Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022

Volver Atrás

Circulares

 

Circular 27/2013

 

Jornada del Clero Nativo.

A la comunidad diocesana:

Les saludo cordialmente, deseándoles todo bien en el Señor Jesús.

            La Obra de San Pedro Apóstol nació ante las necesidades de ayuda para el clero indígena planteadas por el obispo francés de Nagasaki, Mons. Jules-Alphonse Cousin, de la Sociedad de Misiones Extranjeras. Él se encontró en su diócesis de Japón con cristianos que, por miedo a las persecuciones, evitaban los auxilios espirituales de los misioneros extranjeros, pero que podían ser fácilmente atendidos por sacerdotes del país.

La celebración de la Jornada Anual de Vocaciones Nativas o del Clero Nativo, promovida por el Secretariado de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol –una de las Obras Misionales Pontificias–, es una ocasión para volver la mirada, con admiración y agradecimiento, a las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada que Dios hace brotar en los territorios de misión. Esta iniciativa ha suscitado en la Iglesia universal el compromiso de ayudar a seminaristas y novicios, tanto en su formación, como mediante el equipamiento de seminarios y noviciados. Así lo manifestaba el beato Juan Pablo ii con ocasión del centenario de esta Obra: “¡cuántos sacerdotes, religiosos y religiosas han tenido, gracias a esta Obra, la alegría de seguir su vocación!”. Según el testimonio de numerosos obispos de los países de misión, más de una diócesis hoy día correría el peligro de ver reducida su esperanza de contar con un clero autóctono, si no gozara de la ayuda aportada por la Obra de San Pedro Apóstol.

En esta jornada, se ha de ayudar, en primer lugar, con oraciones y sacrificios, por las vocaciones en tierras de misión, y en segundo lugar, con una aportación económica para sostener los seminarios donde se forma al clero nativo, que subsidia la Pontificia Obra de San Pedro Apóstol.

Pido a los párrocos y rectores de templos que celebren en sus comunidades la Jornada del Clero Nativo, el domingo 18 de agosto, e inviten a los fieles a orar y a colaborar con generosidad en la colecta especial con este motivo. Lo que se recabe se enviará a la caja del arzobispado.

Exhorto a todos a llevar a cabo esta jornada, con una honda conciencia misionera, y pido al Señor, que por mediación de la Santísima Virgen María, dé impulso a la Nueva Evangelización en todas las comunidades.

Guadalajara, Jalisco, a 1 de julio del 2013

+ José Francisco Card. Robles Ortega

            Arzobispo de Guadalajara

            Javier Magdaleno Cueva, Pbro.

            Secretario Canciller

 

Circular 28/2013

 

xi Asamblea Diocesana de Pastoral Bíblica

A la comunidad diocesana:

Los saludo cordialmente e imploro al Dios de todo consuelo les conceda la gracia del Espíritu Santo, para incrementar en ustedes la fe en Jesucristo y en su Evangelio.

            Para animar con la Palabra de Dios el desarrollo de la Misión Continental por medio de una Nueva Evangelización, vibrando aún con la recientemente celebrada Asamblea Diocesana de Pastoral y teniendo como marco de referencia la elaboración del vi Plan Diocesano de Pastoral, la Sección Diocesana de Pastoral Bíblica organiza laxi Asamblea Diocesana de Pastoral Bíblica, el próximo domingo 8 de septiembre en el Instituto Bíblico Católico, de 10 de la mañana a 2 de la tarde, con el tema: “La Palabra de Dios despierta la fe e impulsa a una Nueva Evangelización”.

La importancia de la escucha de la Palabra de Dios como fundamento de la fe en la vida del cristiano, ha quedado de manifiesto por el Papa Francisco, en su nueva encíclica Lumen fidei: “La fe nace del mensaje que se escucha (Rm. 10,17)… La fe es, además, un conocimiento vinculado al transcurrir del tiempo, necesario para que la palabra se pronuncie: es un conocimiento que se aprende sólo en un camino de seguimiento. La escucha ayuda a representar bien el nexo entre conocimiento y amor” (n. 29)

Invito, pues, a todos los encargados, coordinadores y agentes de la Pastoral Bíblica, a los alumnos y ex alumnos del Instituto Bíblico Católico y de las Escuelas Bíblicas parroquiales y a todos los miembros de Círculos Bíblicos y grupos eclesiales que de alguna manera realizan la animación bíblica, a participar en esta Asamblea para encontrar en la Palabra de Dios un camino que fortalezca nuestra fe y nos conduzca como fruto a una Nueva Evangelización.

Que el Buen Pastor, conduzca nuestros pasos por el camino del Evangelio y que nuestra Madre Santísima interceda por nosotros para llevar adelante la tarea evangelizadora.

Guadalajara, Jalisco, a 15 de julio del 2013

+ José Francisco Card. Robles Ortega

Arzobispo de Guadalajara                .

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.

Secretario Canciller

 

Circular 29/2013

 

Septiembre, Mes de la Biblia.

A los miembros de la comunidad diocesana:

El Señor Jesús, que los ha elegido y enviado a evangelizar, les renueve los dones del Espíritu Santo para que puedan llevar a todos la Buena Nueva de salvación.

Desde hace tiempo, se estableció en la Iglesia, el mes de septiembre como mes de la Biblia, la razón es porque la Iglesia vio la necesidad de dedicar un mes del año a la Biblia para subrayar la centralidad de las Sagradas Escrituras en la vida del cristiano, y que mejor mes para hacerlo que septiembre, se escogió este mes porque el 30 de septiembre se celebra la memoria litúrgica de san Jerónimo, presbítero y doctor de la Iglesia, un gran estudioso de las Sagradas Escrituras, quien dedicó su vida al estudio y a la traducción de la Biblia al latín. Nació en Dalmacia, en el 340 y murió en Belén el 30 de septiembre de 420. San Jerónimo tradujo la Biblia del griego y el hebreo al latín. La traducción al latín de la Biblia hecha por San Jerónimo, llamada la Vulgata (de vulgata editio, 'edición para el pueblo'), ha sido el texto bíblico oficial de la Iglesia católica, como expuso el Papa Pío xii en su encíclica Divino afflante Spiritu del 30 de septiembre de 1943: “Esta privilegiada autoridad de la Vulgata no fue establecida por el Concilio principalmente por razones críticas, sino más bien por su legítimo uso en las Iglesias durante el decurso de tantos siglos; con el cual uso ciertamente se demuestra que la misma está en absoluto inmune de todo error en materia de fe y costumbres; de modo que, conforme al testimonio y confirmación de la misma Iglesia, se puede presentar con seguridad y sin peligro de errar en las disputas, lecciones y predicaciones” (n. 14). Por lo cual, la Vulgata, tal como la entendió y entiende la Iglesia, expresa mejor que ninguna otra versión el dogma católico.

Por otra parte, les recuerdo que la Nueva Evangelización, a la cual nos sigue convocando el Papa Francisco, en continuidad con la convocatoria que en su momento hiciera con el mismo motivo el Santo Padre Benedicto xvi, nos urge a cumplir con la misión esencial de la Iglesia: llevar a todos el mensaje de salvación. Entendemos pues, que la Palabra de Dios contiene este mensaje de salvación, y es por tanto el núcleo fundamental de la Nueva Evangelización, ya que no puede haber Nueva Evangelización sin el anuncio del Evangelio.

Invito pues a todos los miembros de nuestra Comunidad Diocesana, a participar con entusiasmo en el Mes de la Biblia, en el contexto del Año de la fe y como preparación inmediata a la próxima publicación del vi Plan Diocesano de Pastoral.

Recomiendo a los párrocos y capellanes, a los formadores de nuestro Seminario, y a las Comunidades Religiosas y de Vida Consagrada, que organicen una Semana Bíblica en sus respectivas comunidades y promuevan el estudio de la Biblia. Recuerden también que la arquidiócesis cuenta con un instituto especializado en esta materia: el Instituto Bíblico Católico, para que promuevan sus cursos. Se les hará llegar un cartel alusivo, y podrán solicitar otros materiales de apoyo, que se les repartirán gratuitamente, tanto en el Instituto Bíblico Católico, como en la Sección Diocesana de Pastoral Bíblica.

Deseo que “La Palabra de Dios habite con toda su riqueza en sus corazones” (Col 3, 16), y encomiendo al Señor sus trabajos evangelizadores.

Guadalajara, Jalisco, 17 de julio de 2013

+ José Francisco Card. Robles Ortega

Arzobispo de Guadalajara

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.

Secretario Canciller                                                  

 

 

Circular 30/2013

 

Fallecimiento del señor presbítero don Jesús Plascencia Sánchez.

A los miembros del presbiterio diocesano:

Los saludo fraternalmente, deseando que el Espíritu Santo los fortifique con sus dones, en la entrega cotidiana de su ministerio sacerdotal.

Con profunda aflicción, me encomienda el eminentísimo señor Cardenal don José Francisco Robles Ortega, les informe del lamentable fallecimiento del señor presbítero don Jesús Plascencia Sánchez nos reaniman, sin embargo, las palabras del apóstol: “Porque si creemos que Jesús murió y que resucitó, de la misma manera Dios llevará consigo a quienes murieron en Jesús” (1 Tes. 4,14).

El señor presbítero don Jesús Plascencia Sánchez, nació en Agua Prieta, Municipio de Ixtlahuacán del Río, Jalisco, el 8 de mayo de 1977, ingresó al Seminario de Guadalajara, en 1989 a la preparatoria de San Martín. Fue ordenado sacerdote el día 15 de mayo de 2005. Desempeñó su ministerio como vicario de la parroquia de El Santo Niño de Atocha, en Guadalajara y Nuestra Señora de Talpa. Fue párroco de la parroquia de Amatlán de Jora, Nayarit, decano suplente del decanato de la Yesca, Nayarit, y luego párroco de Florencia, Zacatecas, ministerio que desempeñaba cuando falleció en trágico accidente de tránsito, el pasado 16 de julio del 2013 en la carretera a Colotlán.

El padre don Jesús Plascencia Sánchez, fue un sacerdote sencillo, alegre, miembro de una familia de profundas raíces cristianas, entregado a su ministerio, obediente a sus superiores, buen compañero, modesto, humilde, respetuoso, correcto en su comportamiento, responsable y cumplido con sus deberes, piadoso, de buen trato, paternal y cercano con los fieles a los que sirvió, supo hacer presente a Cristo, Buen Pastor, en las comunidades a él encomendadas.

Oremos por el eterno descanso de nuestro hermano presbítero Jesús, y confiemos en la misericordia infinita del Padre para que tome en cuenta todas sus buenas obras y lo tenga ya  gozando del Reino prometido.

Guadalajara, Jalisco, a 19 de julio del 2013

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.

Secretario Canciller

 

Circular 31/2013

 

Promoción Vocacional ciclo escolar 2013-2014

A los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos.

Los saludo con afecto y estimación y deseo que el ejemplo de Jesucristo Buen Pastor, los ayude en su respuesta vocacional al servicio de la Iglesia.

El documento de Aparecida en el número 314, define la Pastoral Vocacional como la acción que “acompaña cuidadosamente a todos los que el Señor llama […], es responsabilidad de todo el pueblo de Dios […], para ayudar a descubrir el sentido de la vida y el proyecto que Dios tenga para cada uno, acompañándolos en su proceso de discernimiento”. Si la pastoral ordinaria no llega a tocar el corazón y a poner al oyente ante la pregunta estratégica: “Señor, ¿qué debo hacer?” (Mt. 19,16) no es pastoral, sino hipótesis de trabajo. Es fundamental, tomar conciencia de que todos los bautizados como asamblea de los llamados, son responsables de promover las vocaciones (Congreso Latinoamericano de Vocaciones, Proposiciones, p. 88).

Para animar e impulsar el trabajo vocacional de nuestra Arquidiócesis, pido a los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos, que intensifiquen la Pastoral Vocacional por el bien de nuestra Iglesia, teniendo en cuenta los siguientes criterios:

1.- Los señores decanos deben nombrar, a la brevedad posible, a un sacerdote que impulse y coordine la Pastoral Vocacional en las comunidades de sus respectivos decanatos y se relacione periódicamente con el centro diocesano. El decano comunicará oportunamente al Centro Diocesano de Vocaciones el nombre del sacerdote designado, con sus datos personales, a los teléfonos: 31-17-30-75 ó 36-41-02-32. Se tendrá una reunión con sacerdotes animadores de los decanatos, el martes 2 de octubre a las 10 horas, en Jarauta 510-A.

2.- En cada parroquia, el Párroco debe formar un Equipo de Pastoral Vocacional para que juntos elaboren el Plan de Pastoral Vocacional para su comunidad.

3.- A los promotores vocacionales de las congregaciones religiosas les corresponde promover en las parroquias de la vicaría asignada, la formación y animación de los equipos vocacionales, a los que presentarán el apoyo y la asesoría adecuada. Impulsen en las Parroquias y en Colegios la realización de Jornadas Vocacionales.

4.- A todos los sacerdotes se les pide apoyar y fortalecer la celebración de la 51º Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones el iv Domingo de Pascua, 11 de mayo del 2014. Para ello, se tendrá como texto base de reflexión el Mensaje que enviará oportunamente el Papa Francisco, para que se exponga su contenido al Pueblo de Dios.

5.- Todos los promotores vocacionales de las distintas congregaciones de religiosos, religiosas e institutos seculares y los laicos comprometidos en la Pastoral Vocacional de sus parroquias, deben participar en las reuniones mensuales, en el Centro Diocesano de Vocaciones, ubicado en Jarauta 510-A. La primera reunión será el día 7 de septiembre de 2013, de 9:30 a 13:00 horas., llevar 2 fotografías tamaño credencial y la cooperación de 300 pesos, para los gastos del material de este año escolar.

Quiera Dios que estos criterios ayuden a impulsar el trabajo vocacional en nuestra Iglesia Diocesana. Pidamos a María Santísima, Madre de las Vocaciones, que interceda ante su Hijo Jesucristo para que suscite en su Iglesia vocaciones sacerdotales, consagradas y laicales para la extensión de su reino.

Guadalajara, Jalisco, a 22 de julio del 2013

+ José Francisco Card. Robles Ortega

Arzobispo de Guadalajara

            Javier Magdaleno Cueva, Pbro.

            Secretario Canciller                                                  

 

Circular 32/2013

 

Cuidado y conservación de los bienes eclesiásticos.

A los párrocos, cuasipárrocos y rectores de los templos:

Les saludo con afecto y deseo que el Señor Jesucristo, Buen Pastor, los impulse en la entrega diaria en el ministerio que él mismo les ha confiado.

El  cuidado y la conservación de los bienes de la Iglesia, es un deber que tienen todos los que ejercen la función de administrador de bienes eclesiásticos, y que deben realizar “como un diligente padre de familia. Deben por tanto vigilar para que los bienes encomendados a su cuidado no perezcan en modo alguno ni sufran daño” (Cf. 1284 § 1 y 2).

Motivados por esta exigencia de justicia y ante la nueva realidad que vivimos, debemos procurar apoyarnos en los organismos diocesanos que han sido constituidos para auxiliarnos en este objetivo, como por ejemplo la Comisión Diocesana de Arte Sacro y la oficina de economía de la curia diocesana. La construcción, la remodelación y el mantenimiento de los bienes inmuebles, así como el cuidado, la conservación y restauración de los bienes muebles deben ser supervisados por quienes se han especializado en esta materia y tienen un conocimiento más profundo del tema, tanto artístico, arquitectónico como jurídico.

Por esta razón, exhorto a todos los párrocos, cuasi-párrocos y rectores de templos a tener muy en cuenta los siguientes criterios:

1.- Cuidado y conservación del patrimonio: Todos los sacerdotes deben ser conscientes de la responsabilidad que tienen de custodiar y conservar el patrimonio de los bienes de la Iglesia que están bajo su cuidado. Por ello, es muy conveniente que en cada parroquia, se realicen y conserven los inventarios sobre todos los bienes muebles, y con mayor razón si son de valor artístico (hay a su disposición un formato especialmente elaborado para este fin, en la oficina de economía de la curia diocesana). Además, a todos los sacerdotes se les pide buscar la asesoría de la Comisión Diocesana de Arte Sacro para todo lo referente al cuidado y conservación, y en su caso restauración, de los bienes artísticos de la Iglesia que están bajo su cuidado.

2.- Construcción, remodelación y mantenimiento de los bienes inmuebles: Para asegurar, en lo arquitectónico, la funcionalidad y belleza, además de la seguridad técnica de los conjuntos de pastoral que se pretenden construir o de hecho ya están en construcción, es obligatorio acudir a la Comisión de Arte Sacro, para pedir la asesoría y la aprobación de los proyectos nuevos, o de remodelación, o mantenimiento que se pretendan realizar, conforme al Manual de Criterios de esta Comisión. Además es necesario saber que de tratarse de un edificio antiguo, considerado patrimonio histórico, es necesario tomar en cuenta al INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) para proveer al cuidado y preservación de los bienes de valor histórico, de acuerdo a las normas que existen respecto a este tipo de bienes.

3.- Previsión a futuro: Invito a los sacerdotes encargados de comunidades en expansión que busquen cuidadosamente terrenos adecuados para la construcción de nuevos conjuntos de pastoral, dedicados a la futura atención de fieles en áreas urbanas y foráneas en continuo crecimiento poblacional.

4.- Situación Jurídica: Todos los sacerdotes encargados de templos o de bienes inmuebles de la Iglesia, deben procurar certeza jurídica en la posesión de edificios o terrenos en los que se ha construido o pretende construir algún conjunto de pastoral o edificio de culto, tanto si son propiedad federal como si son de la Arquidiócesis de Guadalajara A. R. Si necesitan asesoría en esta materia les invito a que acudan a la oficina de economía de la arquidiócesis, que aclarará sus dudas o les ayudará a arreglar la situación de los mismos.

Pido a Dios, nos conceda ser fieles administradores de los bienes que se nos han confiado, para que podamos presentarnos ante el Señor como siervos buenos que hicieron lo que tenían que hacer.

Guadalajara, Jalisco, a 27 de julio del 2013

+ José Francisco Card. Robles Ortega

Arzobispo de Guadalajara

            Javier Magdaleno Cueva, Pbro.

            Secretario Canciller   

 

Circular 33/2013

 

Falleció el señor presbítero don Alfredo Zárate Escoto.

A los Miembros del Presbiterio Diocesano:

Los saludo fraternalmente, deseando que el Espíritu Santo los renueve en la entrega cotidiana en su ministerio sacerdotal.

Vivamente apenado, me ha pedido el eminentísimo señor cardenal don José Francisco Robles Ortega, notificarles que el señor presbítero don Alfredo Zárate Escoto, ha emprendido el camino a la casa del Padre, como lo ha dicho el Señor: “En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no, yo se lo habría dicho; porque voy a prepararles un lugar. Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré y los tomaré conmigo, para que donde esté yo estén también ustedes” (Jn 14, 2-3).

El señor presbítero don Alfredo Zárate Escoto nació en Ocotlán, Jalisco, el 29 de noviembre de 1965, ingresó al Seminario de Guadalajara, al Curso de Nivelación en el año de 1985 y recibió la Ordenación Sacerdotal el día 7 de junio de 1996, en Guadalajara, Jalisco Desempeñó su ministerio sacerdotal como capellán auxiliar de Jesús de Nazaret, en Tateposco; fue vicario en la parroquia de El Señor de la Misericordia, en Guadalajara, estuvo como adscrito en la Parroquia de la Madre de Cristo, y fue auxiliar en la Escuela de Música Sacra; fue vicario en Nuestra Señora de Guadalupe, en Juanacatlán, Jalisco, en Santa Sofía, Tlaquepaque, y en Nuestra Señora del Refugio, colonia La Experiencia, Zapopan, y fue cuasi-párroco en la Santa Cruz de la Reconciliación, en la colonia Indígena, Zapopan. Falleció el 8 de agosto de 2013, en Guadalajara, Jalisco.

El señor presbítero don Alfredo Zárate Escoto, fue un sacerdote alegre, amable con los fieles, generoso, buen amigo, leal, trabajador, responsable en las actividades propias de su ministerio, bondadoso, sencillo, piadoso, buen compañero, prudente, con talento musical que puso al servicio de la pastoral. Obediente a sus superiores, sufrió con fe y mucha paciencia los dolores y sufrimientos de su enfermedad.

Elevemos fervientes plegarias al Señor para que conceda consuelo a su familia, inspirando en todos, sentimientos de esperanza cristiana y solidaridad fraterna. El sufrimiento que nuestro hermano sacerdote Alfredo experimentó y ofreció a Dios, así como sus buenas obras,  por la misericordia del Padre, le abran las puertas del Reino de los Cielos.

Guadalajara, Jalisco, a 13 de agosto del 2013

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.

Secretario Canciller

 

Circular 34/2013

 

Falleció el señor presbítero don José Martín del Campo Pérez

A los miembros del presbiterio diocesano:

Les envío un saludo fraterno, deseando que la paz de Cristo que vive eternamente, colme sus corazones.

Me encomienda el eminentísimo señor  cardenal don José Francisco Robles Ortega, notificarles que el Señor presbítero don José Martín del Campo Pérez ha participado de la Pascua de Cristo, como nos recuerda el Apóstol: “Porque si hemos sido injertados en él por una muerte semejante a la suya, también lo estaremos por una resurrección semejante” (Rm. 6, 5).

El señor presbítero don José Martín del Campo Pérez, nació en Jalostotitlán, Jalisco, el día 19 de marzo de 1925, ingresó al Seminario de Guadalajara en el año de 1942, fue Ordenado Sacerdote el 17 de diciembre de 1955, en Guadalajara, Jalisco. Con grande celo apostólico desempeñó su ministerio pastoral, cuando era sacerdote recién ordenado, como misionero en la diócesis de Oaxaca, en donde estuvo de 1956 a 1967, regresó a esta diócesis de Guadalajara y desarrolló su ministerio como vicario en las parroquias de Degollado, Jalisco, y Mezquital del Oro, Zacatecas, fue primer capellán y después vicario de El Molino, comunidad perteneciente a la parroquia de Nochistlán, Zacatecas. Fue vicario de San Juan de Dios. Posteriormente marchó de nuevo como misionero a otra experiencia pastoral a la diócesis de Campeche, a la cual, después de un tiempo, se incardinó. Al regresar a Guadalajara se le nombró capellán de la comunidad de El Molino, Zacatecas. Falleció en Guadalajara Jalisco, el 12 de agosto del 2013.

El padre don José Martín del Campo Pérez fue un sacerdote diligente, trabajador, alegre, piadoso, sencillo, obediente, responsable en las actividades a él encomendadas, de mucha iniciativa pastoral y buen trato, apostólico y con gran espíritu misionero, sobre todo en las diócesis y comunidades más necesitadas, abnegado, caritativo y entregado a su ministerio.

Nuestra oración se dirige al Señor para que tome en cuenta todas las buenas obras que nuestro hermano sacerdote José, realizó en su largo ministerio. Nos unimos a la pena de sus familiares, amigos y fieles que sienten más su partida, y al mismo tiempo alentamos la esperanza de encontrarnos todos, un día, en el Cielo.

Guadalajara, Jalisco, a 13 de agosto de 2013

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.

Secretario Canciller

 

Circular 35/2013

 

Domingo Mundial de las Misiones “Domund”.

A los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos

Les saludo con afecto y deseo que Cristo Jesús, el enviado del Padre, los haga discípulos valientes en la tarea de la Nueva Evangelización.

Estamos asistiendo, desde hace algunos años, a cambios profundos en nuestro mundo. Hay mucha movilidad en las poblaciones; los nuevos medios de comunicación facilitan el traslado de conocimientos y de experiencias entre los pueblos. Todo esto repercute en la vida de las comunidades cristianas.En áreas cada vez más grandes de las regiones tradicionalmente cristianas crece el número de los que son ajenos a la fe, indiferentes a la dimensión religiosa o están animados por otras creencias. Muchos son los que todavía no han sido alcanzados por la buena noticia de Jesucristo.

Ante esta situación tan compleja se vuelve más urgente llevar a esta realidad, con valentía, el Evangelio de Cristo, que es anuncio de esperanza, de reconciliación, de comunión, de cercanía de Dios, de su misericordia, de su salvación. La misionariedad de la Iglesia no es proselitismo, sino testimonio de vida que ilumina el camino, que lleva esperanza y amor. Como ha dicho el Papa Francisco: “La fe es un don que no se reserva sólo a unos pocos, sino que se ofrece a todos generosamente. Todo el mundo debería poder experimentar la alegría de ser amados por Dios, el gozo de la salvación. Y es un don que no se puede conservar para uno mismo, sino que debe ser compartido. Si queremos guardarlo sólo para nosotros mismos, nos convertiremos en cristianos aislados, estériles y enfermos. El anuncio del Evangelio es parte del ser discípulos de Cristo y es un compromiso constante que anima toda la vida de la Iglesia. «El impulso misionero es una señal clara de la madurez de una comunidad eclesial» (Benedicto xvi, Verbum Domini, 95 y  Mensaje para el domund 2013, 19/v/2013).

Pido a los párrocos y rectores de los templos que para llevar a cabo esta Jornada Misionera en las parroquias y demás comunidades de la arquidiócesis, intensifiquen la oración por la difusión del Evangelio e inviten a los fieles a ofrecer toda clase de buenas obras con esta intención; además, organizarán una colecta especial, el domingo 20 de octubre, para que todos colaboren con su apoyo material al sostenimiento de las Obras Misionales. Lo que se recabe se enviará a la caja del arzobispado. Recibirán el Mensaje del Santo Padre con el material para apoyar las actividades de esta Jornada.

Que María Santísima, Madre de Dios y madre nuestra, nos ayude con su intercesión en la tarea misionera, para que en todas partes resuene la Buena Nueva de Salvación.

Guadalajara, Jalisco, a 31 de agosto del 2013

+ José Francisco Card. Robles Ortega

            Arzobispo de Guadalajara

            Javier Magdaleno Cueva, Pbro.

 

            Secretario Canciller

Volver Atrás



Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2022 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis