Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019

Volver Atrás

Circular 35/2009

 

Peregrinación al santuario de Cristo Rey

A la comunidad diocesana:

Saludo a mis hermanos en la fe, y deseo que el Señor Jesús les conceda ser miembros vivos del Reino de Dios, para difundirlo con sus palabras y sus obras.

La Iglesia  celebra con fe y devoción la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, el último domingo del año litúrgico, 22 de noviembre próximo. El libro del Apocalipsis, en una visión esplendorosa, presenta a Cristo Jesús, instaurando el reinado de Dios, al vencer a todas las fuerzas del mal: “En la capa y en el muslo llevaba escrito un título: 'Rey de reyes y Señor de señores' (19, 16). Además, une a esta victoria a los cristianos que derramaron heroicamente su sangre, como testigos de Cristo Rey: “Vi también con vida a los decapitados por dar testimonio de Jesús y proclamar el mensaje de Dios” (Ib. 20, 4).

Como en años anteriores pido a los señores párrocos y rectores de los templos, que motiven a los miembros de sus comunidades,  para que esta peregrinación que se realizará el martes 17 de noviembre próximo, sea un acto de adoración y gratitud a Cristo Rey. A los sacerdotes, como responsables de la acción pastoral, les corresponde organizar y ofrecer los servicios espirituales, para que se administre a los fieles el sacramento de la penitencia y se les invite a participar activamente en la Eucaristía, observando en todo el debido orden.

He encomendado a la Vicaría Diocesana de Pastoral a través del señor cura Rafael Hernández Morales, coordinar todos los actos de esta piadosa peregrinación, en colaboración de los señores curas Francisco Jiménez Fajardo y Claudio Martín Aguirre, teniendo en cuenta las disposiciones pastorales de la Iglesia al respecto. Los peregrinos se reunirán en la explanada de El Cubilete, a las 11:00 hrs. y de ahí partirán en procesión hacia el santuario para la celebración de la Eucaristía. Al final de la misa se renovará el acto de consagración de la nación mexicana a Cristo Rey, según el acuerdo de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

Oremos a Cristo Rey, para que suscite en los corazones de todos los mexicanos, el anhelo de una patria unida, que promueva la paz, la fraternidad, la justicia y el orden social.

Guadalajara, Jalisco, a 2 de octubre del 2009.

+ Juan Card. Sandoval Íñiguez

Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.

 

Circular 36/2009

 

Fiesta de los beatos Anacleto González Flores y compañeros mártires

            A los sacerdotes, religiosos y fieles laicos:

Los saludo con afecto y estimación y deseo que Cristo, vencedor de la muerte, los fortalezca para ser discípulos y misioneros.

El testimonio de fe y de amor a Cristo Rey, que con sus palabras, su vida y su sangre dieron los mártires mexicanos, nos recuerda la condición del discípulo del Señor, que debe estar dispuesto a dar testimonio de amor, ya que “‘todos los tiempos son de martirio’ —advierte san Agustín de Hipona— pues, ‘todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, padecerán persecución’ (2 Tim 3, 12). Queridos hermanos: vivir plenamente nuestra entrega fiel y de todos los días a Cristo, y por amor Él a todos los hombres, implica muchos sacrificios y renuncias. No obstante, Cristo estará siempre dispuesto a darnos la fortaleza necesaria para poder servirlo y amarlo en nuestros hermanos, principalmente en los más desvalidos y necesitados de nuestro amor, comprensión y perdón.”  (Homilía del cardenal José Saraiva Martins en la misa de beatificación el 20 de noviembre de 2005, n. 7).

Con el fin de que la veneración de nuestros mártires se fomente y se fortalezca y sean más conocidos e invocados en nuestra arquidiócesis, les pido que en todas las parroquias, templos, casas del Seminario Diocesano, comunidades de religiosos y religiosas, se celebre la memoria litúrgica el viernes 20 de noviembre y su fiesta el domingo de Jesucristo Rey del Universo. Sugiero se realicen en las comunidades, diferentes actividades pastorales que impulsen el amor y conocimiento del beato Anacleto González Flores y sus compañeros mártires, haciendo especial mención en la homilía y en las intenciones de la oración universal de la santa misa.

La Comisión Diocesana de Causas de Canonización, enviará los subsidios con los formularios litúrgicos de la misa, y del oficio divino. El domingo 22 de noviembre, en el Santuario de los Mártires a las 12 hrs y, en la Catedral metropolitana a las 18 hrs. se tendrá la celebración de la Eucaristía solemne. La colecta oficial a favor de la construcción del santuario de los mártires es en el mes de noviembre, sin embargo, como este año ya se hizo en mayo, queda a iniciativa de los rectores de los templos, hacer una colecta especial el domingo 22 de noviembre, para impulsar la construcción que en este momento requiere un apoyo importante.

Que Cristo Rey, renueve el corazón de todos los creyentes, para que imitando a la Virgen María y a los santos mártires, comuniquemos la alegre noticia de la victoria de Cristo sobre la muerte.

Guadalajara, Jalisco, a 6 de octubre del 2009.

+ Juan Card. Sandoval Íñiguez

            Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.

 

Circular 37/2009

 

XLIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. 25 de octubre de 2009

            A los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos:

Me dirijo a ustedes para invitarles a celebrar, en sus comunidades, la Jornada Mundial de las Comunicaciones, en nuestra arquidiócesis, el próximo domingo 25 de octubre, con el tema que el Santo Padre Benedicto XVI nos ha señalado para este año: “Nuevas tecnologías. Nuevas relaciones. Promover una cultura de respeto, de diálogo y de amistad”. ¡Qué propuesta tan esperanzadora! sin embargo, al mismo tiempo, ¡qué lejos estamos de lograrlo!

Las nuevas tecnologías, obra del ingenio humano que Dios ha puesto en nuestras inteligencias, pueden ayudar a mejorar las relaciones personales, por todas las posibilidades que ofrecen, pero algunos no alcanzan a valorar, o no les interesa el respeto, el diálogo y la amistad que se puede alcanzar a través del uso de los medios de comunicación. Por desgracia, espacios de información y formación mediática se han convertido, en muchos casos, en momentos desgastantes de confrontación. Si la ética y la dignidad de las personas no están en el centro de toda actividad humana, cualquiera que ésta sea puede degenerar en motivo de división, lucha o enemistad.

Los usuarios de cualquier medio de comunicación confían en que los operadores de esos medios se van a manejar con responsabilidad y profesionalismo, evitando cualquier confrontación o contenido que distorsione la realidad o sea motivo de morbo.

Especialmente, las nuevas generaciones, conocen a detalle todas las novedades mediáticas y sus aplicaciones. A los jóvenes tenemos que ofrecerles criterios sanos para su uso, invitándolos a que, por su participación en la nueva era digital que viven, contribuyan, como creyentes,  a que Jesucristo y su evangelio también sea presentado y conocido en ese ámbito.

Para la celebración de la Jornada Mundial de las Comunicaciones, se harán llegar a todas las comunidades de la arquidiócesis, diferentes subsidios. Pido, especialmente, en atención a las características particulares del contenido del Mensaje para este año, que se organicen diferentes iniciativas al respecto, con los jóvenes de nuestras parroquias.

Encomiendo a Jesucristo, comunicador vivo y eficaz del Padre, el éxito de esta Jornada, y le pido que bendiga a quienes la promueve.

Guadalajara, Jalisco a 7 de octubre de 2009, Fiesta de Nuestra  Señora del Rosario.

+ Juan Card. Sandoval Íñiguez

Arzobispo de Guadalajara

Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.

            Secretario

 

Circular 38/2009

 

Falleció el señor presbítero don José Isabel González Márquez (1914-2009)

A los miembros del presbiterio diocesano:

Les envío un cordial saludo y deseo que Jesucristo, el Señor, los conserve siempre generosos en su ministerio sacerdotal.

Por encargo del Excelentísimo Señor  Cardenal don Juan Sandoval Iñiguez, les notifico que el señor presbítero José Isabel González Márquez, ha muerto en el Señor y descansa en paz, como nos lo recuerda el libro del Apocalipsis: “Yo, Juan, oí una voz que venía del cielo y me decía: ‘Dichosos los que mueren en el Señor’. El Espíritu es quien lo dice: ‘Que descansen ya de sus fatigas, pues sus obras los acompañan’” (Ap 14, 13).

El señor presbítero don José Isabel González Márquez nació en Arandas, Jalisco, el 5 de noviembre de 1914, ingresó al Seminario de Guadalajara en el año de 1934 y fue ordenado sacerdote el 4 de abril de 1949. Desempeñó su ministerio sacerdotal como vicario cooperador en la parroquia de Santa Mónica, en La Barca, Jalisco; después fue capellán del templo de San Jerónimo, de la parroquia de Ayotlán, Jalisco; también prestó su servicio pastoral como vicario cooperador en la parroquia de Atoyac, Jalisco y fue capellán en Cítala de la parroquia de Teocuitatlán, Jalisco; en Guadalajara, fue vicario en las parroquias de Zalatitán, El Señor de la Misericordia y El Sagrado Corazón, y capellán del templo de san José en Lomas de Tlaquepaque. Falleció el 16 de octubre de 2009.

El padre José Isabel, fue un sacerdote piadoso, responsable en su ministerio no obstante su frágil salud. Fomentó la religiosidad popular y la participación en la Eucaristía.  Fue amable en su trato y alegre de corazón. Aceptó con resignación su larga enfermedad.

Que Cristo Resucitado, reciba en la asamblea de los santos, a nuestro hermano José Isabel y le otorgue el premio de los servidores generosos que desempeñaron su ministerio para el bien de los fieles.

Guadalajara, Jalisco a 21 de octubre de 2009.

Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.

Secretario

 

Circular 39/2009

 

La cooperación diocesana. Diciembre 2009

A los sacerdotes, religiosos y fieles laicos:

Los saludo con afecto y estimación y deseo que Dios, Padre bondadoso, les conceda la abundancia de sus dones para compartirlos en la caridad.

La Iglesia primitiva tenía como ideal compartir los bienes con los hermanos más pobres y ser así un modelo de vida evangélica, como lo atestiguan los Hechos de los Apóstoles: “Todos los creyentes vivían unidos y lo tenían todo en común. Vendían sus posesiones y haciendas y las distribuían entre todos, según las necesidades de cada uno” (2, 44-45).

La colecta anual de la cooperación diocesana es una manifestación de la caridad fraterna y de la comunicación de bienes, como lo enseñó Jesús en el evangelio y lo ha establecido la Iglesia en su quinto mandamiento: “Pagar diezmos y primicias a la Iglesia de Dios”.

Las crisis económicas actuales afectan a todos, pero necesitamos seguir promoviendo las obras de caridad, la ayuda a templos en construcción, los subsidios a parroquias pobres, sobre todo, al norte de nuestra diócesis, la ayuda al Seminario, la Mutual del Clero, el [albergue] Trinitario, el Programa Génesis y la mensualidad de los sacerdotes jubilados.

Encarezco a los rectores de los templos, que promuevan la cooperación diocesana anual en sus respectivas comunidades. Procuren exponer el sentido auténtico de esta cooperación, a partir de la Palabra de Dios, y suscitar la comunión de bienes de todos los fieles, para que sean corresponsables en ayudar a las necesidades económicas propias de la Arquidiócesis de Guadalajara, según lo prescribe la Iglesia (cf. CIC 222 y 1260).

Les recuerdo los criterios que se han de tener en cuenta para la colecta:

A los comerciantes, empresarios y profesionistas, se les solicita una aportación equivalente a un día de utilidades al año; lo mismo a los ganaderos y campesinos.

A las personas que con su trabajo obtienen más del doble del salario mínimo, se les pide colaborar con el salario de un día.

Las personas que obtienen ingresos menores al doble del salario mínimo general, no tienen esta obligación, pero pueden ofrecer lo que crean conveniente.

Esta colecta ha de ser organizada por los párrocos y rectores de templos, con toda dedicación, repartiendo los sobres en el templo, el primer domingo de diciembre; o, como hacen algunos Párrocos, entregándolos a domicilio, con ayuda de los laicos, a fin de que los fieles puedan depositar su cooperación y llevarla al templo en el domingo siguiente, 13 de diciembre. Como en otros años, se pide que también la colecta que se hace en el templo ese día, se sume a la colecta diocesana, dejando en el templo, lo necesario para cubrir los gastos de la semana.

Lo colectado se entregará a la caja del arzobispado, por separado lo que se reciba en los sobres, y lo correspondiente a la colecta ordinaria. Se les enviará, oportunamente, el material que ha de ser utilizado en esta ocasión.

Agradezco a todos su generosa colaboración, que manifiesta su amor a Dios y a los hermanos, y espero que el Señor, fuente de todo bien, les recompense abundantemente y los ayude con su gracia a vivir como discípulos misioneros de Cristo Jesús.

Guadalajara, Jalisco a 4 de noviembre de 2009.

+ Juan Card. Sandoval Íñiguez

Arzobispo de Guadalajara

Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.

Secretario

Volver Atrás