:

Los saludo fraternalmente, deseando para ustedes la paz de Cristo Resucitado.
Les notifico, en la certeza de la esperanza de la Resurrección de Jesucristo, que el Señor Presbítero J. Jesús Mederos Martín ha participado ya de la Pascua del Señor, como nos recuerda el Apóstol San Pablo: “Por medio del bautismo fuimos, pues, sepultados con Él en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo resucitó de entre los muertos mediante la portentosa actuación del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva” (Rm 6,4).
El Padre J. Jesús Mederos Martín nació en Guadalajara, Jalisco, el 19 de marzo de 1950, fiesta de Señor San José. Fue ordenado sacerdote el 3 de junio de 1979 en la iglesia Catedral de Guadalajara, y fue nombrado en su primer destino a Apozol, Zacatecas. Después se le asignó como vicario cooperador en Santa Ana Acatlán, y luego en San Francisco de Chapala. Fue capellán de la Hacienda del Cabezón, en Ameca, Jalisco. Después recibió el nombramiento de vicario parroquial de Nuestra Señora de la Esperanza, en Ameca. Fue decano suplente del decanato de La Luz y electo párroco de Nuestra Señora del Rayo. Posteriormente sirvió como vicario parroquial de las comunidades de la Inmaculada Concepción, Zalatitán; Nuestra Señora de Guadalupe, Las Juntas; Nuestra Señora del Rosario, ciudad, y San José Obrero, en Tala. Estuvo adscrito en la parroquia de Juanacatlán, Jalisco.
En el Nuevo Trinitario Sacerdotal fue llamado a la presencia del Señor el 17 de septiembre de 2018, a los 68 años de edad y 39 de su ordenación sacerdotal.

El Padre Jesús fue un hombre sencillo, amigable, austero en su vida y servicial. Fue un sacerdote dedicado al ministerio pastoral de los fieles, tratándolos con respeto y disponibilidad. Sufrió descompensaciones de salud a causa de la diabetes mellitus y de la hipertensión arterial; sin embargo, a través de sus limitaciones encontró en la cercana fraternidad la presencia de Dios, que no nos abandona, en los buenos amigos sacerdotes y en algunos compañeros de su generación (entre todos ellos el padre Efrén Mascorro Delgado, que en paz descanse), quienes le mostraron el rostro misericordioso del Padre que no desatiende a sus hijos.

Que Jesucristo, buen Pastor, tome en sus brazos misericordiosos al Señor Presbítero don J. Jesús Mederos Martín y le otorgue el descanso y la paz por la gracia de su redención. Les invito a ofrecer la Santa Eucaristía y sus oraciones en sufragio de nuestro hermano sacerdote.

Guadalajara, Jalisco, a 18 de septiembre del 2018
Javier Magdaleno Cuevas
Secretario Canciller


CIRCULAR 34/2018

Fallecimiento del Señor Presbítero don Sergio Chávez Magaña (1936-2018)

A toda la comunidad diocesana:

La paz, la caridad y la fe, de parte de Dios Padre y de Jesucristo, el Señor, les conforten en sus labores. Les notifico el fallecimiento del Señor Presbítero don Sergio Chávez Magaña, y rogamos para que, así como en este mundo celebró los Divinos Misterios, participe del banquete eterno, como nos dice Jesús en el Evangelio: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él” (Jn 6,54-56).

Don Sergio Chávez Magaña nació en La Manzanilla de la Paz, Jalisco, el 3 de junio de 1936. Fue ordenado sacerdote el 23 de diciembre de 1961. Desempeñó su ministerio sacerdotal como vicario cooperador de Degollado, en Quitupan y en el Señor de la Misericordia en Ocotlán, Jalisco. En el año de 1974 fue nombrado párroco de San Antonio, Ocotlán.

Posteriormente fue vicario fijo del Molino, en la parroquia de Nochistlán, Zacatecas. Fue vicario sustituto de San Pedro Apulco, capellán de El Primer Vergel, en las Juntas; después se le eligió primer párroco de El Señor Milagroso, luego párroco de El Buen Pastor, en Zapopan. Fue nombrado vicario parroquial de Santiago Apóstol, en Tonalá, de donde estuvo encargado de la capilla de Nuestra Señora de Guadalupe, Reina de los Mártires, colonia Tonaltecas, de la que sería primer párroco.

El Padre Celestial le ha llamado al descanso eterno y a la vida incorruptible el 5 de octubre de 2018, a los 82 años de edad y 56 de ministerio sacerdotal. Requiescat in pace.

El padre Sergio fue un sacerdote responsable, piadoso y jovial en el desempeño de sus encomiendas pastorales. En su vida ministerial contó con gran capacidad e iniciativa para la acción pastoral y la construcción de los edificios eclesiales. Fue un hombre generoso y servicial, que en algunas ocasiones sirvió, con buen fruto pastoral, tanto en el ámbito de la educación como en la ayuda a las cooperativas y asociaciones de trabajadores.

Que Cristo, vencedor de la muerte y del pecado, reciba en la asamblea de los Santos a nuestro hermano sacerdote don Sergio Chávez Magaña y le otorgue el premio de los servidores leales.

Les invito, hermanos sacerdotes, a celebrar la Santa Eucaristía y a ofrecer sus oraciones en sufragio de nuestro hermano, y a las comunidades religiosas a elevar sus plegarias con la misma intención.

Guadalajara, Jalisco, a 9 de octubre del 2018

Javier Magdaleno Cuevas
Secretario Canciller

Felicidades a nuestros Sacerdotes González Escoto Armando · Padilla Reynoso Ismael · Sánchez Montes José ·


Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2020 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis