Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020

Volver Atrás

Circulares

 Circular 03/2009

Semana de Caritas Diocesana, del 22 al 28 de febrero de 2009. Colecta anual, domingo 1 de marzo.

A los sacerdotes, religiosos y fieles laicos:

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo, nos impulse a amar de corazón a nuestro prójimo.

Los Obispos de América Latina y del Caribe, nos recuerdan la urgencia que tenemos, como discípulos de Cristo, de vivir la caridad: “La Iglesia tiene, como misión propia y específica, comunicar la vida de Jesucristo a todas las personas, anunciando la Palabra, administrando los Sacramentos y practicando la caridad. Es oportuno recordar que el amor se muestra en las obras más que en las palabras, y esto vale también para nuestras palabras en esta V Conferencia. No todo el que diga Señor, Señor… (cf. Mt 7,21). Los discípulos misioneros de Jesucristo tenemos la tarea prioritaria de dar testimonio del amor a Dios y al prójimo con obras concretas” (n. 386).

Caritas Diocesana de Guadalajara tiene la misión de organizar la caridad, para manifestar el amor preferente de Cristo por los más pobres. El texto iluminador que se ha escogido para este año es el siguiente: “Y, ¿quién es mi prójimo?”(Lc 10, 29), que destaca el amor al prójimo, como  testimonio en la vida de los creyentes.     

Encarezco a los señores párrocos y eectores de los templos que celebren, motivados por la Palabra de Dios, la Semana de la Caridad, del 22 al 28 de febrero próximo, promoviendo la oración por los más desprotegidos y haciendo una llamada a los feligreses para suscitar la comunicación de bienes. El domingo 1 de marzo se organizará la colecta, que se destinará a las obras asistenciales y de promoción que atiende Caritas Diocesana de Guadalajara, de acuerdo al programa de acción aprobado.

Lo que se recabe se entregará a la Caja del Arzobispado. Las parroquias o capellanías que cuenten con el grupo de Caritas, pueden disponer del 25% del total de la Colecta, para promover las obras caritativas de cada comunidad.

Que María, la perfecta discípula, nos alcance la gracia de saber vivir el Evangelio de su Hijo Jesucristo  y nos ayude a ser solidarios con nuestros hermanos más necesitados.

Guadalajara, Jal. a  19 de Enero de 2009

+ Juan Card. Sandoval Íñiguez

Arzobispo de Guadalajara

Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.

Secretario

 

Circular 04/2009

Falleció el señor presbítero don Fidencio Gutiérrez Panduro (1921- 2009)

A los miembros del presbiterio diocesano:

            La paz, la caridad y la fe, de parte de Dios Padre y de Jesucristo el Señor los conforte en su ministerio sacerdotal.

            Me encomienda el eminentísimo señor cardenal don Juan Sandoval Íñiguez, notificarles que el señor presbítero don Fidencio Gutiérrez Panduro, ha muerto en el Señor y así como en este mundo celebró los divinos misterios, esperamos que participe del banquete eterno, como nos dice Jesús en el Evangelio: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él” (Jn 6, 54-56).

            El señor presbítero don Fidencio Gutiérrez Panduro nació en Tecalitán, Jalisco, el 4 de octubre de 1921; ingresó al Seminario de Guadalajara en 1935 y fue ordenado sacerdote el 15 de julio de 1946. Desempeñó su ministerio sacerdotal como capellán en el templo de San José de Gracia en la ciudad, vicario cooperador en la parroquia de San Pedro Tlaquepaque. Fue capellán de La Cofradía de la Luz y de El Crucero de Santa María. Además, sirvió como primer párroco de El Sagrado Corazón, en la colonia Atlas, en Nuestra Señora del Rosario, en Atemajac del Valle. Fue también capellán del Consejo de San Pedro Apóstol de los Caballeros de Colón, vicario cooperador de Nuestra Señora de la Paz, capellán de Santa María Tequepexpan y párroco de Santa Sofía, en la ciudad. Falleció en Guadalajara el 17 de enero del 2008.

            El padre Fidencio, fue un sacerdote ejemplar y responsable en el ministerio. Fomentó la fraternidad sacerdotal y fue estimado por los fieles de las comunidades a las que sirvió. Cultivó una sólida vida de piedad y estuvo atento al bien espiritual de las almas.

            Que Cristo Resucitado, reciba en la asamblea de los santos a nuestro hermano Fidencio y le otorgue el premio de los servidores fieles.

            Guadalajara, Jalisco a 21 de enero del 2009

            Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.

            Secretario

 

Volver Atrás