Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020

Volver Atrás

Circulares

 

Circular 31/2011

 

Fallecieron el señor presbítero don Juan Herrera Gaitan (1935 - 2011) y el señor presbítero don Benjamín Valentín Santiago (1933 - 2011)

A los miembros del presbiterio diocesano

Los saludo fraternalmente, deseando que la gracia y la paz de Cristo, los animen en el ejercicio de su ministerio sacerdotal.

Me encomienda el eminentísimo señor cardenal don Juan Sandoval Iñiguez, notificarles que el señor presbítero don Juan Herrera Gaitán y el señor presbítero don Benjamín Valentín Santiago,han participado del triunfo de Cristo, como recuerda el apóstol san Pablo: “Nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde esperamos que venga nuestro salvador Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo frágil en cuerpo glorioso como el suyo, en virtud del poder que tiene para someter a su dominio todas las cosas” (Flp. 3, 20-21).

El señor presbítero don Juan Herrera Gaitán, nació en San Jerónimo, Zacatecas, el 9 de agosto de 1935, ingresó al Seminario de Guadalajara en el año de 1951 y recibió la ordenación sacerdotal el día 14 de marzo de 1964, en Montezuma, Nuevo México. Desempeñó su ministerio sacerdotal como vicario cooperador en las parroquias de: Hostotipaquillo, Cocula, Tapalpa, Totatiche, Villa Guerrero, San Antonio de los Vázquez, Zapotlanejo, San Miguel Tlaquepaque, Santa Edwiges, Nuestra Señora de la Esperanza, San José Artesano y Atemajac del Valle; además fue capellán del Divino Rostro, Jesús Divino Preso y San Juan Macías y adscrito a Nuestra Señora de Fátima. Murió en Guadalajara Jalisco, el 7 de julio del 2011.

El padre don Juan Herrera Gaitán, fue un sacerdote muy dedicado al ministerio sacerdotal, amable y respetuoso con los fieles, responsable en las actividades de su ministerio, sencillo, piadoso, prudente y buen compañero.

El señor presbítero don Benjamín Valentín Santiago, nació en Patabán, Michoacán, el 8 de octubre de 1933, ingresó al Seminario de Guadalajara en el año de 1946, recibió la ordenación sacerdotal el día 1 de enero de 1959, en Guadalajara, Jalisco. Desempeñó su ministerio sacerdotal como vicario cooperador en las parroquias de San Pedro Analco y Nuestra Señora de la Luz, en Lagos de Moreno. Fue párroco de San José de Bolaños, Moyahua, Zacatecas, Santa Lucía y San Isidro Mazatepec; capellán de San Juan Apóstol y adscrito a la parroquia de Jesús Nuestra Pascua. Murió en Guadalajara, Jalisco, el 12 de julio del 2011.

El padre don Benjamín Valentín Santiago, fue un hombre trabajador, piadoso, responsable en las actividades a él encomendadas, varón apostólico, servicial, buen confesor y comprometido con los más necesitados. Sufrió en silencio la enfermedad, como testimonio de su fe.

Que Cristo resucitado, reciba en la asamblea de los santos a nuestros hermanos sacerdotes Juan y Benjamín, y les otorgue el premio de los servidores fieles, que desempeñaron su ministerio para el bien de las comunidades.

Guadalajara, Jalisco a 13 de julio del 2011

Mons. Juan Pablo Preciado Ramírez

Secretario

 

Circular 32/2011

 

Fallecieron el señor presbítero don Salvador Castillo Gómez (1917 - 2011) y el señor presbítero don J. Guadalupe Pineda Velázquez (1914 - 2011)

A los miembros del presbiterio diocesano:

La gracia y la paz de Jesucristo el Señor, estén con todos ustedes.

Me encomienda el eminentísimo señor cardenal don Juan Sandoval Iñiguez, notificarles que el señor presbítero don Salvador Castillo Gómez y el señor presbítero don J. Guadalupe Pineda Velázquez han participado de la Pascua de Cristo, como nos lo recuerda el Apóstol: “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, de la misma manera Dios se llevará consigo a quienes murieron en Jesús”(1 Tes 4, 14).

El señor presbítero don Salvador Castillo Gómez, nació en Zapotlán el Grande, Jalisco, el 14 de septiembre de 1917, ingresó al Seminario de Guadalajara, en el año de 1933 y fue ordenado sacerdote el día 30 de marzo de 1941, en Montezuma, Nuevo México. Desempeñó su ministerio como vicario cooperador en la parroquia de El Salvador, Jalisco; fue párroco en las parroquias de: San Cristóbal de la Barranca, Tesistán, Toluquilla y Santa Ana Tepetitlán; además, capellán del templo de la Merced y de El Sagrario Metropolitano y adscrito a la parroquia de San Jorge Mártir. Falleció el 16 de julio del 2011, en Guadalajara, Jalisco.

El padre don Salvador Castillo Gómez, fue un sacerdote servicial, cumplido y con un gran celo en su ministerio, de gran caridad cristiana, trabajador, piadoso, hombre de oración, buen compañero, dedicado al ministerio, edificante y responsable.

El señor presbítero don J. Guadalupe Pineda Velázquez, nació en Chapala, Jalisco, el 12 de diciembre de 1914, ingresó al Seminario de Guadalajara en el año de 1931; recibió la ordenación sacerdotal el día 24 de abril de 1943 y desempeñó su ministerio sacerdotal como vicario cooperador en la parroquia de Santa Ana, Acatlán; después estuvo colaborando en las comunidades de San Antonio, Las Margaritas y La Ciénega de la parroquia de Atotonilco el Alto; prestó su servicio ministerial en la diócesis de Tapachula, Chiapas y en María Madre de Cristo; fue capellán de las Misioneras Guadalupanas, de los Hermanos Maristas, de San Pablo y confesor del Seminario Menor de Guadalajara; estuvo como párroco en San Pablo Oriente y adscrito a Jesús María. Falleció en Guadalajara, Jalisco el 19 de julio del 2011.

El padre don J. Guadalupe Pineda Velázquez, fue un buen sacerdote, de buenas costumbres, hombre trabajador, con un espíritu sacerdotal bien definido y misionero, preocupado por la evangelización en las diócesis necesitadas y de los presos de las Islas Marías, donde evangelizó por varios meses; obediente, muy responsable en las actividades de su ministerio, sencillo, piadoso y buen compañero.

Que Jesucristo, Rey de la gloria, haga gozar de la felicidad eterna a nuestros hermanos Salvador y J. Guadalupe, sacerdotes, para que unidos a los santos en el cielo, alaben para siempre al Cordero, inmolado por nuestra salvación.

Guadalajara, Jalisco a 23 de julio del 2011

Mons. Juan Pablo Preciado Ramírez

Secretario

 

Circular 33/2011

 

Falleció el señor presbítero don Juan Zambrano Coronado (1940-2011)

A los miembros del presbiterio diocesano

Les envío un saludo fraterno, deseando que la paz de Cristo que vive eternamente, colme sus corazones.

Me encomienda el eminentísimo señor cardenal don Juan Sandoval Iñiguez, notificarles que el señor presbítero don Juan Zambrano Coronado ha participado de la Pascua de Cristo, como nos recuerda el Apóstol: “Porque si hemos sido injertados en él por una muerte semejante a la suya, también lo estaremos por una resurrección semejante” (Rm.6,5).

El señor presbítero don Juan Zambrano Coronado, nació en San José de la Paz, Jalisco, el día 24 de noviembre de 1940, ingresó al Seminario de Guadalajara en el año de 1960, fue ordenado sacerdote el día 30 de marzo de 1975. Desempeñó su ministerio como vicario cooperador en las parroquias de San Cristóbal de la Barranca, La Estanzuela, El Teúl y Villa Guerrero. Posteriormente fue párroco de esa comunidad de Villa Guerrero, del Señor de los Rayos, Santa Cruz de las Huertas, Buenavista de Cañedo y San José Río Verde. Falleció el 30 de julio del 2011, en Guadalajara, Jalisco.

El padre don Juan Zambrano Coronado, fue un sacerdote ejemplar, diligente, trabajador, estudioso, comunicativo, de iniciativa pastoral y buen trato, alegre, piadoso, abnegado, con espíritu de sacrificio, caritativo y entregado a su ministerio.

Que Cristo resucitado, reciba en la asamblea de los santos a nuestro hermano sacerdote don Juan Zambrano Coronado, y le otorgue el premio de los servidores fieles, que desempeñaron su ministerio para el bien de las comunidades.

Guadalajara, Jalisco, a 1 de agosto del 2011

Mons. Juan Pablo Preciado

Secretario

 

Circular 34/2011

 

ix Asamblea Diocesana de Pastoral Bíblica. Domingo 11 de septiembre de 2011

A los miembros del presbiterio diocesano, religiosos(as) y fieles laicos:

Los saludo cordialmente e imploro al Dios de todo consuelo, que les conceda el don del Espíritu Santo para penetrar en el conocimiento de Cristo, Palabra que nos salva y que nos une en el amor fraterno.

Nos dice la Exhortación Apostólica Verbum Domini en el No. 3: “Las Sagradas Escrituras son el ‘testimonio’ en forma escrita de la Palabra divina, son el memorial canónico, histórico y literario que atestigua el evento de la Revelación creadora y salvadora. Por tanto, la Palabra de Dios precede y excede la Biblia, si bien está ‘inspirada por Dios’ y contiene la Palabra divina eficaz (cf. 2 Tm 3,16). Por este motivo nuestra fe no tiene en el centro sólo un libro, sino una historia de salvación y una persona, Jesucristo, Palabra de Dios hecha carne, hombre, historia”.Para penetrar en el misterio de esta Palabra Divina, la Sección Diocesana de Pastoral Bíblica organiza la ix Asamblea Diocesana de Pastoral Bíblica el próximo domingo 11 de septiembre en el Instituto Bíblico Católico, de las 10 a las 14 horas, con el tema: La Palabra de Dios transforma nuestra vida y conduce a la unidad”.

En sintonía con las directrices de la vicaría de pastoral que pide promover la espiritualidad de comunión y para profundizar en el conocimiento de la Exhortación Apostólica sobre la Palabra de Dios, el objetivo general es:“Profundizar, con espíritu de comunión y participación, en el mensaje de la Iglesia sobre la Palabra de Dios, para transformar con ella nuestra realidad personal y pastoral, mediante el encuentro fraternal de los agentes de pastoral bíblica y la meditación compartida de textos bíblicos y de la exhortación apostólica ‘Verbum Domini’”.

Invito a todos los encargados, coordinadores y agentes de la Pastoral Bíblica, a los alumnos y ex alumnos del Instituto Bíblico Católico y de las escuelas bíblicas parroquiales y a todos los miembros de círculos bíblicos y grupos eclesiales que de alguna manera realizan Pastoral Bíblica, a participar en esta Asamblea para encontrar en la Palabra de Dios un camino que promueva la comunión de vida.

Que Cristo, Palabra que nos une en fraternidad, nos haga conocer y entender la riqueza de la Sagrada Escritura, y que María Santísima, nuestra madre y maestra en la escucha de la Palabra, interceda por nosotros para estar siempre disponibles a cumplir en todo la voluntad de Dios.

Guadalajara, Jalisco, a 5 de agosto del 2011

+ Juan Card. Sandoval Iñiguez

Arzobispo de Guadalajara

Mons. Juan Pablo Preciado Ramírez

Secretario

 

Circular 35/2011

 

Fallecieron los sacerdotes don Rafael Godinez Roa (1940 - 2011) y  don Abel Marroquín Briones (1943 - 2011)

A los miembros del presbiterio diocesano:

Los saludo fraternalmente y les deseo abundancia de bendiciones de Jesús Buen Pastor en su ministerio sacerdotal.

Me encomienda el eminentísimo señor cardenal don Juan Sandoval Iñiguez, notificarles que el señor presbítero don Rafael Godínez Roa y el señor presbítero don Abel Marroquín Briones, han participado del triunfo de Cristo, como recuerda el Apocalipsis: “Dichosos los que mueren en el Señor. Que descansen ya de sus fatigas, pues sus obras los acompañan” (14,13).

El señor presbítero don Rafael Godínez Roa nació en Jamay, Jalisco, el 28 de febrero de 1940, ingresó al Seminario Diocesano del Señor San José en el año de 1952, fue ordenado sacerdote el día 21 de diciembre de 1965, en Guadalajara, Jalisco. Desempeñó su ministerio como vicario cooperador en las parroquias de: Tlajomulco de Zúñiga, San José y Santo Tomás, Nuestra Señora de la Paz y San Jorge Mártir; fue Párroco de Totatiche, San Cristóbal Mártir, San Carlos Borromeo, San Marcos y últimamente colaboró en las parroquias de San Francisco de Asís y Santa Teresita del Niño Jesús. Falleció el 18 de agosto del 2011, en Guadalajara, Jalisco.

El padre don Rafael Godínez Roa, fue un sacerdote trabajador y ejemplar, dedicado a su ministerio sacerdotal, amable y respetuoso con las personas, piadoso, alegre, servicial y responsable en lo que se le confió.

El señor presbítero don Abel Marroquín Briones, nació en Ocotillo, Jalisco el 7 de mayo de 1943, ingresó al Seminario de Guadalajara en el año de 1962. Fue ordenado sacerdote el día 14 de mayo de 1978 en Guadalajara, Jalisco. Desempeñó su ministerio sacerdotal como vicario cooperador de la parroquia de Amatlán de Jora y capellán en Huajimic; estuvo como vicario fijo de Matatlán, perteneciente a la parroquia de Zapotlanejo. Falleció el 19 de agosto del 2011 en Zapotlanejo, Jalisco.

El padre don Abel Marroquín Briones, fue un sacerdote entusiasta y trabajador, dedicado a su ministerio, buen compañero, cumplido en sus deberes, sencillo, alegre, de buen trato y fraterno con sus compañeros sacerdotes.

Que Cristo resucitado, reciba en la asamblea de los santos a nuestros hermanos sacerdotes don Rafael Godínez Roa y don Abel Marroquín Briones, y les otorgue el premio de la Gloria eterna.

Guadalajara, Jalisco, a 22 de agosto del 2011

Mons. Juan Pablo Preciado Ramírez

Secretario

 

Circular 36/2011

 

Falleció el muy ilustre señor canónigo don Benjamín Sánchez Espinoza (1923-2011)

A los miembros del presbiterio diocesano:

Los saludo fraternalmente, deseando que la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión con el Espíritu Santo, los impulse en su ministerio sacerdotal.

Por encomienda el eminentísimo señor cardenal don Juan Sandoval Iñiguez, les comunique que el señor presbítero don Benjamín Sánchez Espinoza, ha llegado al término de su peregrinación por este mundo, como nos lo recuerda el autor sagrado: “Pues no tenemos aquí morada permanente, sino que buscamos la futura. Por medio de Él, ofrezcamos sin cesar un sacrificio de alabanza” (Hb. 13, 14-15).

El señor presbítero don Benjamín Sánchez Espinoza nació en Guadalajara, Jalisco el 6 de enero de 1923, ingresó al Seminario de Guadalajara en el 2 de septiembre del año de 1937; fue profesor del Seminario de Colima de 1945 a 1946. Por su estado de salud tan frágil tardó muchos años para solicitar las órdenes mayores, mientras se desempeñó como maestro en el Seminario de Guadalajara, en calidad de profesor de literatura. Fue ordenado sacerdote el día 6 de abril de 1957. Desempeñó su ministerio pastoral como profesor del Seminario de Guadalajara, director de la Academia de Nuestra Señora de Guadalupe y San Juan de la Cruz, auxiliar del Santuario del Señor San José, secretario particular del arzobispo de Guadalajara don José Garibi Rivera, capellán de Nuestra Señora del Sagrario, director de Jornadas de Vida Cristiana; después fue nombrado Canónigo Magistral y Tesorero del Cabildo y encargado de sermones en la Iglesia Catedral. Falleció en Guadalajara, Jalisco el 25 de agosto del 2011.

El padre don Benjamín Sánchez Espinoza, fue un sacerdote entregado a su ministerio, modesto y humilde, con una vocación especial a la literatura y a la poesía, dedicado el mayor tiempo de su ministerio a la formación  literaria de los seminaristas, gran escritor, donde resalta la obra “Romancero de la Vía Dolorosa” que le mereció grandes reconocimientos por la Iglesia y por el gobierno civil, además como sacerdote fue respetuoso, buen compañero, correcto en su comportamiento, cumplido en sus deberes, piadoso, sencillo, alegre  y de buen trato, sufrió con paciencia su enfermedad que lo acompañó durante todo su ministerio.

Que Cristo Resucitado, reciba en la asamblea de los santos a nuestro hermano sacerdote don Benjamín Sánchez Espinoza y le otorgue el premio de los servidores fieles.

Guadalajara, Jalisco, a 29 de agosto del 2011

Mons. Juan Pablo Preciado Ramírez

Secretario

Volver Atrás

Felicidades a nuestros Sacerdotes Díaz Vega Carlos Javier · Llerena Llerena Joaquín Abel ·


Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2020 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis