Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020

Volver Atrás

Circulares

 

Circular 14/2009

Falleció el señor Cura don Francisco Javier González Huerta (1944-2009)

A los miembros del presbiterio diocesano:

Que la paz, la caridad y la fe, de parte de Dios Padre y de Jesucristo resucitado, los acompañen en su vida y ministerio sacerdotal.

Me encomienda el eminentísimo señor Cardenal don Juan Sandoval Íñiguez notificarles que el señor presbítero Francisco Javier González Huerta, ha participado de la Pascua del Señor, como nos recuerda el Apóstol: “Por medio del bautismo fuimos, pues, sepultados con Él en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo resucitó de entre los muertos mediante la portentosa actuación del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva” (Rm 6, 4).

El señor presbítero don Francisco Javier González Huerta nació en El Refugio, Jalisco, el 21 de mayo de 1944; ingresó al Seminario de Guadalajara en 1960 y fue ordenado sacerdote el 3 de marzo de 1975. Desempeñó su ministerio sacerdotal como vicario cooperador en las parroquias de Zapotlán del Rey, de San Francisco de Asís, en Tala, Jalisco, de Milpillas, Jalisco, de San Juan Bautista del Teúl, Zacatecas, de Magdalena, Jalisco y de Santa Cecilia en Guadalajara. Fue Párroco en las parroquias de los Santos Reyes en Cajititlán, Jalisco, de Jesús Maestro y Nuestra Señora de la Asunción, en la colonia Oblatos en la ciudad. Falleció en Guadalajara, el 8 de abril del 2009.

El padre Francisco Javier fue un sacerdote piadoso, fiel y dedicado a su ministerio. Cumplido en sus deberes, respetuoso y dócil con sus superiores, fomentó la fraternidad sacerdotal, fue estimado por los fieles, fomentó el amor a Jesús en la Eucaristía y la devoción a la Santísima Virgen María.

Que Cristo Resucitado, reciba en la asamblea de los santos a nuestro hermano Francisco Javier y le otorgue el premio de los servidores fieles.

Guadalajara, Jalisco a 27 de abril de 2009.

Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.

Secretario

 

Circular 15/2009

Visita anual de Nuestra Señora de Zapopan a las comunidades de la zona metropolitana

A los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos:

Les deseo que el Dios de la vida, que ha resucitado a Jesucristo de entre los muertos y la intercesión de la Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, les colme de alegría y paz.

La visita anual de la venerable imagen de nuestra Señora de Zapopan a los templos de nuestra ciudad, es ocasión de júbilo para las comunidades cristianas, como en su momento recordaba el Siervo de Dios, el Papa Juan Pablo II, cuando resaltaba la presencia evangelizadora de María Santísima en nuestras tierras: “Estos pueblos perciben el lugar único y excepcional de María en la realización del plan de Dios, su santidad eminente y su relación maternal con nosotros. De aquí en adelante, ella, la Inmaculada, representada en esta pequeña y sencilla imagen, queda incorporada a la piedad popular del pueblo de la arquidiócesis de Guadalajara, de la nación mexicana y de toda América Latina. Como María misma dice proféticamente en su cántico del ‘Magnificat’: ‘Me llamarán feliz todas las generaciones’ (Lc 1, 48)” (Homilía en Zapopan el 30 de enero de 1979).

Se cumple en este año 2009, el 275 aniversario del patronato de Nuestra Señora de Zapopan sobre la ciudad de Guadalajara, como abogada contra tempestades, rayos y epidemias. Conviene recordar que este patronato fue consecuencia de una serie de milagros obtenidos por intercesión de la Santísima Virgen ante la gran devastación que en vidas y en recursos materiales dejó en la ciudad el temporal del año de 1734, hechos que fueron notariados y que motivaron el que la comunidad tapatía solicitara dicho patronato por medio de los cabildos, civil y eclesiástico, al entonces obispo don Nicolás Carlos Gómez de Cervantes. Como acción de gracias perenne por dichos prodigios, la ciudad juró traer cada año la venerable imagen de la Virgen durante el temporal de lluvias, asegurándose así el seguir contando con tan singular protección.

Por circunstancias diversas se fue consolidando esta tradición hasta constituirse en la más importante de la región, y la única que sobrevivió a los estragos causados por las diversas persecuciones que ha padecido la Iglesia. A los 275 años de su nacimiento, mantiene su vigencia y su valor ante nuevos retos y calamidades que asolan a nuestra comunidad, sobre todo en materia de seguridad, adicciones, secularismo y desintegración familiar y social, por lo mismo conviene que las comunidades que reciben este año la visita de la venerable imagen, aprovechen la ocasión para fortalecer la memoria católica de nuestra ciudad y el compromiso cristiano ante los retos que afrontamos.

            Exhorto a los párrocos y responsables de las comunidades, a que tomen en cuenta las siguientes disposiciones para la visita de la sagrada imagen:

La presencia de nuestra Señora de Zapopan, Patrona de la Arquidiócesis, en las comunidades, se debe aprovechar para fortalecer el compromiso cristiano de los fieles, y en particular, de los agentes laicos comprometidos, ya que ella es el modelo de todo discípulo de Jesús.

Se recomienda abrir el templo con suficiente anticipación a la visita de la Virgen, para ofrecer a los fieles congregados una catequesis mariana, fundamentada en la Palabra de Dios y en el Magisterio de la Iglesia. Para observar el debido orden, se pueden aprovechar los servicios valiosos y gratuitos que ofrecen los Miembros de la Guardia de Honor de la Virgen de Zapopan.

Se han de tomar mayores precauciones para cuidar con esmero la Imagen de la Virgen, evitando que sea manejada por fieles laicos. Procuren los párrocos y rectores de los templos colocar la imagen en un lugar que no esté al alcance de las personas. Si en determinadas horas de la visita no hay suficiente asistencia de los fieles, será preferible cerrar el templo o poner una adecuada vigilancia, que garantice su seguridad.

Se observarán también las normas establecidas con anterioridad, para que la visita de la Virgen de Zapopan consolide las acciones pastorales de cada comunidad. Se les recuerda que durante su estancia se debe celebrar la misa propia, con grado de fiesta, si las normas litúrgicas lo permiten.

Se pueden utilizar los textos litúrgicos propios de la solemnidad de nuestra Señora de Zapopan, con el grado de fiesta. Obsérvense las diversas disposiciones para la visita de la venerable Imagen que con anterioridad se han emitido.

Invocamos la maternal protección de María sobre nuestras familias, para que sigan construyendo su hogar a ejemplo de la Sagrada Familia de Nazaret.

Guadalajara, Jalisco, a 27 de abril del 2009.

+ Juan Card. Sandoval Íñiguez

Arzobispo de Guadalajara

Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.

            Secretario

 

Circular 16/2009

Día de la catequesis, domingo 7 de junio del 2009

A la comunidad diocesana:

La paz, la caridad y la fe, de parte de Dios Padre, y de Jesucristo Resucitado, los animen en su compromiso evangelizador.

La catequesis permanente tiene gran importancia en el proceso de formación del discípulo misionero, como parte integrante de la profundización en la persona, ejemplo y doctrina de Jesús, como nos dice el documento de Aparecida: “La persona madura constantemente en el conocimiento, amor y seguimiento de Jesús maestro, profundiza en el misterio de su persona, de su ejemplo y de su doctrina. Para este paso, es de fundamental importancia la catequesis permanente y la vida sacramental, que fortalecen la conversión inicial y permiten que los discípulos misioneros puedan perseverar en la vida cristiana y en la misión en medio del mundo que los desafía”(n. 278c). Conscientes de la relevancia que tiene en el camino formativo del discípulo misionero, celebraremos en toda la arquidiócesis el día de la catequesis.

Exhorto a los señores párrocos y rectores de los templos que celebren esta jornada, el domingo 7 de junio próximo, como ya es tradición. En ese día se organizará la colecta especial por la catequesis, de acuerdo a las disposiciones del II Sínodo Diocesano (Cf. Pastoral Profética 5), que se destinará a impulsar los diferentes proyectos pastorales, como son la formación de agentes, la renovación de textos y subsidios, etcétera.

La mitad de dicha colecta se destinará a la catequesis parroquial, y la otra mitad se entregará a la caja del Arzobispado, para hacerla llegar a la Sección Diocesana de Evangelización y Catequesis. Se procurará aprovechar los subsidios que se envíen, con sugerencias y materiales apropiados para dicha jornada.

Además, se extiende la invitación a todos los sacerdotes, religiosos, religiosas y catequistas, a participar en la XXIX Jornada de Evangelizadores y Catequistas, quese realizará el domingo 24 de mayo en el auditorio Benito Juárez, a las 9 horas.

Agradezco a los sacerdotes y catequistas su disponibilidad, generosidad y servicio en esta tarea tan importante de la difusión y anuncio de la Buena Nueva en nuestra diócesis.

Guadalajara, Jalisco a 4 de mayo del 2009

+ Juan Card. Sandoval Íñiguez

            Arzobispo de Guadalajara

Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.

            Secretario

 

Circular 17/2009

Falleció el señor presbítero don Francisco Bonilla Dávila (1920-2009)

A los miembros del presbiterio diocesano:

Los saludo fraternalmente, deseando que la paz de Cristo Resucitado, los anime en su ministerio sacerdotal.

Me encomienda el eminentísimo señor cardenal don Juan Sandoval Íñiguez, notificarles que el señor presbítero don Francisco Bonilla Dávila, ha participado del triunfo de Cristo, como recuerda el Apocalipsis: “Dichosos los que mueren en el Señor. Que descansen ya de sus fatigas, pues sus obras los acompañan”(14, 13).

El señor presbítero don Francisco Bonilla Dávila nació en Atemajac de Brizuela, Jalisco, el 11 de enero de 1920; ingresó en el Seminario Diocesano en 1939 y fue ordenado sacerdote el 1 de noviembre de 1952. Desempeñó su ministerio sacerdotal como Vicario cooperador en las parroquias de la Virgen de Guadalupe en Ixtlahuacán del Río, Jalisco y de Nuestra Señora de Guadalupe en Trejos, Jalisco. Se le encomendaron las parroquias de Jesús Nazareno en Amatlán de Cañas, Nayarit y de El Señor de la Ascensión en Teuchitlán, Jalisco. Fue capellán del templo de Nuestra Señora de los Dolores en esta ciudad. Falleció el 29 de abril de 2009, en Guadalajara, Jalisco.

El padre Francisco fue un sacerdote sencillo y servicial, de buen trato. Dedicado a su ministerio, promovió las vocaciones sacerdotales y se esforzó en buscar a los más alejados. Se preocupó por el mejoramiento de la vida de sus feligreses mediante la educación y la promoción social. Cultivó la música, el canto y el teatro con el fin de instruir a los fieles.

Que Cristo Resucitado, reciba en la asamblea de los santos a nuestro hermano Francisco y le otorgue el premio de los servidores fieles.

Guadalajara, Jalisco, a 6 de mayo del 2009

Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.

Secretario

 

Circular 18/2009

Celebración Diocesana del Corpus Christi

A los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos:

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión con el Espíritu Santo, les conforte en su compromiso como discípulos misioneros.

Entre las propuestas que el V Plan Diocesano de Pastoral, presenta en relación al Sacramento de la Eucaristía, se recoge una de las conclusiones del 48 Congreso Eucarístico Internacional, que pide: “Solemnizar la fiesta del Corpus Christi” (n. 172), cuyo elemento más característico es la procesión con el Santísimo Sacramento, recordando la exhortación del Papa Benedicto XVI, que insistía en su significado: “La procesión del Corpus Christi nos enseña que la Eucaristía nos quiere librar de todo abatimiento y desconsuelo, quiere volver a levantarnos para que podamos reanudar el camino con la fuerza que Dios nos da mediante Jesucristo… La Eucaristía es el sacramento del Dios que no nos deja solos en el camino, sino que nos acompaña y nos indica la dirección”(Homilía en la Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo, 22 de mayo del 2008).

Invito atentamente a los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos, a participar en la Solemne Concelebración Eucarística, que tendrá lugar en la explanada del templo Expiatorio, el viernes 12 de junio del presente año, a las 18 horas. A continuación, se tendrá la procesión diocesana con el Santísimo Sacramento, que concluirá con la bendición en la Plaza de Armas. Procuren los párrocos y rectores de los templos facilitar la participación de los fieles de sus respectivas comunidades, suspendiendo, a esas horas, los servicios de notaría y culto, para que haya una nutrida representación parroquial en estos actos.

Es muy conveniente que las calles de nuestra ciudad se engalanen de nuevo con el fervor y piedad de los fieles, en este homenaje público que rendiremos a Jesús en la Eucaristía. Además de esta procesión diocesana, es necesario que cada parroquia, capellanía y casa religiosa, organicen el Jueves de Corpus, o durante la octava, de la manera más solemne posible, su propia procesión Eucarística.

Que Jesús "Pan vivo bajado del cielo" (Jn. 6, 51), les conceda gozar de los dones de tan admirable Sacramento, y les recompense su entrega como mensajeros de la Eucaristía.

Guadalajara, Jalisco a 6 de mayo del 2009

+ Juan Card. Sandoval Íñiguez

            Arzobispo de Guadalajara

Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.

            Secretario

 

Circular 19/2009

Óbolo de San Pedro, domingo 28 de junio de 2009

A los miembros de la Iglesia diocesana:

El Dios de la paz, que resucitó de entre los muertos al gran pastor de las ovejas, nuestro Señor Jesucristo, les colme de bien, en comunión con el sucesor de San Pedro.

En el domingo más cercano a la solemnidad de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, las Iglesias de Oriente y de Occidente celebran el día del Papa.

El Vicario de Cristo ha manifestado su solicitud amorosa hacia todos los hombres de nuestro tiempo, mediante el ministeriodelacaridad, que ejerce ampliamente, sobre todo, al disponer de los recursos necesarios para ayudar a los que más sufren, pues siendo la Iglesia Cuerpo de Cristo, todos sus miembros debemos estar atentos a las necesidades de los que sufren. Por eso el Papa Benedicto XVI nos dice: “El Año paulino, a través de la meditación de la palabra del Apóstol de los gentiles, nos ofrece la oportunidad de tomar conciencia más viva del hecho de que la Iglesia es un Cuerpo, por el que circula la misma vida de Jesús. Por eso, cada miembro del cuerpo eclesial está unido de un modo muy profundo a todos los demás y no puede ignorar sus necesidades. Los bautizados, alimentados con el mismo pan eucarístico, no pueden permanecer indiferentes cuando falta el pan en la mesa de los hombres” (Discurso a las asociaciones Pro Petri Sede, del 27 de febrero de 2009).

De esta manera, los pastores y fieles de las Iglesias esparcidas por todo el orbe, han colaborado económicamente a las obras de caridad que realiza el Papa, por medio del óbolo de San Pedro. Exhorto a los señores párrocos, a los rectores de los templos, a los formadores del seminario y capellanes de las casas de religiosos y religiosas, que celebren el día del Papa, el próximodomingo 28 de junio. En todas las comunidades elevaremos nuestra oración ferviente por la persona y el ministerio de nuestro Santo Padre Benedicto XVI. Se organizará también la colecta titulada el óbolo de San Pedro, que es signo de comunión con el Santo Padre y de solicitud por los hermanos más necesitados, que son socorridos por el Sucesor de San Pedro. Lo que se recabe se enviará a

 

Volver Atrás