Manual de Funciones

Abrir Manual de funciones



EL VICARIO EPISCOPAL DE PASTORAL

1.- FUNCION

La vicaría episcopal de pastoral es el organismo oficial del obispo para promover, animar y coordinar la pastoral integral y orgánica en la diócesis; es la presencia vicaria del obispo en el campo pastoral. Toca a la vicaría de pastoral promover, animar y coordinar las tareas comunes de pastoral en la diócesis, y ofrecer los apoyos adecuados a las zonas pastorales a través de las comisiones diocesanas y otros servicios. Explicitamos algunas tareas de su función.

Promover la pastoral integral y orgánica comporta, entre otras tareas:

1) Recoger la realidad diocesana y analizarla pastoralmente; 2) Detectar los vacíos de nuestra pastoral en los diferentes niveles, ambientes y servicios: agentes de pastoral, estructuras, tareas fundamentales, recursos, destinatarios priorita-rios; 3) Proponer caminos para responder a los vacíos concretos detectados en los diferentes niveles, ambientes y servicios pastorales. Animar la pastoral en la diócesis comporta:

1)Mantener informado al obispo sobre la realidad pastoral y los requerimientos importantes que ésta va exigiendo; 2) Asegurar la información pastoral oportuna en los diferentes niveles y responsabilidades pastorales; 3) Cuidar y programar la capacitación específica de los responsables de las diferentes instancias y servicios pastorales; 4) Implementar y fortalecer el proceso pastoral con las orientaciones que va dando el magisterio y con las aportaciones de acontecimientos eclesiales supradiocesanos; 5) Vigilar que no falten los recursos necesarios y estímulos adecuados a los responsables de las instancias y servicios pastorales.

Coordinar la acción pastoral pide: 1) Vigilar que todas las instancias y servicios diocesanos de pastoral realicen fielmente su encomienda apoyando, directa o indirectamente, la misión de la parroquia; 2) Instrumentar la aplicación del plan diocesano de pastoral con la programación anual en las diferentes instancias y organismos de pastoral; 3) Realizar encuentros periódicos con los coordinadores de comisiones y asesores para asegurar los criterios comunes, propiciar la interrelación y apoyo mutuo; 4) Buscar caminos para promover la unidad de criterios y la complementación en los diferentes centros e instituciones de formación pastoral; 5) Preparar la realización de las jornadas o asambleas diocesanas de pastoral, en coordinación con los vicarios episcopales.

2-ESTRUCTURA


Dependen directamente de esta vicaría las comisiones diocesanas con sus secciones, el instituto diocesano de pastoral, el centro diocesano de pastoral y la librería; la comisión de formación integral del presbiterio, la de pastoral de religiosos y la de pastoral del seminario serán coordinadas por la vicaría de pastoral sólo en las tareas comunes; es también de su competencia convocar a los vicarios episcopales en vistas a coordinar las tareas comunes y precisar los apoyos pastorales a las zonas.

Al frente de la vicaría de pastoral está el obispo auxiliar vicario episcopal de pastoral; él nombrará un secretario ejecutivo y otros miembros que juzgue conveniente para responder a su cometido. Para que la vicaría pastoral pueda realizar su función de manera efectiva se requiere la integración de un equipo que dé 4^ cause a los acuerdos tomados, que trabaje los proyectos que se vayan presentando y cuide que se cumplan las funciones señaladas.

3.- LAS COMISIONES DIOCESANAS


Nuestra diócesis realiza su tarea evangelizadora principalmente por la acción de las parroquias, decanatos y zonas pastorales (pastoral territorial); pero el obispo se siente interpelado por realidades que piden apoyos y servicios especiales en amplios sectores o en toda la diócesis. Llamamos pastoral funcional a estos apoyos y servicios pastorales que se llevan a cabo, principalmente, por medio de las comisiones diocesanas; por esto las comisiones diocesanas van surgiendo como respuesta a las necesidades concretas según lo van permitiendo los recursos.

Comisión diocesana. Apoya y anima, en la diócesis, la pastoral integral y orgánica desde una tarea fundamental (pastoral profética, litúrgica y social) o desde un sector del pueblo de Dios (sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos); coordina y programa los apoyos que se requieren en las diferentes zonas pastorales; coordina y anima sus secciones y equipos.

Sección. La sección es parte integrante de una comisión diocesana; ofrece los apoyos concretos en un aspecto o campo de la tarea encomendada a la comisión; solo como ejemplo, catequesis dentro de la pastoral profética, pastoral familiar dentro de la comisión de laicos; coordina y anima equipos necesarios para hacer llegar los apoyos que requiere la pastoral territorial. Las secciones de la comisión de laicos agrupan un determinado número de movimientos y asociaciones; los diferentes movimientos y asociaciones encuentran en estas secciones el espacio adecuado para cuidar y alimentar su carisma, para asegurar una presencia evangelizadora integrados a la Iglesia diocesana.

3.1-TAREAS DE LAS COMISIONES

Las comisiones, con sus secciones tienen tres tareas globales:

1) Apoyar a las parroquias, a través de su zona y decanato, en la realización de la pastoral integral y de conjunto.

Estos apoyos se expresan en servicios de material adecuado (catecismos, fichas, guías, bibliografía fundamental), formación de agentes, animación, espiritualidad, organización, etc. El apoyar y animar pide también el servicio evangélico de señalar los vacíos, la falta de jerarquización y de integralidad en la manera concreta de realizar la tarea evangelizadora.

Toca a las comisiones diocesanas programar los apoyos teniendo siempre en cuenta las necesidades prioritarias de la pastoral territorial y siguiendo el plan diocesano de pastoral. Por lo tanto, no toca a las comisiones hacer programas concretos para que los realicen las parroquias y decanatos. La responsabilidad de realizar una evangelización integral y de conjunto, en su respectivo territorio, es de los párrocos, decanos y vicarios episcopales; toca a ellos hacer sus programas de acuerdo a las directrices diocesanas y solicitar a las comisiones los apoyos necesarios.

2) Promover la evangelización de ambientes a donde la pastoral territorial no está llegando o llega de manera ocasional o débil, por ejemplo, el ambiente de trabajo (empresarios, obreros, organización laboral), el ambiente hospitalario (enfermos, médicos, enfermeras), el universitario (estudiantes, maestros), el militar, el del deporte, etc. La presencia evangelizadora de la Iglesia en los ambientes será cada vez más necesaria y exigente, sobre todo en la ciudad; la evangelización en estos espacios es importante para la madurez de la fe, exige una sensibilización que estimule el compromiso apostólico y la presencia misionera.

Toca a las comisiones, en conjunto, discernir sobre los ambientes más apremiantes que requieren una presencia evangelizadora, buscar caminos para iniciar o fortalecer la acción pastoral y la capacitación de agentes en dichos ambientes.

3) Asegurar los recursos necesarios y ambiente propicio al interior de la comisión. Esto comporta fomentar la espiritualidad, el sentido eclesial y la conciencia diocesana en todos sus miembros; cuidar su formación específica y la formación permanente; estimular la participación de religiosos, religiosas y laicos en sus equipos.

Esto pide también elaborar, en equipo, la programación anual y darla a conocer una vez aprobada por el vicario episcopal de pastoral; impulsar la relación y mutuo apoyo entre las diferentes secciones de la comisión y con las demás comisiones; participar responsablemente en las tareas comunes y encuentros de coordi-nación programados por la vicaría de pastoral; mantener informado al vicario episcopal de pastoral sobre la marcha ordinaria de su comisión.

La comisión de laicos, a través de sus secciones, cuidará que todos los movimientos y asociaciones actualicen sus estatutos y los presenten al obispo para su aprobación, que sus programas anuales aseguren la vivencia de su carisma integrada a la vida diocesana y que todos cuenten con un asesor nombrado por el obispo.

3.2- RESPONSABLES


Para una mayor claridad y unidad, las responsabilidades en la pastoral funcional serán de coordinador, asesor, miembro de comisión o de sección. El coordinador es el responsable directo y cabeza de una comisión o sección; el asesor es el sacerdote representante del obispo ante un organismo de la comisión de laicos: comisión, sección, movimiento, asociación.

Para estimular la participación, corresposabilidad y una mayor vitalidad, las responsabilidades en la pastoral funcional serán, ordinariamente, para un período de tres años. Al terminar su período, los coordinadores de las comisiones y los de las secciones presentarán al obispo, por escrito, una evaluación con las sugeren-cias que consideren y pertinentes.

En bien de la continuidad, el vicario episcopal de pastoral, o su representante, cuidará que, en su presencia el coordinador saliente de la comisión o sección entregue la administración (inventario, programas, recursos) al coordinador que inicia; dejará constancia de dicho acto.
Felicidades a nuestros Sacerdotes

Lectura de día



Lectura del lunes,
18 de diciembre de 2017

Agenda Litúrgica



Agenda litúrgica 2017-2018 en PDF

Visitas de la Virgen



Ver más...

CEM



Conferencia del Episcopado Mexicano

Circulares y Comunicados

36.Cir.Promoción Vocacional 2017-2018
37.Cir.Asamblea Bíblica Diocesana
38.Cir.Escuelas Bíblicas Parroquiales
39.Cir. DOMUND

Ingresos Diocesanos

Ingresos Diocesanos

Horario de Misas



Entra ahora para ver el horario de misas...

Eventos



Ver más...

Ministros Extraordinarios



Ingresa...


Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2017 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by Powered by paxomnis