Recibe nuestras Publicaciones

Documentos Diocesanos

Circulares

ENERO - FEBRERO
RIP Miguel Plascencia Pbro
DOMINGO DE LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA MISIONERA
RIP Jacinto Chávez Gutiérrez Pbro
DIA DEL SEMINARIO 2014 General
DIA DEL SEMINARIO 2014 Nochistlán

MARZO - ABRIL
RIP Roberto Zepeda Haro Pbro
Recomendaciones Pastorales para la Semana Santa
RIP Juan Mora Ric
RIP Pedro Gonález Romo Pbro
Semana de Cáritas
Peregrinación a la Basílica de Guadalupe
RIP Fernando Navarro Escoto Pbro
RIP Amado Orozco Ruiz Pbro
Día del Seminario Santos Mártires

MAYO - JUNIO
Jornada Mundial de las Comunicaciones
Catequesis
Visita Anual de Ntra. Sra. de Zapopan
Corpus Christi
Óbolo de San Pedro

JULIO - AGOSTO
Desconocimiento de las Apariciones de la Virgen María
a la Srita. Pierina Gilli, sobre la Rosa Mística

Promoción Vocacional
JORNADA DEL CLERO NATIVO
Niños Migrantes
Denuncia de Falso Obispo
Septiembre, Mes de la Biblia
Domingo Mundial de las Misiones: “Domund”.
XII Asamblea Diocesana de Pastoral Bíblica
RIP D. José Luis Iguíñiz Hernández

SEPTIEMBRE - OCTUBRE
Campaña de Acopio Baja California 2014
XXVI Jornada por la Pureza
RIP Adrián Jiménez Prado Pbro.
Circular Peregrinación a Cristo Rey
Taller de Contacto Ciudadano en Prevención del Delito

NOVIEMBRE - DICIEMBRE
Circular Peregrinación a Cristo Rey
Beatos Mártires
Cooperación Diocesana
RIP Excmo. Sr. Obispo J. Refugio Mercado Díaz
Festival Internacional de Cine Tercer Milenio
RIP Felipe Buz Santoyo Pbro.
RIP David Campos
Proceso Juvenil Vocacional
Jornada de Oración por la Paz en México
Días de vacación de la Curia Diocesana 2015
Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos
Bicentenario del Nacimiento de Don Pedro Loza y Pardavé
Jubileo por el Centenario del Martirio de San David Galván Bermúdez


Circulares

ENERO - MARZO
Domingo de la Infancia y Adolescencia Misionera
RIP D. José Luis Esqueda García
Semana de Cáritas Diocesana
Peregrinación Diocesana
Recomendaciones Pastorales para
la Semana Santa

Colecta Nacional: Universidad Pontificia de México
RIP D. Mariano de Jesús Jiménez Gutiérrez
52ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

ABRIL - MAYO
RIP D. Juan Carlos Cabrera Becerra
Collecta Pro Terra Sancta
XLIX Jornada Mundial de
las Comunicaciones Sociales

Visita Anual de Nuestra Señora de Zapopan
Día de la Catequesis:
SEDEC, 100 años de Servicio

RIP D. Leonardo Sandoval Rodríguez
RIP D. Miguel Fernández Vidales
RIP D. J. Jesús Hernández Aldrete

JUNIO - JULIO
Celebración del Corpus Christi Diocesano
Colecta: Óbolo de San Pedro
Peregrinación de Nuestra Señora de Zapopan a Chapala
Jesucristo ayer, hoy y siempre
Jornada del clero nativo
RIP Guadalupe Camarena Lozano
RIP D. Amador Martínez Pérez
Septiembre, Mes de la Biblia
VI Congreso Eucarístico Nacional
RIP D. Olegario Íñiguez Becerra
Promoción Vocacional
Campaña de Acopio 2015 del BRED
XIII Asamblea de Pastoral Bíblica

AGOSTO-SEPTIEMBRE
RIP D. Severo Ávila Gómez
RIP D. José Gracián Ordaz
RIP D. Claudio Vela Sánchez
RIP D. José Luis Briseño Pérez

OCTUBRE-NOVIEMBRE
Romería de Nuestra Señora de Zapopan
Domingo Mundial de las Misiones
Peregrinación Diocesana a la Montaña de Cristo Rey
Peregrinación al Santuario de los Mártires

DICIEMBRE
Cooperación ciudadana
Aportación para la Mutual, la Comisión para la Asistencia Sacerdotal, y para el Boletín Eclesiástico
Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos
Apagón Analógico


Circulares

2016
1.Cir. Colecta Visita del Papa
2.Cir. Proceso Juvenil
3.Cir. Colecta de la UPM
4.Cir. DOMINF
5.Cir. RIP Héctor Manuel Sandoval Castro Pbro.
6.Cir. RIP Ignacio Gracián Ordaz Pbro.
7.Cir. Peregrinación a la Basílica de Guadalupe
8.Cir. Recomendaciones Pastorales para Semana Santa
9.Cir. RIP Mons. J. Guadalupe Ramiro Valdés Sánchez
10.Cir. RIP Enrique Bustos Pbro
11.Cir. 53ª Jornada de Oración por las Vocaciones
12.Cir. Colecta Pro Terra Santa
13.Cir. Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales
14.Cir. Seminario Diocesano de Señor San José
15.Cir. Visita Anual de Nuestra Señora de Zapopan
16.Cir. Día de la Catequesis
17.Cir. Celebración del Corpus Christi Diocesano
18.Cir. RIP Antonio Luna Cid Pbro.
19.Cir. RIP Salvador Mora Medina Pbro.
20.Cir. Fiesta Litúrgica y Celebración Popular de los Santos
21.Cir. RIP Ilmo. Mons. D. Salvador Tello Robles
22.Cir. RIP Rafael Nuño López Pbro
23.Cir. RIP Alfredo Vázquez Raigosa Pbro
24.Cir. Óbolo de San Pedro
25.Cir. Visita de Ntra. Sra. de Zapopan a Chapala
26.Cir. Campaña de Acopio del BRED
27.Cir. Jornada por las Vocaciones Nativas
28.Cir. Sobre la Jubilación de los Sacerdotes
29.Cir. RIP Efrén Mascorro Delgado Pbro
30.Cir. Septiembre Mes de la Biblia
31.Cir. XIV Asamblea Diocesana Biblica
32.Cir. Ciclo Promoción Vocacional
33.Cir. La Casa de Misericordia
34.Cir. RIP D. Antonio Sandoval Ramírez
35.Cir. RIP D. José Jesús Limón López
36.Cir. RIP D. Vicente Cortés Ávila
37.Cir. Domund
38.Cir. Tricentenario de la Consagración de la Catedral Metropolitana de Guadalajara
39.Cir. Peregrinación a Cristo Rey
40.Cir. Beatos Mártires
41.Cir. IV Congreso Teológico
42.Cir. XXVIII Jornada Diocesana de Oración
43.Cir. Clausura del Año de la Misericordia
44.Cir. Cooperación Diocesana
45.Cir. Cuotas MUTUAL y CAS 2017
46.Cir. Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos
47.Cir. RIP Fidel Miramontes Ramírez Pbro
48.Cir. RIP Rafael Martínez Sainz Obispo

Circulares

2017
1.Cir. RIP Jesús González Zedeño
2.Cir. RIP Andrés Rodríguez Zapién
3.Cir. Semana de Caritas Dioscesana
4.Cir. Domingo Mundial de la Infacia y Adolescencia Misionera
5.Cir. Proceso Juvenil - Vocacional
6.Cir. Sobre los Restos Humano
7.Cir. RIP Florencio Villaseñor García Pbro
8.Cir. RIP José Manuel Díaz Ruelas Pbro
9.Cir. RIP Francisco Águila Ochoa Pbro
10.Cir. Disposiciones Pastorales
11.Cir. RIP Jorge Ibarra Cervantes Pbro
12.Cir. Jornada de Oración por las Vocaciones
13.Cir. RIP Adolfo de la Cruz Frías
14.Cir. RIP Candelario Trejo Roa
15.Cir. Visita anual de nuestra señora de Zapopan
16.Cir. Peregrinación diocesana a la basílica de nuestra señora de Guadalupe
17.Cir. RIP Jesús Martínez Orozco Pbro
18.Cir. RIP Cruz Alejandro Orozco Raygoza Pbro
19.Cir. Día de la Catequesis
20.Cir. Jornada de las Comunicaciones Sociales
21.Cir. San Cristóbal Magallanes y Compañeros
22.Cir. Corpus Christi Diocesano
23.Cir. Óbolo de San Pedro
24.Cir. Colecta Misioneros de Guadalupe
25.Cir. Colecta de la UPM
26.Cir. Visita de Nuestra Señora de Zapopan a Chapala
27.Cir. RIP Carlos Rodríguez Ibarra Pbro
28.Cir. RIP M.I. Sr. Cango. Antonio González Cornejo
29.Cir. 225 Aniversario de Fray Antonio Alcalde
30.Cir. RIP Jaime Parga Íñiguez Pbro
31.Cir. Jornada del Clero Nativo
32.Cir. RIP Francisco Sánchez Martínez Pbro
33.Cir. RIP Roberto Casillas Casillas Pbro
34.Cir.Campaña de Acopio del BRED
35.Cir.Sobre la Pastoral Juvenil
36.Cir.Promoción Vocacional 2017-2018
37.Cir.Asamblea Bíblica Diocesana
38.Cir.Escuelas Bíblicas Parroquiales


 

Circular 11/2015

XLIX Jornada Mundial De Las Comunicaciones Sociales

A toda la Comunidad Diocesana.

Los saludo fraternalmente y deseo que su amor a Jesucristo Resucitado siga creciendo y fortalezca su llamado a la santidad.

            Me dirijo a ustedes para invitarles a celebrar la Jornada Mundial de las Comunicaciones, el domingo 17 de mayo, Solemnidad de la Ascensión del Señor. Con el lema: Comunicar la familia: ambiente privilegiado del encuentro en la gratuidad del amor.

            De esta forma, como indica el Santo Padre en su Mensaje: “Lo que nos hace entender en la familia lo que es la comunicación como descubrimiento y construcción de proximidad, es la capacidad de abrazarse, sostenerse, acompañarse, descifrar las miradas y los silencios, reír y llorar juntos, entre personas que no se han elegido y que, sin embargo, son tan importantes las unas para las otras. (S.S. FRANCISCO, Mensaje para la XLIX Jornada de las Comunicaciones Sociales, 23 de Enero de 2015).

La Arquidiócesis de Guadalajara cuenta con una Pastoral de la Comunicación organizada a través del Centro Católico de Comunicaciones (CCC), bajo la coordinación del Pbro. Antonio Gutiérrez Montaño y un grupo de colaboradores, sacerdotes y laicos, que han proyectado un sistema de Evangelización e información que aporta vías de Comunión y comunicación. En los medios impresos, como el Semanario, el Misal mensual, la Hojita Parroquial y el Amiguito; y en los medios audio visuales, como El Centro Arquidiocesano de Producción Televisiva y Audiovisual (CAPTA), El Sistema de Información de la Arquidiócesis de Guadalajara (SIAG), ArquiRadio GDL, entre otros, apoyados por algunas instancias necesarias para difusión y enlace como la Mensajería Tercer Milenio, han hecho posible que la Iglesia de Guadalajara se exprese en los nuevos areópagos de la aldea global.

            Asimismo, he dado instrucciones para que el Arzobispado de Guadalajara, en respuesta a la visión de la Nueva Evangelización de “Anunciar a Jesucristo y su Evangelio en un lenguaje comprensible, testimonial y significativo a los hombres y mujeres de hoy”, (6ª Línea de Acción del VI Plan Diocesano), despliegue una red de mensajes televisivos, con carácter institucional, llamada Arzobispado TV, tratando de llegar a los fieles de nuestra Arquidiócesis por medio de mensajes audiovisuales en las parroquias, notarías y atrios, a fin de establecer una comunicación más estrecha con los que pasan cerca de los templos, invitándolos a reflexionar por un par de minutos en palabras e imágenes desde la fe, a fin de “adelantarse, tomar la iniciativa, salir al encuentro” (EG 24).

Asimismo les recuerdo que sigue en funciones el correo electrónico para los Sacerdotes y para las Comunidades Religiosas, donde pueden consultar, de manera personal, las Circulares y Comunicados, lo que facilita el archivar digitalmente estos documentos de especial importancia y abreviar los tiempos de recepción.

El desafío que hoy se nos propone no es simplemente a producir y consumir información. La información es importante pero no basta, porque es necesario que tenga un sentido y dirección correcta, somos responsables no sólo de lo vemos, sino también de lo que hacemos ver y enseñamos a las nuevas generaciones.

 

El Mensaje de la XLIX Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales se completa con una referencia y explicación del episodio evangélico de la visita de María a Isabel (cfr. Lc 1,39-56). «En cuanto Isabel oyó el saludo de María, la criatura saltó en su vientre, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó a voz en grito: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!”» (vv. 41-42). El texto completo, junto con otros subsidios, los recibirán en sus comunidades, a fin de aprovecharlos pastoralmente  en el momento de la homilía y de la Oración de los Fieles.

Que el Espíritu de Dios nos ilumine siempre, para que podamos ser verdaderamente mensajeros y testigos del Evangelio, y que María, Madre de Dios y nuestra, los acompañe siempre en el servicio generoso que realizan. Pido, especialmente, en atención a las características particulares del contenido del Mensaje para este año, que se organicen diferentes iniciativas, especialmente dirigidas a ofrecer un espacio creativo y de escucha a los jóvenes de nuestra parroquia.

Encomiendo a Jesucristo, comunicador vivo y eficaz del Padre, el éxito de esta Jornada, y le pido que bendiga a quienes la promueven.

Guadalajara, Jal., a 23 de abril de 2015

+ José Francisco Card. Robles Ortega

   Arzobispo de Guadalajara

 

  Javier Magdaleno Cueva Pbro.

            Secretario Canciller

Prot. A1707/2015

 

Comunicar la familia:

ambiente privilegiado del encuentro en la gratuidad del amor

 

 El tema de la familia está en el centro de una profunda reflexión eclesial y de un proceso sinodal que prevé dos sínodos, uno extraordinario –apenas celebrado– y otro ordinario, convocado para el próximo mes de octubre. En este contexto, he considerado oportuno que el tema de la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales tuviera como punto de referencia la familia. En efecto, la familia es el primer lugar donde aprendemos a comunicar. Volver a este momento originario nos puede ayudar, tanto a comunicar de modo más auténtico y humano, como a observar la familia desde un nuevo punto de vista.

Podemos dejarnos inspirar por el episodio evangélico de la visita de María a Isabel (cf. Lc 1,39-56). «En cuanto Isabel oyó el saludo de María, la criatura saltó en su vientre, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó a voz en grito: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!”» (vv. 41-42).

Este episodio nos muestra ante todo la comunicación como un diálogo que se entrelaza con el lenguaje del cuerpo. En efecto, la primera respuesta al saludo de María la da el niño saltando gozosamente en el vientre de Isabel. Exultar por la alegría del encuentro es, en cierto sentido, el arquetipo y el símbolo de cualquier otra comunicación que aprendemos incluso antes de venir al mundo. El seno materno que nos acoge es la primera «escuela» de comunicación, hecha de escucha y de contacto corpóreo, donde comenzamos a familiarizarnos con el mundo externo en un ambiente protegido y con el sonido tranquilizador del palpitar del corazón de la mamá. Este encuentro entre dos seres a la vez tan íntimos, aunque todavía tan extraños uno de otro, es un encuentro lleno de promesas, es nuestra primera experiencia de comunicación. Y es una experiencia que nos acomuna a todos, porque todos nosotros hemos nacido de una madre.

Después de llegar al mundo, permanecemos en un «seno», que es la familia. Un seno hecho de personas diversas en relación; la familia es el «lugar donde se aprende a convivir en la diferencia» (Exort. ap. Evangelii gaudium, 66): diferencias de géneros y de generaciones, que comunican antes que nada porque se acogen mutuamente, porque entre ellos existe un vínculo. Y cuanto más amplio es el abanico de estas relaciones y más diversas son las edades, más rico es nuestro ambiente de vida. Es el vínculo el que fundamenta la palabra, que a su vez fortalece el vínculo. Nosotros no inventamos las palabras: las podemos usar porque las hemos recibido. En la familia se aprende a hablar la lengua materna, es decir, la lengua de nuestros antepasados (cf. 2 M 7,25.27). En la familia se percibe que otros nos han precedido, y nos han puesto en condiciones de existir y de poder, también nosotros, generar vida y hacer algo bueno y hermoso. Podemos dar porque hemos recibido, y este círculo virtuoso está en el corazón de la capacidad de la familia de comunicarse y de comunicar; y, más en general, es el paradigma de toda comunicación.

La experiencia del vínculo que nos «precede» hace que la familia sea también el contexto en el que se transmite esa forma fundamental de comunicación que es la oración. Cuando la mamá y el papá acuestan para dormir a sus niños recién nacidos, a menudo los confían a Dios para que vele por ellos; y cuando los niños son un poco más mayores, recitan junto a ellos oraciones simples, recordando con afecto a otras personas: a los abuelos y otros familiares, a los enfermos y los que sufren, a todos aquellos que más necesitan de la ayuda de Dios. Así, la mayor parte de nosotros ha aprendido en la familia la dimensión religiosa de la comunicación, que en el cristianismo está impregnada de amor, el amor de Dios que se nos da y que nosotros ofrecemos a los demás.

Lo que nos hace entender en la familia lo que es verdaderamente la comunicación como descubrimiento y construcción de proximidad es la capacidad de abrazarse, sostenerse, acompañarse, descifrar las miradas y los silencios, reír y llorar juntos, entre personas que no se han elegido y que, sin embargo, son tan importantes las unas para las otras. Reducir las distancias, saliendo los unos al encuentro de los otros y acogiéndose, es motivo de gratitud y alegría: del saludo de María y del salto del niño brota la bendición de Isabel, a la que sigue el bellísimo canto del Magnificat, en el que María alaba el plan de amor de Dios sobre ella y su pueblo. De un «sí» pronunciado con fe, surgen consecuencias que van mucho más allá de nosotros mismos y se expanden por el mundo. «Visitar» comporta abrir las puertas, no encerrarse en uno mismo, salir, ir hacia el otro. También la familia está viva si respira abriéndose más allá de sí misma, y las familias que hacen esto pueden comunicar su mensaje de vida y de comunión, pueden dar consuelo y esperanza a las familias más heridas, y hacer crecer la Iglesia misma, que es familia de familias.

La familia es, más que ningún otro, el lugar en el que, viviendo juntos la cotidianidad, se experimentan los límites propios y ajenos, los pequeños y grandes problemas de la convivencia, del ponerse de acuerdo. No existe la familia perfecta, pero no hay que tener miedo a la imperfección, a la fragilidad, ni siquiera a los conflictos; hay que aprender a afrontarlos de manera constructiva. Por eso, la familia en la que, con los propios límites y pecados, todos se quieren, se convierte en una escuela de perdón. El perdón es una dinámica de comunicación: una comunicación que se desgasta, se rompe y que, mediante el arrepentimiento expresado y acogido, se puede reanudar y acrecentar. Un niño que aprende en la familia a escuchar a los demás, a hablar de modo respetuoso, expresando su propio punto de vista sin negar el de los demás, será un constructor de diálogo y reconciliación en la sociedad.

A propósito de límites y comunicación, tienen mucho que enseñarnos las familias con hijos afectados por una o más discapacidades. El déficit en el movimiento, los sentidos o el intelecto supone siempre una tentación de encerrarse; pero puede convertirse, gracias al amor de los padres, de los hermanos y de otras personas amigas, en un estímulo para abrirse, compartir, comunicar de modo inclusivo; y puede ayudar a la escuela, la parroquia, las asociaciones, a que sean más acogedoras con todos, a que no excluyan a nadie.

Además, en un mundo donde tan a menudo se maldice, se habla mal, se siembra cizaña, se contamina nuestro ambiente humano con las habladurías, la familia puede ser una escuela de comunicación como bendición. Y esto también allí donde parece que prevalece inevitablemente el odio y la violencia, cuando las familias están separadas entre ellas por muros de piedra o por los muros no menos impenetrables del prejuicio y del resentimiento, cuando parece que hay buenas razones para decir «ahora basta»; el único modo para romper la espiral del mal, para testimoniar que el bien es siempre posible, para educar a los hijos en la fraternidad, es en realidad bendecir en lugar de maldecir, visitar en vez de rechazar, acoger en lugar de combatir.

Hoy, los medios de comunicación más modernos, que son irrenunciables sobre todo para los más jóvenes, pueden tanto obstaculizar como ayudar a la comunicación en la familia y entre familias. La pueden obstaculizar si se convierten en un modo de sustraerse a la escucha, de aislarse de la presencia de los otros, de saturar cualquier momento de silencio y de espera, olvidando que «el silencio es parte integrante de la comunicación y sin él no existen palabras con densidad de contenido» (Benedicto XVI, Mensaje para la XLVI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 24 enero 2012). La pueden favorecer si ayudan a contar y compartir, a permanecer en contacto con quienes están lejos, a agradecer y a pedir perdón, a hacer posible una y otra vez el encuentro. Redescubriendo cotidianamente este centro vital que es el encuentro, este «inicio vivo», sabremos orientar nuestra relación con las tecnologías, en lugar de ser guiados por ellas. También en este campo, los padres son los primeros educadores. Pero no hay que dejarlos solos; la comunidad cristiana está llamada a ayudarles para vivir en el mundo de la comunicación según los criterios de la dignidad de la persona humana y del bien común.

El desafío que hoy se nos propone es, por tanto, volver a aprender a narrar, no simplemente a producir y consumir información. Esta es la dirección hacia la que nos empujan los potentes y valiosos medios de la comunicación contemporánea. La información es importante pero no basta, porque a menudo simplifica, contrapone las diferencias y las visiones distintas, invitando a ponerse de una u otra parte, en lugar de favorecer una visión de conjunto.

La familia, en conclusión, no es un campo en el que se comunican opiniones, o un terreno en el que se combaten batallas ideológicas, sino un ambiente en el que se aprende a comunicar en la proximidad y un sujeto que comunica, una «comunidad comunicante». Una comunidad que sabe acompañar, festejar y fructificar. En este sentido, es posible restablecer una mirada capaz de reconocer que la familia sigue siendo un gran recurso, y no sólo un problema o una institución en crisis. Los medios de comunicación tienden en ocasiones a presentar la familia como si fuera un modelo abstracto que hay que defender o atacar, en lugar de una realidad concreta que se ha de vivir; o como si fuera una ideología de uno contra la de algún otro, en lugar del espacio donde todos aprendemos lo que significa comunicar en el amor recibido y entregado. Narrar significa más bien comprender que nuestras vidas están entrelazadas en una trama unitaria, que las voces son múltiples y que cada una es insustituible.

La familia más hermosa, protagonista y no problema, es la que sabe comunicar, partiendo del testimonio, la belleza y la riqueza de la relación entre hombre y mujer, y entre padres e hijos. No luchamos para defender el pasado, sino que trabajamos con paciencia y confianza, en todos los ambientes en que vivimos cotidianamente, para construir el futuro.

Vaticano, 23 de enero de 2015

Vigilia de la fiesta de San Francisco de Sales.

Francisco


Copyright 2017. Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal. Apdo. Postal 61-33 Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300 Powered by paxomnis
Arzobispo Directorios Tramites Curia Arquidiocesana Documentos Diocesanos Historia, Arte y Devocion Contacto