Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020

Volver Atrás

CIRCULARES

CIRCULAR 31/2015

Falleció el señor presbítero don Severo Ávila Gómez (1922 – 2015)

A toda la comunidad diocesana:
Los saludo fraternalmente, deseando que la paz de Cristo, que vive eternamente, los conforte en su vida y sus labores. Les comunico el sensible fallecimiento del señor presbítero don Severo Ávila Gómez, quien ha llegado al término de su peregrinación por este mundo para gozar del premio de los justos, “pues no tenemos aquí morada permanente, sino que buscamos la futura” (Hb 13, 14).
El señor presbítero don Severo Ávila Gómez nació en Totatiche, Jalisco, el 21 de febrero de 1922, y fue ordenado sacerdote el día 13 de marzo de 1948. Desempeñó su ministerio como vicario cooperador en las parroquias jaliscienses de San Gabriel, Santa Ana Acatlán, Ahuisculco y Tala; fue párroco de San Isidro Mazatepec, San Isidro Zapopan y Nuestra Señora del Rayo; fue capellán de Milpillas, Santa Cruz del Astillero y San José, Zapopan. Falleció en Guadalajara el 18 de julio del 2015, a la edad de 93 años.
El padre Severo fue un sacerdote activo, obediente, deseoso de hacer el bien a todos, de fuerte vida espiritual, de comportamiento edificante, consagrado a su ministerio y a la salvación de las almas.
Que Cristo, Rey Victorioso, reciba en la asamblea de los santos a nuestro hermano sacerdote don Severo Ávila Gómez y le otorgue el premio de los servidores fieles, que desempeñaron su ministerio para el bien de las comunidades. Invito a mis hermanos sacerdotes a celebrar la Santa Eucaristía, a las comunidades religiosas a tenerlo presente en sus intenciones, y a todos, ofrecer sus oraciones en sufragio de nuestro hermano.

Guadalajara, Jalisco, a 20 de julio del 2015

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller


CIRCULAR 32/2015

Falleció el señor presbítero don José Gracián Ordaz (1928 -2015)

A toda la comunidad diocesana:
Los saludo fraternalmente, deseando que la paz de Cristo, que vive eternamente, los conforte en su vida y sus labores.
Les escribo con ocasión de la muerte de uno de nuestros hermanos sacerdotes, el señor presbítero don José Gracián Ordaz, quien ha llegado al término de su peregrinación por este mundo, como nos lo recuerda el autor sagrado: “Pues no tenemos aquí morada permanente, sino que buscamos la futura. Por medio de Él, ofrezcamos sin cesar un sacrificio de alabanza” (Hb 13, 14-15).
El señor presbítero don José Gracián Ordaz nació en Guadalajara el 22 de mayo de 1928. Fue ordenado presbítero el día 22 de diciembre de 1951, en Roma. Desempeñó su ministerio como prefecto de Latinos Menores en el Seminario de Guadalajara y capellán del Sanatorio Vázquez Arroyo y del asilo de ancianos del Corazón de María, y consultor de la Comisión para Defensa de la Fe. Fue nombrado auxiliar de la curia diocesana. Fungió como capellán de la Cruz Roja y de las religiosas Franciscanas del Refugio y de Capuchinas; fue Vicario cooperador de la parroquia de la Madre de Dios, capellán auxiliar de Nuestra Señora del Pilar y por varios años coordinador de la Comisión Diocesana de Misiones. Fue también director espiritual del programa Génesis, vicario parroquial de San Luis Gonzaga, censor eclesiástico, capellán de la clínica 89 del IMSS y de las Carmelitas del Sagrado Corazón. Por último, estuvo adscrito a la parroquia de San Martín de Tours. Falleció en Guadalajara el 4 de julio del 2015, a la de 87 años.
El padre don José Gracián Ordaz fue un sacerdote inteligente, servicial, cumplido y con un gran celo en su ministerio, de gran caridad cristiana, trabajador, piadoso, muy responsable en las actividades a él encomendadas, hombre de oración, siempre ejemplar, buen compañero, dedicado al ministerio edificante y responsable en su ministerio.
Que Cristo resucitado reciba en la Asamblea de los Santos a nuestro hermano sacerdote don José Gracián Ordaz y le otorgue el premio de los servidores leales. Invito, a mis hermanos sacerdotes a ponerlo en las intenciones de misa, a las comunidades religiosas a tenerlo presente en sus plegarias y a todos, ofrecer sus oraciones en sufragio de nuestro hermano.

Guadalajara, Jalisco, a 20 de julio del 2015

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller


CIRCULAR 33/2015

Falleció el señor presbítero don Claudio Vela Sánchez (1955-2015)

A toda la comunidad diocesana:
Les envío un cordial saludo y deseo que Jesucristo, el Señor, les conceda la alegría y la paz.
Les escribo, con ocasión del fallecimiento de uno de nuestros hermanos sacerdotes, el señor presbítero don Claudio Vela Sánchez, quien ha muerto en el Señor Jesús, dador y garante de la vida: “Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás” (Jn 11, 25).
El señor presbítero don Claudio Vela Sánchez nació en El Plateado, municipio de Tabasco, Zacatecas, el 19 de octubre de 1955. Recibió la Ordenación Sacerdotal el día 31 de mayo de 1998. Su primer destino pastoral fue como vicario cooperador de la parroquia de Santa María del Tepeyac, después sirvió con el mismo encargo en la parroquia de San Esteban, de la cual, después de un año y cuatro meses, fue nombrado párroco. Fue designado decano suplente en el decanato de Nuestra Señora del Refugio. El 15 de septiembre de 2012 fue asignado capellán de la comunidad de San Dimas, de la parroquia de San Isidro. Falleció en Guadalajara, Jalisco, el 24 de julio del 2015, a la edad de 59 años.
El padre don Claudio fue un sacerdote cumplido y con un gran celo en su ministerio; trabajador, piadoso, muy responsable en las actividades a él encomendadas; hombre de oración, devoto del Santísimo Sacramento y de la Santísima Virgen María.
Que Cristo resucitado reciba en la Asamblea de los Santos a nuestro hermano sacerdote don Claudio Vela Sánchez y le otorgue el premio de los servidores leales. Invito a mis hermanos sacerdotes a ponerlo en las intenciones de misa, a las comunidades religiosas a tenerlo presente en sus plegarias, y a todos, ofrecer sus oraciones en sufragio de su alma.

Guadalajara, Jalisco, a 30 de julio del 2015

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller


CIRCULAR 34/2015

Falleció el señor presbítero don José Luis Briseño Pérez (1935 -2015)

A toda la comunidad diocesana:
Los saludo fraternalmente, deseando que la paz de Cristo, que vive eternamente, los conforte en su vida y sus labores.
Les escribo con ocasión del fallecimiento del señor presbítero don José Luis Briseño Pérez, quien ha muerto en el Señor y, así como en este mundo celebró los divinos misterios, esperamos que participe del banquete eterno, como nos dice Jesús en el Evangelio: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él” (Jn 6, 54-56).
El señor presbítero don José Luis Briseño Pérez nació en Tecolotlán, Jalisco, el 9 de mayo de 1935. Fue ordenado sacerdote el día 2 de marzo de 1965. Desempeñó su ministerio por cinco años en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Sirvió como vicario cooperador en la parroquia de San José de Analco, fue asignado capellán de la comunidad de Nuestra Señora del Refugio en El Batán, y el 23 de septiembre de 1976 nombrado su primer párroco. En agosto de 1986 fue nombrado decano de pastoral del decanato de Atemajac del Valle. El 24 de octubre de 1991 fue nombrado párroco de la parroquia de Santiago Apóstol, Chapalita. Falleció en Guadalajara, Jalisco, el 4 de julio del 2015, a la edad de 80 años.
El padre don José Luis fue un sacerdote inteligente, buen administrador de los bienes de la Iglesia, hombre amable y trabajador, de trato cordial y con gran amor a Dios y entregado por ello a sus comunidades. Se recuerda su gran capacidad para construir la comunidad eclesial desde la promoción de la fe y la evangelización de niños, jóvenes y adultos.
Que Cristo resucitado, reciba en la Asamblea de los Santos a nuestro hermano sacerdote don José Luis Briseño Pérez y le otorgue el premio de los servidores leales. Invito a mis hermanos sacerdotes a ponerlo en las intenciones de misa, a las comunidades religiosas a tenerlo presente en sus plegarias, y a todos, a ofrecer sus oraciones en sufragio de su alma.

Guadalajara, Jalisco, a 15 de julio del 2015

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller


Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2020 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis