Documentos Diocesanos

Boletín Eclesiástico

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019

Volver Atrás
Circular 36/2018


Movimiento Sacerdotal Mariano

A todo el presbiterio de la Arquidiócesis de Guadalajara:

Envío un abrazo de paz a todos los sacerdotes que con su incansable labor hacen presente el amor de Jesucristo para sus hermanos, los hijos de Dios.
El Movimiento Sacerdotal Mariano (MSM) es la respuesta de la Santísima Virgen María para la Iglesia de este tiempo, para afianzar y acrecentar la fe y la esperanza, preparándonos para el esperado Maranathá, la Venida del Señor. El Movimiento Sacerdotal Mariano surge el 8 de mayo de 1972 tras una peregrinación del padre Esteban Gobbi a Fátima, Portugal; y desde aquel momento sigue sembrando incansablemente la semilla de la fe y la esperanza en estrecha fidelidad al Magisterio de la Iglesia, a través de la fidelidad al Corazón Inmaculado de María.
Los presbíteros son para la Iglesia, una representación sacramental de Jesucristo, Cabeza y Pastor, proclaman con autoridad su Palabra; renuevan en sus gestos ministeriales el perdón y el ofrecimiento de la salvación para todos; ejercen, hasta el don total de sí mismos en el cuidado amoroso de los fieles (cfr. Pastores dabo vobis – PDV- 15), por este invaluable don de sí mismos a ejemplo de Jesucristo, es necesaria la fidelidad del sacerdote y la consiguiente oración por ellos como un acto de misericordia y de agradecimiento por parte de la Iglesia.
“Existe una “relación esencial entre la Madre de Jesús y el sacerdocio de los ministros del Hijo”. La espiritualidad sacerdotal no puede considerarse completa si no toma seriamente en consideración el testamento de Cristo crucificado, que quiso confiar a Su Madre al discípulo predilecto y, a través de él, a todos los sacerdotes, que han sido llamados a continuar su obra de Redención, (Directorio para el Ministerio y la Vida de los Presbíteros 84). Cada aspecto de la formación sacerdotal puede referirse a María, porque ha sido llamada a la educación del único y eterno Sacerdote, dócil a su autoridad materna. Con su ejemplo y mediante su intercesión, la Virgen Santísima sigue vigilando el desarrollo de las vocaciones y de la vida sacerdotal, (cfr. PDV 82).
Recordemos estas oraciones expresadas por el Magisterio de los Papas san Juan Pablo II y Benedicto XVI, teniendo en cuenta la imagen de María en la vida de los sacerdotes:
“Madre de Jesucristo, que estuviste con Él al comienzo de su vida y de su misión, lo buscaste como Maestro entre la muchedumbre, lo acompañaste en la cruz, exhausto por el sacrificio único y eterno, y tuviste a tu lado a Juan, como hijo tuyo: acoge desde el principio a los llamados al sacerdocio, protégelos en su formación, y acompaña a tus hijos en su vida y en su ministerio, ¡Oh Madre de los Sacerdotes!” san Juan Pablo II (PDV, 82). “Madre de la Iglesia, nosotros, los sacerdotes, queremos ser pastores que no se apacientan a sí mismos, sino que se entregan a Dios por los hermanos, encontrando en esto la felicidad. Queremos repetir humildemente cada día, no sólo de palabra sino con la vida, nuestro -Aquí estoy-”. Benedicto XVI (Acto de Consagración de los Sacerdotes al Corazón Inmaculado de María, del 12 de mayo del 2010, en la Introducción del Directorio para el Ministerio y la Vida de los Presbíteros –DMVP-).
En reiteradas ocasiones el Papa Francisco nos recuerda el amor maternal de María que con el Espíritu Santo, en siempre está medio del pueblo. Ella, Madre, toda bella, engendró a Jesús con tanta fe y acompaña “al resto de sus hijos, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús” (Ap 12,17). María es la Madre, siempre virgen, que sabe transformar una cueva de animales en la casa de Jesús, con unos pobres pañales y una montaña de ternura. María es la Madre, atenta y disponible para que no falte el vino en nuestra vida. María es la mujer orante, la del corazón abierto por la espada, que comprende todas las penas. María, es Madre de todos y mujer de esperanza para los pueblos que sufren dolores de parto hasta que brote la justicia. María, Discípula misionera se acerca a nosotros para acompañarnos por la vida, camina con nosotros, lucha con nosotros, y derrama incesantemente la cercanía del amor de Dios. A través de las distintas advocaciones marianas, María, comparte las historias de cada pueblo que ha recibido el Evangelio, y entra a formar parte de su identidad histórica. Como a san Juan Diego, en el relato del Nican Mopohua, María es la caricia y el consuelo maternal, que nos dice: “No se turbe tu corazón… ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre?” (cfr. EG 284 – 286). En 2014, durante una entrevista, preguntan al Papa Francisco, Para usted ¿quién es María? A lo que Su Santidad responde: “Ella es mi mamá, y es la única persona con la que puedo llorar”. María es la Madre de todo sacerdote.
Hoy, cuando se vive en un ambiente tan descristianizado, el Corazón Inmaculado de María interviene para ayudar a sus hijos sacerdotes, Todo presbítero sabe que María, por ser Madre, es la formadora eminente de su sacerdocio, ya que Ella vela con solicitud materna, y es quien sabe modelar el corazón sacerdotal, protegerlo de los peligros, cansancios y desánimos. No serán hijos devotos, quienes no sepan imitar las virtudes de la Madre. El presbítero, ha de mirar a María si quiere ser un ministro humilde, obediente y casto, que pueda dar testimonio de caridad a través de su donación total al Señor y a la Iglesia, (cfr. DMVP 85).
Deseo que el amor y la devoción a la Santísima Virgen María siga siendo parte de la espiritualidad sacerdotal en la Arquidiócesis de Guadalajara, por lo que recomiendo el Movimiento Sacerdotal Mariano, cuyos miembros mantienen una permanente oración por los sacerdotes, en unión del Santo Padre el Papa Francisco, que pueda ser establecido en las comunidades cristianas, donde sea posible, para que en todo lugar se ore por la vida de los sacerdotes y la santidad de su ministerio. Fray Felipe Mariscal Chávez, OSM, es el Asistente Eclesial del Movimiento Sacerdotal Mariano en la Arquidiócesis de Guadalajara, que junto con el Coordinador Laical, el Sr. Lic. Carlos Zelayarán Mares podrán ofrecer más información a los interesados en pertenecer al Movimiento, o para instaurarlo en sus Comunidades Eclesiales.
Que la devoción a la Santísima Virgen María les sostenga en todo momento.

Guadalajara, Jalisco, a 9 de noviembre del 2018

+ José Francisco Card. Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


Circular 37/2018


Falleció el señor presbítero don José Luis Llamas Salazar (1943-2018)

A toda la comunidad diocesana:

Reciban un saludo fraternal y mis deseos de paz y bienestar para todos.
Desde la esperanza en Nuestro Señor Jesucristo, les notifico que el señor presbítero don José Luis Llamas Salazar, ha participado de la Pascua del Señor, como nos recuerda el Apóstol: “Por medio del bautismo fuimos, pues, sepultados con Él en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo resucitó de entre los muertos mediante la portentosa actuación del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva” (Rm 6, 4).
El señor presbítero don José Luis Llamas Salazar nació en Apozol, Zacatecas, el 4 de diciembre de 1943. Recibió la Ordenación Sacerdotal el 29 de diciembre de 1978 en su parroquia de Santa María Magdalena de su natal Apozol. Fue nombrado Vicario Cooperador en Mezquital del Oro, capellán auxiliar del Señor de los Rayos en la colonia Rancho Nuevo, de donde fue su primer párroco el 27 de enero de 1983. Elegido Decano Suplente y Decano del Decanato de Nuestra Señora de Talpa, ciudad. Fue Primer Capellán de Nuestra Señora de la Aurora. Fue Decano Suplente del decanato de Lourdes, Vicario parroquial de San Rafael Arcángel. Fue convocado como Miembro de la Comisión para el discernimiento de las proposiciones del II Sínodo Diocesano. Fue párroco por 12 años, de San José Obrero de Tala, Jalisco; fue nombrado Vicario Episcopal de la Zona Poniente A, Decano de los Decanatos de Magdalena y de Ameca; Primer Párroco de Nuestra Señora de Guadalupe, Chantepec, Decanato de Jocotepec. Electo Decano suplente de Chapala. Posteriormente; el 7 de noviembre de 2011; fue nombrado Párroco de Madre Admirable en El Salto, Jalisco. Es llamado a la vida eterna en la Casa del Padre, el martes 30 de octubre de 2018, a los 74 años de edad, y 39 de ministerio sacerdotal.
El Padre José Luis fue un hombre sencillo, amable e inteligente, responsable en sus obligaciones y con un don de gentes para tratar a chicos y grandes. Tuvo una personalidad que conjugaba la seriedad y la alegría. Un pastor humilde, piadoso, diligente y caritativo. Tuvo una gran estima a su vida sacerdotal que lo llevó a aceptar con gusto los sacrificios que dicha misión implica. Gozó de facilidad para aplicar la Palabra de Dios a la vida de las comunidades. Tuvo facilidad para el trabajo en pastoral social; apoyando la organización de los obreros y la formación de los trabajadores y los empresarios. Que Jesús nuestro Salvador, reciba en la Asamblea Celestial al Presbítero don José Luis Llamas Salazar, y le otorgue el premio de los servidores leales. Les invito, hermanos sacerdotes a celebrar la Santa Eucaristía y ofrecer sus oraciones en sufragio de nuestro hermano, y a las comunidades religiosas a tenerlo presente en sus oraciones.

Guadalajara, Jalisco, a 1° de noviembre de 2018,
Solemnidad de todos los Santos.

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva
Secretario Canciller


Circular 38/2018


Aportación para la Mutual, la Comisión para la Asistencia Sacerdotal (CAS), y para el Boletín Eclesiástico, 2019

A todo el presbiterio diocesano de Guadalajara:

Reciban un saludo fraterno y mis mejores deseos para esta Navidad, que Nuestro Salvador Jesucristo inunde de paz y llene de esperanza nuestra vida.
Existe una necesaria participación y corresponsabilidad de los consagrados en la justicia y la solidaridad con nuestra Iglesia diocesana, mirando siempre la realidad de las parroquias más pobres y la solicitud a los sacerdotes que han entregado parte de su vida y su salud en las labores pastorales por el Reino de Dios, y que hoy padecen el peso de los años o de las enfermedades.
Es este contexto la Mutual del Clero y la Comisión para la Asistencia Sacerdotal (CAS), son una expresión no sólo de caridad, sino de justicia solidaria que ha de animar a los discípulos de Cristo. Es llamado a la sinodalidad que también es un ejercicio de la autoridad en la Iglesia-comunión. Por el buen pastor ejerce más elocuentemente su potestad desde la comunión y fraternidad.
El Emmo. Sr. Cardenal d. José Francisco nos recomienda la provechosa ayuda de los sacerdotes diocesanos al contar con servicios médicos de la Mutual del Clero, así como nos pide la participación en la CAS.
Para el año 2019, las aportaciones serán las siguientes:
• Mutual Institución: $10,000 de enero a marzo; $10,500 de abril a junio; y $11,000 de julio a diciembre.
• Mutual Personal: $10,000 de enero a marzo; $10,500 de abril a junio; y $11,000 de julio a diciembre.
• Comisión para la Asistencia Sacerdotal:(CAS) $12,000 todo el año.
• Boletín Eclesiástico: $ 2,000.

Que la Providencia de Dios recompense la sinodalidad que expresa la verdadera comunión en la Iglesia, y la Santísima Virgen María interceda por todos.

Guadalajara, Jalisco, a 13 de diciembre del 2018

Pro. Lic. Adolfo Barajas Gutiérrez
Ecónomo Diocesano

Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cuevas
Secretario Canciller


Circular 39/2018


Octavario de Oración por la Unidad de los Cristianos (18 al 25 de enero de 2019)

A toda la comunidad diocesana:
Reciban un fraternal saludo con motivo del tiempo de Adviento en la espera y preparación a la Navidad que une nuestros corazones en el deseo de la paz.
La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos se llevará a cabo, Dios mediante, del 18 al 25 de enero de 2019 y lleva por lema: "Actúa siempre con toda justicia" (cfr. Dt 16, 18-20). Los materiales para este Octavario fueron elaborados por un grupo ecuménico en Indonesia, que para profundizar en la reflexión, el tema de cada día, se ha escogido cuidadosamente para presentar conflictos que son resultado de la injusticia.
Los temas son:
Día 1: Que fluya el derecho como agua (Amos 5, 24)
Día 2: Decid simplemente: “sí” o “no” (Mateo 5, 37)
Día 3: El Señor es clemente y compasivo (Salmo 145, 8)
Día 4: Contentaos con lo que tenéis (Hebreos 13, 5)
Día 5: Para llevar a los pobres la buena noticia (Lucas 4,18)
Día 6: Se llama Señor del universo (Jeremías 10,16)
Día 7: ¡Grande es tu fe, mujer! (Mateo 15,28)
Día 8: El Señor es mi luz, mi salvación (Salmo 27,1)
(cfr. Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2019, versión digital:
http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical councils/chrstuni/weeks-prayer- doc/rc pechrstuni doc 20180621 week-pr ay er-2019 sp.html).
En el Templo Expiatorio de Guadalajara se tendrá una Jornada de Adoración el día 24 de enero de 9 a 19 hrs., y la Misa de Clausura del Octavario el día 25, a las 20 hrs. en el mismo lugar. Pido a los párrocos, rectores de templos, capellanes de casas religiosas y formadores del Seminario, que promuevan esta Semana de Oración siguiendo el programa y los materiales sugeridos.
Que Jesucristo, nos ayude a ser promotores de unidad en la fraternidad.

Guadalajara, Jalisco, a 17 de diciembre del 2018

+ José Card. Francisco Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara

Pbr. Dr. Javier Magdaleno Cuevas
Secretario Canciller


Felicidades a nuestros Sacerdotes Aceves Álvarez José Antonio · Gómez Jiménez Ricardo · Gutiérrez Ocampo Ulises · Reynoso Ramírez Román · Zeferín Chávez Salvador ·


Aviso de privacidad | Condiciones Generales
Tels. 52 (33) 3614-5504, 3055-8000 Fax: 52 (33) 3658-2300
© 2018 Arquidiocesis de Guadalajara / Todos los derechos reservados.
Alfredo R. Plascencia 995, Chapultepec Country C.P. 44620 Guadalajara, Jal.
Powered by paxomnis