Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022

Volver Atrás

¿Real y Literaria Universidad de Guadalajara?

Juan Real Ledezma1

 

 

Con fines políticos muy directos hace poco más de medio siglo comenzó a divulgarse un mentís que desde entonces ha tenido largo eco. El autor de este artículo aclara el origen y las consecuencias que sigue teniendo la obcecación de quienes aún no descubren la relevancia histórica que tiene para Jalisco el hecho de ser su capital, antes del nacimiento de la entidad federativa de aquel nombre (1824), asiento de una Universidad pública, posible de sobra se sabe, gracias a la decisiva intervención que en ello tuvo el siervo de Dios fray Antonio Alcalde, O.P.

 

Un notorio desliz desde hace más de medio siglo ha provocado que la única universidad pública que ha tenido la hoy capital de Jalisco, la Universidad de Guadalajara, sea llamada, en su primera etapa histórica, de un modo absurdo y que prácticamente nunca se usó. La invención se debe, ahora lo sabemos, a José Luis Razo Zaragoza, y se ha venido repitiendo, sin ningún rigor histórico.

Desde hace ya muchos años, una y otra vez se escribe y se dice que la Universidad de Guadalajara de 1791 a 1821, llevó los títulos de real y literaria. A los que insisten en ello no es necesario preguntarles si han consultado los archivos o se han limitado a repetir un error común, como pasaremos a demostrarlo:

1.    En la parte medular de la Real Cédula de fundación de la Universidad de Guadalajara, suscrita el 18 de noviembre de 1791, se lee:

 

El Rey […] he resuelto a consulta del nominado mi Consejo de quince de marzo de este año, se erija, y establezca universidad en esa ciudad [de Guadalajara], y que se la aplique solamente el edificio del colegio de Santo Tomás […]

 

En el citado documento, en ninguna parte se mencionan los títulos de real y literaria.

2.    En el frontispicio del antiguo edificio del Colegio de Santo Tomás de los jesuitas, expulsados en 1767, adoptado en 1792 como sede universitaria, se colocó una inscripción en la que se leía:

 

Regia. Guadalaxarensis. Schola.

Sub

Carolo. iii. at Aloisia. Augustis.

mccxcii

 

3.    En el escudo de la Universidad se lee:

 

Regia Guadalax. Scientiarum schola

Sub Carol. et Alois. aug.

mdccxcii

 

Cabría cuestionarnos, ¿si la Universidad hubiera llevado los títulos de real y literaria porque no los exhibía en la fachada central de su edificio y en el escudo que llevaban todos sus documentos oficiales? ¿Cuál era el problema: el olvido del secretario o acaso les daba vergüenza el título de marras?

 

 

4.    En todas las actas de las sesiones de los Claustros mayores o de doctores y de los Claustros menores o de consiliarios, en ninguna aparece el título de real y literaria, simplemente se dice de la “Real Universidad”, es cuestión de ir a los archivos, para reconocer el error y no estarlo repitiendo.

5.    El documento que más se acerca al título en cuestión, son las Constituciones de la Universidad que datan de 1816 –después de casi 15 años de funcionamiento en que sólo se le denomina Real- la portada del documento textualmente dice:

 

Real cédula de S. M. y Señores del Real y Supremo Consejo de las Indias, por la qual se aprueban y mandan observar las Constituciones formadas por la dirección y gobierno de la Real Universidad Literaria de Guadalaxara, capital de la Nueva Galicia”.

 

Observemos el título histórico resaltado en mayúsculas: “Real Universidad Literaria”, no dice para nada el “título literario” que muy posteriormente se le inventó: La Real y Literaria Universidad de Guadalajara. Los títulos se pueden comparar palabra por palabra.

 

El título de “Real Universidad Literaria” quedó consignado en las citadas Constituciones y sólo se volvió a mencionar en las actas de los claustros, cuando se da noticia expresa de la edición de las mismas. Lo cual sólo ocurrió en tres ocasiones en agosto de 1817, a saber: en la sesión del Claustro de Doctores del 8, en la que doctor José Cesáreo de la Rosa comunica que trae ciento cincuenta ejemplares de las Constituciones; en la sesión del mismo Claustro del 12, para acordar el solemne protocolo para la promulgación de las Constituciones; y en el acta del 21, que da cuenta de la publicación de dicho ordenamiento.

Y sin más, se siguió usando en las actas de claustros, en los títulos universitarios y en la demás correspondencia oficial, simplemente “Real Universidad” y punto.

Más aún, el título de literaria no corresponde a la nomenclatura de las universidades de la época, a las cuales según su origen se les designaba jerárquicamente: o imperial, o pontificia o real.

 

6.    Historiadores tan respetables y autorizados como José Cornejo Franco, Juan Bautista Iguíniz, Carmen Castañeda y Alberto Santoscoy, entre otros, nunca usaron el citado título.

7.    ¿De dónde pues surge? De la adaptación meramente literaria que hizo José Luis Razo Zaragoza al publicar en 1963 el libro que tituló como Crónica de la Real y Literaria Universidad de Guadalajara y sus primitivas constituciones, y que a partir de esa fecha, se ha venido repitiendo sin ton ni son en conferencias, discursos y notas periodísticas.

 

            En conclusión, el que esto escribe, y salvo prueba en contrario, fundamentada en algún documento fehaciente, hace en firme dos aseveraciones:

 

Primera. Que consulté todos los documentos históricos depositados en el Archivo de la Universidad de Guadalajara, y en ninguno encontré la denominación de Real y Literaria Universidad de Guadalajara.

 

Segunda. La nomenclatura de Real y Literaria fue acuñada en 1963 por José Luis Razo Zaragoza, usándose desde entonces por ignorancia o dolo, -supongo- para efectos de deshacer el hilo conductor que vincula la actual Universidad de Guadalajara con la fundada en 1791.



1 Licenciado en derecho por la Universidad de Guadalajara, maestro en esa disciplina en la Universidad ITESO, autor de varios libros de carácter jurídico e histórico. Este Boletín agradece a su autor la gentileza que tuvo para facilitar la publicación de este texto.



Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 33 3614-5504, 33 3055-8000 Fax: 33 3658-2300
© 2022 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis