Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021

Volver Atrás

CIRCULARES


CIRCULAR 33/2016

Proyecto diocesano: La Casa de Misericordia

A los sacerdotes, religiosos y rectores de templos:

Que la gracia de Jesucristo inunde sus corazones con la paz.
La Iglesia está celebrando el quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, acontecimiento que abrió un nuevo Pentecostés en la Iglesia; por este motivo, el Papa Francisco, en sintonía con sus predecesores, nos ha invitado a vivir un Año Jubilar de la Misericordia, a fin de experimentar el amor infinito del Padre Celestial, que ha actuado nuestra salvación por su Hijo Jesucristo, y que por el Espíritu Santo nos ha participado de su vida divina a fin de que seamos misericordiosos como el Padre. Recordemos que quien experimenta la misericordia de Dios pone en práctica la misericordia con sus hermanos.

Nuestro VI Plan Diocesano de Pastoral nos indica que la Nueva Evangelización se verifica en la medida en que la Iglesia toma conciencia y asume su identidad y misión, y ofrece misericordiosamente la vida nueva a nuestro pueblo, que hoy vive circunstancias difíciles de periferia existencial.

Por este motivo, el comité de preparación al Jubileo de la Misericordia propuso que se estableciera una obra permanente que naciera del espíritu de este Año Jubilar, para atender de forma prioritaria e integral a quienes viven en situación de calle, que están entre las personas más vulnerables de la sociedad. A partir de enero de este año de 2016, algunas personas, coordinadas por el Ilustrísimo señor Canónigo don Valentín Ruiz Durán, han ido preparado un esbozo del proyecto Iglesia, Casa de Misericordia, para que fuera propuesto en la VI Asamblea Diocesana de Pastoral como una obra diocesana de misericordia. Ahí mismo, Su Eminencia pidió que el proyecto se estudiara en los decanatos y se enriqueciera con la oportuna retroalimentación, a fin de que se asuma con responsabilidad por todas las instancias y en el campo de la Pastoral Social Diocesana.

Les pido ahora a los señores decanos que en cada decanato se dedique un momento para tratar este proyecto, respondan conjuntamente a la ficha que se anexa y envíen las respuestas antes del 12 de octubre a las oficinas de Iglesia Casa de Misericordia, en calle de Liceo 17, teléfono 36 13 30 02, o al correo electrónico casademisericordia@gmail.com., o al Arzobispado de Guadalajara con el oficial de comunicaciones, el señor Presbítero Juan José Leal Covarrubias. Que Jesucristo, Buen Pastor, nos ilumine para vivir en comunión de misericordia.

Guadalajara, Jalisco, a 19 de septiembre del 2016

Jesús García Zamora, Pbro.
Vicario General

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller


FICHA ANEXA

Líneas de acción
El proyecto Iglesia, Casa de Misericordia se propone tres tareas principales para que pueda ser asumido diocesanamente:
1. Concientizarnos de las graves situaciones de muchas personas que viven por abajo de los márgenes de la dignidad humana, como aquel pobre hombre de la parábola que fue asaltado en el camino bajando de Jerusalén a Jericó; y concientizarnos de lo que podemos hacer por estos hermanos, haciéndonos cercanos a ellos y viviendo la espiritualidad de la samaritaneidad.

2. Crear una red de ayuda de todas las acciones caritativas de la Iglesia diocesana, desde las que se realizan en las pequeñas comunidades hasta las de los niveles diocesanos, para que sean acciones coordinadas y bien pensadas que nos vinculen y nos hagan eficaces en la caridad, a fin de ir abonando a la transformación evangélica de nuestra realidad.

3. Abrir una o varias Casas, conforme a las necesidades y posibilidades, que den atención integral (cama, alimento, aseo, ropa, servicios espirituales, médicos, psicológicos, de comunicación y transporte) a las personas que viven en situación de calle (migrantes, indigentes, sexoservidores).

Preguntas para la retroalimentación

1. ¿Has oído del proyecto Iglesia, Casa de Misericordia? ¿Qué conoces de él?

2. ¿Te gustaría colaborar? ¿En qué? ¿Cómo?

3. ¿Crees que con estas tres líneas de acción se cumple el objetivo de asumir esta iniciativa diocesanamente? ¿Sugieres alguna otra?

4. Según las necesidades y experiencias concretas de tu comunidad, ¿qué sugerencias harías al proyecto?

5. ¿Consideras que una extensión del proyecto podría estar presente en tu comunidad, o al menos en tu decanato?

6. ¿Cómo podríamos vincular las acciones de caridad que se realizan en tu comunidad con Iglesia, Casa de Misericordia, sin duplicar las acciones que ya se realizan en las parroquias y decanatos?


CIRCULAR 34/2016

Falleció el señor presbítero don Antonio Sandoval Ramírez (1929-2016)

A toda la comunidad diocesana:

Los saludo fraternalmente, deseando que la paz de Cristo Resucitado los anime en el ejercicio de la caridad activa Hermanos, quiero notificarles que el señor Presbítero don Antonio Sandoval Ramírez ya participa del triunfo de Cristo, como recuerda el apóstol san Pablo: “Nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde esperamos que venga nuestro Salvador Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo frágil en cuerpo glorioso como el suyo, en virtud del poder que tiene para someter a su dominio todas las cosas” (Fil. 3, 20-21).

El padre Antonio Sandoval Ramírez nació en Guadalajara el 20 de agosto de 1929. Recibió la Ordenación Sacerdotal el día 19 de diciembre de 1959. Desempeñó su ministerio como Vicario en parroquias de Jalisco (Valle de Guadalupe, Ayo el Chico, Chiquilistlán, Amatitán, Cañadas, San Juanito, Juanacatlán), de Zacatecas (Cuxpala, en Moyahua) y de regreso en Jalisco, en Jocotán, Zapopan, donde fue el primer párroco en El Señor de la Ascensión. Después se le nombró Cura Párroco de la Transfiguración, en 1995, y después estuvo adscrito en San Sebastián el Grande, Jalisco. Jubilado desde el 14 de mayo de 2015, ha recibido el llamado del Padre Celestial a la vida plena el 9 de agosto de 2016, en Guadalajara, a sus casi 87 años de edad y sus 56 años de ministerio sacerdotal.

El padre Antonio, bien conocido como el Capi, fue un hombre, franco, responsable, trabajador, servicial y de buen trato; un hombre sencillo, espontáneo, dócil, equilibrado y de carácter firme. Se desempeñó como un pastor piadoso, apostólico y caritativo. A pesar de sus enfermedades, supo sobrellevar con un espíritu abnegado las encomiendas anejas al ministerio sacerdotal, pues padeció diabetes y una cardiopatía reumática muchos años de su vida, y sin embargo, con incesante disponibilidad, pese a su estado de precaria salud, fue siempre puntual y fiel confesor en Tetlán.

Que Cristo Resucitado haya recibido en la Asamblea de los Santos al señor Presbítero don Antonio Sandoval Ramírez y le otorgue el premio de los servidores fieles que han compartido ya la alegría del Amor eterno en Cristo Resucitado.

Invito a todos los sacerdotes de la Arquidiócesis a ofrecer la Sagrada Eucaristía en sufragio de nuestro hermano sacerdote.

Guadalajara, Jalisco, a 14 de agosto del 2016

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller


CIRCULAR 35/2016

Falleció el señor Presbítero don José Jesús Limón López (1960 - 2016)

A toda la comunidad diocesana:

Les saludo cordialmente y les escribo con ocasión de la muerte de uno de nuestros hermanos sacerdotes, el señor Presbítero don José Jesús Limón López; que descanse en la paz de Nuestro Señor Jesucristo, vencedor de la muerte.
Don José Jesús Limón López nació en San Pedro Tlaquepaque, Jalisco, el 6 de noviembre de 1960. Fue ordenado sacerdote el día 22 de mayo de 1988. Desempeñó su ministerio como Vicario cooperador en las parroquias de Apozol, Zacatecas, Villa Corona, Jalisco, Amatlán de Cañas, Nayarit, San Martín Obispo en Ciudad Granja, y Santiago Apóstol en Tonalá. Fue nombrado capellán de San José de Ameca, Jalisco, y representante del Consejo Presbiteral por los decanatos de Ameca en 2002 y de San Pedrito en 2008. Se desempeñó como párroco de las comunidades de La Santa Cruz, El Salto, Jalisco, y Buenavista, municipio de Tlajomulco. El padre José Jesús ha fallecido en Guadalajara, Jalisco, invitado al banquete de las bodas eternas en este Año Jubilar de Misericordia, el 15 de agosto de 2016, fiesta de la Asunción de María, a los 55 años de vida y 28 años de ministerio sacerdotal.

El padre José Jesús fue un sacerdote muy apreciado por el presbiterio y por los fieles de las comunidades donde sirvió. Se mostró siempre alegre, abierto, sincero, amante de la justicia, servicial y con gran celo en su ministerio. Fue especialmente apreciado por su labor con jóvenes y niños, y un gran impulsor de la catequesis. Tenía un don especial para aconsejar a través del Sacramento de la Reconciliación. Era un pastor con gran sentido de Iglesia que procuraba inculcar a los fieles. Tuvo buen oído musical, que lo acompañó en su formación y su vida ministerial, tratando de fomentar la oración a través del canto. El padre José Jesús fue un sacerdote fiel, que soportó las dificultades con espíritu de fe, sobrellevando su ministerio sacerdotal con disponibilidad cristiana, a pesar de su enfermedad.

Que Cristo, Rey victorioso, reciba en la Asamblea de los Santos a nuestro hermano sacerdote don José Jesús Limón López y le otorgue el premio de los servidores fieles que desempeñaron su ministerio para el bien de las comunidades.

Les invito, hermanos sacerdotes a celebrar la Santa Eucaristía y ofrecer sus oraciones en sufragio de nuestro hermano, y a las comunidades religiosas a tenerlo presente en su oraciones.

Guadalajara, Jalisco, a 22 de agosto del 2016

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller


CIRCULAR 36/2016

Falleció el señor Presbítero don Vicente Cortés Ávila (1942 - 2016)

A toda la comunidad diocesana:

Reciban un saludo en Jesucristo Resucitado. Les informo del fallecimiento de nuestro hermano sacerdote don Vicente Cortés Ávila; que descanse en la paz de Dios.

El señor presbítero don Vicente Cortés Ávila nació en Huejuquilla el Alto, Jalisco, el 22 de enero de 1942. Fue ordenado el día 22 de mayo de 1971, en su tierra natal. Perteneció a la Diócesis de Zacatecas, donde desempeñó su ministerio como vicario cooperador en las parroquias de El Divino Salvador, en el Salvador; la Inmaculada Concepción en Valparaíso, y en el año de 1976 fue enviado a colaborar en la Arquidiócesis de Maracaibo, Venezuela, donde se desempeñó como párroco de Nuestra Señora de la Candelaria, El Buen Pastor y San Francisco de Paula, de Maracaibo. Fue capellán del Ejército Venezolano de 1977 a 1996.

Después de 22 años, por motivos de salud, regresa a México, y en septiembre de 1998 se establece en Guadalajara con sus parientes cercanos, a fin de restablecerse. Desde entonces estuvo colaborando como Vicario cooperador en parroquias de Guadalajara: Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, San Juan Bosco y San Lucas Evangelista, y después como capellán del asilo de la Santísima Trinidad, de la calle Pablo Valdez. El 29 de abril de 2009 le fue otorgada su incardinación a la Arquidiócesis de Guadalajara. Fue nombrado vicario parroquial en San Rafael, en esta misma ciudad, y finalmente adscrito a la parroquia de San Juan de los Lagos desde el mes de marzo de 2015. Ingresó a la residencia del Nuevo Trinitario Sacerdotal el 15 de diciembre de 2015, donde fue llamado a la vida eterna el 19 de agosto de 2016.

El Padre don Vicente fue un sacerdote que gozó de gran estima entre el clero y los fieles: un hombre puntual, trabajador, disponible, responsable y comprensivo. Fue un pastor entregado a su ministerio, asiduo al confesionario, siempre dispuesto a la atención pastoral, aun en la dirección espiritual. Su experiencia de la enfermedad, fruto de las misiones en Venezuela, le dio una capacidad extraordinaria para comprender y ayudar a los enfermos con paciencia y amor. El Padre Vicente fue un sacerdote de fe, piadoso, con gran devoción a la Santísima Virgen María; preparaba con esmerada dedicación sus homilías y siempre trató de estar al día con las exigencias de la sociedad y los compromisos diocesanos. Fue un pastor humilde, servicial y un estimado amigo.

Que Cristo resucitado reciba en la Asamblea de los Santos a nuestro hermano sacerdote don Vicente Cortés Ávila y le otorgue el premio de los servidores fieles.

Les invito, hermanos sacerdotes, a celebrar la Santa Eucaristía en sufragio de nuestro hermano, y a las comunidades religiosas a tenerlo presente en sus oraciones.

Guadalajara, Jalisco, a 22 de agosto del 2016

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller

CIRCULAR 37/2016

DOMUND, Jornada Mundial de las Misiones. Domingo 23 de octubre de 2016

A toda la comunidad diocesana:

Les saludo afectuosamente y ruego al Señor que nos ayude a ser perseverantes en la labor de la Nueva Evangelización.
En el mes de febrero de 1926 se publicó la encíclica Rerum Ecclesiae, que origina la fundación del Domingo Mundial de las Misiones y en la cual el Papa Pío XI reafirmó la importancia y la urgencia de los objetivos misioneros, afirmando que “la misión de la Iglesia es de hacer partícipes a todos de la redención salvadora, dilatando por todo el mundo el Reino de Cristo”. En este Año Jubilar de la Misericordia se cumple su nonagésimo aniversario, con el lema: “Vive, Anuncia, y Celebra la Misericordia del Padre”.

Para este año, el Papa Francisco nos recuerda que “todos los pueblos y culturas tienen el derecho de recibir el mensaje de salvación, que es don de Dios para todos. Esto es más necesario si tenemos en cuenta la cantidad de injusticias, guerras, crisis humanitarias que esperan una solución” (cfr. Mensaje para el DOMUND 2016).

La Jornada Mundial de las Misiones es también un momento para reavivar el deseo de la misión ad gentes. La contribución económica personal es el signo de una oblación de sí mismos, en primer lugar al Señor, y luego a los hermanos, para que la propia ofrenda material se convierta en un instrumento de evangelización de una humanidad que se construye sobre el amor. Pido a los párrocos, a los rectores de los templos y a los directores de casas de religiosos que intensifiquen la oración por la difusión del Evangelio, e inviten a los fieles a ofrecer toda clase de buenas obras con esta intención; además, que organicen una colecta especial el domingo 23 de octubre. Recordemos que «Dios ama al que da con alegría» (2 Cor 9, 7).

A María, icono sublime de la humanidad redimida y modelo misionero para la Iglesia, pedimos que nos enseñe ser instrumentos de misericordia entre las personas, en la sociedad y en la cultura.

Guadalajara, Jalisco, a 9 de septiembre del 2016

+ José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller


CIRCULAR 38/2016

Tricentenario de la Consagración de la Catedral Metropolitana de Guadalajara. Sábado 22 de octubre del 2016

A los presbíteros, párrocos y rectores de templos:

Que la gracia de Dios, nuestro Padre, y de Jesucristo, el Señor, esté con ustedes.

Al ser la Catedral la sede del Obispo en su Iglesia particular, y madre de todas las demás de la diócesis, no es de extrañar que el Magisterio reciente de la Iglesia mande a todos los bautizados tener “en gran aprecio la vida litúrgica de la Diócesis en torno al Obispo, sobre todo en la Iglesia catedral” (SC 41).

La Catedral Metropolitana de Guadalajara es por muchos motivos venerable, tanto por su antigüedad como por los acontecimientos eclesiásticos y civiles que en ella han tenido lugar. Comenzó a construirse en 1573, se estrenó en 1618 y fue consagrada el jueves 22 de octubre del año de 1716, “en honor de la Santísima Virgen Asunta a los Cielos”, por el obispo de entonces, Fray Manuel de Mimbela y Morlans, OFM, de venerable memoria.

Ya próximos a cumplirse los 300 años de esta Consagración, y atendiendo a las propuestas del Venerable Cabildo Metropolitano que la custodia, recuerdo a todos los señores Presbíteros, especialmente a los párrocos y rectores de los templos, tomar con atención los ordenamientos para este caso en el Misal Romano (pp. 861-865), y en el Calendario arquidiocesano (Agenda litúrgica 2015-2016, p. 280).

Dispóngase una conveniente catequesis a fin de celebrarlo este sábado 22 de octubre en las misas matutinas, con rango de solemnidad, con oraciones y lecturas propias; y que este acontecimiento forme parte de la homilía del día siguiente, domingo 23 de octubre, en la que se invitará a los fieles de cada comunidad a celebrar con rango de fiesta litúrgica, donde sea posible, la consagración de su propio templo el sábado 29 de octubre. Para la predicación de la homilía se puede tener en cuenta que por el bautismo somos templos vivos del Espíritu Santo, que dicha consagración implica estar atentos a la salvaguarda integral de la vida humana, que de ello deriva nuestra vocación a la santidad, especialmente resaltada en los actos litúrgicos dentro de los templos, la cual consiste en ser misericordiosos como el Padre celestial.
Confirmo la propuesta de la celebración de este aniversario hecha por el Venerable Cabildo Eclesiástico de Guadalajara consistente en un triduo de Misas en Catedral, del 19 al 21 de octubre, en la misa conventual de las 9:30 hrs.; y el 22 de octubre a las 12:00 hrs., prolongando esta celebración hasta el siguiente domingo, con mismo horario. Les pido comunicar a los fieles que quieran unirse a esta festividad y también ganar la indulgencia del Año Jubilar.

Guadalajara, Jalisco, a 19 de septiembre de 2016

+ José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller




Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2020 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis