Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022

Volver Atrás

Circulares

 

Circular 16/2013

 

Visita de la venerable imagen de Nuestra Señora de Zapopan a las comunidades de la zona metropolitana de Guadalajara

A los miembros de la iglesia diocesana:

Los saludo con afecto, deseándoles que Jesucristo, el Señor, les conceda vivir con profundo gozo esta Pascua, a ejemplo de su Santísima Madre, la Virgen María.

Desde el año de 1734 la visita de la imagen de Nuestra Señora de Zapopan a los templos de la ciudad de Guadalajara ha sido un instrumento providencial que aviva la fe de las comunidades y brinda una especial ocasión para la obra evangelizadora. Para motivar este trabajo pastoral comprometido y cercano a los fieles, que tenga como trasfondo la devoción a María, quiero proponerles como modelo el ejemplo de nuestro Papa Francisco.

Dos hechos han dejado ver la profunda y sincera devoción mariana del Papa Francisco: encomendar a Roma a la custodia de Nuestra Señora durante el saludo que dirigió en la noche de su elección al pueblo de la Ciudad Eterna y al mundo; y que su primera actividad de la mañana siguiente haya sido la visita a la Basílica de Santa María Mayor para entregarle a la Virgen una ofrenda floral.

Esta cercanía a Nuestra Señora no es nueva en el Papa Francisco. Cuando era Cardenal arzobispo de Buenos Aires, se refirió en múltiples ocasiones a la Virgen y encomendó a niños, jóvenes y familias al amor de la Madre de Dios. Así lo dejó ver en los mensajes que en varias ocasiones dirigió a los jóvenes en el marco de las peregrinaciones celebradas en el Santuario de Nuestra Señora de Luján.

No es pues extraño que Su Santidad haya querido que su primera actividad en la primera mañana de su Pontificado fuese visitar a la Virgen María, ofrecerle un ramo de flores y, especialmente, encomendarle su misión como Pastor de la Iglesia Universal.

Con el mismo amor a María, con el que Su Santidad se ha dirigido en sus primeras horas como Sumo Pontífice de la Iglesia a Nuestra Madre del cielo, recibamos a la venerada imagen de Nuestra Señora de Zapopan a nuestras comunidades y aprovechemos su visita para impulsar la Nueva Evangelización desde la devoción a María, en este Año de la fe.

Quiero recordar a los párrocos que para el período tradicional la lista de templos que visita la bendita imagen de Nuestra Señora de Zapopan, la hace y la publica en la Agenda Litúrgica el arzobispado y no puede ser modificada o alterada por ningún párroco, ya sea para quitar una parroquia de la misma, ya sea para añadirla, esto debido a que no se trata de un evento simplemente devocional, sino de un profundo signo de comunión de la Iglesia diocesana, que en torno a la venerada imagen, honra su patrocinio. Es pues un honor poder recibir la bendita Imagen de Nuestra Señora de Zapopan.

A punto de iniciar estas visitas, el próximo 20 de mayo, y a solicitud expresa de varios presbíteros, me permito recordar a los miembros de nuestro presbiterio algunos aspectos importantes que en tan singular acontecimiento se deben tener presentes:

·         Enmarcar esta visita dentro del Año de la fe, que se está celebrando en la Iglesia Universal.

·         Preparar la visita en cada comunidad con una catequesis tanto mariológica como histórica, previa a la visita anual de la imagen de la Santísima Virgen de Zapopan.

·         Explicar el sentido eclesial que se deriva del patronato de Nuestra Señora de Zapopan sobre la diócesis de Guadalajara.

·         Organizar una concelebración de todos los sacerdotes del decanato en la parroquia que se designe, para propiciar la unidad pastoral, razón por la cual se organiza la visita por decanatos.

·         Celebrar la misa propia de Nuestra señora de Zapopan, como fiesta y a tenor de las normas litúrgicas.

·         Procurar que la presencia de la bendita imagen contribuya a conservar la memoria histórica de la devoción y su compromiso cristiano.

·         Cuidar el culto público que se rinde a la Santísima Virgen en la visita de su imagen, ya que es la tradición más importante de la primera Evangelización que se conserva en Guadalajara, y da a la Iglesia la oportunidad de hacer presente la fe en la vida urbana y es ocasión de difundir el Evangelio.

·         Aplicar las colectas parroquiales que se hagan para los gastos de la visita, a la intención para la cual fueron hechas.

·         Vigilar que los recorridos públicos de la imagen no excedan las quince cuadras o su equivalente; y las parroquias vecinas eviten que la imagen de la Santísima Virgen pase dos veces por la misma calle en el mismo año.

·         Prever con anticipación, en común acuerdo entre los párrocos y los padres franciscanos, las visitas a capillas, hospitales o centros de trabajo, durante los recorridos.

·         Entregar el plano del recorrido a los padres franciscanos, en el tiempo establecido, para el visto bueno del Departamento de Tránsito.

·         Procurar que el recorrido de la procesión sea pausado, para evitar prisas y atropellos y crear un ambiente de piedad.

·         Anteponer el bien pastoral de los fieles, en caso de conflicto o confusión sobre las calles a recorrer, para evitar cualquier motivo de escándalo.

·         Es deber del párroco recibir la imagen de la Virgen y entregarla al concluir la visita.

·         Abrir el templo que recibe la visita de la Santísima Virgen con suficiente anticipación a la comunidad, y aprovechar pastoralmente su presencia mientras llega la imagen.

·         Una vez colocada la imagen en su altar, no debe moverse ni trasladarse a otros sitios.

Estas visitas son cada año para las parroquias establecidas antes de 1970, y cada dos años para las parroquias posteriores, a menos que la densidad de feligreses en la parroquia aconseje otra cosa.

Dada la importancia de la bendita imagen, se debe cuidar mucho el sitio que se le asigna, preparándolo con esmero; y no exponer la venerada imagen al alcance de los fieles.

Los párrocos son los responsables de la seguridad de la imagen y han de asignar personas ex profeso para que la custodien por turnos; si en algún momento del día no hay seguridad, ni suficiente número de personas, es preferible que se cierre el templo.

Encarezco a los párrocos, los decanos y los vicarios episcopales el cabal cumplimiento de estas disposiciones.

Que Dios nos conceda a todos vivir con autenticidad la devoción a la Virgen Santísima, para que nos lleve siempre a Jesucristo, que nos llama a ser sus testigos en nuestras comunidades.

Guadalajara, Jalisco, a 3 de mayo del 2013

+ José Francisco Card. Robles Ortega

            Arzobispo de Guadalajara

             Javier Magdaleno Cueva, Pbro.

            Secretario Canciller

 

Circular 17/2013

 

xlvii Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

            A los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos:

Los saludo fraternalmente deseando que la vida nueva de Cristo Resucitado renueve sus personas y sus comunidades.

Me dirijo a ustedes para invitarlos a celebrar la xlvii Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, en nuestra Arquidiócesis, el próximo domingo 9 de junio. El tema elegido por el Santo Padre Benedicto xvi para esta ocasión, es el siguiente: “Redes Sociales: portales de verdad y de fe; nuevos espacios para la evangelización” (Cfr. Mensaje para la xlvii Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales).

En nuestros días, es particularmente necesario reflexionar sobre el desarrollo de las redes sociales digitales, que están contribuyendo a que surja una nueva “ágora”, una plaza pública y abierta en la que las personas comparten ideas, informaciones, opiniones, y donde, además, nacen nuevas relaciones y formas de comunidad. Estos espacios, cuando se valorizan bien y de manera equilibrada, favorecen formas de diálogo y de debate que, llevadas a cabo con respeto, salvaguarda de la intimidad, responsabilidad e interés por la verdad, pueden reforzar los lazos de unidad entre las personas y promover eficazmente la armonía de la familia humana (cfr. ibíd.).

El desarrollo de las redes sociales requiere un compromiso: las personas se sienten implicadas cuando han de construir relaciones y encontrar amistades, cuando buscan respuestas a sus preguntas, o se divierten, pero también cuando se sienten estimuladas intelectualmente y comparten competencias y conocimientos. Las redes se convierten así, cada vez más, en parte del tejido de la sociedad, en cuanto que unen a las personas en virtud de estas necesidades fundamentales. Las redes sociales se alimentan, por tanto, de aspiraciones radicadas en el corazón del hombre (cfr. ibíd.).

El Papa Benedicto señalaba en su mensaje que “las redes sociales deben afrontar el desafío de ser verdaderamente inclusivas: de este modo, se beneficiarán de la plena participación de los creyentes que desean compartir el Mensaje de Jesús y los valores de la dignidad humana que promueven sus enseñanzas. En efecto, los creyentes advierten de modo cada vez más claro que si la Buena Noticia no se da a conocer también en el ambiente digital podría quedar fuera del ámbito de la experiencia de muchas personas para las que este espacio existencial es importante. La capacidad de utilizar los nuevos lenguajes es necesaria no tanto para estar al paso con los tiempos, sino precisamente para permitir que la infinita riqueza del Evangelio encuentre formas de expresión que puedan alcanzar las mentes y los corazones de todos” (cfr. ibíd.).

Que la Virgen María, estrella de la Evangelización, nos ayude a interesarnos, cada vez más, por transmitir por todos los medios el evangelio de su Hijo Jesucristo, Palabra del Padre pronunciada para nuestra salvación.

Guadalajara, Jalisco, a 29 de abril del 2013

+ José Francisco Card. Robles Ortega

Arzobispo de Guadalajara

             Javier Magdaleno Cueva, Pbro.

Secretario Canciller

 

Circular 18/2013

 

Fallecimiento del Señor presbítero don J. Ascensión Bonilla Chávez

A los miembros del presbiterio diocesano:

Les envío un saludo fraterno, deseando que la paz y la alegría de Cristo, que vive eternamente, los fortalezcan en su ministerio sacerdotal.

Me encomienda el Emmo. señor Cardenal don José Francisco Robles Ortega, notificarles que el señor presbítero don J. Ascensión Bonilla Chávez, ha partido a la casa del Padre, como nos enseña el Señor Jesús: “En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, yo se lo hubiera dicho; porque voy a prepararles un lugar”(Jn. 14,2).

El señor presbítero don J. Ascensión Bonilla Chávez, nació en Tonila, Jalisco, el 13 de mayo de 1915, fue ordenado sacerdote el 8 de abril de 1944 en Montezuma, Nuevo México, Estados Unidos. Desempeñó su ministerio pastoral como vicario en la parroquia de Totatiche, Jalisco, y profesor del Seminario Auxiliar del mismo lugar, fue capellán de San Antonio y los Ocotes, capellanías de la parroquia de Yahualica, Jalisco Fungió como párroco de Manalisco, Jalisco, fue profesor del Seminario Interdiocesano, fue Capellán del Hospital de San José, Vicario de Zoquipan y Capellán del Calvario, Zap., Capellán de Santa Ana, capellanía de la parroquia de San Martín de Tours y estuvo como Adscrito a esta misma comunidad. Falleció en Guadalajara Jalisco, el 3 de mayo del 2013.

El señor presbítero don J. Ascensión Bonilla Chávez, fue un sacerdote entregado, fiel, piadoso, amigable, alegre, servicial, atento con todos, cortés, amable, trabajador, varón apostólico, preocupado de la formación de los futuros sacerdotes. Afrontó con fe y paciencia sus padecimientos, dando testimonio de su esperanza futura.

Encomendemos a nuestro hermano J. Ascensión a la misericordia del Padre celestial, para que goce eternamente de Dios en compañía de todos los santos.

Guadalajara, Jalisco, a 4 de mayo del 2013

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.

Secretario Canciller

 

Circular 19/2013

Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Procesión Diocesana

A los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos:

Les saludo con afecto y deseo que Jesucristo, presente en el Santísimo Sacramento del Altar, colme sus anhelos de santificación y entrega al servicio de la Iglesia.

El Papa Francisco, en un mensaje enviado con motivo de la clausura del Congreso Eucarístico Nacional en Cartago (Costa Rica), que se ha celebrado del 17 al 21 de abril, bajo el lema “La Eucaristía: pan de vida para nuestro pueblo”, ha animado a convertir la Eucaristía en “el verdadero centro de las comunidades cristianas”… Que del Santísimo Sacramento del altar todos los bautizados puedan sacar copiosas energías espirituales para construir un mundo cada vez más justo y reconciliado, según el mensaje de Nuestro Señor Jesucristo”, apunta en el mensaje.

En sintonía con el mensaje del Santo Padre y alentados por la piedad Eucarística de nuestro pueblo, se ha organizado la procesión diocesana del Corpus Christi, para adorar públicamente a Cristo Eucaristía y proclamar por las calles que sólo él es el alimento que da la vida eterna. Este Año de la fe se ha escogido el lema “Este es el Sacramento de nuestra fe”.

Invito atentamente a los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos, a participar en la solemne concelebración Eucarística, presidida por su servidor, que tendrá lugar en la explanada del templo Expiatorio, el sábado 1 de junio, a las 19 hrs. Al término de la Eucaristía se iniciará la procesión con el Santísimo Sacramento, por la calle López Cotilla y 16 de Septiembre hasta la Plaza de Armas donde se concluirá con la bendición. Pido a los párrocos y rectores de templos, que motiven la participación de los fieles de sus comunidades. La coordinación de esta celebración y procesión se la he encomendado a la Vicaría de Pastoral en acuerdo con el rector del Expiatorio.

Es muy conveniente que las calles de nuestra ciudad, especialmente por las que pase la procesión, se engalanen con el fervor y la piedad de los fieles, en este homenaje público a Jesús Eucaristía. Además de esta procesión diocesana, es preciso que cada parroquia, capellanía y casa religiosa, organice, su propia procesión Eucarística, de la manera más solemne posible, el jueves de Corpus o durante la octava.

Que la adoración que tributamos a Jesucristo en la Eucaristía, nos ayude a dar abundantes frutos de santidad, en nuestra vida personal y comunitaria.

Guadalajara, Jal., a 7 de mayo del 2013.

+ José Francisco Card. Robles Ortega

Arzobispo de Guadalajara

            Javier Magdaleno Cueva, Pbro.

            Secretario Canciller

 

Volver Atrás



Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2022 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis