Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019

Volver Atrás

Algo de astronomía en Severo Díaz

 

Durrruty Jesús de Alba Martínez[1]

 

Si bien el presbítero Severo Díaz Galindo dedicó una buena parte de su actividad a la ciencia meteorológica, también hizo importantes aportaciones a la astronomía, que incluso llegaron a reflejarse en el ámbito educativo merced las dos ediciones que alcanzó su obra Elementos de Astronomía y Meteorología (Guadalajara, 1928 y 1947) y de acuerdo al texto de la portadilla como resultado de las “Lecciones profesadas durante 33 años en varios colegios del Estado, tanto particulares como oficiales”.

Otros textos que dio a la imprenta fueron[2]:“El centro del Universo”(Boletín del Observatorio Meteorológico y Astronómico del Seminario, Guadalajara, 1910), “La habitabilidad de los astros”,publicado en el Boletín de la Escuela de Ingenieros de Guadalajara (Guadalajara, 1909) y que fue la conferencia impartida por Severo Díaz a los alumnos del Seminario del Señor San José “en la solemne distribución de premios” el 7 de marzo de 1909. En ella analiza la posibilidad de existencia de vida en hipotéticos planetas de otras estrellas así como en los planetas del sistema solar. Concluye que en los sistemas estelares binarios y múltiples la formación de planetas no es posible; al abordar el problema en nuestro sistema solar hace una revisión de las ideas que al respecto se tenían a finales del siglo XIX sobre Marte, y finaliza aseverando: “si Marte tiene habitantes la Astronomía es incapaz de decírnoslo”. La solución la deja en la metafísica, que para él tiene una respuesta afirmativa, aunque acota que no simultáneamente: cuando nuestro Sol y sistema planetario desaparezcan otro nuevo lo sucederá. 

Para 1920 las ideas de Díaz sobre habitantes de otros mundos han evolucionado, como da cuenta el título de la conferencia que impartió el 14 de agosto de tal año en la Escuela Preparatoria de Jalisco bajo los auspicios de la Sociedad Médico Farmacéutica de Guadalajara: “Marte y las comunicaciones interplanetarias”, ésta llega hasta nosotros gracias a la transcripción taquigráfica que hizo posible su publicación como artículo en el boletín de la citada sociedad (Guadalajara, 1920). Además de ser una breve pero completa reseña de la Martemanía vivida entre finales del siglo XIX y principios del XX da cuenta de los intentos e ideas para ponerse en comunicación con los habitantes del planeta rojo, como el mensaje diseñado por H. W. Neiman y C. W. Neiman en 1920, también reproducido en el artículo y que se adelantaría en cincuenta años a el diseño de las placas enviadas por los norteamericanos en las sondas Pioneer.

En este 2009 que celebramos el Año Internacional de la Astronomía justo es hacer un breve recordatorio de los trabajos en esta ciencia hechos por el preclaro sacerdote sayulense cuyos restos reposan con todo merecimiento en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres.

 



[1] Físico y catedrático del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingeniería de la Universidad de Guadalajara, miembro del Departamento de Estudios Históricos de la Arquidiócesis de Guadalajara.

[2] Parte de este material se publicó en el Boletín de la Sociedad Mexicana de Física. Vol. 20, núm. 3, julio-septiembre 2006, pp. 139-142.

 

Volver Atrás