Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019

Volver Atrás

Desde mi sótano

Primera publicación de la resistencia activa de los católicos en México (9ª entrega)

Joaquín Cardoso, SJ, y otros

 

 

 

El número 11de [Desde mi sótano], fechado el 7 de noviembre de 1926, aparece ya como publicación de la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa ‘Delegación del D. F.’

Los dos caudillos.

En las cumbres del Calvario se inició una guerra sin cuartel, que no terminará sino con el mundo, entre Jesucristo para salvarlo, Satanás para perderlo, Jesucristo muriendo, Satanás matando; ambos dicen: “Venid a mí todos los míos”.

Nos ha dicho el Episcopado que Jesucristo está en días de pasión entre nosotros. Por eso la batalla está declarada. Jesucristo quiere reinar sobre el pueblo mexicano; el presidente Calles, enemigo personal de Cristo, quiere reinar también. Ambos dicen: “Venid a mí todos los míos”. ¿Cuál de los dos ha vencido? ¿Cuál de los dos reina sobre el pueblo mexicano? Antes y después de entrar en la batalla, ambos han hecho “declaraciones oficiales”. Oigámoslos: Jesucristo, por boca de la Iglesia ha dicho: “que la inmensa mayoría del pueblo mexicano se compone de católicos, que los no católicos a lo sumo serán un diez por ciento, y que los promotores y simpatizadores del actual conflicto religioso son muchísimo menos todavía” En cambio, Calles afirma que los católicos mexicanos son unas cuantas docenas que dan “pujidos de beatas” y hacen “muecas de sacristanes”. Éstos son los dichos, dejemos que hablen ahora los hechos.

El gobierno de Calles revuelve el cielo y la tierra con el objeto de reclutar un ejército avasallador y animado de odio satánico,  en vez de luchar con nobleza, arrebata toda arma a los católicos tratando de reducirlos a la impotencia y privilegiándose de todos los elementos a su alcance, con nuestro propio dinero, empleando armas reprobables cuales son, el sofisma, la violación de la libertad de conciencia, las órdenes sin réplica y las amenazas de ceses para los que tienen la desgracia de vivir del presupuesto, logra reunir en su famosa (¿?) manifestación del primero de agosto, a poquísimos elementos compuestos de lo peor de la CROM,. De los malos empleados públicos y de todos aquellos que, teniendo dos brazos mendigaron la caridad del gobierno a costa de su honor y dignidad.

Prosigue el gobierno con su loca labor. Primero fue el apoyo manifiesto y decidido al ridículo cisma y a su no menos ridículo “Patriarca”; hace poco fue la “Asociación de Empleados Públicos pro-Constitución”; ahora multitud de folletos en contra del clero y de los católicos; revistas y periódicos inmundos por calumniosos y pedestres:”Rumbos Nuevos”, “El Bonete”, “El Fuego”; Cartas Pastorales apócrifas, falsificación de firmas, etc., etc., todos ellos procedimientos penados hasta por nuestra elástica Constitución. ¿Y cuál ha sido el resultado efectivo?

Ya todo el mundo sabe que la manifestación de la CROM fue un vergonzoso fracaso; hasta los niños saben distinguir una hoja falsa de una verdadera; todos los innumerables esfuerzos de prensa, calumnia, hipocresía, violencia y tiranía han sido la pobre carabina de… marras.

Jesucristo, en cambio, ha convocado a los suyos, sin amenazas, sin premios terrenales, pidiéndoles inauditos sacrificios y aún la muerte misma, y Cristo como siempre, vence por amor. Las pruebas son palpables: la organización casi milagrosa de la Liga, su perseverancia en la lucha, los efectos indiscutibles del boicot, la reunión de millón y medio de firmas en un mes, la unión inquebrantable de los obispos católicos, su actitud firme, serena, inmutable, la conquista de la opinión mundial, los numerosos cables, telegramas y cartas laudatorias venidos de todo el mundo civilizado, y de modo especialísimo, ruidoso y aplastante, la manifestación grandiosa, nacional, católica de reconocimiento y adoración de Cristo Rey, verificada el día 31 de octubre pasado.

Los periódicos no han podido ser un fiel trasunto de la consoladora realidad de los hechos que presenció la nación. El día de Cristo Rey, fue de ferviente agitación y desbordante entusiasmo para todos los católicos mexicanos.

Ignoramos todavía lo que haya sucedido en los diferentes lugares de la república, pero podemos decir que en la Villa y la Basílica de Guadalupe jamás se había visto tanta gente, tanto fervor, tanto heroísmo, tanto entusiasmo y tal disciplina; ¡Ni en tiempos de la coronación! Los calculadores más benignos han dicho que desfilaron el último domingo por la Basílica, más de ciento treinta mil personas, y no han faltado quienes calculan doscientas mil, desde las cinco de la mañana hasta las 7 de la noche. En las calzadas, en las calles, en las plazas, en donde quiera el fervor popular estalló espontáneamente en plegarias, cánticos y vítores incontenibles dentro de los moldes del artículo 26, y hasta en los tranvías los peregrinos se arrodillaron a las doce del día para saludar a Cristo Rey y a su Madre Santísima.

Si esto ha acontecido en la capital, dizque abigarrada e indiferente que no aprieta en el boicot todo cuanto debiera y pudiera, ¿qué será de las “fanáticas” Guadalajara, Morelia, Zamora, Aguascalientes, San Luis Potosí, Querétaro, Guanajuato, León y demás ciudades, pueblos y ranchos?

Jesucristo por boca de la Liga, convocó al pueblo mexicano, y éste, como un solo hombre acudió rebosando de fervor, de bríos, de entusiasmo, a proclamarle y vitorearle como a su Rey, y fue tal su compostura que ciento cincuenta muchachos sin más armas que sus súplicas, bastaron para manejar ciento cincuenta mil gentes con mucho más éxito que si el gobierno hubiera mandado ciento cincuenta pelotones. La misma prensa considera maravilloso el que el día 31 no hubiera en la Villa ni una desgracia, ni siquiera una infracción del tráfico, mientras que el día 2 en Dolores abundaron los contratiempos. ¡Es el espíritu de disciplina que la liga ha comenzado a inculcar a sus soldados!

Queda pues, demostrado con evidencia cuál de los caudillos ha vencido, quién es el verdadero rey del pueblo mexicano, cuál es la opinión nacional, ¡Cristo es el Rey verdadero! ¡El legítimo soberano del pueblo mexicano! ¡A Él aclama, a Él adora, a Él pide! ¡Dios ha reinado desde la cruz! ¡Gloria sea dada ahora y siempre a Cristo Rey! ¡Católicos mexicanos: levantaos y dad paso libre a nuestro divino soberano! ¡Con Cristo Rey, todo, sin Él, nada!

La LNDLR felicita calurosamente a todos los católicos mexicanos de la república por su noble y gloriosa actitud en la grandiosa fiesta del 31 de

octubre en honor a Cristo Rey. Ha quedado evidenciada la fuerza que tiene la voluntad popular. Un “yo quiero” y no hay armas, ni una tiranía ni nada que la detengan. ¡Un esfuerzo más, un poco más de sacrificio, un poco más de disciplina y el triunfo es nuestro! ¡Adelante con el boicot!

 

Aunque la mona se vista de seda…

Hace días circula profusamente una falsa pastoral firmada por el señor Arzobispo de México y el señor “Arzobispo” de Tabasco en la que se avisa que “desde el 1º de noviembre se acaba el boicot, que en mala hora aconsejaron ciertas agrupaciones a los mencionados prelados y que sólo ha servido para desprestigiar a la Iglesia, ya que las diversiones han estado más concurridas que nunca durante el boicot”. ¡Lástima que no se fijaran los autores de ese mal urdido embuste en que anteriormente a la falsa pastoral, los ilustrísimos señores arzobispo de México y obispo de Tabasco publicaron en la prensa una verdadera pastoral, exhortando a los católicos a dedicarse a la oración y a la penitencia con más intensidad desde el 1º de octubre, fiesta de Cristo Rey hasta el 12 de diciembre, fiesta de la Virgen de Guadalupe!; y la LNDLR ha hecho circular por todas partes ésta pastoral. Por lo tanto, el episcopado no nos exhorta al esparcimiento, sino a la penitencia, ni podría ser de otra manera, porque aun suponiendo que el boicot no sirviera para forzar al gobierno a ceder, serviría sin duda para aplacar a la Divina Providencia ofendida por nuestras culpas. Si humanamente estamos perdidos, esa no es razón para divertirnos, sino para instar en la oración y en la penitencia, con la seguridad de que el Dios todopoderoso sabrá y querrá hacer un milagro para salvarnos. La mona se vistió de seda, y, ataviada con ésta seda clerical de que tanto se abomina, lanzó su falsa pastoral, con lo que se demostró que todavía son respetados los hábitos clericales, y que todavía tiene influencia el nombre del ilustrísimo señor arzobispo, puesto que se suplantó su firma. Pero la pobre mona se quedó… porque hizo ver que el boicot le escuece. Y si no, si por el contrario el boicot sólo sirve de desprestigio a la Iglesia como ellos dicen, ¿por qué no fingieron mejor una pastoral en su apoyo del boicot para acabar de hundir a la Iglesia?

El ridículo boicot ya no sirve, pero un diputado en las Cámaras dijo: “Nosotros creemos que esto que llamamos ridículo boicot, es algo más serio y trascendental, porque empiezan por restringir el consumo, porque saben que restringiéndolo afectan directamente a las fuentes de producción” (“Diario de los Debates”, 22 de septiembre de 1926).

Los cines, especialmente los domingos, siguen pletóricos de católicos, quienes lo único que hacen es cambiar hipócritamente de rumbo para no ser conocidos. Que hable los números:

 

 

 

Entradas diarias

antes del boicot

1ª semana de

agosto

4ª semana de

agosto

23, 24 domingo

25 y 26 de octubre

 

Alcázar

 

800.00

 

244.00

 

410.00

 

Cerrado

Majestic

800.00

189.00

200.00

Cerrado

Lux

900.00

180.00

$ (¿?)

891

Parisiana

800.00

129.00

$ (¿?)

Cerrado

Royal

750.00

224.00

425

386

 

 

Los días 23, 24, 25 y 26 de octubre funcionaron en la ciudad 30 cines. Promedios: Día 23, 306 pesos; día 24, 1,091 pesos; día 26, 227 pesos. Promedio total: 454 pesos. Se han cerrado quince cines y tres teatros. Dicen que no por el boicot, sino por culpa de la CROM. ¡Muchas gracias pues, a la CROM!

El concurso del día 24 se debió, además de ser domingo, a que en esa fecha se exhibió la película “Ben Hur”. Resumiendo: varios cines se han cerrado y los demás se encuentran como la 4ª semana de agosto, es decir, a la mitad de sus entradas. Y falta demostrar que precisamente los católicos y los buenos católicos, son los que acuden a ellos. Lo único cierto es que ha reaccionado la concurrencia de los domingos, pero a última hora nos informa la prensa de que tal vez pronto se cierren todos los cines.

El nefando Teatro Iris “está cada día más concurrido por católicos que van a contemplar mujeres desnudas”… y sin embargo el Kiss-Me, con todo y el apoyo oficial, fue un fracaso.

El comercio está boyante, pero las casas que venden artículos de gran lujo, como joyerías, han disminuido sus ventas en un 60%, las de relativo lujo, como perfumerías, un 50%, las de artículos necesarios como todo el ramo de hilados y tejidos, un 30 a 40% en el menudeo, y un 70% en el mayoreo, y en éste ramo tienen estancada mercancía por valor de 20,060.pesos, de modo que una convención de industriales estudia actualmente la manera de disminuir los días en que trabajen las fábricas, o el número de turnos de operarios.

El movimiento ferrocarrilero en carga, fletes y pasajes ha bajado mucho. Viaje a habido en que uno de los coches ha traído tres pasajeros de Laredo, lo cual explica la alarma de los dueños de hoteles de que nos habló también la prensa.

Juzgue el lector del resultado de la intensificación del boicot iniciada el 12 de noviembre. En éste tiempo nuestros agentes visitaron en el primer cuadro de la ciudad, entre la plaza de la Constitución y San Juan de Letrán, Tacuba y Capuchinas, 144 casas comerciales. Cada casa fue visitada 8 veces, haciéndose las visitas a las 12 am. Y a las 6 pm. Por tanto, el número de visitas fue 1152. Pues bien, el total de compradores en cada casa a las horas de mayor concurso, fue de tres personas. Con ocasión de las posadas, ha aumentado el concurso de compradores.

El boicot no ha terminado ni terminará sino con el triunfo de la causa. ¡Adelante, católicos!

La acción del boicot ha llegado ya al gobierno, quien paga aun con puntualidad el material de guerra, pero desde hace al menos tres semanas, da abonos a pedidos para vestuario del ejército, aplaza simplemente los pagos a muchos comerciantes y rebaja sueldos a sus empleados amén de la disminución de entradas en las aduanas.

Por lo visto no se compensa con las multas y fianzas que, sólo en la capital, suman ya muchos miles de pesos.

No merecen contestación los apuros en que se supone al episcopado porque se han vuelto contra la Iglesia los peluqueros, boleros, vendedores de refrescos y paletas… porque los comerciantes vendieron a fines de julio donas viejas, con ocasión de los muchos matrimonios,… porque las damas católicas ya no pagan sus cuentas a las pobres modistas,… porque los ricos oyen misa desde sus lechos,…porque estuvieron concurridísimas las fiestas patrias. (¿Como la manifestación de la CROM o como la fiesta de Cristo Rey?)… porque está pletórico de gente el maldecido (¿Y por qué “maldecido”?) frontón… y otras sandeces por el estilo. Aunque la mona se vista de seda…

Lo que sí merece consignarse, es nuestro agradecimiento a los fariseos por la merecida reprimenda que dan a todos los católicos y que nosotros recogemos para transmitirla sólo a los católicos tibios y apáticos. A ver si acaso por vergüenza se enmiendan y la falsa pastoral sirve para dar nueva fuerza al boicot.

Del enemigo el consejo. Si quieren los enemigos de la Iglesia hundirla para siempre, falsifiquen otra pastoral recomendando el boicot que tanto la desprestigia, Y si juzgan que el pueblo ya ha abierto los ojos y no hace caso de los obispos, podrían firmar esa pastoral el señor general Calles… secretario el señor general don José Álvarez, el líder de la CROM y futuro papa de la Iglesia cismática, señor Morones, el antiguo congregante señor Romeo Ortega y el “coco” de las mujeres, señor general Cruz. Lo que no deben hacer es fingir otra pastoral condenando el boicot, porque les sale el tiro por la culata. ¡Adelante con el boicot!

En la misma prensa diaria se propagan las noticias falsas, o equivocadas. Una de ellas publicó el otro día el “Universal”, mutilando unas declaraciones del episcopado. Con ocasión de los levantamientos recientes decía el episcopado -que la rebelión contra la autoridad contra la autoridad legítima es mala, que en ciertos casos la defensa armada es lícita cuando están agotados los demás recursos- que el episcopado no había dicho ni diría si ya estamos en ese caso en México, y sería ajeno a cualquier acción de los católicos que en todo caso obraban por cuenta propia- y que el responsable de la lucha sería el gobierno que hostiga a los católicos. Pues bien, el “Universal” sólo dijo que la rebelión es lícita.

Tenemos noticias que el gobierno piensa hacer una propaganda con hojas apócrifas que llevarán hasta el sello de la Liga. Para distinguir éstas hojas falsas de las buenas: No haga caso de las hojas que le repartan de los agentes de gobernación ni los empleados del Palacio Nacional. Sólo es buena la propaganda que reciba por conducto de su agente. Toda hoja que tienda a cambiar el sistema establecido, es apócrifa.

Volver Atrás