Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017

Volver Atrás

Circulares



CIRCULAR 27/2017

Falleció el Señor Presbítero don Carlos Rodríguez Ibarra. (1928-2017)

A toda la comunidad diocesana:
Estimados hermanos, que el corazón de Cristo misericordioso inunde su vida con la paz. Les notifico el deceso de nuestro hermano sacerdote el señor presbítero don Carlos Rodríguez Ibarra. Don Carlos Rodríguez Ibarra nació en Cocula, Jalisco, el 22 de septiembre de 1928. Fue ordenado sacerdote el 8 de diciembre de 1954. Desempeñó su ministerio sacerdotal como vicario cooperador de Tizapán el Alto, Cuquío, la parroquia de Jesús, en Mexicaltzingo; San Felipe de Jesús, Santa Margarita, el Dulce Nombre de Jesús. Fue nombrado capellán del Señor de la Salud, del cual sería más tarde primer párroco; después se desempeñó como párroco de María Reina de México, en el decanato de San Andrés, primer capellán en San Sabás y capellán auxiliar del Trinitario Sacerdotal. El Padre Misericordioso le llamó a su presencia el día 16 de mayo de 2017, en Guadalajara, Jalisco, a los 88 años de edad y 62 de ministerio sacerdotal. El padre Carlos fue un sacerdote piadoso, alegre, trabajador, servicial, sencillo, dócil, observante, aplicado, educado, activo, respetuoso, puntual, responsable en el ejercicio de su ministerio; veía en todo la Providencia de Dios que le ayudó a confiarle su ministerio sacerdotal buscando siempre hacer el bien. Mantuvo la devoción a los mártires mexicanos, especialmente a san Sabás mártir oriundo, como él, de Cocula. Que Jesucristo, Rey de los mártires, conceda a nuestro hermano sacerdote don Carlos Rodríguez Ibarra gozar de la felicidad eterna, para que unido a los santos en el cielo alabe para siempre al Cordero inmolado por nuestra salvación. Les invito, hermanos, a ofrecer intenciones de Misa y oraciones por nuestro hermano sacerdote.

Guadalajara, Jalisco, a 23 de mayo del 2017

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 28/2017

Falleció el Ilustrísimo Señor Canónigo don Antonio González Cornejo (1928-2017)

A toda la comunidad diocesana:
Envío un fraternal saludo en el amor de Jesucristo Redentor. Les escribo con motivo del fallecimiento de nuestro hermano el Señor Canónigo don Antonio González Cornejo. Don Antonio González Cornejo nació en Guadalajara el 11 de enero de 1928. Ingresó al Seminario de Guadalajara el 11 de noviembre de 1941 y fue ordenado sacerdote el 8 de marzo de 1952. Realizó estudios de Sagrada Escritura en el Pontificio Instituto Bíblico. Desempeñó su ministerio como profesor del Seminario Diocesano de Guadalajara de Señor San José, fue nombrado capellán del hospital de San José y del hospital de la Universidad Autónoma de Guadalajara; se desempeñó como censor de libros y consultor de la Comisión para la Defensa de la Fe. Ejerció su ministerio como capellán de la casa hogar de San Francisco, prefecto de disciplina, prefecto general del Seminario Menor, y prefecto de estudios, en dos ocasiones, del Seminario Diocesano; fue capellán de las RR MM Carmelitas de la Hoguera, del Sanatorio del Carmen y del Asilo Manuel Acuña para la atención de las religiosas y de los ancianos. Se desempeñó como director del Instituto Diocesano de Pastoral, segundo capellán de San Sebastián de Analco. El 29 de agosto de 1994 fue elegido Canónigo del Cabildo Metropolitano, lo que no impidió que sirviera con afecto y dedicación como censor teólogo de la Comisión de Causas de Canonización, miembro del Colegio de Censores del Semanario Arquidiocesano de Guadalajara, miembro del Consejo de Consultores y canónigo en San José de Gracia. Fue llamado a la vida eterna en la casa del Padre el día 20 de mayo de 2017, en Guadalajara, a los 89 años de edad y 65 de ministerio sacerdotal. Don Antonio fue un sacerdote de buena índole y temperamento reposado. Un pastor caritativo, humilde, dócil, modesto, servicial, franco y educado. Sobrellevó con paciencia la debilidad de salud que le ocasionaría algunas inconveniencias a lo largo de su vida, sin perder la alegría y la paz que le caracterizaron. En este hombre de Dios pudimos apreciar un talante de santidad en la virtud de la obediencia a Dios y en el respeto y el amor a la Iglesia. Fue un sacerdote de sólida espiritualidad, erudito, metódico y un amante excepcional de la Sagrada Escritura. Que Jesucristo reciba en la Asamblea Celestial al Muy Ilustre Señor Canónigo Antonio González Cornejo y le otorgue el galardón de los servidores leales. Les invito, hermanos sacerdotes, a celebrar la Santa Eucaristía en favor de nuestro hermano, y a las comunidades religiosas a tenerlo presente en sus oraciones.

Guadalajara, Jalisco, a 23 de mayo del 2017

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 29/ 2017

CCXXV Aniversario Luctuoso del Siervo de Dios fray Antonio Alcalde, 7 de agosto del 2017

Al presbiterio y a los fieles de la Arquidiócesis de Guadalajara:

Nuestro Señor Jesucristo dejó a sus discípulos una máxima contundente para distinguir a los verdaderos profetas de los que no lo son: “todo árbol bueno da frutos buenos, pero el árbol malo da frutos malos” (Mt.7,17). Sensibles a esto, los fieles de la Arquidiócesis de Guadalajara, el pueblo de Jalisco y sobre todo los moradores de su capital veneran desde hace siglos la memoria del Señor Obispo fray Antonio Alcalde, quien gobernó esta Iglesia entre 1771 y 1792 y, pese al tiempo transcurrido, sus frutos han seguido beneficiando a una multitud incontable. En atención a su clamorosa fama de santidad, los feligreses de la parroquia del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, que él patrocinó y donde quiso que descansaran en paz sus restos mortales, gestionaron hace un cuarto de siglo el inicio de su causa de canonización, que hoy le hace llevar el título de Siervo de Dios. A tales voces se han añadido las de los beneficiarios de su obra humanitaria: el Gobierno de Jalisco, que embellecerá el centro de la ciudad con el Paseo dedicado al prócer, la directiva de la máxima casa de estudios de Jalisco por él fundada, el personal del Benemérito Hospital que hoy lleva su nombre y el Ayuntamiento tapatío, que para el año que corre ha adoptado el lema “Guadalajara, heredera del legado de fray Antonio Alcalde”. Por eso, sumándonos a las actividades que en las próximas semanas servirán para recordar al también llamado “Genio de la Caridad” y accediendo a la petición del párroco del Santuario, el señor cura don José Guadalupe Dueñas Gómez, actor de la causa de canonización de fray Antonio, pido a los señores sacerdotes que, sin prescindir de los elementos propios de la Liturgia de la Palabra, en todas las misas que celebren en esta Arquidiócesis de Guadalajara el domingo 6 de agosto del año en curso, tomen elementos del Evangelio vivo que fue este humilde religioso dominico, de vida austera y virtuosa, quien durante 20 años echó los cimientos para que nuestra ciudad episcopal llegara a ser la segunda en importancia de México y eminente en sus instituciones humanitarias, e inviten a sus fieles a interesarse en conocer la vida y obra de este benefactor, de la que se les hará llegar, junto con esta circular, una síntesis, así como una oración para suplicar a Dios, si es para su mayor gloria, que sea canonizado. Pido también a todos los sacerdotes que en las misas del lunes 7 de agosto, aniversario luctuoso CCXXV del Siervo de Dios, antes de impartir la bendición recen junto con la asamblea la oración para pedir a Dios que nos conceda verle en los altares con el título de santo. De forma muy atenta invito a todos los sacerdotes, en especial a los residentes en la zona metropolitana de Guadalajara, a que ese día 7 de agosto, a las 9.30 de la mañana, acudan al Santuario de Guadalupe para ser testigos de la develación de una nueva lápida y un retrato en bronce del obispo Alcalde, que ahí mismo bendeciré, e inviten a todas las personas que gusten, también ese día, a las 8 de la noche, a la conferencia “Fray Antonio Alcalde y la defensa integral de la dignidad humana”, que será impartida por uno de los más importantes promotores de los derechos humanos en México, el R.P. fray Miguel Concha, O.P. Pido a Dios nuestro Señor que el testimonio de vida de este servidor de los más necesitados siga estimulando en todos nosotros el ministerio de la misericordia al que hemos sido llamados.

+ José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Javier Magdaleno Cueva, Pbro.
Secretario Canciller


CIRCULAR 30/2017

Falleció el señor presbítero don Jaime Parga Íñiguez (1935-2017)

A toda la comunidad diocesana:

Reciban un saludo fraternal en Jesucristo, Pastor eterno. Les notifico del tránsito a la Casa del Padre Eterno del Señor Presbítero don Jaime Parga Íñiguez. Nuestro hermano don Jaime Parga Íñiguez nació en el pueblo de Yahualica, Jalisco, el 5 de enero de 1935. Fue ordenado sacerdote el 22 de diciembre de 1962. Desempeñó su ministerio como vicario cooperador en Quitupan, Valle de Guadalupe, Santiago Apóstol en Tonalá, Puente Grande y la Capilla de Guadalupe. Fue nombrado capellán de San José, de la parroquia de San Isidro en Zapopan; capellán de Jesucristo Obrero, Zapopan, donde posteriormente sería párroco por más de 15 años. Fue asesor diocesano del Apostolado de la Oración. Elegido párroco de San Pedro en Tlaquepaque, donde, a su jubilación, permaneció como adscrito, hasta que en el año 2013 ingresó al Trinitario Sacerdotal. El día 26 de junio de 2017 fue invitado al descanso en el Señor, a sus 82 años de edad y 54 años de vida sacerdotal. El padre Jaime fue un sacerdote puntual, dinámico, trabajador, con gran capacidad para llevar con disciplina la acción pastoral; un hombre de carácter y de firme temperamento que mantuvo fielmente sus convicciones personales y laborales. Emprendedor eficaz de obras materiales, en beneficio de las comunidades organizó talleres de capacitación para suscitar el autoempleo y la promoción humana. Tuvo como prioridad la formación de agentes de pastoral. Fue un sacerdote ordenado que tuvo un constante espíritu de superación, se mantuvo siempre integrado en la programación pastoral de decanato y en los planes orgánicos de la Arquidiócesis. Que Cristo, vencedor de la muerte y del pecado, reciba en la asamblea de los santos a nuestro hermano sacerdote don Jaime Parga Íñiguez y le otorgue el premio de los servidores fieles. Les invito, hermanos sacerdotes, a celebrar la Santa Eucaristía y ofrecer sus oraciones en sufragio de nuestro hermano, y a las comunidades religiosas a elevar sus plegarias con la misma intención.

Guadalajara, Jalisco, a 27 de junio de 2017, fiesta de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 31/2017

Jornada del Clero Nativo. Domingo 20 de agosto de 2017

A toda la comunidad diocesana:
Les deseo que la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo renueven su espíritu misionero. La Obra Misional Pontificia de San Pedro Apóstol es el organismo de la Iglesia para sensibilizar al pueblo cristiano y proveer solidariamente a la formación integral de los futuros sacerdotes en tierras de misión. Nuestra Iglesia diocesana se dispone a celebrar la Jornada del Clero Nativo, con el lema “No cerremos nuestro corazón: lo que hemos recibido de su bondad, démoslo también nosotros con alegría”. Les recuerdo que la finalidad original de esta jornada es “sensibilizar al pueblo cristiano sobre el problema de la formación del clero local en las iglesias misioneras, e invitarlo a colaborar en la formación de los candidatos al sacerdocio mediante una ayuda espiritual y material” (Estatutos de las Obras Misionales Pontificias, 15). Pido a los párrocos y rectores de templos que celebren en sus comunidades la Jornada del Clero Nativo el domingo 20 de agosto, e inviten a los fieles a elevar fervientes plegarias y a colaborar con generosidad en la colecta especial. Lo que se recabe se enviará a la caja del arzobispado. Agradezco, en nombre de la Iglesia, las oraciones y la ayuda económica, recordando lo que dice el apóstol: “Mirad, el que siembra tacañamente, cosechará tacañamente… Cada uno dé como le dicte su corazón: no a disgusto ni a la fuerza, pues Dios ama al que da con alegría. Y Dios tiene poder para colmaros de toda clase de dones, de modo que, teniendo lo suficiente siempre y en todo, os sobre para toda clase de buenas obras” (cfr. 2Cor 9,6-8). Que la mediación de nuestra Madre Santísima acompañe toda la labor evangelizadora y misionera de la Iglesia.

Guadalajara, Jalisco, a 9 de julio del 2017

+José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 32/2017

Falleció el Señor Presbítero don Francisco Sánchez Martínez (1940-2017)

A toda la comunidad diocesana:
Les deseo el don de la paz en Jesucristo y que les renueve con toda su fuerza espiritual. Les participo del fallecimiento de nuestro hermano sacerdote don Francisco Sánchez Martínez, requiescat in pace. Don Francisco Sánchez Martínez nació en Zamora, Michoacán, el 19 de julio de 1940. Fue ordenado sacerdote el día 17 de diciembre de 1966, para el clero de Zamora. Realizó su ministerio en esa diócesis: en Jacona, Patemban, Tingüindín, y el Señor de la Salud de Zamora. Vivió un tiempo en la comunidad de El Salto, Jalisco, desde abril de 1974, bajo el acompañamiento y la caridad sacerdotal del señor cura don Benjamín Velázquez Fonseca; posteriormente fue incardinado a la Arquidiócesis de Guadalajara el 30 de enero de 1984. Desempeñó su ministerio como vicario cooperador y posteriormente párroco de San José en Ocotlán; fue decano de pastoral del decanato de Ocotlán y luego designado párroco en San Juan Bosco, en el municipio de La Barca, Jalisco. En el mes de octubre de 2013 fue adscrito a la parroquia de la Madre Admirable en El Salto. Fue llamado a la vida eterna en la Casa del Padre el día 3 de julio de 2017, en Guadalajara, a unos días de cumplir los 77 años de vida y habiendo celebrado sus bodas de oro sacerdotales el mes de diciembre pasado. El Padre don Francisco fue un sacerdote humilde, sensible a las necesidades de los demás y desprendido para ayudar a quien lo necesitaba. Con dotes de pintor y músico, fue muy estimado por sus compañeros sacerdotes; hombre responsable y trabajador hasta el cansancio, mostró gran capacidad para acompañar la pastoral juvenil y el catecismo de los niños. Tuvo un gran sentido de respeto y obediencia a la autoridad, pues en medio de sus dificultades, aceptó con mansedumbre y resignación las gracias escondidas en toda mortificación. Que Jesús nuestro Salvador reciba en la Asamblea Celestial al presbítero don Francisco Sánchez Martínez y le otorgue el premio de los servidores leales. Les invito, hermanos sacerdotes a celebrar la Santa Eucaristía y ofrecer sus oraciones en sufragio de nuestro hermano, y a las Comunidades Religiosas a tenerlo presente en sus oraciones.

Guadalajara, Jalisco, a 7 de julio del 2017

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


CIRCULAR 33/2017

Falleció el Señor Presbítero don Roberto Casillas Casillas (1932-2017)

A toda la comunidad diocesana:
Les saludo fraternalmente, deseando que Cristo dé aliento a su vida. Les notifico el deceso de nuestro hermano sacerdote don Roberto Casillas Casillas. El presbítero don Roberto Casillas Casillas nació en el Valle de Guadalupe, Jalisco, el 19 de febrero de 1932. Recibió la ordenación sacerdotal el 1º de enero de 1959. Desempeñó su ministerio sacerdotal como vicario cooperador en Amacueca, Jalisco, confesor de las religiosas Siervas de Jesús Sacramentado de Amatitán, y posteriormente vicario en Tapalpa, Jalisco. Fue confesor ordinario del Seminario Menor sección Tapalpa. Fue primer vicario fijo de Santa María Magdalena en Polanco, de donde fue posteriormente párroco. Nombrado después, párroco de San Lucas Evangelista y San Pío X. Fue nombrado abogado para las causas matrimoniales en el Tribunal Eclesiástico de Primera Instancia. El 1º de junio de 2009 fue adscrito a la parroquia de Getsemaní de la Cruz. El Padre Misericordioso le llamó a su presencia el día 7 de julio de 2017, en Guadalajara, a los 85 años de edad y 58 de ministerio sacerdotal. En el padre Roberto pudimos conocer a un sacerdote con una fuerte espiritualidad, trabajador, responsable en el ejercicio de su ministerio, que trató de hacer el bien a todos dando buen ejemplo de vida cristiana y lleno de celo por las almas. Se mostró como un hombre de costumbres dignas de imitarse, humilde y amable. Que Jesucristo conceda a nuestro hermano sacerdote don Roberto Casillas Casillas gozar de la felicidad eterna, para que unido a los santos en el cielo alabe para siempre al Cordero inmolado por nuestra salvación. Les invito, hermanos, a ofrecer intenciones de Misa y oraciones por su alma.

Guadalajara, Jalisco, a 10 de julio del 2017

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller

Felicidades a nuestros Sacerdotes


Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2017 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by Powered by paxomnis