Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022

Volver Atrás

Documentos de carácter civil

que avalan el Generalato de Nuestra Señora de Zapopan

 

 

En el Libro de Actas de Cabildo del Ayuntamiento de Guadalajara de 1821

se explican los pasos dados para otorgar a la Virgen María,

bajo la advocación de Zapopan,

el título y las insignias de Generala de Armas de la Nueva Galicia.

Se presentan juntos, por primera vez, una docena de testimonios invaluables

Respecto a un proceso que coronó el de la emancipación

del Reino de la Nueva Galicia de España,

tres meses antes de la firma del Acta de la Independencia del Imperio Mexicano,

el 28 de septiembre de 1821.[1]

 

Palabras liminares

 

En el caso de la región novogalaica, el inicio y el final del proceso independentista está sellado por la presencia de dos imágenes marianas, la de la Virgen de Guadalupe, que enarboló como estandarte en la población de Atotonilco el Padre de la Patria don Miguel Hidalgo en septiembre de 1810 y que trajo consigo cuando arribó a Guadalajara en las últimas semanas de ese año, y la de la Virgen de Zapopan, ante la cual, el 13 de junio de 1821 se proclamó la separación de España de la Nueva Galicia, acontecimiento del que derivó una iniciativa popular acogida por las autoridades civil y eclesiástica para darle el título de Generala de Armas del Reino, por el modo pacífico en el que se consumó este suceso.

Pues bien, lo que ya las páginas de este Boletín recién han publicado dando a conocer el expediente canónico en el que se cursó esta gestión en lo eclesiástico,[2] ahora se ofrece aquí, por vez primera, desde las gestiones en el ámbito civil, tomándolo de las actas del gobierno de Guadalajara en 1821, que vienen a ser un testimonio fehaciente y pleno de la voluntad del pueblo y de sus gobernantes para proceder no sólo a conferir el  título sino también a vincularse con esa imagen mediante un nexo más que afectivo, el juramento de fidelidad y vasallaje que el clamor popular solicitó luego de lo que sobrevino a la conjura que unos pocos milicianos hicieron en la villa de San Pedro Tlaquepaque –todavía bajo la jurisdicción parroquial de San José de Analco, por lo que aquí se le cita como San Pedro Analco– el 12 de junio del citado año.

Ya muy próxima la celebración del segundo centenario de esos hechos, el Generalato de la Zapopana y la Independencia de México, que comenzó por acá, nada es más oportuno que precisar las circunstancias que rodearon ambos acontecimientos, que en el caso que aquí nos ocupa consistió en investir una imagen sagrada con las insignias del mayor rango militar: la banda y el bastón de mando.

 

***

Documento 1

Acta de la sesión de cabildo del Ayuntamiento de Guadalajara del 13 de junio de 1821[3]

 

[Se da cuenta aquí de cómo se produjo la adhesión al Plan de Iguala de las tropas a cargo de la seguridad de la Intendencia de Guadalajara, encabezadas por el brigadier Pedro Celestino Negrete, y de las gestiones infructuosas para enterar de ello al Intendente José de la Cruz y conseguir su respaldo. También de las medidas que ante tal circunstancia tomó el Ayuntamiento de Guadalajara[4]]

 

 

Guadalajara, junio 13 de 1821

Habiéndose mandado por el Señor Intendente don Antonio Gutiérrez Ulloa, funcionando de Jefe Político, se juntase cabildo extraordinario pleno a la una de la tarde de este día, y concurrido a él los señores Alcaldes de 1ª y 2ª elección, Regidores don Ramón Muria, don Juan Fontecha, don José de la Madrid, don José María López, don Miguel Portillo, don Mariano Flores, don Cayetano Bobadilla, don José María Cano, don Ventura Gutiérrez, don José María Santos Coy, licenciado don Francisco Cortés, y los dos síndicos, licenciado don Manuel Nogueras y don Fermín Goysueta, se pasó al Ilustre Ayuntamiento por dicho señor Intendente el oficio concebido en los términos siguientes:

 

Dirijo a ustedes las adjuntas copias del papel presentado al Señor Brigadier don Pedro Celestino Negrete, Coronel del Regimiento de Toluca y Comandante de la 1ª Sección de este Ejercito, y del oficio con que su Señoría lo dirigió al excelentísimo Señor Comandante General Jefe Político Superior de la Provincia don José de la Cruz, como igualmente de la contestación que he dado a dicho Señor Coronel Comandante, por ausencia de Su Excelencia de esta capital e ignorarse el paraje donde se encuentra, para que enterado ese Noble Ayuntamiento del contenido de todo, se sirva por su parte cooperar al orden público y seguridad de esta población y contestar lo que tuviese por conveniente, en la inteligencia de que es de necesidad conservarse en sesión permanente, como lo hará esta diputación hasta que el expresado Señor Negrete conteste a este gobierno político interino, avisándome Vuestra Señoría de todo lo que resuelva.

Dios Guarde a Vuestra Señoría muchos años.

Guadalajara, junio 13 de 1821, a las tres y media de la tarde.

 

Las copias a que se refiere el anterior oficio están concebidas en los términos que siguen:

 

Tan lejos está la representación hecha al Excelentísimo Señor Virrey por la Excelentísima Diputación Provincial de dirigirse a la consecución del fin benéfico de la conciliación, cuanto que está contenida en falsedades y en faltas de requisitos ciertos conducentes y verdaderos, cuyos transcendentales efectos consisten en los puntos siguientes.

1.     Los Jefes de oficiales que han abrazado el partido no es sólo por evitar la ruina de los pueblos ni lo es sólo por el voto general, sino por el convencimiento evidente de nuestros derechos que muchos años ha nos tenían usurpados.

2.     Hemos suspendido el grito no por las medidas eficaces del gobierno, sino por esperar la conciliación ofrecida por el Excelentísimo Señor don José de la Cruz, a que ha faltado en todos y cada uno de sus puntos.

3.     No manifiesta la Excelentísima Diputación Provincial la generalidad de la opinión de las corporaciones y pueblos de la provincia comprometidos todos con las tropas de ella dispuestas a independerse todas.

4.     La representación debió ser hecha por el Excelentísimo Señor don José de la Cruz, como se comprometió con el Señor Iturbide, y como de las primeras que dice haber mandado no se ha tenido contestación en tan dilatado tiempo ni debe ya esperarse, debió haber dirigido ésta.

5.     La representación no solo es inconducente al fin ofrecido, sino insultiva y usurpadora de los derechos de los amantes de la Independencia tan conveniente al bien del Reino.

6.     Que es ya perjudicial al bien público cualquiera demora transcendental y de responsabilidad para los que debemos aspirar al amparo de Nuestra Madre Patria, de consiguiente nuestro voto general de “Independencia o muerte”.

13 de junio de 1821

Joaquín Suarez del Castillo = Mateo Zamora= Mariano Laris= Joaquín Solórzano= Manuel de Castro= Juan Mariano Orellana= José Favela= José Reza= Capitán Ignacio Orosco= Martín Alonso Ynojosa= Joaquín Estrada= Juan Clímaco López= Nicolás Pajaria= Eusebio Chaves= Mariano Pérez= Francisco Duque= Vicente Neri y Barbosa= José Orduña= Guadalupe Vera= Manuel Pérez Frías = Urbano Álvarez= Pedro Parga= Manuel Camarena.

 Es copia de su original

Guadalajara, junio 13 de 1821

 

Excelentísimo Señor, acompaño a Vuestra Excelencia el papel que me acaban de entregar los oficiales y en este mismo momento están gritando “Independencia o muerte” con la tropa y preparándose para marchar sobre esa ciudad.

Dios guarde a vuestra excelencia muchos años

Pueblo de San Pedro Analco,[5] a las once de la mañana del 13 de junio de 1821

Excelentísimo Señor

Pedro Celestino Negrete

Excelentísimo Señor Comandante General y Jefe Político Superior don José de la Cruz

 

Contestación

 

Cerca de la una de esta mañana se me ha entregado por un ayudante el oficio que dirige Vuestra Señoría al Excelentísimo Señor Jefe Político Superior y Comandante General de las Armas don José de la Cruz, escrito por Vuestra Señoría con esta fecha a las once de la mañana.

No sabiéndose en este momento dónde de halle Su Excelencia, por más diligencias a que se han hecho, he dispuesto se reúnan todas las corporaciones para enterarlas del oficio de Vuestra Señoría y del papel que se sirve acompañar, con la expresión decidida de la voluntad de los oficiales que lo suscriben, a que se ha unido el grito de las tropas “Independencia o muerte”.

Sin embargo, sé que Su Excelencia nada me ha avisado y de nada me ha dado parte, debo reflexionar que mientras no se me entregue el mando político podrían resultar combinaciones encontradas que trastornasen el sosiego público; prefiriendo éste a toda perplejidad inoportuna, me he hecho cargo de sus funciones interinas para contestar a Vuestra Señoría el recibo, esperando que para conseguir el bien público y la debida seguridad de esta población se servirá Vuestra Señoría cambiar a mis órdenes y con jefes correspondientes la fuerza necesaria a las circunstancias.

Dios guarde a Vuestra Señoría muchos años.

Guadalajara, junio 13, a las dos de la tarde

Es copia

Licenciado Reinoso

 

En cuya vista se acordó se constatase al Señor Intendente el recibo de dicho oficio, manifestándole a Su Señoría quedar entendido el Ayuntamiento de su contenido y que permanecerá formado como se le ordenaba.

Siendo poco menos de las cinco [horas] se recibió del Señor Intendente el oficio que sigue:

 

Acabo de recibir el oficio siguiente:

Muy pronto pasaré con las tropas en persona que han tenido la bondad de elegirme su jefe a contribuir a la tranquilidad interior de esa capital conferenciando con Vuestra Señoría y las corporaciones para dicho fin.

Me es sensible que se ignora el paradero del Excelentísimo Señor don José de la Cruz, y ruego a Vuestra Señoría que procure averiguarlo, a fin de asegurar a Su Excelencia que lejos que tener que recelar, puede presentarse en su palacio con toda confianza de que será respetado y tratado con el mayor decoro y aun subordinación si gusta dirigir las operaciones. Lo mismo puede Vuestra Señoría hacer entender a cualquiera cuerpo o individuo particular, pues el escrito de reserva hará el último sacrificio en defensa de la propiedad y seguridad de todos los ciudadanos.

“Rey, Religión, Independencia y Unión” es lo que ha jurado sostener este escrito de las tres garantías, cuyo plan será discutido, modificado o arreglado por el Congreso nacional; con lo que dejo contestado el oficio de Vuestra Señoría fecha hoy y que recibo en este instante.

Dios guarde a Vuestra Señoría

Pedro Celestino Negrete

Lo inserto a Vuestra Señoría [para] su gobierno e inteligencia

 

En cuya vista se acordó se acusase el recibo.

En seguida, habiendo manifestado el Señor Intendente de palabra ser muy conveniente y oportuno que una comisión de dos individuos del Ayuntamiento saliera a darle las gracias por su buena disposición de venir a proteger la tranquilidad de esta capital, en consorcio de otra de la Diputación provincial al señor Negrete y vístose el oficio por el que el secretario de dicha Excelentísima Diputación comunicaba a los señores doctor Riestra y licenciado Velarde haber sido nombrados al efecto, se eligieron para lo mismo a los señores Alcaldes de 1ª elección y Síndico más antiguo, después de cuyo regreso acordó pasase en su compañía a cumplimentar al Señor Negrete a Palacio, a donde acababa de llegar, con lo que se concluyó esta acta, y que firmaron los expresados señores, doy fe, entregándose darle las gracias por su buena disposición por venir a proteger la tranquilidad de esta capital.

Habiéndose recibido un recado del Señor Negrete, preguntando si las corporaciones estaban reunidas, se acordó pasasen las mismas comisiones a responderle que sí; pero que no siendo capaces sus respectivas salas para formarse una Junta General, y resultose por el Señor Negrete que se formase en la sala principal del palacio, se acordó pasase ahí el Ayuntamiento acompañando a la Diputación Provincial. Vale =borrado reunida la Diputación Provincial con este cuerpo, no vale= recibir= no vale

 

Domínguez, Campos, Fontecha, J. Portillo, López, Bobadilla, Madrid, Flores, Cano, García, Santos Coy, Lic. Noguera [rúbricas]

[José] Victoriano Mateos

[Secretario]

 

***

Documento 2

Del acta de la sesión de cabildo del Ayuntamiento de Guadalajara del 9 de julio de 1821[6]

 

[El síndico Urbano Sanromán pide se confiera a la Virgen María en su Venerable Imagen de Nuestra Señora de Zapopan el título de Generala de las Armas del Ejército de la Nueva Galicia, pues su arribo a esta ciudad al tiempo de iniciar su visita coincidió con la causa de la Independencia, cuya declaratoria se estaba firmando de forma simultánea en la villa de San Pedro Tlaquepaque, de modo que se pudo consumar en las horas siguientes con el favor y protección de tan devota Imagen, pues fue totalmente pacífica y consensada.]

 

Guadalajara Julio 9 de 1821

Estando en Cabildo los Señores Alcalde de 1ª elección Regidores don Ramón Muria, don Juan José Camberos, don José de la Madrid, don José María López, don Manuel Quevedo, don Mariano Flores, don Cayetano Bobadilla, don José María Santos Coy, don Juan Puente, licenciado don Francisco Cortés, y los dos Síndicos licenciado don Manuel Nogueras y don Urbano Sanromán

[…]

El Señor Síndico menos antiguo hizo la proposición siguiente:

·      Que proclamada con entusiasmo y regocijo en esta capital la Independencia, el pueblo no menos religioso que amante de su libertad reconocía agradecido los inmensos favores de la Providencia en restituirle aquélla, marcándola al mismo tiempo con el orden y tranquilidad que hasta el día reinaban, lo que había hecho también notar la circunstancia muy particular de haberse pronunciado en San Pedro [Tlaquepaque] su emancipación en el mismo día y aun en la misma hora en que verificó su entrada nuestra Patrona de Aguas con la advocación de María Santísima de Zapopan, quien parece que favorecía y protegía nuestra causa justa en el sentido político y religioso.

·      Siguiendo, pues, la opinión pública, pido al Ilustre Ayuntamiento que, para inmortalizar la memoria del venturoso trece de junio de 1821, se sirva excitar el celo del Señor Jefe Político para que se reúnan todas las corporaciones de esta Nobilísima Ciudad y con la solemnidad y magnificencia propias del acto se jure y proclame a Nuestra enunciada Madre María Santísima de Zapopan por Generala de las Armas del Ejército de Nueva Galicia, adornándola con las insignias de bastón y banda y comprometiéndose a solemnizar en los venideros años tan plausible día con misa y panegiris[7] de gracias en honor del Todopoderoso por la especial protección que por su intervención dispensó a su amante pueblo.

 

En cuya vista se acordó se citase para Cabildo pleno el lunes próximo, tratándose en el del modo y forma con que debía hacerse el triduo prometido a María Santísima del Rosario, como patrona jurada por la paz, respecto de habérnosla concedido y libertándonos de los males que se temían, según que así lo propuso el Síndico más antiguo, licenciado Nogueras, con lo que se concluyó esta acta que firmaron los expresados señores.

Camberos, López, Bobadilla, Santos Coy, Cano, Puente, Cortés, Lic. Nogueras, Sanromán [rúbricas]

José Victoriano Mateos

Secretario

 

***

Documento 3

Del acta de la sesión de cabildo del Ayuntamiento de Guadalajara del 30 de julio de 1821[8]

 

[Se da respuesta a la moción del síndico Urbano Sanromán de nombrar Generala de Armas de la Nueva Galicia a María Santísima en su advocación de Zapopan y se indica el tipo de insignias que deberán imponerse a su imagen, las correspondientes al grado militar supremo. Se hace notar la presencia en la sesión del Jefe Político Superior, don Antonio Andrade.]

 

Guadalajara, julio 30 de 1821

Estando en Cabildo ordinario los señores regidores don Ramón Muria, don Juan José Camberos, don Alfonso Sánchez Leñero, don José de la Madrid, don José María López, don Mariano Flores, don Cayetano Bobadilla, don José María Cano, don José María Santos Coy, don Juan Puente, don José Ignacio Cañedo, y los dos síndicos, licenciados don Manuel Nogueras y don Urbano San Román, hallándose presente el Señor Jefe Político Superior, habiendo reproducido Su Señoría la propuesta hecha por el Síndico menos antiguo en Cabildo del 9 del corriente, sobre que se jurase por Generala del Ejercito de las Tres Garantías en esta Provincia a María Santísima en su advocación de Zapopan, por haber intervenido la extraordinaria circunstancia de que en el mismo día y hora en que entró Su Majestad a esta capital se proclamó la independencia en el pueblo de San Pedro, se acordó de entera conformidad con la enunciada propuesta del Síndico en el citado Cabildo, señalándose el día 13 de agosto para su verificación, a cuyo efecto se trasladase procesionalmente, con asistencia de todas las corporaciones, a la Santa Iglesia Catedral desde el templo en donde entonces de halle, adornándose su sagrada imagen con las insignias de bastón y banda, para lo cual se comisionó al propio Síndico pasándose el correspondiente oficio al mismo Señor Jefe Político para que se sirva pasar los oficios correspondientes para la expresada asistencia, y solicitando para su conducto de la excelentísima Diputación Provincial el permiso necesario para que del fondo de propios se eroguen los precisos gastos para desempeñar este objeto, tratándose al propio tiempo por uno de los patrones de la ciudad (a citación del mismo jefe político) a San Antonio de Padua, por haberse verificado en su día la entrada del Señor Negrete en esta capital para proclamación de la independencia.

 

***

Documento 4

Del acta de la sesión de cabildo del Ayuntamiento de Guadalajara del 4 de agosto de 1821[9]

 

[Se trascribe nada más lo relativo a la participación en este Cabildo del Señor Jefe Político y autoridades del Ayuntamiento y en el nombramiento de la Comisión compuesta por los síndicos Leñero y San Román para los asuntos de verificación de la jura de la Virgen de Zapopan, disponiéndose ahí mismo solicitar al Jefe Político turne oficios a las corporaciones y comunidades para invitarlas a la solemnidad, convidando al padre Guardián del convento de San Francisco para el sermón.]

 

Guadalajara agosto 4 de 1821

Estando en Cabildo extraordinario presidido por el Señor Jefe Político los señores Alcaldes de 1ª y 2ª elección, regidores don Juan José Camberos, don Alfonso Sánchez Leñero, don José de la Madrid, don José María López, don Mariano Flores, don Cayetano Bobadilla, don José María Cano, don José María Santos Coy, don Juan Puente, don José Ignacio Cañedo y los dos Síndicos, habiendo hecho presente el señor Jefe Político ser necesario se acordase desde luego lo conveniente para la verificación de la jura de María Santísima de Zapopan por Generala del Ejercito de Nueva Galicia, se comisionó para ello a los Señores Leñero y San Román y que por el mismo Señor Jefe Político se oficiase a las corporaciones y comunidades para la asistencia a la expresada solemnidad, convidándose para el sermón al Reverendo Padre Guardián del convento de San Francisco.

 

***

Documento 5

Del acta de la sesión de cabildo del Ayuntamiento de Guadalajara del 6 de agosto de 1821[10]

 

[Se acuerda la forma de sufragar los costos para la ceremonia del juramento de fidelidad y vasallaje a la Virgen María bajo su advocación de Zapopan como Generala de Armas del Reino; se estipula el costo de la banda y bastón, el estipendio que se dará al predicador del acto y los costos de la cera. También se acuerda la manera de renovar anualmente y a perpetuidad dicho juramento.]

 

 

Guadalajara, agosto 6 de 1821

Estando en Cabildo ordinario los Señores Regidores don Ramón Muria, don Juan José Camberos, don Alfonso Sánchez Leñero, don José de la Madrid, don José María López, don Mariano Flores, don Cayetano Bobadilla, don José María Cano, don José María Santos Coy, don Juan Puente, don José Ignacio Cañedo, y los dos Síndicos, hallándose presente el Señor Jefe Político Superior, se dio cuenta con un oficio de Su Señoría en que inserta el de la Diputación Provincial, prevenido de que para conceder el permiso que se le pidió para los gastos de la jura de Nuestra Señora de Zapopan se expresase a qué ascenderían poco más o menos, y habiendo expuesto en el acto el comisionado para el bastón y banda que su costo sería de cuarenta a cincuenta pesos, que al Padre del sermón se le diesen dos onzas de oro y que el costo de la cera no podía regularse por no saberse el número de personas que concurriría a la procesión, ni la merma que tendría, se acordó contestarlo así a la Excelentísima Diputación Provincial, comisionándose al propio Síndico menos antiguo y a don Alfonso Sánchez Leñero para que acordaran con el Señor Provisor el modo y tiempo conveniente para que en los años venideros se celebre el aniversario acordado a dicha soberana imagen, en el mismo día en que concluido el novenario en la Santa Iglesia Catedral se le dice una solemne Misa de gracias.

 

***

Documento 6

Acta de la sesión de cabildo del Ayuntamiento de Guadalajara del 13 de agosto de 1821[11]

 

[Se trascribe íntegra la sesión de cabildo en la que se abordan con pormenores los acuerdos del Ayuntamiento para la jura como Generala de las Armas del Reino a la Virgen María bajo el título de Zapopan, que harán las corporaciones ante el Señor Obispo. Se acuerda, en consecuencia, obtener la licencia para trasladar la imagen de donde se encuentre en su visita anual a la catedral, y que el expresado patronato se consigne en un instrumento público que ha de emitir la Diputación Provincial.]

 

En la Ciudad de Guadalajara, a trece de agosto de mil ochocientos veinte y uno.

Juntos y congregados en su sala capitular los Señores del Muy Ilustre Ayuntamiento de esta Nobilísima Ciudad que abajo firman, presidiéndolos el Señor Jefe Político Superior Coronel don José Antonio Andrade, habiendo visto el oficio de Su Señoría de esta fecha, con que acompaña con devolución el que se le dirigió al Muy Ilustre y Venerable Señor Deán y Cabildo, con testimonio del pedimento del Señor Doctoral, por el que manifiesta la buena disposición en que está para concurrir por su parte a cuanto sea conveniente al juramento acordado de tener y reconocer a María Santísima de Zapopan por Patrona y Generala de las Armas de Nueva Galicia, dijeron:

·      Que por sí y a nombre de sus sucesores se obligan bajo de juramento a tener y reconocer ahora y siempre a María Santísima en su expresada advocación de Zapopan por Patrona de las Armas de la Nueva Galicia, prometiendo celebrar este patronato el día que señale el Excelentísimo e Ilustrísimo Señor Obispo, en cuyas sagradas manos harán por medio de sus comisionados el correspondiente juramento solemne, haciéndolo al mismo tiempo las demás corporaciones, si tuvieren a bien de estarse a este acto piadoso y de público reconocimiento a la protección que siempre ha debido esta ciudad a dicha Soberana Imagen, ofreciendo así mismo celebrar en la Santa Iglesia Catedral dicho patronato con sermón el primer día festivo de junio en que no concurra otra solemnidad que los embarace, erogando del fondo de propios, previa aprobación de la Diputación Provincial, los gastos que el Venerable y Muy Ilustre Cabildo Eclesiástico acuerde con los Señores Comisionados don Alfonso Sánchez Leñero y don Urbano San Román, que deben ser de cuenta de este cuerpo: que se pase a Su Excelencia Ilustrísima el correspondiente oficio por medio de una Diputación compuesta de cuatro de sus individuos y el secretario, suplicándole se sirva aprobar el expresado patronato, designando el día en que en sus sagradas manos lo ha de jurar esta corporación y las demás si tuvieren a bien, como es de esperarse de su religiosidad prestarse a ello, y conceder su superior licencia para que sea conducida procesionalmente la expresada Imagen desde el templo en donde se halle a la Santa Iglesia Catedral, y para que se le vista de bastón y banda de Generala.

·      Que se oficie[12] al mencionado Muy Ilustre y Venerable Cabildo Eclesiástico, dándole las debidas gracias por la buena disposición que ha manifestado de concurrir por su parte a este piadoso acto, rogándole se sirva comisionar a los Señores Capitulares que con los de este cuerpo han de jurar a nombre y representación de ambos, y que por el referido Señor Jefe Político, como Su Señoría lo ha ofrecido, se dirijan oficios a las demás corporaciones y prelados de las comunidades, excitando su piadoso y religioso celo para que se sirvan asistir y prestar el mismo juramento en las propias manos de nuestro benemérito y dignísimo Prelado.

Así lo acordaron y firmaron los señores de este Muy Ilustre Ayuntamiento. Doy fe.

 

Campos, Camberos, Leñero, López, Bobadilla, García, Cano, Santos Coy, San Román [rúbricas]

Don Victoriano Mateos

Secretario

 

***

Documento 7

Del acta de la sesión de cabildo del Ayuntamiento de Guadalajara del 18 de agosto de 1821[13]

 

[Se delibera en sesión de cabildo la forma de sufragar anualmente el gasto que implica la renovación del juramento de lealtad del Reino a María Santísima bajo su advocación de Zapopan; se propone que con el visto bueno del Jefe Político se tome del fondo de propios de la Diputación Provincial.]

 

Guadalajara, agosto 18 de 1821

[…]

·      Visto el plan de gastos que dicen son de cuenta del Ilustre Ayuntamiento, ascendente a la cantidad de ciento ocho pesos, en el aniversario que ha de celebrarse en los años venideros a María Santísima de Zapopan, en desempeño del Patronato que se va a jurar según lo acordado por los comisionados con los del Cabildo Eclesiástico, se acordó se pidiese el correspondiente permiso para su erogación del fondo de Propios a la excelentísima Diputación Provincial.

·      Visto el oficio del Excelentísimo e Ilustrísimo Señor Obispo por el que manifiesta al Ilustre Ayuntamiento que para poder señalar el día en que por las corporaciones se ha de jurar a María Santísima de Zapopan por Generala de las Armas de Nueva Galicia, es necesario se diga a Su Excelencia Ilustrísima cuáles son sus contestaciones a la excitación que se les haya hecho o se les haga para que se presten a tal juramento, se acordó se pasase oficio con inclusión de éste al Señor Jefe Político, para que Su Señoría se sirva mandar los que correspondan a dichas corporaciones para que los que contesten se dé al Señor Obispo la razón que solicita.

 

***

Documento 8

Del acta de la sesión de cabildo del Ayuntamiento de Guadalajara del 20 de agosto de 1821[14]

 

[Se trascribe una parte de la sesión de cabildo en la que se dispone que mediante oficio se notifique al Venerable Cabildo Eclesiástico el nombramiento de cuatro individuos del Ayuntamiento que representarán a esta corporación en la ceremonia del juramento. También, que se pase nota de los gastos, calculados en 108 pesos, al Jefe Político, para que por su conducto lo haga del conocimiento de la Diputación Provincial, de modo que ésta autorice tomarlos del fondo de propios.]

 

Guadalajara Agosto 20 de 1821

[…]

·      Al oficio del Venerable Cabildo Eclesiástico en que avisa al Ilustre Ayuntamiento haber comisionado para que a su nombre juren cuatro de sus individuos, acompañándole nota de los gastos que deben ser de cuenta de esta corporación en la celebridad próxima del Patronato y asciende a la cantidad de ciento ocho pesos, se acordó se pase dicha nota con el correspondiente oficio a la Diputación Provincial por conducto del Señor Jefe Político, para que se sirva permitir se haga este gasto del fondo de propios.

 

***

Documento 9

Del acta de la sesión de cabildo del Ayuntamiento de Guadalajara del 29 de agosto de 1821[15]

 

[Se da cuenta de la conformidad de las corporaciones y comunidades para tomar parte en la jura que se hará a la Virgen María en su advocación de Zapopan como Generala de Armas, haciéndolo del conocimiento del Señor Obispo para que precise el día y hora para la toma solemne del juramento]

 

Guadalajara, agosto 29 de 1821

[…]

·      Al oficio correspondiente el Señor Jefe Político –con devolución– remitió que han dado las corporaciones y prelados de los conventos religiosos sobre estar conformes en prestar el juramento acordado de reconocer a María Santísima de Zapopan por Generala y Patrona de las Armas de Nueva Galicia, se acordó que acusándose el recibo se avise al Excelentísimo e Ilustrísimo Señor Obispo, para que se sirva conceder la aprobación y licencia solicitada, señalando el día en que debe celebrarse el expresado juramento, como lo tiene ofrecido en su oficio del 16 del corriente.

 

 

***

Documento 10

Del acta de la sesión de cabildo del Ayuntamiento de Guadalajara del 1º de septiembre de 1821[16]

 

[Se da cuenta del estado del proceso dimanado de la petición de este Ayuntamiento a la autoridad eclesiástica para que se jure Generala de Armas de la Nueva Galicia a la Virgen de Zapopan y se dispone que la esencia del mismo se haga saber por oficio al Jefe Político]

 

Guadalajara, septiembre 1° de 1821

 

Estando en Cabildo Extraordinario los señores Alcaldes de 1ª elección, Regidores don Juan José Camberos y don Cayetano Bovadilla, y Síndico menos antiguo don Urbano Sanromán, habiendo visto el oficio de Excelentísimo e Ilustrísimo Señor Obispo, en que participa al Ilustre Ayuntamiento haber pasado en toda preferencia el que se le dirigió con fecha de ayer sobre el juramento que se ha de hacer a María Santísima de Zapopan, y que le parecía conveniente establecer en su santuario, se acordó que con inserción de dicho oficio se pase el que corresponde al Señor Jefe Político para su inteligencia y efectos consiguientes, con lo que se concluyó esta acta y firmando los expresados señores.

Domínguez, Camberos, Sanromán, Bobadilla [rúbricas]

Don Victoriano Mateos

Secretario

 

 

***

Documento 11

Del acta de la sesión de cabildo del Ayuntamiento de Guadalajara del 6 de septiembre de 1821[17]

 

[Se informa lo tocante al oficio que dirigió al Jefe Político el Reverendo Padre Prelado del Colegio Apostólico de Zapopan, comprometiéndose a concurrir al juramento, y que aquél hizo llegar al Ayuntamiento, acordándose notificar de todo ello al Señor Obispo]

 

Guadalajara, septiembre 6 de 1821

[…]

·      Al oficio con que el señor Jefe Político pasó al Ilustre Ayuntamiento el del Reverendo Padre Presidente del Colegio Apostólico de Zapopan, sobre su anuencia a concurrir al juramento de reconocer a María Santísima de Zapopan bajo esta otra advocación para Generala de las Armas de Nueva Galicia, se acordó se inserte su contenido al Excelentísimo e Ilustrísimo Señor Obispo, para que se sirva disponer que cuanto antes quede todo allanado para la verificación del referido juramento, lo que le participasen contestación al mismo Señor Jefe Político.

 

***

Documento 12

Del acta de la sesión de cabildo del Ayuntamiento de Guadalajara del 12 de septiembre de 1821[18]

 

[Se trascribe una parte de la sesión de cabildo en la que se ultiman los pormenores relativos a la jura de la imagen de la Virgen María bajo su advocación de Zapopan como Generala de Armas de la Nueva Galicia y se señala para su verificación el siguiente 15 de septiembre; se acuerda agregar al expediente del Ayuntamiento los testimonios remitidos por la Curia a propósito de dicha gestión, se mencionan los costos que finalmente han tenido el bastón, la banda, la cera y el estipendio al predicador. Se da cuenta del otorgamiento de la escritura del patronato, remitiéndola al Señor Obispo para que la agregue al expediente formado en la Curia Eclesiástica, del que ha de quedar un duplicado en la secretaría de este Ayuntamiento]

 

Guadalajara, septiembre 12 de 1821

 

Estando en Cabildo extraordinario presidido por el Señor Jefe Político, los Señores Alcaldes de 1ª elección don Benito Domínguez, Regidores don Ramón Muria, don Juan José Camberos, don Alfonso Sánchez Leñero, don José de la Madrid, don José María López, don Mariano Flores, don Cayetano Bobadilla, don Ventura Gutiérrez, don José María Santos Coy, don Juan Puente, don José Ignacio Cañedo y los dos Síndicos

[…]

·      …visto el oficio del propio Señor Jefe Político adjunto a el [al] que le pasó el Excelentísimo e Ilustrísimo Señor Obispo, señalando el día 15 del corriente para que en sus manos se otorgue el juramento acordado de reconocer a María Santísima de Zapopan por Generala de las Armas de Nueva Galicia, dando licencia para que se la vista con las insignias de bastón y banda, con remisión del testimonio de las actuaciones practicadas en la Curia Eclesiástica para ser agregadas al expediente de la materia; se acordó que girándose el correspondiente libramiento contra el mayordomo de propios a favor de los presentes comisionados don Alfonso Sánchez Leñero y don Urbano Sanromán, por los ciento ocho pesos importe de los gastos acordados que han de erogarse en la Santa Iglesia Catedral, cuarenta o cincuenta pesos de que se ha regulado podrá ascender el costo de la banda y bastón con que se ha de vestir a la Santísima imagen, dos onzas de oro al padre predicador y el valor de alquiler de la cera y en merma en las dos procesiones del 14 y 15 del corriente, se otorgue la consiguiente escritura de Patronato, remitiéndose en testimonio de ella al Excelentísimo e Ilustrísimo Señor Obispo para su agregación al expediente formado en la Curia Eclesiástica sobre dicho Patronato y se asimile otro testimonio al que obra en la Secretaría de este Ilustre Ayuntamiento, y se comisionaron para que a su nombre y representación otorguen el juramento acordado en consorcio de las demás corporaciones los señores Alcalde de 1ª elección, don Ramón Muria, don José María López y don Urbano Sanromán.



[1] Las palabras liminares y la versión paleográfica son del maestro José Manuel Ramos López, responsable del Acervo Histórico del Archivo Municipal de Guadalajara ‘Salvador Gómez García’ y también miembro del Departamento de Estudios Históricos de la Arquidiócesis de Guadalajara. Este Boletín agradece al maestro Víctor Manuel Sánchez Orozco su respaldo para la publicación de estos datos.

[2] “Juramento del Patronato de las Armas de Nueva Galicia a Nuestra Señora de Zapopan el 15 de septiembre de 1821”, en Boletín Eclesiástico de la Arquidiócesis de Guadalajara, año xiii, vol. 11, noviembre de 2019, pp. 745-766.

[3] Libro de Actas del Cabildo de Guadalajara de 1821, pp. 103-111.

[4] Para la mejor intelección del documento, en éste y los demás textos se han desatado las abreviaturas, actualizado la ortografía, regulado el uso de mayúsculas y puesto los signos ortográficos que no aparecen en el documento original. Alguna palabra faltante y los puntos suspensivos en los cortes de textos se insertaron entre corchetes.

[5] Como ya se aclaró, esta nomenclatura sólo se explica por la dependencia canónica que entonces tenía San Pedro Tlaquepaque con su cabecera parroquial, San José de Analco. Existe en el municipio de Tequila, Jalisco, una delegación municipal que sí se llama San Pedro Analco.

[6] Cf. Libro de Actas del Cabildo de Guadalajara de 1821, pp. 141-142.

[7] Por panegírico.

[8] Cf. Libro de Actas del Cabildo de Guadalajara de 1821, pp. 165-167.

[9] Cf. Libro de Actas del Cabildo de Guadalajara de 1821, p. 177.

[10] Cf. Libro de Actas del Cabildo de Guadalajara de 1821, pp. 181-182.

[11] Cf. Libro de Actas del Cabildo de Guadalajara de 1821, pp. 195-198.

[12] Que se dé oficio.

[13] Cf. Libro de Actas del Cabildo de Guadalajara de 1821, pp. 205-206.

[14] Cf. Libro de Actas del Cabildo de Guadalajara de 1821, pp. 209-210.

[15] Cf. Libro de Actas del Cabildo de Guadalajara de 1821, p. 224.

[16] Cf. Libro de Actas del Cabildo de Guadalajara de 1821, pp. 225-226.

[17] Cf. Libro de Actas del Cabildo de Guadalajara de 1821, p. 293.

[18] Cf. Libro de Actas del Cabildo de Guadalajara de 1821, p. 242-244.



Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2022 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis