Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022

Volver Atrás

CIRCULARES

CIRCULAR 13/2017


Falleció el señor presbítero don Adolfo de la Cruz Frías (1962-2017)

A toda la comunidad diocesana:

Les envío un saludo fraternal en Jesucristo, nuestra esperanza, y les informo del sensible fallecimiento de nuestro hermano sacerdote el señor presbítero don Adolfo de la Cruz Frías; que nuestro Padre Celestial le conceda la eterna bienaventuranza. Don Adolfo de la Cruz Frías nació en Atemajac del Valle, Jalisco, el 5 de abril de 1962. Ingresó al Seminario Diocesano el 3 de septiembre de 1985 al curso de nivelación, y fue ordenado sacerdote el día 4 de junio de 1995. Desempeñó su ministerio como Vicario de Nuestra Señora de Guadalupe en Ameca, y en Portezuelo (Jalisco), así como en Florencia, Zacatecas. Fue luego nombrado Capellán de Puente de Camotlán, Nayarit, y posteriormente Párroco de San Juan Bautista en El Teúl, Zacatecas. Fue designado Vicario Episcopal de la Zona Norte A, periodo 2001-2004, y antes había sido Decano de Pastoral de los decanatos de Temastián y La Yesca. Desde el 25 de abril del 2008 estuvo sirviendo como Cura Párroco de San Miguel Arcángel, en Tonalá.

Ahí lo ha llamado a la vida eterna la Providencia del Padre el día 20 de marzo del 2017, a los 54 años de edad y a sus 21 años de ministerio sacerdotal.

El Padre Adolfo descubrió la presencia del Señor en medio de la vida cotidiana, pues habiendo sido durante algún tiempo policía intermunicipal, recibió el llamado a la vida sacerdotal y encontró a una Autoridad eternamente justa y misericordiosa, por lo cual supo desempeñarse siempre como un pastor cercano al Pueblo de Dios, cordial y amable en el trato con los fieles. Fue un hombre trabajador y honesto, con grande creatividad e iniciativa pastoral; un hombre generoso, inquieto, servicial y solidario, de carácter firme y criterio recto. Fue un hombre de fe y un pastor entregado de corazón al apostolado, un buen predicador de la Palabra de Dios, que con genialidad y viveza exponía los misterios del Señor en la homilía. El padre Adolfo fue un sacerdote alegre, optimista y confiable, un hombre de Iglesia y fiel administrador de los sacramentos.

Que en los brazos del Padre Eterno sea recibido nuestro hermano sacerdote don Adolfo de la Cruz Frías y se le conceda el galardón de quienes han servido en la fidelidad. Les invito, hermanos sacerdotes, a celebrar la Eucaristía y ofrecer sus oraciones en favor de nuestro hermano y por el consuelo de su madre María del Refugio y de sus hermanos; y a las comunidades religiosas a tenerlo presente en sus oraciones.

Guadalajara, Jalisco, a 21 de marzo del 2017

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller


CIRCULAR 14/2017


Falleció el señor presbítero don Candelario Trejo Roa (1952-2017)

A toda la comunidad diocesana:

Los saludo fraternalmente en el amor de Jesucristo y les informo el deceso de nuestro hermano sacerdote el señor presbítero Candelario Trejo Roa.

Don Candelario Trejo Roa nació en Maltarana, Jamay, Jalisco, el 8 de julio de 1952. Recibió la ordenación sacerdotal el 26 de mayo de 1985. Desempeñó su ministerio sacerdotal como Vicario parroquial de Moyahua, Zacatecas; de Santa Marta, en la colonia Echeverría de Guadalajara; de San Felipe en Cuquío, Jalisco; de Santiago Apóstol, en Guadalajara. Fue nombrado primer Párroco de la Virgen de Guadalupe, en El Salitre, Jalisco, y también fue Cura de La Purísima, en Zapotlanejo, y de Nuestra Señora del Consuelo, en la colonia tapatía de Balcones del Cuatro. Más tarde fue designado capellán de la Santa Cruz de la Soledad, en Chapala, Cuasipárroco en el Nacimiento de Jesús, Capellán del Santuario de la Asunción, en Guadalajara, y párroco de San Francisco de Asís en Cuitzeo, Jalisco. El Padre Misericordioso le llamó a su presencia el día 23 de marzo del 2017 en Guadalajara, a los 64 años de edad y 31 de ministerio sacerdotal.

El padre Cande fue un pastor humilde, sencillo y muy cercano a sus ovejas; un sacerdote que procuraba el respeto y la dignidad en la sagrada liturgia e impulsó las procesiones con el Santísimo Sacramento por los barrios para la fiesta del Corpus Christi, además de tener una especial sensibilidad pastoral para comunicar, mediante signos cotidianos, el amor a Jesucristo Eucaristía. Fue un hombre de oración, con gran amor a la Santísima Virgen María; promovió la devoción a los santos, de manera especial a los mártires mexicanos.

El padre Cande fue generoso con todos y mantuvo siempre un gran amor por el Seminario Diocesano. Fue un hombre de fe, celoso en el cuidado pastoral para con los enfermos, a quienes trataba de manera sencilla y cordial; él mismo sobrellevó durante un año la lucha contra el cáncer. En los últimos días descubrieron una grave descalcificación en los huesos y desde el domingo 5 de marzo le resultaba difícil tenerse en pie, hasta que una semana más tarde ya no pudo levantarse por su propia cuenta; sin embargo, fue muy paciente en medio de sus sufrimientos y contrariedades.

Que Jesucristo conceda a nuestro hermano sacerdote don Candelario Trejo Roa gozar de la felicidad eterna, para que unido a los santos en el cielo alabe para siempre al Cordero inmolado por nuestra salvación. Les invito, hermanos y hermanas, a ofrecer intenciones de Misa y oraciones por el Padre Cande.

Guadalajara, Jalisco, a 23 de marzo del 2017

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller


CIRCULAR 15/2017


Visita anual de Nuestra Señora de Zapopan

A toda la comunidad diocesana:

Reciban la paz de Jesucristo en la alegría de la Resurrección.

La visita anual que desde 1734 la venerable imagen de Nuestra Señora de Zapopan realiza a las iglesias y parroquias de la ciudad de Guadalajara ha contribuido de manera sensible a conservar en cada época la expresión de la fe de las comunidades parroquiales, al tiempo que aporta un elemento de identidad, de memoria y de diálogo con el futuro, y es presencia misma de la Iglesia en la vía pública, con todo el impacto que ello tiene para la percepción social. Esta tradición ha generado igualmente el surgimiento de toda una serie de expresiones culturales que hasta la fecha se conservan y que deben ser cuidadosamente tratadas como legítimas expresiones de devoción y de la identidad católica de la ciudad.

Les recuerdo a los señores Vicarios Episcopales, a los Decanos y Párrocos la importancia de observar las normas establecidas en orden a la conservación y el acrecentamiento de esta significativa tradición, a fin de que la estampa histórica de la fe en el pasado sea un memorial que renueve la expresión de la fe, dadas las actuales condiciones.
Conviene garantizar tanto la seguridad de la venerada imagen como la de los mismos fieles; de manera particular, hay que advertir del riesgo que se corre de desacralizar el símbolo si, atendiendo a razones equivocadamente pastorales, se permite a los laicos el manejo y traslado de la imagen, acción que debe seguir reservada a los señores sacerdotes.
De igual manera, les recuerdo a todos los agentes de pastoral la importancia que tiene aprovechar la visita de la Generala para reafirmar la identidad de nuestra Iglesia diocesana y el compromiso evangelizador, que podemos refrendar en presencia de quien ha sido la Evangelizadora de nuestra región.

Que la presencia de la Santísima Virgen María Nuestra Señora de Zapopan fortalezca la fe y la esperanza de las comunidades de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Guadalajara, Jalisco, a 4 de abril del 2017

+ José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller


CIRCULAR 16/2017


Peregrinación diocesana a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe. Jueves 27 de abril del 2017

A toda la comunidad diocesana:

Que la misericordia de Dios Padre llene de paz sus corazones.

Invito a los sacerdotes, a los religiosos, a las religiosas y a los fieles laicos a la peregrinación diocesana a la Basílica del Tepeyac el próximo jueves 7 de abril, y a poner nuestros corazones en las manos de la Siempre Virgen María de Guadalupe, nuestra Madre.

Uno de los problemas de hoy es que carecemos de motivación para caminar juntos; hacemos de la vida eclesial una acción limitada, vivimos para nuestro grupo, nuestra familia, nuestra comunidad, y ése no es el designio de Dios: su verdadero fin es formar la Iglesia como sacramento de unidad, visible en el amor; por ello, esta peregrinación será una magnífica oportunidad para unirnos como Arquidiócesis y estar en las manos de María.

Pido a los párrocos y rectores de templos presidir y motivar esta romería con espíritu de fe en sus comunidades. Les invito a organizar el transporte y a ofrecer a los peregrinos los servicios espirituales, sobre todo el sacramento de la Reconciliación, a fin de que el camino de peregrinaje se convierta en ofrenda agradable desde los corazones bien dispuestos a la conversión de vida.

El programa de la Peregrinación será el siguiente: a las 10:00 a.m., reunión en el atrio de la Basílica para el rezo del Santo Rosario. A las 12:00 a.m., la Santa Eucaristía. Los sacerdotes están invitados a concelebrar, por lo que se les pide llevar alba y estola. Al final de la Santa Misa se renovará la consagración de la Arquidiócesis a Nuestra Señora de Guadalupe. He encomendado animar los actos de esta peregrinación al señor cura don Manuel Eufrasio Retana. Como signo externo, se sugiere llevar uniforme o algún distintivo para mantenerse unidos y organizarse mejor.

Bajo el manto de Nuestra Señora de Guadalupe ponemos las comunidades y los corazones de los mexicanos, especialmente los enfermos y los desamparados, y que la devoción a la Reina del Tepeyac nos ayude ser constructores de bien, a través del Evangelio.

Guadalajara, Jalisco, a 4 de abril del 2017.

+ José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller



Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2022 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis